Translate

sábado, 10 de marzo de 2012

El principito


Antoine de Saint-Exupéry: El Principito, Ilus. del autor, Trad. Bonifacio del Carril,Madrid: Alianza, 5ª ed., 1974
En la actualidad está editado en Salamandra

En 1943 Saint-Exupéry escribe y publica en Nueva York, El Principito.
Traducido a casi 200 lenguas y dialectos, se ha convertido en el "Clásico Infantil" por excelencia de la literatura del siglo XX. Sin embargo, no es un libro tan infantil como parece. Condensa en pocas páginas toda una filosofía de la vida, la sencillez, el amor y la amistad. Bueno, hay que decir que los buenos libros, siempre lo hacen.

De otras obras clásicas he puesto el inicio, para animar a leer, por si aún no se ha hecho, o simplemente para recordar. De ésta, coloco la entrañable dedicatoria, en la que está contenida la filosofía de todo lo que el autor relata imaginariamente, después.

A LEON WERTH
Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor.
Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo.
Tengo otra excusa: esta persona mayor puede comprender todo; hasta los libros para niños.
Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde tiene hambre y frío. Tiene verdadera necesidad de consuelo.
Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona mayor fue en otro tiempo.
Todas las personas mayores han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan).
Corrijo, pues, mi dedicatoria:
A LEON WERTH
CUANDO ERA NIÑO

444 comentarios:

  1. Buenas tardes. Es la primera vez que entro en este blog gracias a una asignatura de la Universidad y me ha gustado muchísimo todo lo que hay y lo interesante que es y bueno me detengo a comentar este libro, porque creo que es un libro que deben leer tanto niños como mayores, es un libro muy bonito y que transmite un mensaje precioso. yo lo leí en el instituto, y es de las lecturas que guardo un gran recuerdo. Animo a toda la gente que no lo ha leído que lo haga que seguro que no se arrepentirá. un saludo, Raquel Rodríguez, estudiante de la UNIR, Grado en Educación Infantil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de haber indagado profundamente en el blog, mi pasión por el Principito ha hecho que me centre en él.
      No sólo es un libro para niños según algunas personas, o sólo para adultos, como apuntan otras. Es un libro para niños y para adultos, lo que cambiará será la interpretación que cada uno haga de su lectura, dependiendo del momento en el que se encuentre y de sus vivencias y experiencias, y más tratándose de un libro que maneja valores y principios, el amor, la amistad, etc., aspectos que permanecen presentes a lo largo de nuestras vidas, siendo niños y adultos, cambiando únicamente nuestro concepto.
      En mi caso, lo leí la primera vez en francés y siendo ya adulta, y la segunda vez en castellano que es dónde realmente comprendí al autor.
      Y como maestra he trabajado con niños muy pequeños adaptándolo a su nivel y es curioso las conclusiones que sacan, yo siempre les recomiendo que de mayores lo vuelvan a leer.
      Ellos seguramente sientan al leerlo esa incomprensión que narra el autor que sienten los niños cuando no son comprendidos por los adultos, y nosotros los que comprendamos lo que realmente quiere expresar el autor.
      Pues en cierto modo, somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de guiar ese aprendizaje a lo largo de la lectura, esa responsabilidad que tenía el principito con su rosa,(sólo se conocen bien las cosas que se domestican).
      Sin olvidar que cada libro, para cada persona es un mundo, y que como decía nuestro Principito, lo esencial es invisible a los ojos, y lo que cada uno aprenda, acompañará a cada uno.
      Mirian Soto Campos (Magisterio Primaria, UNIR)

      Eliminar
    2. Buenas tardes, soy alumna de UNIR y estoy cursando un grado de maestra en educación infantil. Escribo en el blog El cocodrilo azul para realizar una actividad de la asignatura didáctica de la literatura en educación infantil.
      He indagado en las entradas de la etiqueta Historia y me ha parecido muy interesante, además de ofrecernos muchos recursos para poder utilizar como docentes y poder ampliar nuestra cultura en literatura, ya que se nos facilitan fechas, además de información que siempre son datos curiosos a tener en cuenta.
      Me he decidido a comentar en El principito porque me encanta, creo que es un libro que todo el mundo debería tener en su pequeño rincón de lectura, es un gran regalo. Es un clásico, muy conocido que adapta su contenido, sus valores a la actualidad, así como lo hacía anteriormente dotándolo de gran utilidad por ello.
      Aunque no he tenido la oportunidad de leerlo en un aula de infantil, cuando me sea posible no dudaré en hacerlo, adaptándolo y sacando lo mejor.
      Gracias, un saludo.
      Neus Barba (UNIR)

      Eliminar
  2. Antes de realizar mi intervención en este blog quiero agradecer a la Universidad Internacional de la Rioja y a Ana Mª Navarrete, la oportunidad que nos han brindado para poder plasmar nuestros pensamientos sobre un tema tan importante como es la lectura.
    He estado visitando la sección de servicio de orientación de lectura (SOL), y me ha parecido muy interesante ya que incluye información de libros que se pueden utilizar en diferentes edades. Estoy contigo Ana Mª cuando dices que cada niño en cada etapa tiene unas necesidades de lectura diferentes, y que podemos beneficiarnos tanto de los grandes clásicos como de las grandes obras que se editan en la actualidad. Desde mi punto de vista en la combinación de las obras está el éxito, partiendo siempre de las necesidades propias del alumno. Voy a utilizar como ejemplo el libro El Principito, ya que aunque han pasado muchos años desde la primera publicación, los valores que fomenta en la lectura de sus páginas se sigue adaptando a la sociedad actual, por lo que creo que es un clásico muy apropiado para la lectura de los niños a día de hoy.
    La verdad es que a este libro le tengo un cariño especial. Me lo trajeron "Los Reyes Magos" aunque no estaba en mi lista de regalos. Mis padres habían consultado a mi profesora y se lo recomendó. Comencé enseguida con su lectura el cual me "enganchó" con suma rapidez. Fui avanzando muy deprisa y al final obtuve conclusiones claras sobre el valor de la amistad y el amor. Es un libro que desde entonces lo he leído en 7 ocasiones y cada vez que lo leo me gusta más. Ahora que soy adulta me doy cuenta de que es un libro escrito para una comprensión infantil, pero que a la vez puede resultar muy filosófico para los ojos de los adultos.
    Para finalizar mi intervención en este blog quiero dar mi opinión sobre la elección de un libro. Yo veo la lectura como una forma de enriquecimiento personal y por ello creo que es muy importante elegir adecuadamente las lecturas. Opino que no todos los libros son apropiados, y que un error de forma reiterada en la elección puede convertirse en una mala experiencia. Como futura docente quiero evitar el sentimiento de rechazo hacia la lectura por parte de mis alumnos, por lo que tendré presente las necesidades de cada uno de ellos.

    VIRGINIA (UNIR)

    ResponderEliminar
  3. Tengo que reconocer, que no sabía la existencia de este blog. La causa por la que lo he visitado, ha sido por un trabajo de la universidad.
    El visitarlo me ha hecho ver lo interesante y útil que puede ser, para nosotros los docentes. He querido participar en el apartado del “Principito Azul”, porque me parece un libro de lo más interesante. Como dice arriba una compañera mía de la Universidad, yo también lo leí en el colegio y me pareció muy interesante.
    Des de mi punto de vista, pienso que es un libro muy útil para trabajar con niños, los tema que trata, la amistad y el amor, son fundamentales para trabajar en las aulas . Lo que más me gusta, es como es explicado, el sistema narrativo que utiliza en primera persona.
    Es narrado por el propio niño, protagonista en toda la obra, eso nos ayudará a que nuestros alumnos se sientan más identificados y lo puedan entender mejor.
    En resumen recomiendo y animo a que todos los docentes lo utilicen como herramienta.
    Saludos;
    Cristina Navarrete Prieto
    UNIR

    ResponderEliminar
  4. He encontrado muy interesante esta entrada de "El Principito" a nivel personal. Desde pequeña el libro cayó en mis manos al verlo en la habitaciín de mi hermano, lo tenía en francés. A pesar de no saber leer me quedaba estupefacta con las inolvidables ilustraciones.
    Luego lo leí y descrubrí la fuente de sabiduría que conlleva en sus diálogos: el conocerse a sí mismo, el juzgarse a sí mismo, etc...
    En Educación Infantil he usado la historia y sus ilustraciones a través de una web: http://www.elprincipito.es/
    En esta ocasión he descubierto la dedicatoria y he buscado información sobre Léon Werth.
    Así que muchas gracias por seguir transmitiendo información de este clásico tan grande de la literatura.
    Gemma García Izquierdo, estudiante de la UNIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que reconocer que yo también desconocía la existencia de este blog; y me ha parecido de gran utilidad para motivar e informar en cuanto al mundo de la literatura, y a elegir siempre un buen libro del que podamos aprender y disfrutar.
      He decidido aportar un comentario en esta entrada de "El Principito" porque siempre (desde que lo leí)me ha parecido un libro con mucha magia, pero que cada frase, cada idea, su lenguaje, sus ilustraciones remiten a un momento de la vida de quien lo lee (tenga la edad que tenga). Es un libro para leer y volver a leerlo, y que siempre te conmueve y te produce ternura; con cada nueva lectura cobra un signifiacdo nuevo, y nos hace reflexionar tanto a niños como adultos. Si bien se cataloga como literatura infantil, siendo una novela con apariencia de libro infantil, considero que aborda temas mucho más profundos (el amor,la amistad, el sentido de la vida, el miedo a envejecer,...) que muchos "señores" libros. El capítulo del principito y el zorro es uno de los que más me gustan, me llama mucho la atención la frase dicha por el zorro: "lo esencial es invisible a los ojos", es decir, que en lo simple reside lo esencial; he aprendido que a medida que crecemos nos "olvidamos" de las cosas más importantes de la vida, nos vemos envueltos en un torbellino que nos llena de estrés y no disfrutamos de las cosas sencillas que son las que muchas veces nos dan la felicidad; creo que lo que pretende el autor es mostrar que no es una utopía, que se puede vivir de otra manera y no como en muchas ocasiones esta sociedad está pretendiendo.
      Saludos,Vanessa Platero Pérez, estudiante de la UNIR.

      Eliminar
  5. He estado mirando el blog durante varios días y aunque varios de los cuentos que aparecen, me han traído buenos recuerdos de mi infancia, creo que debía escribir en el rincón del principito por diversos motivos. Es un libro que me encanta, creo que se debe empezar a leer en la edad infantil, aunque tan solo sea intentando interpretar los dibujos, y volver a leer en sucesivas etapas de la vida, ya que siempre te aportará algo nuevo. En mi opinión es un libro tremendamente profundo ya que plasma la naturaleza humana por un lado aborda valores positivos como el amor, la amistad, el sentido de la vida y por otro, aspectos negativos como la avaricia o el egoísmo. El autor de una forma sencilla nos hace ver el mundo real desde la ingenuidad e inocencia de un niño, algo que no viene nada mal de vez en cuando.
    Enhorabuena por el blog, es importante que para transmitir la pasión por la lectura, antes la tengamos nosotros y este blog ayuda mucho.
    Y para terminar mi aportación de hoy, me gustaría finalizar con una de las más famosas frases del libro y que también ha resaltado mi compañera: “Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.
    Marta de Isla (Unir)

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos. Reitero las felicitaciones y los agradecimientos que ya hice en su día por el descubrimiento del Blog, importante herramienta con la que contaré en mi futuro tanto profesional como personal.
    Casi me ha resultado más complicada la elección de una etiqueta para comentar que comentarla, ya que la mayoría de ellas me han traído algún recuerdo de mi infancia.
    Mi elección sobre “El Principito” no se debe tanto al descubrimiento tan grande que resultó para mí aquel regalo que me hizo mi padre en “Mi Primera Comunión”, el cual resultó un gran descubrimiento………….aún recuerdo las inmensas sensaciones que me produjo aquel libro…………desde el mayor de los miedos a la mayor de las satisfacciones, y lo identificada que me sentía por un lado con su protagonista y las ganas de protegerlo que tenía por otro.
    Pues bien, como ya he resaltado anteriormente no se debe a esto mi elección, ya que muchos de los libros que aparecen en el Blog evocan sensaciones y recuerdos. Mi elección se debe al hecho de que mis hijos y sobrinos hayan descubierto este libro, cada uno a su tiempo y en su espacio, sin muchas presiones externas (concretamente mis hijos lo han descubierto de mi biblioteca casi sin yo haberme dado cuenta), como si de un amigo se tratara, del que apenas hablan (parece que compartieran secretos con él), pero al que parecen tener presente en muchas ocasiones. Casi me ha impresionado más ver el descubrimiento del libro en ellos que el propio descubrimiento que hice yo de él.
    Han pasado 30 años desde que yo leyera el libro, hemos evolucionado lo más rápido que hemos podido, vivimos una nueva era, y sin embargo mis hijos han sufrido la misma inmersión en este personaje que sufrí yo en mi infancia. Quizás pueda deberse a la manera en que se ve el mundo desde los ojos de un niño…………..el autor fue capaz de verlo de manera muy acertada………….
    Saludos y enhorabuena otra vez por el Blog…………………………………

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes.

    En primer lugar darte la enhorabuena por el blog, lo acabo de descubrir gracias a una actividad propuesta por mi profesora de Didáctica de la Literatura y me ha dado una interesante lectura y unas cuantas posibilidades para el aula y para mi propio disfrute como lector.

    En cuanto a este post, pues he de decir que tuve sentimientos encontrados hacia este relato. La primera vez que lo leí, fue hace mucho tiempo, una lectura obligatoria, que quizá hice demasiado niño y sentí que no me aportaba gran cosa. Evidentemente no supe profundizar en ella para apreciar todo lo que transmite, ni me ayudaron. Sería años más tarde (y no hace mucho de esto) cuando animado por un artículo sobre la obra retomé esta lectura, para obtener una nueva visión, el libro creció para mí al mismo tiempo que yo lo hice, me encontré una lectura diferente, al crecer, mi visión del libro creció conmigo. Por tanto coincido contigo en que no es un libro tan infantil, ni mucho menos. Un relato dónde se plasman una serie de valores que deberían de ser de gran importancia para cualquier persona, como lazos de amistad, o el propio sentido de la vida.
    Su sentido metafórico (que tardé en apreciar como digo) y la inocencia en los niños me resulta lo más significativo de la obra desde mi perspectiva adulta.

    En cuanto a la dedicatoria, sencillamente genial, haciendo alusión a que todos algún día fuimos niños y lo maravilloso que es esto. Resume perfectamente una de las principales ideas del libro. Cuanto perdemos, sin duda, cuando dejamos de lado la niñez, ese mundo en donde éramos felices con bien poca cosa, y podíamos encontrar 100 utilidades para cualquier cosa que hoy consideramos inútil. Evidentemente todos tenemos que madurar en algún momento, pero deberíamos reflexionar sobre todo lo bueno de nuestra infancia que dejamos atrás.

    Desde luego, creo que a esta lectura debemos tratar de que el niño le saque el mayor partido posible, ayudarle a atisbar que se esconde detrás de ella, y que cuando crezca, recuerde esta “moraleja”. Un libro para la vida, sin duda, y para todos.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena y gracias: creo que estas dos palabras se quedan cortas para agradecer la inmensa labor realizada en este blog que aglutina una selección muy importante de literatura infantil y juvenil. Incluso obras como la guia de MAPFRE de educación vial está recogida. Es una pena que este tipo de blogs no tengan la difusión que se merecen.
    En mi caso me he enterado al ser propuesta una actividad sobre el mismo en la Universidad UNIR y ya se quedará definitivamente en la pestaña de favoritos. Reitero mis felicitaciones por una labor altruista por el bien de los más jovenes.

    ResponderEliminar
  9. http://cultura.elpais.com/cultura/2012/05/04/actualidad/1336130508_600561.html

    aparecen dos páginas del principito ;)

    ResponderEliminar
  10. He llegado a conocer este estupendo blog a través de una actividad propuesta por el profesor de Didáctica de la Literatura de la universidad en la que estudio (UNIR). He visto muchas de las entradas de este blog y hago comentario sobre esta en concreto por los bellos recuerdos que me trae el libro de “El principito”. Un auténtico clásico.

    Es un libro de los muchos que tuve que leer de forma obligatoria en el colegio y el cual hoy como educadora y futura maestra valoro su gran importancia en la educación infantil.

    Es cierto que de pequeños no apreciamos igual el placer de la lectura como ahora una vez ya adultos y es por ello que es nuestra labor como maestros brindar la oportunidad de que nuestros alumnos experimenten todas aquellas sensaciones y sentimientos que nos transmite esta gran lectura.

    Para finalizar quisiera felicitar a la creadora de este gran blog y animar a todo aquel que no lo haya hecho aun a leer “El Principito” es sin duda alguna un libro profundo mostrado de una forma sencilla que no puede faltar en nuestra vida.

    Un saludo María del Mar Vilches Fuentes (Unir).

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Felicidades por este maravilloso blog. Es estupendo tener acceso a toda esta información que nos muestras en él. Estudio Magisterio de Primaria, así que este blog es de una gran valía para mi futuro profesional. Gracias a una actividad de la asignatura de Didáctica de la Literatura Infantil he tenido el gusto de conocerlo y para mí ha sido todo un descubrimiento.
    Lo cierto es que todas las publicaciones del blog son estupendas. Sin embargo, para mi merece especial mención “El Principito” por su simplicidad y sabiduría. Me fascina la naturalidad con la que transmite la visión sencilla de un niño sobre la vida, la amistad y el amor y cómo esta forma cándida se va nublando por la estupidez del adulto hasta desaparecer. Lo cierto es que es no solamente es un libro para niños sino también para mayores. Por eso lo recomiendo a todo tipo de públicos. Es muy sencillo de entender y rápido de leer. Todavía no conozco a nadie que no le guste “El Principito”.

    Saludos,

    Ana V.

    ResponderEliminar
  12. Hola soy Natalia Rodríguez, estudiante de UNIR y como Ana, me encuentro en la misma situación. No conocía este blog y la verdad es que me ha parecido muy completo y rico en cuanto a contenidos.
    En cuanto al libro del Principito debo decir:
    En primer lugar me ha llamado mucho la atención como el autor se excusa al público infantil por haber dedicado el libro a su mejor amigo, ya adulto.
    Con este gesto, el autor demuestra tener mucho respeto por su lector infantil y por ello le transmite unas explicaciones elocuentes e inteligentes.
    En segundo lugar, este fantástico libro me transporta a mi niñez y al recuerdo tan grato de su lectura. Sus páginas me transportaron a lugares lejanos y sorprendentes a través del Principito. El viaje que recuerdo fue rico, con aportaciones de personajes variados y con un discurso sabio.
    Creo que quien lo haya leído, no le habrá dejado indiferente. Su sencillez y a la vez complejidad atrapa al lector como si de una telaraña se tratara.
    Como madre y docente que soy siempre tendré en mente este libro para recomendar, haciendo así un regalo a los sentidos a los futuros lectores.
    Un cordial saludo
    Natalia Rodríguez

    ResponderEliminar
  13. Hola, me llamo Elizabette Barbero, alumna de la UNIR, como mis compañeros yo también he descubierto este maravilloso blog gracias a un trabajo que tenemos que realizar en la universidad.

    Me he detenido a comentar el principito, porque creo que es un libro maravilloso que debería de leer todo el mundo. Y como bien dice Ana Maria Navarrete aunque no es un libro muy infantil, si que deberían de leerlo los niños porque en el se transmiten valores de la vida que pueden ser fundamentales a lo largo de la vida.

    Anímo a padres y profesores para que enseñen a sus hijos/as y alumnos/as este libro para que puedan leerlo.

    Un saludo,

    Elizabette

    ResponderEliminar
  14. Hola, la verdad es que es sorprente el blog del cocodrilo azul, es increible toda la información que se puede encontrar en el. Me ha resultado un poco dificil poder realizar la eleccion de que post comentar.

    Como le ha ocurrido a la mayoria, este post del "principito" me ha recordado a la infancia. Debido a que fue para un libro que marco mi vida, en el encontre el camino para ser feliz en la vida, porque en la infancia no lo pase muy bien y este libro me ayudo mucho.

    Pienso que los valores que en el se quieren trasmitir son muy importantes para los niños, ya que te ayudan a superar muchas dificultades que encontramos a lo largo de la vida.

    En mi opinión, creo que es un libro que los maestr@s y padres y madres deberían de recomendar leer a sus hijos, van a marcar mucho la vida del niño que lo lee.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salutaciones a todos/as,
      Me llamo Rafael Saperas Coll. Soy estudiante de la UNIR, concretamente de Magisterio en Educación Primaria.
      En primer lugar, felicitaciones por este blog; un blog interesante, informativo y formativo.
      "El Principito" de Antoine Saint-Exupéry es una obra traducida a 200 lenguas y dialectos. Se trata de el libro más reconocido de la literatura universal.
      Aunque esté considerado cómo libro infantil, por su forma y simplicidad, es apto para todos los públicos.
      Es una metáfora, ubicada dentro de las "obras cómo metáforas": aprovecha la narración para abordar temáticas de gran relevancia; el sentido de la vida, el amor y la amistad.
      Tuve el privilegio de poder leerlo cómo parte del currículum educativo de la escuela primaria. Me gustó bastante, teniendo en cuenta que se trataba de un viaje por el mundo; un mundo de planetas y viajantes.
      Recomiendo su lectura, tanto a nivel educativo formal cómo familiar y, no sólo esto sino que también creo que se trata de una obra que debería de estar en cualquier biblioteca de un hogar.

      Un abrazo,
      Rafael Saperas Coll

      Eliminar
  15. En primer lugar felicitar a Ana María Navarrete por el blog, es muy interesante pero sobre todo útil para estar al corriente de noticias relacionadas con la literatura, conocer cuáles pueden ser las lecturas infantiles y juveniles más atractivas, recursos útiles... Como es el caso de este maravilloso libro, todos nuestros alumnos deberían leerlo en algún determinado momento, un libro aparentemente simple pero que esconde grandes metáforas para hablar de temas tan profundos como la amistad y el amor. En cuanto a la dedicatoria, es admirable con que originalidad nos habla del respeto hacia las personas mayores, un valor preciso en las personas que no se debería perder nunca.
    Un saludo a todos.
    Virginia.

    ResponderEliminar
  16. Los niños tienen la capacidad de improvisar, amar, crear, compartir, destruir,reconstruir,en definitiva...vivir su propio mundo aprovechando sus recursos al máximo sin la lacra del prejuicio de las sociedades o las mentalidades enfermas de miedo. El miedo no forma parte del vocabulario del niño, es una cabecita irracional que se come el mundo. Los adultos que toman demasiada distancia con el mundo infantil, en mi opinión, dejan de comprender la vida, entrando en un bucle aterrador de emociones contrapuestas donde el principal vocablo...es el miedo, miedo a no poder pagar la hipoteca, miedo a enamorarme, miedo a estar solo, miedo a no ser capaz de entender a un hijo, miedo a que el hijo entre en el mundo de las drogas, miedo a sentirse libre, miedo a sentirse atado a una persona para el resto de la vida, miedo a la violencia callejera, MIEDO.Mientras el adulto pasa miedo...llega a la vejez, los ancianos suelen verse reflejados en los niños, les gusta acercarse, hablar con ellos, explicarles historias de su pasado, de alguna manera añoraban ese mundo infantil que dejaron de recordar cuando apareció la palabra RESPONSABILIDAD...
    El principito es la metáfora de la vida en su sentido más amplio, aire fresco y reflexión regeneradora...

    ResponderEliminar
  17. Hola, soy Carlos Velilla, estudiante de la UNIR y, al igual que otros compañeros, he llegado hasta este blog gracias a una actividad de la asignatura Didáctica de la Literatura. No lo conocía y debo felicitar a su autora por esta gran labor.

    Después de leer varios de los artículos del blog, no he podido evitar acabar comentando en éste.

    El principito es uno de mis libros preferidos. Igual que María del Mar, yo también tuve que leerlo obligatoriamente durante mi etapa escolar y lo he leído, posteriormente, en más ocasiones, eligiéndolo incluso para realizar un trabajo para una asignatura en mi anterior diplomatura.

    Debo decir que, a pesar de haberlo leído en varias ocasiones, siempre descubro algo nuevo, alguna enseñanza o detalle que había pasado por alto.

    A pesar de ser calificado como un libro infantil, creo que no llegas a comprender todas las enseñanzas que transmite hasta que no tienes una edad considerable. Me parece un libro cargado de valores e ideal para trabajar en la escuela, pero siendo necesario el apoyo y la guía del profesor en algunas edades para que los alumnos puedan exprimir al máximo sus contenidos.

    Es un libro que te transporta a tu niñez, que te hace recuperar esa fantasía, imaginación, inocencia que sólo los niños tienen. Te invita a la reflexión, a un pensamiento crítico con nuestra vida diaria, cargada de estrés, prisas y preocupaciones. Te hace pensar en qué es lo realmente importante, haciéndote ver que en muchas ocasiones te equivocas al dar excesiva importancia a ciertas cosas y despreciando otras.

    Es un libro breve que, una vez leído, volverás a leer en aquellos momentos en los que creas que lo necesitas.

    En resumen, es un libro obligatorio, ideal para leer en cada una de las etapas de la vida, en las que extraerás diferentes enseñanzas al enfocarlo desde diferentes puntos de vista.

    Animo a todos aquellos que todavía no lo han leído a hacerlo, y a la autora de este blog a continuar con este maravilloso trabajo.

    Un saludo,

    Carlos Velilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa dedicatoria al niño interior que todos llevamos dentro

      Saint-Exupéry fue un buscador de la verdad. De algún modo, fue también un principito. Exupéry no consintió ser cegado por la comodidad de su posición social y eligió vivir la vida con intensidad y entusiasmo.

      Solo alguien que es capaz de volar y cambiar de perspectiva, puede vislumbrar una obra tan universal como «El Principito».

      Saint-Exupéry fue piloto de guerra y piloto comercial. Con su narración nos baja de la cabeza al corazón. Curioso, que alguien de tan elevada posición social, pues era de familia noble, tuviera como misión en la vida abrir nuestro corazón.

      Quizás, por su destino tan maravilloso, logró salir milagrosamente de entre los hierros de su malogrado aeroplano, tras un aparatoso accidente.

      Desde el vuelo rasante de la humildad, que consagra la amistad verdadera, Exupéry nos hace ascender al logro de nuestras más valiosas virtudes. Para ello, expresa su mundo interior a través de personajes tan carismáticos como es el del principito y el zorro.

      En 1944, durante una de sus misiones aéreas, Saint-Exupéry se fundió para siempre con el infinito océano. Su supuesta pulsera y los restos de su avión, fueron encontrados cerca de las costas de Marsella.

      Y como gota de agua que se evapora, algunos soñadores dicen que sigue sobrevolando los cielos.

      Siento una gota que cae sobre mi frente y se posa suavemente junto al corazón. Quizás sea él, recordándome una vez más, desde dónde hay que vivir. Desde la amistad y el amor.

      Saint-Exupéry, gracias.


      Teresa López Mozo

      Eliminar
  18. Hola, soy Marta Mercado, estudiante de Magisterio de Educación Infantil en la UNIR.
    A través de una actividad propuesta en la asignatura Didáctica de la Literatura en Educación Infantil he descubierto el blog “El cocodrilo azul”.
    En primer lugar felicitar a los creadores del blog; me parece muy completo, interesante, formativo y con muchos contenidos.

    El principito:
    ¿Hay alguien no haya leído este libro? Para mí uno de los mejores sin duda alguna.
    Le tengo un cariño muy especial y como la mayoría, también lo leí y lo releí, en mi etapa del colegio.
    La verdad que hace mucho tiempo que no tengo entre mis manos un ejemplar y me está entrando el gusanillo.
    ¿Qué puedo decir?
    ¿Quién no recuerda el sombrero o la serpiente que se ha comido un elefante?
    Solamente deciros que recuerdo leerlo del tirón, quizás el primer libro que realmente me gustó y engancho de principio a fin.
    Una historia que nos habla de amor, amistad, egoísmo…y que ahora al recordarla me transporta a mi niñez.
    Simplemente puedo decir: - ¡LEERLO!

    Enhorabuena por el blog!
    Marta Mercado (UNIR)

    ResponderEliminar
  19. Soy una alumna de la UNIR, como muchos de mis compañeros he descubierto la existencia de este blog gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil. Este comentario forma parte de uno de los trabajos que debemos realizar para esta asignatura.
    He elegido esta entrada porque El Principito tiene para mí un valor especial. La primera vez que lo leí fue en francés, gracias a mi profesora Etelvina, que por desgracia ya no se encuentra físicamente entre nosotros, pero sí en el recuerdo de muchos de sus alumnos. Esto fue hace siglos, cuando estudiaba B.U.P.
    Este libro era una de esas “armas pedagógicas” que usan algunos profesores, de doble filo diría yo, que en mi caso me enganchó a la lectura y me enganchó a la asignatura de francés. Como os podréis imaginar, después tuve que leerlo en español, y más mayor lo volví a leer de nuevo, y más mayor aún seguro que lo volveré a leer.
    No comparto la idea de que no es un libro tan infantil como parece, creo que parece y es infantil, y además juvenil y también para adultos. De hecho creo que es uno de esos libros que uno podría leer a lo largo de toda su vida: siendo niño, de adolescente, de adulto y si consigues llegar a anciano, también. Está lleno de esos sencillos valores que persisten al paso de los años y que resisten a todo tipo de cambios. Y que cuando lo lees de adulto hace que recuerdes cuando eras niño, que se despierte en ti eso que perdemos: la curiosidad, ese preguntar sin cesar. Como dice el autor en su dedicatoria: ..al niño que esa persona mayor fue en otro tiempo...

    Me vais a permitir que termine con un pequeño homenaje a mi profesora y a mi primer encuentro con Le Petit Prince:
    - S'il vous plaît... dessine-moi un mouton !
    - Hein!
    - Dessine-moi un mouton...

    María José Chávez(UNIR)

    ResponderEliminar
  20. He accedido al blog, al igual que otros compañeros y compañeras, para realizar un trabajo para la UNIR y cuál ha sido mi sorpresa al encontrar al principito en este interesante blog, el porqué de mi asombro se debe a que actualmente estoy leyendo una versión en inglés, por lo que tengo al pequeño personaje muy presente en estos días. Es maravilloso ver la sencillez con la que el principito ve el mundo, su sinceridad, su insistencia por saber…. Cuando empecé a leerlo recordé aquella vez que abrí sus páginas cuando era una niña, aquella vez era una versión muy diferente, de pastas gruesas y páginas más amplias… lo que más me ha impactado en esta segunda lectura ha sido la forma en la que entendí el libro entonces y la profundidad y la nostalgia con las que lo entiendo ahora… me está llevando a reflexiones profundas que antes jamás hubiera llegado y a recordar la belleza de ver el mundo con ojos de niña. El principito es una bella historia que todo niño debe leer y que todo adulto debe releer y, sobre todo, recordar.
    Para terminar os dejo una hermosa frase del Principito, que pertenece justo al capítulo por el que voy leyendo:
    “I wonder if the stars are lit up so that each of us can find his own, someday. […]”

    Un saludo,
    Mª del Mar González Martín

    ResponderEliminar
  21. Buenos días

    Yo también soy alumna del grado de infantil de la UNIR y he conocido este blog gracias a nuestro profesor de la Didáctica de la Literatura en Educación Infantil. Ha sido una grata sorpresa encontrar este maravillo libro dentro del blog ya que como a la gran mayoría de mis compañeros me trae recuerdos de hace mucho tiempo.

    La verdad que me parece un libro que se puede leer tengas la edad que tengas. En mi caso lo conocí con 15 años, cuando nuestra profesora de inglés nos mando leerlo para clase. Debo señalar que en aquel momento no le presté mucho interés al contenido pedagógico del libro puesto que bastante tenía con mirar las palabras desconocidas en el diccionario. En aquel momento me pareció un libro ameno para leer y divertido. Lo consideré simple y adecuado para educación infantil pero más adelante lo volví a leer en castellano, porque me lo recomendó una amiga diciéndome el contenido pedagógico que tenía. Así qué me puse a leerlo y me sorprendió el sentido que le da a la vida y la forma de tratar el amor y la amistad desde la primera persona, ya que es el propio principito quien lo cuenta. De esta forma creo que el lector termina poniéndose en su lugar y es una sensación extraordinaria. Por esta razón creo que a los niños les puede motivar puesto que al meterse el papel del principito viven sus experiencias.

    Tengo que admitir que lo que más me llamó la atención del libro, que me emocionó de verdad, es la dedicatoria que hace el autor y la frase que destacaría es: " todas las persona mayores han sido niños antes”.

    Creo que todo el mundo que trabaje con niños o tenga niños a su alrededor debe tener presente esta frase ya que muchas veces se nos olvida.

    Para finalizar dar las gracias a la autora del blog y a animarla a que siga con la labor que está realizando, ya que me parece una muy buena forma de fermentar la lectura.

    Un saludo
    Ainara Garmendia

    ResponderEliminar
  22. Roser Pi - Ed. Infantil - UNIR13 de octubre de 2012, 8:41

    Tras navegar por el blog, no he podido evitar participar en la opinión de esta novela.

    Poca cosa se puede decir de "El Principito" que no se haya dicho ya.

    Este comentario será para mí un homenaje y una invitación a quien no haya leido la obra, porque para los que sí lo hemos hecho alguna vez (o varias) ha significado algo importante en nuestras vidas.

    Y es que es un libro especial en muchos sentidos.

    Casi todo el mundo se ha emocionado con él, o tiene alguna anécdota relacionada.

    Muchos lo hemos leído en la adolescencia y más tarde releído en la edad adulta, incluso lo coleccionamos en distintas lenguas, en diferentes traducciones.

    La mayoría se siente identificado con alguna de las múltiples reflexiones que le salpican pero lo mejor, seguramente, es que se puede leer tanto a los once años como a los trenta o a los noventa y siempre nos dirá algo.

    Y es que es una joya ya desde su dedicatoria: "A Léon Werth quando era pequeño", modificando la dedicatoria inicial, sólo por el hecho de quererlo dedicar a un niño.

    Creo que el mérito del libro es que está escrito desde el punto de vista de un niño pero, a pesar de eso, resulta absolutamente creible.

    Si todavía hay alguien que no lo haya leído, os animo a que lo hagáis, puesto que alimenta el alma.

    Un saludo,
    ROSER PI

    ResponderEliminar
  23. A diferencia de muchas de las personas que han hecho comentarios en este blog y concretamente en "El principito" yo hasta este verano no lo había leido antes. El año anterior en una asignatura de la UNIR, igualdad y diversidad, la profesora hacía continuos símiles con el Principito, y me dejó con el gusanillo, así que este verano,que por casualidad llegó a mis manos lo leí.
    Antes de hacer este post, he vuelto a leerlo y he vuelto a descubrir nuevos símbolos que se me habían pasado. Sí, creo que el Principito es un libro que está impregnado de símbolos que en cada lectura descubren una nueva expresión. En un principio puede parecer que no es un libro tan infantil, pero creo también, como he podido observar en muchos de los comentarios, que es un libro que se adapta a cualquier edad y a cualquier lector. Las ilustraciones y sus pequeños capítulos ofrecen un mundo de posibilidades para trabajar con los más pequeños. Su expresión es tan sencilla y su experiencia tan amplia que se puede extrapolar al aula de infantil envuelta en un mundo imaginario y de fantasía que dejará un conocimiento y una enseñanza tanto en los niños y niñas como en los docentes.
    Hay ya muchas frases célebres del Principito pero a mí me gusta especialmente una "repitió el principito, que nunca en su vida había renunciado a una pregunta, una vez que la había formulado". Esa necesidad de conocer y comprender te atrapa, te invita a saber más, a conocer, es como los niños y niñas cuando preguntan insistentemente ¿y por qué?.
    Es un libro que no deja indiferente, te hace pensar sobre la sencillez de la vida, en donde reside la felicidad.
    Un saludo.
    Monse

    ResponderEliminar
  24. Un saludo para todos los que son partícipes de este blog.
    Podemos afirmar que “El principito” es un libro que no tiene edad, cualquier persona debería leerlo y releerlo para poder hacer un balance personal de su vida. En mi opinión es un libro fascinante, que hace que te invada la melancolía y al mismo tiempo te hace reflexionar sobre la humildad, el amor, la solidaridad… Son muchos los momentos donde damos valor a lo material y las cosas banales, olvidando lo que realmente importa en la vida, las personas que para uno son realmente importantes. Por ello, volver a ser niños y sacar lo divertido que tenemos dentro es fundamental.
    Pero, me gustaría destacar también dos aspectos del libro; por un lado sus ilustraciones creadas por el propio autor, Antoine de Saint-Exupéry, que han trascendido tanto como el propio libro como el sombrero-boa; y por otro, sus frases magistrales, como por ejemplo cuando afirma que “todos los hombres son súbditos”.
    Animo a todo el mundo a volver sobre este libro una vez más.
    Un saludo.

    Ana Gayo (alumna de la UNIR. Grado en Educación Infantil).

    ResponderEliminar
  25. Buenas tardes,
    Soy alumna del grado de educación infantil de la UNIR, y gracias a la asignatura Didáctica de la Literatura en Educación Infantil he podido acceder a este blog y disfrutar con las distintas entradas que tiene.
    He escogido la entrada de “El principito” porque siempre ha sido un cuento que me ha gustado mucho, des de que lo leí de pequeña. Lo he leído unas cuantas veces más, pero siempre ha habido algo que me ha sorprendido, que ha sido nuevo para mí.

    Me ha sorprendido mucho la dedicatoria, ya que aunque lo he leído unas cuantas veces nunca había prestado tanta atención a estas palabras. Las encuentro sinceras, emotivas y generosas. Además, me recuerda mucho a la persona mayor que es la mejor amiga que tengo en el mundo.

    Animo a todos a leer y disfrutar con este libro. Felicidades a la autora del blog, por el gran resultado de éste.

    Saludos
    Nuri Yañez

    ResponderEliminar
  26. Hola:
    La verdad nunca había leído “El Principito”. Me ha encantado.
    Tras la lectura de este libro lleno de mensajes y simbolismos pude revivir, por unos minutos, mi infancia, es decir, volver a ser niña y ver con ojos de niña abriendo mi mente a la imaginación y a la creatividad que, muchas veces, con el tiempo se pierde.
    Las incidencias con que el relato empieza me ha ido sumergiendo en la historia, al igual que las piedras se sumergen en las profundidades del mar.
    A través de la figura del principito, he podido ver la “sed” que cada hombre posee en su interior y que no descansará hasta verse colmada. Sed que podría colmarse cuando se crean lazos de amistad con otra persona, un ser valioso “único en el mundo” a quien se le dedica un tiempo. Pero es necesario descubrirlo.
    El autor utiliza símbolos metafóricos para subrayar cuál es el verdadero sentido de la vida, lo que es razonable y por lo que vale la pena luchar.
    El valor de la amistad se ve claramente reflejado en el relato pues “sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”. Ciertamente, la amistad no se ve, se siente con el corazón.
    Para concluir decir que es un libro que da mucho de sí tanto para pequeños como para grandes, y termino con esta frase que me ha venido a la mente: encontrar un amigo es como encontrar una estrella, es volver a nacer en un nuevo amanecer.

    Enhorabuena a este blog que está resultando exitoso.
    Un saludo,
    Bety Palomino
    (Alumna de la UNIR)

    ResponderEliminar
  27. Hola, hace bastante tiempo que leí el Principito y me ha encantado volver a recordar el mensaje que éste nos quería trasmitir.

    Es toda una metáfora de la vida, de cómo poco a poco sin darnos cuenta pensamos que controlamos absolutamente todo de nuestra vida sin darnos cuenta que nos dejamos llevar por normas, prejuicios, reglas … de la sociedad mucho más de lo que nos pensamos.

    Es asombroso ver la gran variación que sufrimos las personas desde que somos niños a adultos, adquirimos normas, hábitos, rutinas, orden, seriedad, responsabilidad, obligaciones, derechos … pero por desgracia perdemos espontaneidad, la ilusión por ciertas cosas, no valoramos los pequeños detalles, perdemos el don de la inocencia y hasta muchas veces la “lógica”.

    Me da pena pensar que cambiamos sin ser plenamente conscientes de este cambio, porque ello implica el no dominio de nuestra vida.

    El Principito es un claro ejemplo, que en un mundo gobernado por adultos hace falta la lógica de un niño, para hacernos ver que las cosas son todo lo complicadas que nosotros queramos hacerlas.

    En cuanto al Blog, no lo conocía y me ha encantado, sin lugar a dudas realizaré más de una visita y por supuesto lo recomendaré a otras compañeras de trabajo.

    Edurne Aramendía Lorente

    ResponderEliminar
  28. Nuria Bofarull Sanz15 de octubre de 2012, 10:14

    Buenas tardes!
    Soy Nuria Bofarull alumna del grado de educación infantil de la Unir.
    Este libro es una auténtica joya de la literatura. Analiza, a los ojos de un niño, como vamos siendo alienados por normas, límites, ideologías, instituciones...que hacen que nuestro pequeño principe, desaparezca para dejar paso a una persona calco del resto para hacer una sociedad uniforme y sin valores ni criterio propios. Qué sentido tiene que todos seamos iguales? Será que interesa tenernos controlados?
    Es fundamental valorar las pequeñas cosas , como él hace con su rosa. La sencillez y la ternura de está filosofia de vida deberíamos transmitirla de generación en generación, porque hace bien al alma.
    Al recordarlo, me han dado ganas de volver a leerlo. Será todo un placer... y recordar no olvideís nunca al niño que llevaís dentro!

    ResponderEliminar
  29. Buenas noches:

    Al igual que muchos de mis compañeros, he conocido este blog gracias a nuestro profesor de Didáctica de la Literatura (UNIR). La semana pasada estuve navegando por el blog sin saber exactamente por cuál de las entradas decantarme. Al final, me decidí por “El Principito”.

    Debo de reconocer que no había leído el libro hasta ahora. A lo largo de estos años en la UNIR este libro se ha mencionado en varias asignaturas y al verlo en esta página me ha picado el gusanillo.

    “El principito”, ese libro en el que un niño dibuja una serpiente boa que se come un elefante y la gente cree que es un sombrero. Es la referencia que tenía del libro. Siempre he creído que era un clásico de la literatura infantil, pero opino que para entender los temas que se tratan en el mismo debemos de ser “mayores”. El libro mediante un lenguaje sencillo trata de temas como la amistad, la vida, el amor o la sabiduría de los niños, mediante las metáforas nos enseña el sentido de la vida.

    Tengo que decir que la dedicatoria del libro me ha gustado mucho. El autor dedica este libro a una persona mayor, al niño que una vez fue esa persona mayor y que en el fondo todos hemos sido.

    Creo que como muchos de mis compañeros volveré a leerlo, pero la próxima lo haré en euskera (he visto que también está traducido a este idioma).

    Por último, Ana Mª, darte las gracias por la gran labor que estás haciendo dándonos a conocer la gran variedad de libros de lectura infantil y juvenil hay y no conocemos.

    Un saludo
    Naia Zuluaga

    ResponderEliminar
  30. Hola,

    Yo también soy una alumna de la Unir que siguiendo las indicaciones de una actividad de Didáctica de la Literatura he descubierto este fantástico blog.
    Tras leer las entradas del apartado de Historia he escogido El Principito porque me ha llamado la atención la dedicatoria del autor.
    Cuando leí la dedicatoria del autor de la entrada del blog fui a buscar la edición que tengo en casa y lo empecé a releer. Mi hijo de seis años me pidió que lo leyera en voz alta y así lo hice. En un momento los dos nos adentramos en la magia de la historia.
    En la dedicatoria, tal como dice Ana Mª, el autor ya nos deja entrever la esencia de la filosofía del libro, y, en la última frase considero que nos da una de las claves de éxito para un buen maestro cuando dice: Todas las personas mayores han sido niños antes (pero pocas lo recuerdan).
    Creo que es importante que “las personas mayores” no olvidemos de que también fuimos niños. El hecho de hacernos mayores no nos tiene que impedir dejar ir nuestra imaginación, ser creativos, hacer las cosas con ilusión, ser curiosos y tener ganas de descubrir cosas nuevas, experimentar, soñar… y, como futuros maestros, considero que es indispensable tenerlo en cuenta y hacer memoria de cómo nos sentíamos cuando éramos niños para poder empatizar con nuestros alumnos y así comprenderles mejor.

    Muchas felicidades por el blog!

    Un saludo,
    Laia Burata

    ResponderEliminar
  31. Buenos días a todos. En mi caso también soy alumna de la UNIR, me parece muy interesante tu blog así que, lo primero de todo es felicitarte por la labor que estás haciendo ayudándonos con tus entradas.
    Me he leído todas las entradas del apartado de Historia y me han gustado mucho dos, la de “The Three Little Pigs” y ésta.
    He preferido comentar “El Principito” porque me ha llamado muchísimo la atención cómo una dedicatoria puede hablar tanto sobre el libro. Lo que comentas de que en la dedicatoria esta la filosofía de lo que el autor nos quiere transmitir me ha parecido muy interesante y a la vez novedoso porque yo no sabía lo que puede introducirnos una dedicatoria en una historia determinada.
    A partir de ahora tendré tu blog entre mis recursos más cercanos para trabajar en la escuela.
    Muchísimas gracias
    Un saludo
    Elena García Romano
    Grado Educación Infantil. UNIR

    ResponderEliminar
  32. MARIA JOSE CASASOLA19 de octubre de 2012, 7:27

    Hola, soy alumna de la UNIR y gracias a la actividad propuesta en Didáctica de la literatura Infantil por los profesores, he accedido a este blog donde otros compañeros de la universidad lo han hecho previamente.

    La profesora Ana María Navarrete ha hecho un interesante trabajo con este blog, ya que nos da a conocer de una forma sencilla varias pinceladas maravillosas de la literatura infantil.

    La verdad es que me han encantado algunas de las entradas que aquí hay colgadas, y que seguro seguiré consultando más adelante. Me ha abierto muchos horizontes de lectura que, la verdad, no conocía antes y ha despertado en mí la curiosidad por varios de ellos, como "El mayor tesoro" (que estoy en su búsqueda) y de otros de las 60, 70 y 80, que como ella nos dice, los tendré que buscar en bibliotecas. Debo confesar, que desde que comencé esta asignatura, la visita a las bibliotecas y bebetecas de mi ciudad está siendo más asidua y un gran descubrimiento; con lo cual estoy feliz entre tanta literatura infantil; me está encantando.

    He elegido, sin embargo, hacer el comentario, a El Principito ya que es un libro que conocí hace ya unos siete años, pero no de niña, sino de mayor. Y la verdad, me encantó. Incluso me inspiró para pintar algunos de sus dibujos. Tengo una amiga que colecciona ediciones de El Principito y lo tiene ya en varios idiomas, aunque todavía le queda bastante para llegar a las 200 lenguas que comenta Ana María, en las cuales está traducido.

    El encuentro con El Principito fue para mí muy especial; había oído mucho hablar de él, pero no lo conocía. Cuando lo leí por primera vez, me conquistó, "me domesticó", como diría El Principito.

    Al volver a releerlo ahora, tras este blog, han resonado en mí recuerdos maravillosos. Os dejo aquí algunas de mis partes favoritas.

    "-¿Sabes?... Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las
    puestas de sol" (Capítulo, VI).

    "- Si uno ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre
    los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz
    cuando mira las estrellas". Se dice, "Mi flor está allí, en alguna
    parte." (Capítulo VII).

    "No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si
    me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mi único
    en el mundo. Seré para ti único en el mundo" (Capítulo XXI).

    "-Hubiese sido mejor venir a la misma hora - dijo el zorro-. Si vienes,
    por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde la
    tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me
    sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero
    si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi
    corazón." (Capítulo XXI).

    Y Gracias por permitirme este reencuentro con El Principito.
    María José Casasola Martínez (UNIR)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola a todos, soy alumna de UNIR:

      Quería dar la enhorabuena a Ana Mª por el blog, y por la cantidad de información interesante sobre literatura de diferentes épocas.
      Me voy a centrar en la historia de “El Principito” publicado por primera vez en 1943 y escrito por Saint-Exupéry, y sobre su importancia en la literatura infantil. Este maravilloso libro, está traducido a casi 200 lenguas y dialectos. Algo ha destacar, ya que es muy curioso que un libro, aparentemente infantil haya tenido tanta repercusión. Este libro lo pueden leer tanto niños como adultos, ya que trata ciertos valores como la amistad, el amor, etc; importantes para la actualidad. Ya que estamos perdiendo la esencia de la vida.
      El libro tiene una serie de metáforas que deben ser interpretadas para entender la obra, comienza criticando a los adultos y como intentan guiar por el camino correcto a los niños.
      Por último habría que destacar la dedicatoria, destinada a una persona mayor, pero más en concreto al niño que llevamos dentro, que con el paso de los años lo vamos perdiendo.

      Gracias por darnos a conocer este blog, con tantos libros de generaciones anteriores, 60,70 y 80, que seguramente utilizaré en el Centro educativo en el que trabajo.

      Un saludo. Estefanía Moreno Sánchez

      Eliminar
  33. Gracias a este trabajo que nos piden desde la UNIR me he animado, por primera vez en mi vida, a participar en un blog. De todos los apartados que he encontrado me detengo en este libro, un libro que interpreté de una manera cuándo era una niña y que reinterpreté hace unos años con la segunda lectura.

    Es curioso sentir cómo la delicadeza, sencillez y estilo de los párrafos de este precioso libro “El principito” mueven cosas tan distintas dentro de uno dependiendo del momento vital en el que nos encontremos.

    Si escribo en este apartado es porque de este libro, a parte de su contenido sensible y audaz, lo que siempre me ha encantado han sido sus ilustraciones y la dedicatoria al comienzo. Al ver como Ana María, autora de este magnífico blog, destaca la dedicatoria considerándola como algo importante de este libro, no me ha quedado más remedio que detenerme aquí.

    Me llama la atención la frase con la que Ana María cierra la publicación: “… la entrañable dedicatoria, en la que está contenida la filosofía de todo lo que el autor relata imaginariamente, después”. Es una frase con la que no podría estar más de acuerdo.

    Como futura docente utilizaré este libro con los niños, y con los padres, si no de manera explícita, para no olvidar nunca que todos fuimos niños y que la naturaleza y la conducta humana se comprenden mucho mejor bajo esta máxima.

    M.R.A (Alumna de Magisterio de Infantil de la UNIR)

    ResponderEliminar
  34. Buenas tardes!
    Soy Elisabet Gener, alumna de la UNIR.
    Este libro es de los mejores. Lo leí de pequeña y ahora lo he vuelto a hacer y creo que es un libro para todas las edades y que todos deberíamos tenerlo siempre presente.
    Nos ayuda a ver como mediante las normas, ideologías, límites…acabamos siendo iguales y perdemos nuestra esencia. Es muy importante valorar las pequeñas cosas de la vida y que debemos mantener siempre despierto al niño que llevamos dentro.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  35. ¡Buenas!
    Soy Lourdes de las Peñas Rivero, alumna de la UNIR (Educación Infantil), y la entrada que más me ha llamado la atención ha sido esta, la del princípito. Me ha hecho ilusión encontrarme esta entrada porque la primera vez que leí el libro me pareció una tomadura de pelo. No entendía el argumento, me parecía aburrido, y no entendía como un libro así, que podría leer un niño de siete años tenía tan buena crítica, como tampoco entendí porque su lectura era obligada en el cole: entonces tenía 14 años. Tenía descartado este libro, hasta que comencé con mis estudios de pedagogía. A mitad del primer curso, me encontré con el Principito,y a pesar de ser tan corto, me lo leí muy despacio. Entendí, como dice Ana María Navarrete, la sencillez del libro, y cómo se podía desarrollar cada uno de los valores que trasmite desde esta sencillez y desde la inocencia de un niño. La pequeña trama por la que tengo predilección y que desde que lo descubrí, no se me olvidan todas sus enseñanzas, es la relación del principito por el zorro: el valor de la amistad, el amor por el otro, que el verdadero amor es saber esperar a la persona amada, la importancia de manifestar un interés por el otro, estando pendiente de los detalles, de cosas tan pequeñas como saber a qué hora tenían que verse, para vivir la espera de su amigo... la amistad , el amor, según este libro, no sólo es un "valor", es una realidad que se concreta en detalles pequeños con el otro, hay que hacerlo vida, tiene consecuencias en la forma de actuar...
    Por último, me ha encantado, y felicito por ello a Ana María, que haya adjuntado la dedicatoria. Estoy haciendo las prácticas con niños de dos años, y la verdad es que la inocencia de los niños es una enseñanza constante. El papel de maestro de infantil es una suerte, porque aunque es un trabajo muy físico, es muy gratificante, y durante las horas lectivas, puedes sumergirte en la visión del mundo que tienen los niños, desde esa inocencia, desde esa bondad, desde esa imaginación. El autor del Principito hizo una gran obra, escribiendo un libro para adultos con tanto contenido desde un ángulo tan sencillo y profundo a la vez.
    ¡Saludos!
    Lourdes de las Peñas Rivero

    ResponderEliminar
  36. Hola soy Marian, estudiante en la UNIR. Me gustaría darle la enhorabuena a Ana Mª por la creación del blog.
    La elección por comentar El principito, es porque para mí fue un libro importante y me trae muy buenos recuerdos. Me fascinan los valores que trasmite de forma clara y fácil de entender. Aunque por su formato se considera como un libro infantil, creo que trata temas importantes, trasmite valores como amistad, amor, miedo, compartir,… que es bueno haberlo leído en la infancia y releerlo en la edad adulta. Es un libro divertido que lo pueden leer tanto niños como adultos, tal vez con diferentes perspectivas.
    Cuando leemos este magnífico libro, puedo decir que es una lectura que no te deja indiferente; es más sí leemos entre líneas es pura reflexión sobre la vida; es una lectura para personas soñadoras; que siguen mirando con los ojos de un niño.
    Entre muchas cosas; la lectura nos presenta a los adultos como personas autómatas, máquinas; con fijaciones superficiales y siempre pensando en hacer las cosas de una misma manera; siguiendo costumbres que no sabemos ni el porqué, pensando que el actuar así es la forma más adecuada.
    Algunas frases del libro hace referencia a los adultos como personas que hacen las cosas sin entender porqué y no teniendo en cuenta las pequeñas cosas: el Principito se encuentra con el rey “Las personas son muy extrañas”; después de hablar con el vanidoso “Las personas mayores son decididamente muy extrañas”; después de hablar con el bebedor “Las personas mayores son decididamente muy pero que muy extrañas” y cuando habla con el hombre de negocios “Decididamente, las personas mayores son enteramente extraordinarias”.
    Algo que me apasiona del libro; es el amor sincero y absoluto por una rosa; el amor que se refleja de un niño cuando quiere algo de forma incondicional sin tener miedo; “Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre los millones de millones de estrellas; es bastante para que sea feliz cuando mira las estrellas”. Además dice “Mi flor está allí, en alguna parte” “Y si el cordero come la flor, es como sí, bruscamente, todas las estrellas se apagaran, y esto ¿no es importante?”
    El principito tenía cierto temor de que el cordero, se comiera su rosa, a quien consideraba única en el mundo. Es en el final cuando, se encuentra con un jardín lleno de rosas y se dice así mismo desanimado “Me creía yo rico con una flor única y no poseo más que una común y corriente. La rosa y mis tres volcanes que me llegan a la rodilla, una de los cuales quizás está apagado para siempre. Realmente no soy un buen príncipe” pero después de haber domesticado al zorro y haberse dado cuenta que el zorro era único para él; vuelve donde las rosas y dice “No son en absoluto parecidas a mi rosa, en absoluto, no son nada aún. Nadie las ha domesticado y no han domesticado a nadie. Son como era mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo”. Aquí después hace una reflexión diciéndole a la rosa porque es única en el mundo valorándola de una forma ejemplar.
    Aquí hay una gran reflexión sobre las cosas que tenemos, las personas que no las valoramos lo suficiente y si lo hacemos no lo expresamos, no compartimos lo importante que son para nosotros muchas de las personas que tenemos a nuestro alrededor o muchas de las cosas que vemos insignificante pero son tan valiosas; acostumbrados a tenerlas no somos conscientes de su valor; y así nos convertimos en personas más egoístas porque cada vez queremos más; sin tener en cuenta que realmente lo esencial lo tenemos enfrente de nosotros, y tenemos una venda.
    Para concluir quisiera decir; que esta lectura es “Esencial para nuestro corazón”; para nunca perder la ilusión, la sonrisa, la esperanza y sobre todo para seguir siendo humanos.
    “Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)”

    ResponderEliminar
  37. Hola,
    Me llamo Tomeu y también soy estudiante de la UNIR. Como el resto de compañeros dar la enhorabuena a los creadores de este blog y animarles a seguir trabajando en el proyecto. Como se ha dicho en un comentario, y coincido plenamente, es una lástima que este tipo de trabajos no tenga más difusión en la red.

    La entrada que más me ha llamado la atención ha sido la de “El Principito”. Recordar después de tanto tiempo este libro y, sobretodo, encontrarlo de nuevo me ha resultado muy emocionante. No recordaba este libro, y es que en muchas ocasiones olvidamos algunas cosas de nuestra infancia que resultan más que interesantes. Es uno de los “grandes clásicos” de la literatura infantil, y un libro de lectura “obligatoria” bajo mi punto de vista. Recuerdo que la lectura de este libro fue muy provechosa y de gran calado, lo recuerdo como uno de los grandes tesoros de mi infancia.
    En este libro podemos encontrar cómo transmitir grades valores y coincido plenamente con la aportación de un usuario: “es un libro para leer y volver a leer”, ya que nos ayuda a reflexionar sobre cosas, aspectos y valores que en muchas ocasiones, en el mundo de los adultos, dejamos de lado y que, sin embargo, son cosas muy importantes en transcurso de la vida. Sin lugar a dudas, esta es la entrada que más me ha llamado la atención.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  38. Buenos días,

    Mi nombre es Carolina y como la mayoría de los autores de los post anteriores soy estudiante de la UNIR.
    Ha sido una gran sorpresa para mi que tantos compañeros hayamos coincidido en la misma entrada. Nos ha podido el deseo de retorno a la infancia.
    La verdad es que después de leer varias entradas, me he decantado por esta por la ternura y calidez que me transmite este libro. De vez en cuando me planteo la idea de leerlo en francés, me parece tan dulce... Cuando lo leí de pequeña me quedé fascinada, me encantó. Y cada vez que lo veo siento cierta nostalgia.
    A día de hoy, y por eso mi decisión de escribir en esta entrada, se lo estoy leyendo a mi hijo de cinco años, un poquito cada día y le fascina también a él. No pasan los años para las buenas lecturas, aunque pensaba que era un poco pequeño, lo cogí de mi parte de la estantería y encantado me dijo que sí. Las estrellas, la luna, los planetas de la portada le fascinaron y saber que era un libro que mamá había leído de pequeña, acabó de encandilarlo. Estamos sumergidos en la lectura y aunque voy haciendo aclaraciones a sus porqués, me parece increíble revivir momentos de mi infancia con mi peque a mi lado.

    Ni que decir que me parece maravillosa la labor del cocodrilo azul.

    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  39. Hola, mi nombre es Elena y también soy estudiante de UNIR, Grado Magisterio Infantil, y primero de todo os quería felicitar por este blog y agradeceros el que nos lo hayáis dado a conocer, ya que a partir de ahora será un recurso tanto a nivel profesional como a nivel personal.
    He escogido esta entrada del blog para comentar, ya que “El Principito” es un libro especial, de aquellos que reservas para regalar a tus hijos en algún momento importante de sus vidas.
    Está considerado como un libro infantil pero aborda temas “profundos” como el sentido de la vida, el valor de la amistad, la ternura, el amor, etc…. y por ello es una lectura que engancha y embauca también a adultos.
    “El Principito” es un libro que leí en la infancia y que he vuelto a leer varias veces, además tiene una magia especial, ya que cada vez que lo lees y disfrutas de sus ilustraciones, de sus palabras, descubres algo nuevo, siempre te aporta algo más.
    De la reseña del blog también me ha gustado la cita sobre su dedicatoria, que resume el alma de este libro “Todas las personas mayores han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan.)” y es una frase que te llama a volver a tu infancia, a descubrir algo nuevo en la lectura.
    En definitiva, a quién no haya leído nunca “El Principito” se lo recomiendo ya que estoy segura que le encantará…


    ResponderEliminar
  40. A pesar de que es una de las entradas más comentadas, no he podido resistirme a hacer un breve comentario sobre "El Principito". Es uno de los libros "infantiles" cuya vigencia perdura, y gusta a mayores y pequeños de diferentes generaciones.
    A pesar de que en principio puede parecer un libro, con una historia simple, engloba una serie de enseñanzas que son una base muy importante para la educación de los más pequeños. Enseñanzas sobre la moral, sobre los valores importantes de la vida, sobre lo que es realmente relevante en nuestra existencia.
    Además, también hay que tener en cuenta que es un libro que acoge al lector y que permite mantener la expectación por su lectura.
    En mi opinión es un muy buen libro para fomentar la lectura entre los niños, y una muy buena elección si queremos que disfruten con la lectura.
    Mencionar también la gran cita, que se destaca en el blog. Creo que define de forma básica el espíritu del libro.

    Un saludo
    Gloria Escudero

    ResponderEliminar
  41. Tras varios días ojeando las diferentes entradas del cocodrilo azul he decidido escribir en el apartado del principito. Me resulta curioso constatar como un libro puede llegar a ser realmente significativo, independientemente de la edad del lector. En mi caso descubrí el apasionante mundo del principito ya en mi edad adulta y de forma totalmente casual. Hace unos años durante una charla de verano, el padre de una de mis amigas mencionó el libro del principito. Estuvo relatando lo bellos que le parecían los diferentes pasajes y los buenos recuerdos que le traía dicho libro ya que su padre se lo leía todas las noches, al igual que él había continuado haciendo con sus hijas. Al ver mi cara de desconocimiento del libro quedó totalmente sorprendido.
    -¡No puede ser que no lo hayas leído! Es un libro que tienen que leer todos los niños. Te lo regalaré, no puede ser que alguien no se haya leído el principito.-
    Y así fue, esas navidades llegó por correo un estupendo ejemplar del principito.
    Además de hacerme una tremenda alegría que se acordará de su promesa, tuve la gran suerte de encontrarme con ésta estupenda obra entre mis manos, y a pesar de leerlo ya en una edad adulta, disfruté con su lectura sencilla y profunda.
    Cierto es que casi sin darnos cuenta el autor nos muestra una serie de valores tan importantes como el amor, la amistad o el sentido de la vida.
    Es un libro que invita a reflexionar y meditar sobre los diferentes personajes.
    "Esta es la caja. El cordero que quieres está dentro" y sobretodo, a utilizar la imaginación en su más amplio sentido como si todavía fuéramos niños.

    Un saludo
    Núria Casas

    P.D: Me ha encantado el blog, un gran trabajo. Ten por seguro que lo seguiré visitando.

    ResponderEliminar
  42. Buenas tardes Ana Mª,

    Al igual que muchos de mis compañeros, he conocido este blog por casualidad, a través de la universidad. Y ha sido un grato descubrimiento que ya he añadido a "mis favoritos".

    "El Principito" es un libro que me sorprendió cuando lo lei. En mi caso fue ya con 20 años. Y debo reconocer que de entrada me cuesta verlo como un libro dedicado al público infantil.

    Profundizando algo más, he comprendido que es un libro para releer. Cada lectura aporta un nuevo descubrimiento y me imagino que aunque los pequeños no descubran todo su contenido, lo iran descubriendo con sucesivas lecturas.

    Además de los temas tan universales que trata el libro de una manera tan cercana (amistad, amor...) siempre me ha admirado la capacidad de Antoine de Saint-Exupéry, ya adulto, de ser capaz de meterse en la piel de un personaje como "El Principito".

    Es sin duda un libro de esos que merecen un lugar en toda casa.

    Un saludo,

    Mireia Guerrero

    ResponderEliminar
  43. Hola,

    Aún a pesar de pecar de poco original, debo decirte que al igual que la mayoría de mis compañeros, conocí este blog a través de un trabajo de la universidad. Y como ellos, reconozco que me encanta y que, en la medida de mis posibilidades, te voy a empezar a seguir.

    "El Principito" y yo. Cuánta historia en esta relación. Fue el primer libro que se me dio a leer con apenas 6 ó 7 años y el pequeño príncipe, su boa enjaulada en una caja, sus viajes, su rosa y el lobo, fueron los primeros amigos que me acompañaron en la lectura.

    Con el tiempo y lecturas sucesivas, entendí que más allá de la forma de libro infantil, se escondía un contenido plenamente de adulto.

    Es por ello, que comparto totalmente la dedicatoria a un adulto puesto que, a mi entender, el libro va dirigido a aquellos adultos que aún no se han despedido del niño que fueron.

    Es éste sin duda un libro para leer y releer.

    Un saludo

    Matilde Benavent

    ResponderEliminar
  44. Raúl Marco Blanco28 de octubre de 2012, 2:59

    Hola a tod@s. Al igual que algún compañer@, he visitado este blog gracias a la UNIR.
    Me parece un blog interesante para maestr@s de primaria y agradezco que haya gente que aporte su trabajo para enriquecer el de los demás.

    En este libro Antoine de Saint – Exupéry, el autor, trata de mostrarnos mediante metáforas y lanzando preguntas, en teoría, fáciles y que tienen fácil respuesta, la visión que los niños tienen del mundo adulto y de cómo se les va guiando (educando), de la “mejor” manera (según la sociedad y el mundo adulto).
    Con todo esto, vamos viendo a través de la historia, lo vacía y sin sentido que se vuelve la vida de los hombres adultos. Además, esto lo vemos tras la inocencia de los ojos de un niño, que trata de comprender las “estupideces” que nos llevan al comportamiento descrito en cada personaje.

    He elegido este apartado, porque es un libro que leímos en el colegio cuando aún cursaba la Educación General Básica (E.G.B.), que por cierto…..¡ya ha llovido desde entonces!
    Cuando lo leí, me gusto. Pero quizá sea ahora cuando más se entiende la metáfora que nos quiere hacer llegar el autor. Ahora, que nos hemos convertido en esos personajes adultos.
    Como opinión personal, y con esto termino, me parece excelente que se recuerden estos libros a los adultos para que, entre otras cosas, se acuerden de que alguna vez fueron niños, que todos y todas tenemos un niño dentro deseando salir en alguna ocasión, que muchas veces cohibimos.
    Por otra parte, creo muy apropiado citar y recordar en este libro en universidades que van a formar a futuros “adultos”, “educadores” de niños, para que tomen como referencia, ya que muchas veces nos olvidamos de la inocencia de los alumnos y no vamos nada más que a conseguir los objetivos ( que es cierto que hay que alcanzarlos) a cualquier manera, sin pensar en las preguntas y la falta de entendimiento del mundo adulto que tienen los niños, de los que por cierto, se puede aprender mucho a la vez que se les enseña.
    Gracias por hacerme sentir niño, aunque solo sea en el recuerdo, una vez más.

    ResponderEliminar
  45. Buenas tardes,
    Quiero agradecer a la profesora de la asignatura de la Universidad donde realizo mis estudios que nos haya propuesto esta actividad, puesto que es algo diferente y muchos de nosotros hemos podido descubrir este magnífico blog y aportar nuestro granito de arena dejando nuestros comentarios. Quiero felicitar a la creadora de este blog, porque es fantástico.
    He escogido el apartado del cuento del Principito porque creo que es un referente de la escritura. Es un clásico infantil que ha sido leído por millones de personas. Es un libro que habla de filosofía a la vez que es infantil, y que nos lleva a reflexionar que es importante que no nos olvidemos que todos hemos sido niños alguna vez. Es un libro sencillo pero que a su vez trata temas muy profundos.
    En mi caso, no leí el libro cuando era pequeña, sino más bien cuando ya había pasado la adolescencia. Empecé a leerlo porque me hablaron muy bien de él y me recomendaron que lo leyera aunque ya fuese mayor. Antes de comenzar con la lectura del libro pensaba que “era muy infantil para mi edad”, pero estaba completamente equivocada. Me transmitió mucho más que otros libros que he leído. Es un cuento que nos habla sobre el valor de la amistad, sobre la generosidad, el amor…Creo que no hay edad para leer “El Principito”, es perfecto para cualquier edad, aunque hay que encontrar el momento adecuado para leerlo.

    Un saludo a todos
    UNIR

    ResponderEliminar
  46. Hola Ana María.

    En primer lugar me gustaría felicitarte por tan magnífico blog y por la labor que en él llevas a cabo. Yo, al igual que muchos de mis compañeros de la UNIR por lo que veo, también he descubierto tu blog gracias a un trabajo de Didáctica de la Literatura y he quedado fascinado con él, así que de aquí en adelante intentaré seguirlo y seguro que recurro a él en más de una ocasión cuando sea docente (esperemos que ese momento no esté muy lejano).

    He decidido comentar esta entrada porque mi historia con El Principito es un poco extraña. Esta obra es, sin ningún tipo de duda, una de las obras más conocidas de la literatura universal. A lo largo de mi vida siempre he escuchado hablar de ella, pero nunca me decidí a leerla. Ahora bien, había escuchado tantísimas veces hablar de ella en tantos contextos diferentes que prácticamente tenía la sensación de que conocía al personaje. Así que un día, con la edad de 27 años, decidí que ya había llegado el momento de encontrarme con él. Y la verdad, me resulto un libro de lo más curioso, aparentemente simple pero lleno de filosofía. Además, considero que es un libro con el que se puede “crecer”, en un primer lugar puede ser apropiado para niños pequeños, dejando al margen la filosofía que entraña, ya que el universo que el autor crea en él es un universo mágico, lleno de personajes extraños y curiosos y está escrito con un lenguaje atrayente. Después, a medida que se va creciendo el libro también lo hace con nosotros, nos va mostrando nuevas caras, planteando temas transcendentales sobre los que reflexionar, mostrándonos una filosofía de vida que sólo podremos entender a través de la propia experiencia.

    Así pues, en mi opinión, el libro sí puede ser apropiado para diferentes etapas de primaria, siempre y cuando se le sepa dar el tratamiento adecuado, pero creo que es en la edad adulta cuando realmente se puede sacar el máximo partido de él, ya que las historias que nos muestra, sus matices, pertenecen más a la vida adulta que al ámbito infantil o juvenil.

    Un saludo y muchas gracias por tú blog.

    José Javier Ramón Gracia.

    ResponderEliminar
  47. Creo que El Principito es un libro más adecuado para chavales de Secundaria que para niños más pequeños, aunque conozco gente que les gustó cuando eran de Primaria. No sé, las sensaciones que causa este libro son un tanto imprevisibles. Yo les cuento las mías.
    Leí El Principito cuando tenía unos diez o doce años y, sinceramente, no me impresionó demasiado. Fue muchos más años después cuando realmente le saqué todo el jugo a este estupendo relato existencial. Leí una convocatoria para un concurso internacional de composición musical para orquesta y coro infantil del Gobierno de Canarias. Decidí presentarme y ya se pueden imaginar la temática que elegí.
    En un principio no tenía claro por dónde tirar pero rebusqué entre mis libros alguna inspiración y ¡vaya si la encontré! Volví a leer El Principito de nuevo y entonces me di cuenta de lo que no había percibido cuando era niño. Esa atmósfera irreal que genialmente nos recrea Antoine de Saint-Exupéry para zambullirnos en temas tan profundos como la amistad o el sentido de la vida de una forma aparentemente pueril.
    Pues bien, el asunto es que decidí hacer un guión de un pequeño musical para presentarlo al concurso de composición sobre una posible continuación de El Principito. Lo titulé "El Principito ha vuelto" musical para Narrador, pequeña agrupación musical y coro infantil.
    Para hacer el guión tuve que hacer un análisis muy profundo del libro de Antoine de Saint-Exupéry, ya se pueden imaginar, y en cada lectura encontraba nuevas frases o metáforas que habían pasado desapercibidas anteriormente.

    Esa fue mi experiencia con El Principito, intensa. Hoy en día, le sigo otorgando una destacada influencia en mi vida, aunque no fuera en la infancia y, en mi humilde opinión, no me sorprende que se le considere una de las obras más reconocidas de la literatura universal. Coincido con Ana María Navarrete en que no se le puede considerar un "clásico infantil", creo que trasciende de todo intento de etiquetado o clasificación.
    Por cierto, no gané el concurso de composición. Me conformé con el segundo puesto y con una doble satisfacción. Quedé por detrás de un compositor al que admiro y mi obra se ha representado ya dos veces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  49. Me ha encantado este blog,mi enhorabuena a la creadora del mismo, ya que gracias al trabajo que nos han mandado en la asignatura de didáctica de la literatura en la Universidad de la UNIR he podido descubrirlo y a partir de ahora podré seguirlo.

    De todas las entradas la que más me ha llamado la atención es la del "Principito",me trae diversos recuerdos, desde mi punto de vista este libro es un clásico y pienso que hay que releerlo varias veces a lo largo de la vida.

    La primera vez que lo leí fue con 7 u 8 años y recuerdo varios de sus personajes la rosa, el zorro, el rey.Pero esa vez no entendí mucho su significado. Después cuando empece a estudiar la diplomatura de magisterio en Educación Infantil una profesora nos lo recomendó por su alto contenido pedagógico y lo volví a leer, la verdad es que me fascino, ya que tenía muchos comentarios que me hacían pensar, reir o con los que me sentía identificada.

    El principito es un libro bastante más profundo de lo que parece y que encierra temas como la amistad, el amor, el miedo a envejecer, el sentido de la vida, además este libro nos hace ver como a medida que nos hacemos mayores, muchos le damos importancia a cosas que no la tienen y nos olvidamos de las cosas sencillas que son las que nos dan la felicidad.

    Para concluir decir que me ha encantado la manera de la autora del blog de introducir el libro y me quedo con la frase de la dedicatoria del autor del Principito que dice: "Todas las personas mayores han sido niños antes (pero pocas lo recuerdan)"
    Muchas veces deberíamos ponernos en el lugar de los niños para entenderlos.

    Un saludo.

    María Gómez Muñoz (UNIR)
    Grado de educación primaria.

    ResponderEliminar
  50. Mª Ángeles Gutiérrez7 de noviembre de 2012, 3:14

    Buenos días Ana Mª y demás lectores,

    En primer lugar, felicitarte por la creación de este blog, este espacio virtual cargado de valiosa información y contenido de gran calidad literaria, tan atrayente para todos los amantes de la literatura. Además, de cara a nuestra labor como futuros docentes, se convierte en una herramienta muy útil e interesante que tanto puede aportarnos y enriquecernos.

    No ha sido una tarea fácil elegir un post que comentar pues todos, por algún u otro motivo, me resultaban interesantes. Finalmente, me ha convencido el maravilloso libro de “El Principito” porque recientemente he tenido la oportunidad de leerlo de nuevo después de muchos años, y he podido así profundizar más en él aportándome, una vez más, nuevas enseñanzas aunque ahora con una visión diferente, la de un adulto.

    “El Principito”, en forma de cuento, con un lenguaje sencillo y en un principio una historia simple, es en realidad una metáfora donde confluyen temas tan profundos como el amor, la amistad y el sentido de la vida y demostraciones de actitudes que permiten la evaluación de los valores como ejes fundamentales de la personalidad. El narrador, en primera persona, refiere su encuentro con un misterioso niño, curioso, inquieto y amigable, el principito. Durante el tiempo que pasan juntos, el muchacho narra todas sus aventuras, reflexionando sobre los distintos personajes que va conociendo.

    En mi opinión, es una lectura muy adecuada para transmitir al pequeño lector una serie de valores tan importantes hoy en día: la amistad, el amor, la ternura,… que debemos también reforzarlos desde el aula. Es un cuento repleto de enseñanzas que puede ayudar a los niños a reflexionar y a formar su pensamiento crítico de una forma amena y cercana.

    De igual forma, la historia se desarrolla en un mundo imaginario, lleno de magia y fantasía, con diversidad de personajes y acompañado de maravillosas ilustraciones que pueden despertar las ganas de soñar, estimular su imaginación, su curiosidad y sobre todo fomentar el gusto por la lectura. Por todo ello considero que este libro, un clásico infantil por excelencia, hace que los niños aprendan, como yo lo hice en su día, y como he vuelto a hacer una vez más de mayor al volverlo a leer.

    Gracias a Ana Mª y a mi profesora Rocío por darnos la oportunidad de invitarnos a visitar “El cocodrilo azul”. Ha resultado muy agradable encontrar este blog dedicado a la literatura infantil y juvenil que nos evoca tantos recuerdos de nuestra infancia y que tanto nos enriquece.

    Mª Ángeles Gutiérrez (UNIR)

    ResponderEliminar
  51. Buenos dias,
    Antes de nada felicitar a Ana Maria por el estupendo blog que tiene!!, Me encanta. Y por supuesto gracias a la profesora de la UNIR Rocio Arana porque sin ella nunca hubiera descubierto este fantástico lugar.

    Después de mirar, leer y curiosear me he decidido por el post de "El principito", porque es un libro que es recomendable leer por lo menos dos veces en la vida. Cuando eres pequeño para verlo con los ojos de la inocencia, y cuando eres mayor para darte cuenta de la importancia de las relaciones entre las personas. Lo importante que somos los unos para los otros y reflexionar sobre como somos nosotros mismos.

    Es un gran libro del cual me gustaria destacar citas como " Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar con el corazón" o "Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo..." Este es un libro que habla de amor, de amistad, de felicidad, inocencia..de todas aquellas virtudes que nos hacen ser felices, que llenan nuestra vida de relaciones con los demás y que nos llevan a un camino lleno de complicidades y aventuras donde nunca estaremos solos.

    Eso es la lectura, ¿no? descubrir personajes, adentrarnos en aventuras, disfrutar..., sobretodo disfrutar de lo que lees, de ese momento en el que sólo tú sabes "donde estas"!!

    Gracias de nuevo por crear este blog!

    ResponderEliminar
  52. Lo primero, dar mi enhorabuena por el blog “El cocodrilo azul”. Un sitio web lleno de huecos para soñar.

    ¡Cómo no voy a comentar el post de “El principito” si es mi libro favorito! Este libro cautiva a todo tipo de lector, no tiene edades ni épocas, siempre será una obra maestra. Como curiosidad, creo recordar que Antoine de Saint Exupéry lo escribió en dos días, al igual que Dostoievski en “El jugador”, sólo los genios son capaces de plasmar tanto en tan poco tiempo y espacio.

    Yo creo que se puede considerar un manual de la vida. Con la sencillez, el amor y la amistad por banderas se puede llegar a cualquier meta. Ahora mismo nos vendría muy bien a todos releer “El principito” y recuperar el sentido de los verdaderos valores que hay que tener en cuenta.

    Por cierto, me ha parecido una gran elección la de colgar la dedicatoria, jamás he leído una mejor y más entrañable.

    “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?”Solamente con estos detalles creen conocerle.”
    El Principito


    Mikel Perales

    ResponderEliminar
  53. Hola,

    En este blog me he encontrado con un gran clásico para los niños y no tan niños, ya que el principito desde el principio es toda una metáfora de la vida.

    En la referencia que se hace a la dedicatoria me ha llamado la atención cuando se dice que todos hemos sido niños pero pocos lo recuerdan. Y estoy totalmente de acuerdo, a veces dentro de la seriedad, responsabilidad y otras preocupaciones olvidamos la época en la que fuimos niños y la sencillez con la que veíamos la vida.

    Deberíamos jugar como ellos, dejar la imaginación fluir y olvidarnos durante unos pocos minutos al día de que somos mayores y de las cosas que nos preocupan ; es decir jugar con ellos o como ellos aunque no haya ningún niño entre nosotros, dejando de lado todos los prejuicios y poniéndonos en su lugar, lo cual nos ayudaría como ejercicio a empatizar con ellos.



    Creo que de vez en cuando todos deberíamos sacar el niño que llevamos dentro y pensar en qué opinión tendría un niño desde su sencillez y simplicidad sobre algún que otro problema que a los “adultos” nos complica demasiado.


    Este libro me lo recomendó una tía cuando ya tenía unos 24 años y me sorprendió gratamente pues no me esperaba que me propusiera leer un libro de este género. Tengo un recuerdo muy agradable y estoy pensando en leerlo otra vez.

    Un saludo,

    I.A ( UNIR)

    ResponderEliminar
  54. Buena tardes lectores del blog y por supuesto a su creadora Ana María!
    Gracias por proporcionarnos un espacio tan bonito y tan interesante como este.
    He querido comentar este post del libro “El Principito” porque es una obra de lectura infantil y juvenil también, adecuada para adultos.
    No hace mucho lo volví a leer, que casualidad, y recordé las andanzas del pequeño príncipe. Lo leí de pequeña, pero está vez fue diferente. Y es que el libro en realidad tiene una historia más profunda. En él se tratan temas como el sentido de la vida, la amistad y el amor y por eso también puede ser adecuado para mayores, para despertar en estos ciertos sentimientos que pudieran tener olvidados.
    Que tan importante es la lectura para el desarrollo de los niños. Estimulan en ellos sus emociones, sus sentimientos, su sensibilidad y les hace crecer como personas. Este libro es un buen ejemplo de ello. El valor de la amistad, del amor, son importantes en la vida y en el libro dan buenos ejemplos de ellos.
    Este blog me ha ayudado a volver a mi juventud. También a reflexionar y entender que la lectura en los niños tienen el efecto que esperamos aunque a veces pensemos que no. En mi caso, como ya he comentado, no tuvo en mí el mismo efecto la primera lectura del “El Principito” que la segunda, pero si lo recordaba con agrado y que dejo huella en mí. Aunque la segunda vez fue cuando comprendí realmente su profundo mensaje. Lo que vengo a decir es que hay que seleccionar adecuadamente los libros al lector en la literatura infantil y juvenil para ayudarles a comprender el mundo y a situarles ante él.
    Gracias a mi profesora Rocío Arana por descubrirme este maravilloso blog de literatura “El cocodrilo azul” y que seguro me ayudará en mi tarea como maestra.
    Saludos,
    Mª Ángeles Altur (UNIR)

    ResponderEliminar

  55. “Para Leon Werth cuando era niño”.
    Me ha encantado esta dedicatoria del autor que habéis publicado. No me acordaba de ella, así que gracias por ponerla en el blog.Y es que esta es una obra dedicada a lo niños o como ya dice el autor, al niño que todos llevamos dentro. Al mismo tiempo constituye una critica hacia el mundo de los adultos, de cómo desgraciadamente perdemos la creatividad, imaginación y ganamos en ambición y avaricia.
    Bueno, ya lo ponéis a pie de pagina, “no es un libro tan infantil como parece”. Y estoy totalmente de acuerdo. Conozco muchas personas que no entienden mucho de los acontecimientos que ocurren. Yo diría que esta dedicado a los niños, pero dirigido principalmente a los adultos. Aunque, por supuesto, también es para que lo lean los niños, pues también les llegara algunas ideas. Por ejemplo, “Solo se puede ver con el corazón, lo importante es invisible a los ojos”. Así empiezan a entender la existencia del mundo interno y los sentimientos.
    El principito habla del mundo que olvidamos. Y el autor nos lo recordará desde el primer capitulo por medio de moralejas. Me gusta mucho la parte del sombrero. El adulto no ve más que un sombrero.El niño, sin embargo, con una imaginación viva, ve una boa que se ha comido un elefante. Eso son capacidades perdidas, cualidades olvidadas.
    El principito es el recuerdo de las cualidades y valores fundamentales, pues todos sentimos en nuestro corazón que estos valores los perdimos en algún momento de nuestra juventud, y en gran parte por una sociedad tan consumista y hipócrita donde el dinero es Dios y donde la búsqueda de la productividad y el éxito prevalece.
    Este libro es para pensar y recapacitar sobre estas cuestiones. Es una lectura que ha de saborearse despacio, pues esos mensajes están ocultos. Es una fábula contada de una forma muy especial y tierna. Resulta una de las maravillas de la literatura, que pasa de generación en generación sin perder vigencia. Esta obra es atemporal y será recordada por siempre.
    Las ilustraciones son bellísimas y resultan tan importantes como el texto en si. El hecho de que hayan sido dibujadas por el autor las hace todavía más encantadoras. Gracias a estas, el autor crea un universo único que nos envuelve durante todo el relato.

    En definitiva, yo animo a todos mis compañeros del blog a volver a leerlo. Es un libro maravilloso. La verdad es que no conozco a nadie que no le guste. Creo que todo el mundo debería tener un ejemplar en casa y volverlo a leer de vez en cuando. Os sorprenderéis y seguro que descubrís conclusiones nuevas. Regresareis a la niñez y os reencontrareis con las cosas realmente importantes.

    El principito somos todos y cada uno de nosotros.
    Un saludo,
    Enrique Romero

    ResponderEliminar
  56. MI PROPIA EXPERIENCIA CON "EL PRINCIPITO"

    Hola a todos los lectores de este Blog y a su creadora Ana María.
    Mi nombre es Manel Domínguez y soy estudiante de 4º Maestro Educación Primaria en la UNIR. Actualmente trabajo en un colegio en Barcelona y al ver el libro de “El Principito” no he podido resistirme en poner un "post" en esta entrada del blog. La respuesta es bien sencilla; trabajé con alumnos de primero, segundo y tercero de primaria este libro en los campamentos urbanos del 2011 (llamados Casal d'Estiu). La experiencia que supuso trabajar con esta novela fue una maravilla, los alumnos quedaron muy contentos con las actividades y con la historia que había tras el accidente del aviador.

    Cuando era más pequeño, en primaria, me había leído el libro pero después de varios años se me habían olvidado cosas que ahora como adulto puedo entender mejor y comprender qué significa esta novela. Bajo mi punto de vista cuando lo acabas de leer piensas "ooh que mono", que dulzura de niño e incluso puede caerte alguna que otra lágrima. El sentido que le da a la vida, a la amistad, a la unidad e incluso a la locura se valoran de una forma atractiva desde los ojos de un niño y su experiencia viajando. Digamos que el adulto (el aviador) aprende de un niño cuya dulzura es admirable en una sociedad como en la que vivimos hoy en día.

    Es cierto que al principio de la entrada del blog se dice que no es una lectura para niños pero desde luego los infantes pueden llegar a aprender mucho con esta lectura, es lo que me pasó con mis alumnos; al principio decían que el principito era como un astronauta, pero al final durante las semanas cogieron cariño al principito e incluso a la rosa que aunque fuera un poco egoísta en el fondo quería mucho al principito. Con ello quiero llegar al verdadero sentido de la obra; un mundo sin sentido como a veces puede llegar a ser el planeta tierra siempre habrá alguien que le dé ese sentido y aprecio sobre las cosas que te envuelven aunque ello sea buscar por rincones insospechados.

    Para terminar me gustaría concluir añadiendo que la obra de Antoine Saint-Exupéry es muy entrañable y más cuando has llegado al final, el diálogo que tienen los dos protagonistas es precioso e incluso uno de los niños al terminar los campamentos me dijo “he intentado mirara las estrellas y escuchar a ver si oía al Principito” personalmente esa es la mejor parte del libro y más cuando los niños saben que no muere sino que volvió a su planeta.

    Muchas gracias y ha sido un placer participar en este blog y animo a Ana María a continuar con él.

    Manel Domínguez – Estudiante de la UNIR. Maestro Ed. Primaria.

    ResponderEliminar
  57. Hola, me llamo Mª Eugenia y también soy alumna de la UNIR.
    Desde niña me ha apasionado la lectura, por eso el encuentro con este blog ha sido una grata sorpresa así como con el libro del Principito.

    Cuando estaba en Primaria (la lejana EGB), me lo pusieron en las manos y tuve que leerlo por obligación pero no entendí nada... Sin embargo desde ese día me atrajo poderosamente la atención sin saber el por qué. Lo normal es que rechazara el libro para siempre pero no fue así.

    Primero me atrajeron sus dibujos y después, años más tarde, la sabiduría de sus palabras que me llevó a un mundo tal cual yo me lo había imaginado dentro de mi ser infantil, juvenil y ahora como adulta.

    "Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante"... "Lo esencial es invisible a los ojos"... había textos del libro que los llevaba escritos en todas partes e incluso escribía la cantidad de cosas que me sugerían.

    Hoy es el día -después de tantos años- que su lectura sigue resonando dentro de mí y ofreciéndome nuevas rutas de vida. Es, sin duda, un libro para todas las edades.

    ¡Gracias Ana Mª por este blog!

    Un saludo

    Mª Eugenia Seijo

    ResponderEliminar
  58. Hola Ana Mª,
    En primer lugar decirte que tienes un blog muy interesante y darte las gracias por la cantidad de veces que durante mi carrera y en mi futuro como profesora, me dirigiré a él para orientarme y aprender.
    En segundo lugar, al leer tu anotación del Principito, me he levantado de mi escritorio para, de nuevo tener en mis manos esa pequeña joya que leí hace tanto y tanto tiempo. La primera vez tendría unos once años más o menos. Y digo la primera por que es de los pocos libros que he releído. Me lo volví a leer a los veinte. Esta segunda lectura del libro me dejó la dulce y agradable sensación de que la historia me había contado cosas que la primera vez había pasado por alto, bien cierto es que esta lectura esconde principios vitales y estos se van descubriendo a medida que uno va madurando.
    Como te iba contando me he levantado de mi escritorio dirigiéndome hacia la estantería donde tengo mis libros de la infancia y…¡Maldición no lo encuentro! ¿Como puede ser? ¡Recuerdo haberlo cogido de mi habitación en casa de mis padres!
    Entonces he empezado la búsqueda, libro por libro pasando mi dedo índice por el lomo de cada uno ellos.
    Hasta que al fin lo he encontrado entre El Hombre que plantaba árboles de Jean Giono y Paris no se acaba nunca de Enrique Vila – Matas, el primero un libro precioso con estupendas ilustraciones y el segundo una narración entre ficción y ensayo llena de ironía y compasión. ¡Curioso orden el mío!
    Me ha encantado que menciones la dedicatoria, que regalo para los oídos y la imaginación.
    Y me gustaría escribir un párrafo que me gusta mucho:

    “Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boas, ya fueran
    abiertas o cerradas, y poner más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. De esta manera a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor. Había quedado desilusionado por el fracaso de mis dibujos número 1 y número 2. Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.”

    La geografía, la historia, el cálculo y la gramática son importantes pero las ganas de dibujar boas abiertas o cerradas y poder imaginar como estas están durmiendo la siesta después de un gran festín me parece de vital importancia. ¡Ningún niño debería abandonar una prometedora carrera en el segundo intento y los adultos deberíamos intentar ver más boas y menos sombreros!

    De nuevo felicidades por el blog.

    Saludos
    Laia Cárceles Olmos (Estudiante de la Unir)

    ResponderEliminar
  59. ¡Hola!
    El Principito es un auténtico bombón de libro, la dedicatoria que hace a Leon Werth es preciosa, cargada de simbolismo y dulzura.
    El libro me lo leí hace tiempo en un par de horas. Me encantaron frases como estas:

    -“A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.

    -“Mi flor es efímera, se dijo el principito, y sólo tiene cuatro espinas para defenderse del mundo”.

    -“Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria”.

    Saludos, Cinta, UNIR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Principito

      Querida Ana María,

      Quería darte las gracias por rememórame acerca de este libro tan entrañable para todas las edades, se sea niño o no. También quiero recalcar que no soy un lector fabuloso y de hecho he llegado a este blog por medio de la UNIR, incluso no llegué a tener la suerte de leer este libro cuando tenía la edad física de ser considerado como tal; a pesar de que cuando lo leí sentí que volvía de nuevo a ella, ¡quizás en mi corazón nunca dejé de serlo!

      A pesar de que sea un tópico y suene a que este “viejo” de casi 40 años, quiera hacer un último intento de volver a su infancia para sentirse joven; personalmente estoy bastante de acuerdo con lo que El Libro promueve y que para mí es que todos somos niños y que la verdadera edad de la gente está en el corazón, no en el tiempo que este lleva latiendo. De hecho me siento orgulloso de poder seguir sintiéndolo y ser capaz de reír y disfrutar de las cosas sencillas como el que más, sin incluso sentir vergüenza por ello; supongo que esta la dejé guardada en una de las maletas de marionetas, de un viaje que hice tiempo atrás por India realizando talleres y actuaciones para algunas de las consideradas las más pobres y desafortunadas del planeta.

      Lo que recibí fue una buena lección, viendo como yo era el que tenía que aprender, el que era pobre y desafortunado; incluso me quedé fascinado por la alegría natural y hermosas sonrisas que veía ante mí. ¡Ojala que nunca perdiésemos nuestra inocencia y capacidad de sentirnos como niños, dejando atrás las presiones de la sociedad que nos rodea para que nos encuadremos en determinados papeles que esta ha diseñado para nosotros!

      Namaste (Saludos respetuosos)

      Gerardo Pesqué

      Eliminar
  60. El libro de El Principito es muy bueno, de hecho, es mi favorito. De pequeña me gustó mucho porque me pareció original ya que empezaba con un niño que vivía en otro planeta, ¡y solo!, el personaje de la rosa, el zorro... todo era muy bonito para mí por aquellos entonces.
    Después de varios años me acordé del libro y decidí volver a leérmelo y es cuando me dí cuenta de que este libro se estaba convirtiendo en mi favorito. Estoy totalmente de acuerdo con que el libro se disfruta mucho más de mayor que de pequeña aun que siempre nos lo encontremos en la estantería de literatura infantil.
    A todos aquellos que se lo hayan leído únicamente de niños les animo a que se lo vuelvan a leer porque se sacan muchas cosas de este libro

    ResponderEliminar
  61. El libro de El Principito es muy bueno, de hecho, es mi favorito. De pequeña me gustó mucho porque me pareció original ya que empezaba con un niño que vivía en otro planeta, ¡y solo!, el personaje de la rosa, el zorro...todo era muy bonito para mí.
    Después de varios años me acordé del libro y decidí volver a leeérmelo y es cuando me dí cuenta de que este libro se estaba convirtiendo en mi favorito.
    Estoy totalmente de acuerdo con que El Principito se disfruta mucho más de mayor que de pequeña aun que siempre nos lo encontremos en la estantería de literatura infantil.
    A todos aquellos que se lo hayan leído únicamente de ñiños les animo a que se lo vuelvan a leer porque se sacan muchas cosas de este libro.

    ResponderEliminar
  62. Lo primero que me viene a la cabeza al leer este blog y la fantástica dedicatoria a León Werth, es ese mundo de fantasía en que los niños son capaces de sumergirse en cualquier momento. El mundo de los niños les permite traspasar con su mente la barrera que se para lo posible de lo imposible. Esta barrera que a medida que el niño crece se va haciendo más impermeable y que el adulto rara vez puede atravesar.

    Es por eso que el mundo de los niños, donde la abstracción y la fantasía son habituales, es tan maravilloso y al mismo tiempo tan efímero. Es por eso que ese mundo debe ser protegido. Que lástima que los adultos tengamos tan poco tiempo y capacidad para la imaginación. Sin duda dar rienda suelta a la imaginación sería una magnífica terapia, más que el Yoga, el Pilates o la acupuntura.

    Nunca leí El Principito de pequeño pero esta ha sido la oportunidad perfecta y ya sabéis que nunca es tarde si la dicha es buena. He empezado con el principito y aunque apenas llevo unas páginas, ya ha conseguido sacarme más de una sonrisa, más de un recuerdo y transportarme a aquella época en que era niño. Por un rato he dejado el trabajo, las lecturas profesionales y los problemas.

    La serpiente y el elefante ¿No os parece haber dibujado algo así alguna vez? Algo que evidentemente los mayores no entendieron. O cuando el Principito pide que le dibujen un cordero y tras varios intentos, el narrador dibuja una caja y le dice que el cordero esta dentro ¿Se nos ocurriría algo así ahora? Que razonamientos tan simples y a la vez tan brillantes.

    Hay que buscar ese niño que fuimos y procurar que salga a menudo. Seguro que viviremos mejor o por lo menos entenderemos a los más pequeños e imaginaremos cuentos para ellos como los que imaginó Antoine de Saint.

    Enhorabuena por el blog.

    Guillermo Seijas Albir (UNIR)

    ResponderEliminar
  63. Hola a tod@s!

    Me he quedado tan ensimismada leyendo esta entrada y todos los comentarios como me quedé leyendo "El Principito". Es uno de los pocos libros (quizá el único) que he leído varias veces y he conseguido redescubrirlo y disfrutar de él todas y cada una de ellas.

    Comenta Ana María que no es este un libro tan infantil como parece. En mi opinión es un manual filosófico de cómo vivir la vida; es un libro tan atemporal y tan universal que todos podemos disfrutar de él independientemente de nuestra edad. Los niños lo leerán y serán capaces de comprenderlo de manera superficial y de disfrutar de su fantasía. Los adultos lo leeremos profundizando en su significado y reflexionando sobre nuestras propias vidas.

    La parte del libro que más me gusta es sin ninguna duda la dedicatoria. Y es que esta dedicatoria tiene un poder especial. Es un adedicatoria que tiene la fuerza suficiente como para transmitir un sentimiento y una actitud sin ni si quiera comenzar a leer la novela. Es una dedicatoria que provoca en el lector una necesidad de leer el libro. Y es una dedicatoria que prepara al lector para el disfrute total de la obra.

    Por lo tanto, solo me queda dar las gracias a Antoine de Saint-Exupèry por regalarnos esta obra maestra, y a Ana María Navarrete por empujarnos a recordar y recuperar algo que es capaz de trasmitir sentimientos tan bellos.

    Un saludo,
    María

    ResponderEliminar
  64. El blog “El cocodrilo azul” me está resultando bastante interesante, ya que creo que de cada una de sus etiquetas podemos sacar cosas muy valiosas para nuestro futuro trabajo como docentes. Gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura que estoy cursando en la UNIR he podido acceder a un blog muy enriquecedor, no sólo a nivel de la literatura infantil sino como medio para poder compartir con la comunidad docente y los padres diferentes inquietudes en la evolución de nuestros pequeños.
    Según nos piden en la actividad de la asignatura de Didáctica de la Literatura, debemos elegir un apartado dentro de la etiqueta de Historia que nos haya resultado interesante. Y lo primero que he pensado al abril la página es “empezamos mal”. Y digo esto, porque considero que la gran mayoría de los apartados, nos pueden aportan cosas muy importantes.
    Después de visualizar los diferentes apartados me he decidido por el post “El Principito”, ya que ha sido durante muchos años, mi libro de cabecera. Desde pequeña he estudiado francés en el colegio y he estado en Francia estudiando durante los años de instituto. Cuando tenía 7 años los Reyes Magos me regalaron mi primer libro en francés de “El Principito” y ese mismo día lo leí 2 veces, no podía parar de ver sus ilustraciones y la maravillosa historia que se contaba me hacía meterme en el papel del protagonista. En esos años no comprendía muy bien las cosas, pero un tío mío me lo explicaba lo más sencillo posible. Es cierto que cuando lees el libro en castellano pierdes un poco la magia, pero eso ya está en el propio lector. Pasados los años me regalaron una edición especial de coleccionista que pasaré a mi pequeña de tres años e intentaré que su pequeña mente capte los valores que el autor pretendía transmitir o que su imaginación le permita.
    Creo que cuando se muestra el libro a una persona que no lo conoce, lo primero que piensa al ver la portada y el título, es que es un libro sólo para niños. Pero si le explicas que cuando te adentras en la verdadera historia que cuenta el autor, los valores que se intentan trasmitir son más sencillos para los adultos que para los jóvenes y que ellos son el canal de transmisión de los mismos. Es cierto que para los adultos es más sencillo transmitir a los jóvenes estos valores, ya que ellos por sí solos, en una primera lectura, no tienen la suficiente capacidad para captarlos.
    Considero que es un gran libro por todo lo que quiere transmitir al lector, ya sea grande o no. Las ilustraciones que aparecen en su interior son muy representativas y en muchas ocasiones pueden ayudar a comprender mejor la historia a los jóvenes lectores que la propia lectura.
    La dedicatoria que aparece creo que es muy significativa y te ayuda a reflexionar, ya que tengas la edad que tengas, todos hemos pasado por la etapa de niño y eso nada ni nadie lo puede cambiar. No podemos permitir que nos quiten nuestros sueños e ilusiones y la edad no es un hándicap para dejar de soñar. Por eso creo que tenemos en nuestra mano inculcar estos valores a los jóvenes y la lectura de libros como “El Principito” son un claro ejemplo.
    Para terminar me gustaría dar las gracias a la persona que ha creado el blog, ya no sólo por sus diferentes aportaciones a cada una de las etiquetas, sino por permitirnos compartirlas y disfrutarlas. Gracias a Rocío Arana por plantearnos una actividad tan interesante y que nos permita exponer nuestras experiencias en Literatura infantil y juvenil.
    Un saludo
    Magdalena Pastor González
    Grado de Magisterio en Educación Primaria
    UNIR

    ResponderEliminar
  65. Celso Antonio Pereira Varela14 de noviembre de 2012, 11:51

    Gracias a la UNIR he tenido la posibilidad de conocer este magnífico blog sobre literatura infantil y juvenil. Por lo que he podido investigar en algunas de sus secciones, me ha parecido una estupenda plataforma para conocer nuevas publicaciones, así como un magnífico espacio de reflexión, en donde poder compartir opiniones y reflexiones sobre la lectura y la educación.
    El planteamiento de la actividad que se nos pedía en este trabajo iba dirigido a seleccionar y comentar un apartado dentro de la etiqueta historia. En cuanto vi la reseña sobre este libro (El Principito) supe que tendría que ser este, y no otro, el libro escogido. El motivo fue muy simple, durante mis años de escuela formó parte de mis libros favoritos pero con los años y después de muchas mudanzas, quedó apartado en un rincón, ayudando también su pequeño tamaño. Así que esta era una buena oportunidad de refrescar una bonita lectura del pasado, dándole valor a un pequeño libro que esconde cosas demasiado grandes para dejarlas apartadas.
    Tal vez uno de los motivos para que lo dejara de lado en un rincón de mi casa haya sido que me he hecho mayor o haya perdido muchos de los valores de los que habla el niño con el pelo dorado.
    La lectura del Principito te transporta a un universo conocido pero lejano en donde el tiempo transcurre a otra velocidad distinta a la del adulto pero que nos invita a pensar que las cosas pueden ser de otro modo. Crecer implica cambios pero no por ello una pérdida de valores, que conlleve por otro lado algo más pernicioso e importante, nuestra deshumanización.
    Las recetas que le ofrece al protagonista son tan simples como detenerse a pensar, reflexionar o plantearse las dudas desde una perspectiva divergente, dando la importancia a las cosas en su justa medida. Detenerse a observar lo bello, la estética de lo que nos rodea, dejando de lado el cascarón de lo efímero. A partir de todo esto surge la creatividad como base también, de la libertad física y/o mental.
    Si tuviera que escoger alguna frase del libro que por su significado me haya conmovido y hecho reflexionar elegiría esta:
    “Los hombres –dijo el principito- se encierran en los rápidos, pero no saben lo que buscan”
    Antes de despedirme me gustaría agradecer a Rocío, nuestra profesora de Literatura de la UNIR, el habernos planteado esta actividad ofreciéndonos la posibilidad de conocer “El cocodrilo azul”.
    Un saludo
    Celso

    ResponderEliminar
  66. El principito es uno de mis libros favoritos de la infancia. Lo tuve como lectura obligatoria en lengua catalana en cuarto de primaria y aún recuerdo cuando lo trabajamos en la escuela. El hecho que más me fascina es que me siga entusiasmando ya siendo mayor. Hace poco volví a leerlo y me dí cuenta de los detalles metafóricos que contiene. Probablemente cuando éramos pequeños no los supimos apreciar de la misma manera que ahora. Antoine de Saint-Exupéry ha conseguido realizar una obra que ha sabido atraer tanto el público infantil como el adulto y aquí está la clave del éxito. Me fascina saber que haya sido traducido a casi 200 lenguas, convirtiéndolo en uno de los libros traducido a más lenguas. De hecho, tengo un amigo que colecciona una copia del libro por lengua, aunque aún tiene que completar la colección. Personalmente, leí y escuché fragmentos de A Kis Herceg, la versión en húngaro, cuando viví en Hungría para aprender la lengua. En esta web http://www.polarhome.com/kis_herceg/ aparece todo el libro escrito y grabado en audio y me fue muy bien para mejorar mi pronunciación. Considero que es muy recomendado leer este libro cuando empiezas a aprender una nueva lengua.

    Como profesor, haría leer este libro por todos los valores que sabe transmitir entre los alumnos: amor, amistad, sencillez, sentido de la vida, respeto, etc. También me gusta la reflexión que se hace sobre el mundo de los adultos, sus problemas, sus malos modales y equivocadas maneras de actuar. Un niño cuando lee este libro acaba convencido de que cuando sea adulto será diferente e intentará hacer lo posible para lograr un mundo mejor y más justo. Además me encanta la dedicatoria del libro que hace el autor y que se adjunta en este apartado. Todos los adultos nos olvidamos de que hemos sido niños y por lo tanto del trato que éstos se merecen. Además, encuentro muy original que se lo haya dedicado a una persona adulta cuando era niña.

    Albert Vázquez de Castro Rué
    Alumno de la UNIR

    ResponderEliminar
  67. El principito es uno de esos libros que aunque se llaman infantiles, nos pueden acompañar durante cada una de las etapas de nuestra vida. De hecho, se recomienda leerlo tres veces, una en la niñez, una en la adolescencia y una en la vida adulta, ya que es un libro que nos descubre distintas realidades dependiendo de en qué época de nuestra vida lo leamos, y cada vez que se lee, pero no leyendo y ya está, como cuando es lectura obligatoria en el colegio, sino con total atención, comprendiendo, intentando ir más allá de lo que meramente está escrito y reflexionando sobre la lectura a posteriori, cada vez que hacemos esto, vemos cosas nuevas, nuevos detalles. Esa es la gran sutileza de este libro.
    También sus ilustraciones son de una exquisitez brillante. Nos lleva a imaginar un mundo de planetas, de libertad, de espacio infinito, de posibilidades por descubrir… Es sencillamente mágico.
    La realidad que describe el libro es una realidad intrínseca de la persona, la lucha de la adolescencia, la pérdida de la inocencia de la niñez al enfrentarse al mundo adulto. Como docentes, debemos tener muy en cuenta las diferentes etapas por las que pasan nuestros alumnos ya que su mundo interior está tan lleno que a veces se pierden un poco de la realidad. Y eso le pasa a cualquier ser humano, ya sea de Europa o de Asia, y por eso ha sido traducido a muchísimos idiomas. Una persona muy cercana a mi, los colecciona en idiomas distintos, y fue ella la que me mostró toda su magia.
    En la dedicatoria deja bien claro que debemos buscar en nuestro interior al niño que todos llevamos dentro. Sólo así podremos entenderlos mejor y disfrutar con ellos de las pequeñas cosas de la vida, esos pequeños detalles que son los que nos llevan a la felicidad. Ya lo dijo el zorro: “Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

    Carol Merino Valverde
    Alumna de Grado de Educación Primaria
    UNIR

    ResponderEliminar
  68. El post dedicado a Saint -Exupéry anima, en mi opinión a la lectura tanto de su conocidísima novela en la que aparece tal dedicatoria, esto es, El principito, como a saber algo más acerca de Leon Werth.
    La dedicatoria sorprende por su riqueza expresiva y por su referencia a los valores que entraña la literatura. Nada más comenzar, pide disculpas por dedicarle el libro a un adulto; en este sentido, ya se entrevén algunas pistas con respecto a lo que es considerado “cuento” o, en este caso, Literatura infantil y juvenil; asimismo revela de modo certero la idea de a quién va dirigido este género. También sorprende por su maravillosa franqueza, por la conmovedora declaración de verdadera amistad que de ella se desprende y por lo que, en definitiva, nos enseña. Así, se nos presenta el cuento como galimatías, incapaz de ser comprendido por un adulto, como instrumento de consuelo para quien vive momentos difíciles, y, en última instancia para el niño que todos nosotros hemos sido pero que hemos olvidado. Esta última aseveración implicaría, en mi opinión, una petición velada del autor para que regresemos a nuestra infancia y leamos la novela bajo el prisma de la candidez y la inocencia ahora ya malogradas.
    Tras leerla, sentí la curiosidad de averiguar quién era Leon Werth: novelista, ensayista, crítico de arte y periodista francés de origen judío se convertiría, a pesar de su diferencia de edad en íntimo amigo de Saint-Exupery. El autor de El principito, le brindaría, además de la dedicatoria anteriormente comentada, otra en Carta a un rehén.
    Sin embargo, lo que más me ha sorprendido al querer conocer más sobre esta amistad es la asombrosa dedicatoria que Leon le devolvería a Saint-Exupery tras su fallecimiento al finalizar la guerra: “la paz, sin Tonio no es enteramente la paz." Increíble y sorprendente declaración de amistad cargada de inusitada franqueza difícil de emular.

    Beatriz Lomo del Olmo
    Alumna de la Unir. Grado de Primaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los libros de texto de mi etapa escolar era habitual encontrar fragmentos de "El Principito" la ilustración que siempre he recordado y asociado con este libro es el de la boa que se había tragado a un elefante.

      No comprendía porqué en todos los cursos aparecía siempre algún que otro capítulo de esta obra y tampoco comprendí entonces el significado de aquellos relatos, sin embargo, intuía que debía ser importante.

      No fue hasta el año pasado cuando leí íntegramente el cuento de Antoine de Saint-Exupery.
      Desde entonces, he leído y releído algunos de sus fragmentos unos porque me gustan mucho y otros porque aún no les he dado un significado, esto es algo que me alegra, pues, considero que el relato todavía guarda sorpresas por descubrir.

      La dedicatoria que el autor dirige a los más jóvenes es hermosa, original, cargada de ingenio e invita a la reflexión. Me llama la atención que se dirija exclusivamente a los niños, yo siendo niña nunca encontré significado a las historias narradas en el libro, este pensamiento me conduce a entender que los pequeños necesitan ser guiados en la interpretación de las ideas, los valores, los pensamientos… que se pueden extraer en esta la lectura.

      También quería agradecer a Ana María Navarrete la oportunidad que nos brinda al compartir con todos su experiencia, sin duda una fuente de recursos para nosotros como futuros docentes.

      Un saludo,
      María Castillo UNIR

      Eliminar
  69. Me llamo Ana y soy estudiante de cuarto curso del Grado de Maestro en Educación Primaria en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).
    Gracias a una actividad que tenemos que llevar a cabo para la asignatura de Didáctica de la Literatura he podido conocer este blog tan interesante de reflexión educativa. Me he decidido a comentar esta entrada porque habla sobre el relato corto más conocido del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, El principito, libro que leí cuando era niña y me gustó; pero reconozco que no ha sido hasta alcanzar mi madurez intelectual cuando realmente lo he entendido al volver a adentrarme en su lectura.
    Gracias a la carrera que estoy cursando he tenido la oportunidad de profundizar más en esta obra y estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta la profesora Ana María Navarrete (autora del Cocodrilo Azul): sin duda, El Principito es un libro para adultos a pesar de considerarse infantil por la forma en la que está escrito. Incluso el mismo Saint-Exupéry lo evidencia de manera indirecta en su dedicatoria a Leon Werth: “esta persona mayor puede comprender todo”. Y es que sus relatos nos conducen a una reflexión continua sobre el sentido de la vida, el valor de las cosas y las personas y el significado de la amistad y el trabajo. Además, considero que se trata de una crítica hecha desde el respeto al estilo banal de vida que adopta mucha gente. Tanto es así que podemos comprobar cómo van apareciendo a lo largo de las páginas personajes que representan la realidad de nuestra sociedad: la flor es símbolo del ser amado, el zorro es el verdadero amigo y sabio consejero, el vendedor de pastillas representa al consumista…
    En relación a ello, hay un capítulo que me emociona especialmente y que me gustaría que os animarais a leer (o releer y reflexionar sobre él). Se trata del encuentro entre el protagonista y el zorro (capítulo 21). El contenido esencial de esta narración es el valor de la amistad que se va a crear entre los protagonistas de esta historia, pero también las exigencias que ello conlleva. El zorro lo explica: “Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo...”. El término “domesticar” implica “crear lazos”; de la lectura podemos extraer que la verdadera amistad entre dos seres se produce cuando se dan el uno al otro. Ese “darse” implica, entre otras cosas, generosidad. Si somos generosos también somos respetuosos; si te respeto y valoro tu rango como persona, colaboro contigo en tu desarrollo. Si además recibo de ti lo mismo a cambio, se crea un lazo íntimo entre nosotros y ambos crecemos como personas. Personalmente, me parece precioso. Si todos nos esforzáramos por entenderlo y aplicarlo en nuestras vidas, el mundo sería mucho mejor. Esta apertura desinteresada a los demás pienso que es uno de los valores que como futuros docentes debemos intentar inculcar en nuestros alumnos. Para ello hay que romper aún muchas barreras, sí! Pero hay que tener fe en que no es imposible.
    Termino mi intervención con una cita extraída del mismo capítulo: “sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”, y con un deseo: Pongamos gafas a nuestro corazón!!

    Saludos,

    Ana Blanch Tejedo

    ResponderEliminar
  70. Buenas tardes, como he leído en muchos de los comentarios de mis compañeros, yo también soy estudiante de la UNIR y me gustaría dar las gracias tanto a Rocio Arana, por darnos la posibilidad de encontrar este blog como a Ana Mº Navarrete por el estupendo trabajo que realiza y el precioso blog que tiene.
    Anteriormente nunca había visitado este blog, puesto que no conocía su existencia, pero a partir de ahora creo que me puede servir muchísimo.

    Después de ver las entradas del blog, me he decantado por esta, porque desde el primer momento que lo he visto me han venido a la memoria inmensos recuerdos de cuando era pequeña.
    Este libro me lo regalo mi tío cuando era pequeña y desde el primer momento que lo leí me encanto, al principio por sus ilustraciones que me llamaron muchísimo la atención y posteriormente cuando lo he leído he descubierto que por mas veces que lo lea siempre descubro algo nuevo, todas las palabras, frases, imágenes, transmiten un mensaje al lector.

    Por otro lado me encanta la posibilidad de que pueda ser leído por diferentes receptores, ya que la edad puede oscilar desde la infancia hasta personas adultas.

    Destacar también que en su lectura, se plasma tanto lo positivo, amor, amistad, como lo negativo, egoísmo... de los seres humanos.

    Por último me gustaría mencionar que a través de la dedicatoria podemos observar, la amistad, humildad y adoración por los niños que posee el escritor.

    Y para terminar dar las gracias a todos.
    Un saludo.


    Virginia Alonso.

    ResponderEliminar
  71. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  72. Tras haber entrado en el blog de El cocodrilo azul y haberme leído las etiquetas que estaban explicadas en el apartado de historia, puedo decir, que la que más me ha gustado ha sido la de El principito.
    Puede ser que sea la que más me ha gustado porque quizás es el cuento que mas conozco, ya que desde pequeña me lo han contado mis familiares y distintos profesores que he tenido a lo largo de mi infancia. Por esto, puede ser que sea el motivo por el que haya elegido este cuento.
    Desde mi punto de vista, es un cuento que ha sido leído, contado e interpretado a miles y miles de niños en nuestro país. Lo que yo no sabía, y que tras haberlo leído en el blog, me ha llamado la atención, es que este cuento ha sido escrito en casi doscientas lenguas diferentes, lo que quiere decir que es un cuento que es típico en la etapa de las personas como niños, en la infancia.
    Yo siempre le he considerado un cuento mítico, ya que estoy segura de que la mayoría de las personas han tenido el placer de conocer su historia alguna vez en su vida.
    Estoy completamente de acuerdo con lo que aquí pone que es un “Clásico Infantil”, en el que enseña a los niños valores como puede ser el amor y la amistad.

    Aconsejo a todos los padres, madres y profesores, profesoras, que cuenten este encantador cuento a todos los jovenes.

    Cristina Aparicio

    ResponderEliminar
  73. Definitivamente es un libro, que por suerte, antes o después cae en tus manos.En mis manos cayó cuando estaba en primaria, y la siguiente vez cuando tenía 25 años, fue un regalo por parte de un familiar. La verdad que al ver la portada del libro mi mente me dijo "este principito viaja por diferentes planetas para conocer cómo son los humanos". Después de leerlo, página tras página, veía reflejada gran parte de mi realidad, de mí misma, de la gente que me rodea. Creo que este libro invita a ponerte delante de un espejo, invita a la reflexión de tus valores y principios, a una reflexión profunda sobre cómo somos, cómo nos comportamos, qué esperamos de la vida o de los demás y un largo etc.
    La verdad que de niño ves y vives la imaginación de el principito, y cuando eres adulto ves a través de el principito.

    Felicitaciones por el blog.
    Un cordial saludo,
    Silvia A.G.

    ResponderEliminar
  74. Me ha parecido muy interesante el blog, no lo conocía, pero en la Universidad nos han pedido que lo mirásemos para hacer un trabajo y creo que se puede convertir en una buena herramienta de trabajo y consulta para mí.
    Después de pensármelo mucho he decidido comentar este post, porque encuentro El Principito un libro muy bonito y que no importa leer y releer una vez y otra.
    Al mirar el blog y leer este post y los del Patito Feo y de los Tres Cerditos me he acordado de un proyecto que estamos realizando ahora en el colegio. En estos momentos estoy trabajando en P3 y este año en la escuela se ha decidido trabajar un nuevo proyecto de lectura y escritura. Estamos haciendo mucho hincapié en el tema de la comprensión y leemos un cuento poco a poco trabajando la comprensión. Cada día avanzamos un poco y dejamos el cuento a mitad, prediciendo lo que pasará y recordando lo que leímos el día anterior.
    Creo que con El Principito se podría hacer un trabajo similar en primaria con los de Ciclo Inicial. Ir leyéndolo a trocitos y hasta aprovecharlo para hacer un trabajo de valores y de concienciar de apreciar los pequeños detalles realmente importantes de la vida.
    En cuanto a la dedicatoria del libro la encuentro sensacional. Veo que también es una manera de dar a entender que aunque seamos adultos podemos leerlo y hacer salir a nuestro niño interior. Como muy bien dices recoge con sencillez la esencia del libro.
    Para terminar sólo darte gracias por la labor que haces con tu blog.

    Estíbaliz (estudiante UNIR)

    ResponderEliminar
  75. La sección de historia del blog El cocodrilo azul, me parece personalmente un ¡TRABAJAZO!. Es digno de alabar la recopilación de títulos que podemos encontrar tanto en esta sección como en el blog en general. Por experiencia propia, soy consciente de lo que supone mantener un blog activo de manera diaria o semanal. Cuesta mucho esfuerzo y por eso me gustaría felicitar a Ana Mª por sus ganas de mantener su blog vivo, siendo además muy importante el leitmotiv del mismo, la lectura. Algo tan preciado, que cada vez menos gente disfrutamos, pero que gracias a iniciativas como esta se consigue que sigan estando presentes.
    El apartado que más me ha llamado la atención es el de El Principito. Un libro que siempre me llamó la atención pero que nunca había leído, hasta que a la edad de 26 años, cayó en mis manos procedente de un compañero de profesión, el profesor de Filosofía del colegio en el que trabajo. Una vez leído y tras varias conversaciones con este compañero descubrí que tras esa portada infantil, se escondía un mundo enorme de enseñanzas, y que es apto para la lectura desde Primaria hasta los 99 años, porque en mayor o menor profundidad, todos podemos extraer muchas cosas de este libro.

    Ángel Miguel Cihuelo
    UNIR Grado de Maestro en Primaria

    ResponderEliminar
  76. Yo también soy alumna de la Unir y, gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura, acabo de descubrir este maravilloso espacio lector.
    Me he decantado por la fantástica obra de El Principito por los recuerdos que me evoca de la infancia. Nos lo recomendó nuestra querida maestra Doña Estrella, que incluso nos prestó su propio ejemplar para que lo leyésemos. Sin ninguna duda, es una lectura obligatoria tanto para niños como para adolescentes e incluso adultos. Recuerdo que algunas metáforas no las entendí de pequeña, pero por este motivo, creo necesario volver a entrar en contacto con la obra a una edad más madura. En cada lectura que he realizado he disfrutado de nuevas aportaciones; la riqueza de valores que transmite es tan importante que no sería apropiado como maestros dejar de aprovecharlo para transmitírselo a nuestros pupilos.
    En este mundo individualista que inunda nuestras vidas, donde la falta de valores acompañada del fracaso escolar está siendo demasiado presente, considero que el fomento de la lectura en clase es mucho más que necesario. Por un lado, objetivos como el buen uso de la ortografía, la mejora de la redacción, la adquisición de vocabulario, y el desarrollo de la comprensión lectora, se unen al desarrollo de la imaginación y a la adquisición de valores tan imprescindibles como la amistad, el respeto, o la solidaridad.
    En mi opinión, el desarrollo de la personalidad de un niño se produce en la etapa de Primaria, con lo cual, la principal labor del docente es transmitir a nuestros alumnos todo aquello que sea positivo y que esté a nuestro alcance. Para conseguirlo, los libros son nuestros mejores aliados.
    Un saludo a todos,
    Elena González Zanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que muchos de mis compañeros de Grado en Educación Primaria de la Unir, no he podido resistirme a escribir aquí acerca de mi propia experiencia con "El Principito", con lo que agradezco a Ana Mª Navarrete que haya "recordado" en su blog este maravilloso libro, el cual ya solo con leer la dedicatoria inicial, te hace soñar.
      Este libro a mi me marcó en esencia cuando lo leí de pequeña, y durante una determinada etapa de mi vida de adulta fue mi libro de mesita de noche, al cual recurría constantemente, releyendo ciertas frases, capítulos o párrafos, en función de mi estado anímico en ese momento.
      Ni que decir tiene, que me compré una edición fantástica del mismo, bilingüe, en inglés y español, con portadas de pasta dura, que ahora mismo tengo delante para hacer este comentario.
      El libro del principito me parece absolutamente imprescindible entre los libros que recomendamos a nuestros futuros alumnos, porque si bien es cierto que como dice Ana Mª Navarrete en su entrada para este libro: “no es un libro tan infantil como parece”, también lo es que los niños captan la esencia que ellos pueden captar, es decir, la de los niños, y eso nunca se olvida, nunca, porque te marca.
      Y ya de adultos, los que fuimos niños alguna vez, y no queremos dejar de serlo nunca, captamos otro tipo de mensajes que son imprescindibles en nuestro día a día, y nos ayudan a ser cada día un poquito mejores personas.
      Gracias de nuevo. Saludos a todos.
      Lucía García-Muñoz.

      Eliminar
  77. Elijo esta historia porque es uno de los libros que más me gusta, lo leí cuando tenía doce años porque tenía que hacer unos trabajos para el colegio, uno en castellano y otro en francés. En su momento no lo aprecié, me pareció una obligación más de entre otras tantas, tuve que esperar a tener veinte o veintidós años para volver a leerlo y encontrar el verdadero sentido, ciertamente es un libro para adultos, no para niños e inexplicablemente, tal y como se apunta en el Blog, es considerado un clásico infantil, ¡Una contradicción más! siguiendo la línea del contenido del libro.
    Lo más destacable de este libro es la sensibilidad, la ternura que emana de sus páginas, la delicadeza, tan solo leer la dedicatoria, me llena de emoción.
    Una persona que empieza un libro pidiendo perdón a los niños debe ser alguien muy especial, los intereses de los niños no suelen ser tenidos en cuenta en el mundo de los adultos, muy al contrario, hacemos que sean ellos quienes se adapten a este mundo que nos hemos inventado.
    Las razones que expone para su dedicatoria convencen, y vencen la barrera entre el mundo de los niños y adultos, parece mentira que todos hayamos pasado por la niñez y nos olvidemos, es increíble que lleguemos a perder esa naturalidad y claridad de ideas.
    El autor llega a corregir su dedicatoria y con ello muestra un profundo respeto por los niños, por lo sencillo, por lo importante.
    Lo más destacable del libro es cómo logra resaltar los diferentes puntos de vista de las personas, entre ellas los niños y los adultos, la incapacidad de los adultos para diferenciar las cosas realmente importantes y cómo se condiciona a los niños a ver y actuar conforme a la realidad de los adultos, del libro, una de las frases que más me llama la atención es “Hablas como las personas mayores, todo lo confundes, todo lo mezclas” y es verdad, es así, ¡que forma más sencilla de expresarlo!
    O cuando alude, de forma sarcástica a lo importante que es saber de geografía, saber dónde está China y Arizona, puede ser de gran utilidad, sobre todo si te pierdes en la noche.
    En general el libro pone de manifiesto, de forma exquisita, las distintas interpretaciones de la vida, no existe una única interpretación, así los diferentes planetas que va visitando, representan diferentes modos de vida, de pensar… en cada planeta va encontrando diferentes personas, todas ellas convencidas de estar en posesión de la única verdad. El principito recorre estos planetas haciendo preguntas que nadie responde, las respuestas se dan por hechas y a nadie interesa su curiosidad, este es el mundo de los adultos, se atiende más a lo urgente que a pararse a pensar qué es lo importante.
    Es un libro para releer.
    Maribel Paiva

    ResponderEliminar
  78. Le Petit Prince Avex dessins par l´auteur Antoine de Saint Exupéry. Esa era la portada y sigue siendo de aquel libro entrañable e inolvidable que forma parte insustituible de los andamiajes de mi memoria. Todavía siento al compás de los latidos de mi corazón cómo aquellas delgadas y finas manos pasaban con frenesí y delirio las páginas de un libro que casi imperceptiblemente daba realismo a cuantas fantasías e ilusiones pasaron por la mente de aquel niño a lo largo de su infancia. Recuerdo cómo a cada palabra que leía y sentía esbozaba una sonrisa cómplice de un Principito soñador e inteligente que inconscientemente se convirtió en compañero y leal amigo de tantos y tantos niños que comenzaron a creer y a soñar en sus deseos a través de sus mentes y sus corazones.
    Fue aquel profesor de mirada fija y penetrante quien me recomendó aquel libro. Recuerdo perfectamente cuando nos dijo a toda la clase “Este libro os hará soñar y pensar”, y allí quedaron en la vetusta y anciana aula aquellas sempiternas y sabias palabras. Todavía con el paso del tiempo siento flotar, cuando paseo por mi colegio porque nunca dejó de serlo, aquellas mágicas y misteriosas palabras sobra aquellas paredes desconchadas y blanquecinas como si haciéndome dueño del espacio y el tiempo pudiera transportarme a aquellos momentos entrañables e inolvidables.
    Me afano por abrazar desesperadamente aquellos momentos imposibles de olvidar, sobre todo aquellas clases de Lengua y Literatura que acogíamos con ansiedad y excitación, cada vez que con paso erguido y firme hacía acto de presencia D. Rafael. Siempre escudriñando con su sonrisa pícara e ingeniosa qué albergábamos en nuestras almas expectantes, para hacer de aquellas clases magistrales un mundo donde todos nos sentíamos protagonistas de aquellas historias que salían de aquella voz afable y amigable.
    A usted D. Rafael le debo ese regalo que nos da la vida como es la lectura, no una lectura académica o sintética sino una lectura deseada, querida y sentida desde lo más profundo de mi ser. Allí donde los sueños se hacen realidad, allí donde somos capaces de llorar a cada palabra que leemos, allí donde nos hacemos filibusteros, corsarios, aventureros o principitos, allí donde podemos sumergirnos y protegernos de nuestras zozobras y desventuras. Un mundo que susurra a nuestros oídos sed libres leyendo, sed más humanos aprendiendo de esos personajes productos de la imaginación que por deseo expreso de nuestros corazones se convierten en realidades tangibles, y sobre todo sed capaces de ayudar a construir como educadores una realidad que va más allá de nuestras conciencias, una realidad donde podamos silenciar a nuestras banalidades y hacer resurgir con fuerza la palabra leer, leer y leer para ser felices y hacer felices a los demás, y sobre D. Rafael, gracias por enseñarnos que la mejor forma de enseñar es a través de la libertad y el deseo de aprender.

    JMV UNIR

    ResponderEliminar
  79. Al echar un vistazo al blog en la etiqueta de historia me ha llamado la atención la entrada sobre El Principito. Creo que no podemos ignorar la influencia de este libro en la literatura infantil del siglo pasado. Una lectura que, a buen seguro, ha dejado su huella en quienes tuvimos la suerte de tenerlo en nuestras manos e imaginar el mundo en que nos introducía este entrañable personaje.
    Me parece muy acertada la entrada en este pequeño artículo, no del inicio del libro, como la autora del blog suele hacer, sino de la dedicatoria del autor. Verdaderamente entrañable y genial sus palabras, dedicadas a un amigo, al parecer a alguien a quien quiere y le es especial. Reflexionando sobre ello, me doy cuenta de la maestría con que este autor utiliza el lenguaje. Su precisión es exquisita. Comienza disculpándose ante el público infantil quizás para hacer entender a sus lectores, como bien dice Ana Mª Navarrete, que no estamos ante un relato propiamente infantil sino ante una lectura que no tiene edad. Eso sí, requiere comprensión, sensibilidad, capacidad de interioridad, de captar en lo profundo.
    Esta dedicatoria rezuma humanidad, amistad, deseo de estar cerca de alguien que lo necesita. Por otro lado, se percibe en el escritor su intencionalidad de dirigirse a los niños, tanto que al final llega, incluso, a dedicar el libro a su querido amigo, cuando éste fue niño, “a todas las personas mayores” (pues antes han sido niños, aunque muchas nos lo recuerden)
    Magistrales palabras llenas de hondura y de cariño hacia los lectores. Me llama la atención que una dedicatoria contenga tanto afecto a sus destinatarios.
    Agradezco a nuestra profesora Rocío el habernos posibilitado el acceso a este blog, a su contenido y al espléndido trabajo de su autora, Ana Mª Navarrete. Es una forma de recordarnos que la literatura infantil viene a dar asiento y base a los lectores primerizos en su etapa más joven. Muchas gracias por esta generosa labor informativa a través de las TIC.

    ResponderEliminar
  80. Tropezar con El Principito es siempre un gran placer, es por eso por lo que lo he elegido.
    Es, además, cada vez que lo lees, un montón de sorpresas, es otra nueva lección.
    Elegir la dedicatoria a Leon Werth, es, desde luego, una buena opción, la lección que aprendemos es digna de no olvidar nunca, durante muchos días, los adultos, fuimos también niños.
    Elegí de la etiqueta historia a El Principito por lo que he dicho antes y porque además, los que tenemos la buena suerte de disfrutar y ser felices con un libro en la mano, no podemos prescindir de él.
    El Principito me devuelve la inocencia, me trae recuerdos de infancia.
    Ahora, caminando y enfocando mi vida hacia la docencia, menos lo puedo olvidar. Es un clásico que debemos leer con cualquier edad, que debemos releer, y, sobre todo, del que debemos aprender.
    Gracias a El Principito, una vez más y a la autora de este blog, por darle vida a un precioso cocodrilo azul.

    Nisamar.

    ResponderEliminar
  81. Hola a todos,

    Tras descubrir gracias a la UNIR, este fantástico blog que desde hoy seguiré de cerca, me ha resultado interesante muchas entradas publicadas y es difícil elegir una, ya que de todas ellas se puede aprender algo. Pero al igual que muchos de mis compañeros que en un futuro serán docentes, al final he optado por El Principito.

    Que muchas personas, lo elijan no es casualidad, pues que en un libro tan reducido se condense y te proporcione las claves para la felicidad, es simplemente una genialidad.

    La felicidad, ese concepto que a veces parece tan subjetivo y difícil de alcanzar y de ENSEÑAR, en el libro se presenta en forma de receta sencilla: AMOR, AMISTAD Y SENCILLEZ. Ingredientes que todos podemos proporcionar. No se habla de dinero, ni de estatus social, ni de poder...para alcanzar la felicidad.

    Es por ello que como futuros docentes, debemos considerar la educación en valores como una asignatura importante pero que debe ser enseñada de manera transversal, a través de nuestro propio ejemplo y de actividades, juegos y lecturas como El Principito.

    Pues como maestros, además de enseñar conocimientos, debemos proporcionar a nuestros alumnos las claves para que sean personas integras y felices y sean capaces de adoptar una actitud de apertura y encuentro con los ámbitos más enriquecedores de su entorno como son los libros, la música, el arte, etc.

    En definitiva, no debemos olvidar que el fin último de la educación debe ser educar a personas para que alcancen la felicidad. Y esa meta se alcanza a través de valores y del encuentro con ámbitos valiosos como son libros enriquecedores como es El Principito. De manera que cuando nuestros alumnos pasen por un bache en su vida, le habremos proporcionado unos cimientos y unos valores a que agarrarse.

    Ana González

    ResponderEliminar
  82. Hola a tod@s!!!
    El Principito es un clásico de la literatura infantil, aunque quizás sea más leído por adultos, invita a buscar más con el corazón que con los ojos, es como un monologo del autor con la infancia.
    La lectura de esta pequeña gran obra, es un marco excelente que nos invita a muchas reflexiones acerca del sentido de la vida, del verdadero valor de las cosas, de las personas, de la amistad, del trabajo….
    La narración es la historia de un proceso espiritual, contada en forma de cuento, el narrador lo hace en primera persona, y cuenta su encuentro en pleno desierto del Sahara con un misterioso niño, tras haber sufrido una avería durante una travesía aérea en solitario.
    El argumento parte de una reflexión retrospectiva del narrador sobre su propia infancia, en donde una mirada de asombro y de ingenio del niño contrasta con la mentalidad utilitaria y pragmática de las personas mayores.
    Esta obra literaria se puede utilizar en los diferentes niveles educativos y trabajar diferentes temas transversales.
    A lo largo del libro se evocan valores del ser humano: la bondad, amistad, solidaridad, inocencia, paciencia, ilusión, tenacidad, compañerismo y entusiasmo por aprender.
    El principito puede parecer un libro infantil por la forma en que está escrito y por la historia en un principio simple, pero en realidad el libro es una metáfora en el que se trata temas muy profundos como el sentido de la vida, la amistad, el amor. El narrador revela su propia visión sobre la estupidez humana y sobre todo la sencilla sabiduría de los niños que la mayoría de las personas pierden cuando crecen y se hacen adultos.
    Un saludo
    Mario

    ResponderEliminar
  83. En primer lugar quiero decir que me parece un blog muy interesante e instructivo y quería dar las gracias a Ana María Navarrete por hacernos partícipes de todos sus descubrimientos al abrirnos, sin tapujos, una ventana a sus gustos y pasiones.
    En cierto modo, la literatura es también una ventana abierta a la realidad: una realidad mágica y necesaria en el universo de los niños, pero también en el de los adultos.
    Crecemos rodeados de un mundo material que, en ocasiones y por las presiones existentes, no nos deja ver más allá de sus límites; de este modo, la literatura se convierte en una vía placentera de escape y nos abre las puertas a nuevas perspectivas y horizontes.

    A mí me ocurre eso cada vez que leo un libro: me sumerjo en él y me olvido, por unas horas, de lo que tengo a mi alrededor para penetrar sigilosamente en otras realidades.
    Por eso recomiendo siempre a los adolescentes que lean y que descubran otras formas de ver el mundo a través de la lectura y de la literatura.
    Pero sobre todo les recomiendo que lean El Principito, de Antoine de Saint Exupéry. El libro fue un regalo de cumpleaños que me hicieron y que ha ido cumpliendo años a mi lado. He de decir que cada vez que lo he leído en las diferentes etapas de mi vida, siempre me ha enseñado algo nuevo o me ha abierto los ojos a las cosas buenas que tiene la vida.

    El Principito es un libro de niños para niños, pero también para adultos: te explica las cosas desde el punto de vista infantil, promueve valores como la amistad, la diversidad, el sentido de la vida y el amor y, al mismo tiempo, te enseña a valorar lo que tenemos a nuestro alrededor, a mirar la vida desde otro punto de vista y, porque no decirlo, a ser feliz.

    Un saludo
    Mª Ángeles Cervera (UNIR)

    ResponderEliminar
  84. Hola a todos, compañeros, como bien decís, yo tampoco conocía la existencia de este blog, el cual me parece muy interesante, yo también soy alumna de la UNIR, y e elegido este libro, " El principito" porque es un libro que no solo leí en el colegio, sino, que lo sigo leyendo a día de hoy, pienso, que es un libro mágico, porque, según cómo te encuentres en el momento que lo estás leyendo, te puede variar su significado, lo puedes interpretar de una manera u de otra, y eso es lo que le hace único.
    Es un libro, como bien dice Ana Mª Cañavate, (felicitación por este blog tan completo, abarcando todas las ramas.) que está traducido en casi 200 lenguas y dialectos, un libro tan maravilloso que condensa en pocas páginas, toda una filosofía de la vida.
    El libro, es recomendado a los niños, y trabaja en primera persona, y el protagonista de la obra es el propio niño, así, hace que el niño vea la lectura más amena, identificándose el mismo, y conociendo lo importante que son los valores de la vida, el amor, la amistad…
    Los libros que leen los niños, bajo mi punto de vista, no deben ser un libro cualquiera, sino un libro recomendado por un especialista, intentando conseguir, un fomento de la lectura, y a la misma vez, consiguiendo unos principios, unos valores.
    Como conclusión, es un libro muy significativo en la vida de todas las personas, y que pase el tiempo que pase, tendrá siempre ese valor tan especial.
    Paula Martin Lara ( Alumna de la UNIR).

    ResponderEliminar
  85. “Le Petit Prince”, “El Principito”, “Il Piccolo Principe”, y “The little Prince”, en los cuatro idiomas y en diferentes tamaños, todos en mi casa; en los estantes, en la mesilla, en el salón, en la habitación de los niños… Necesito verlos, me dan fuerza, me traen recuerdos…porque ha estado siempre a mi lado, desde bien pequeña. Pero…lo que primero me llegó a fascinar fueron los dibujos…no hacía más que abrirlo y ver el sombrero, y luego el elefante dentro de la serpiente. Y pensaba: seré ya adulta porque yo veo un sombrero, o pensaba: ¿serán capaces de no darse cuenta de que la serpiente se ha comido un elefante?…pero no recuerdo reparar en lo imposible: ¡que una serpiente se coma un elefante! o ¡Qué un zorro hable!

    Considero que esta obra es de gran valor didáctico. Ensalza los grandes valores humanos: El amor, la amistad, la responsabilidad, el esfuerzo…, hoy en día olvidados, debido a la llegada del consumismo, del materialismo, del deseo de poseer más que el compañero. Es un libro que les puede guiar en el camino a la felicidad, en la formación de su propia persona, en adquirir una actitud crítica y responsable.

    La dedicatoria que remarca Ana María es preciosa y entrañable; ¿es realmente un libro escrito para niños, pero dedicado a un adulto? ¿O es un libro para adultos dedicado a un niño…? Yo creo que es un relato fantástico que enriquece a todas las edades, en la etapa imaginativa, en la etapa fantástico-realista y en la etapa adulta. Es una obra que nos hace evadirnos y nos libera porque nos explica de forma simbólica el mundo real.

    Un cordial saludo,
    Irene

    ResponderEliminar
  86. Hola a todos y todas,

    Para empezar quería felicitar a Ana M. Navarrete por haber conseguido un blog tan interesante y enriquecedor para nuestra futura profesión como docentes y a la misma vez agradecer a la UNIR esta oportunidad única que me ha ofrecido y que me ha permitido visitar y conocer “el cocodrilo azul”.
    Después de haber leído con detenimiento todos los apartados para poder elegir sobre el que consideraba más interesante me he decidido por “El Principito”, aunque debo admitir que desde que lo vi ya tenía clara mi elección ya que es un libro que me ha marcado mucho y que a pesar de haberlo leído en mi infancia sigue estando presente en mi vida.
    Toda la obra es una lección de los valores más esenciales sobre los que las personas deberían asentar los pilares de su vida, “el amor y la amistad”. Constantemente te hace reflexionar sobre tu actitud, sobre tu manera de entender y valorar todo aquello que te rodea.
    Es uno de los pocos libros que he leído en más de una ocasión, cuándo no sé por dónde “tirar” lo vuelvo a releer y siempre hay alguna expresión a la que le encuentro una nueva interpretación. Desde pequeña que tengo la costumbre de señalar en mis lecturas la frases que más me cautivan. La primera vez, supongo que por mi temprana edad, escogí una frase que sobre todo remarca la amistad: “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”
    En posteriores ocasiones, no sé exactamente cuántas veces lo he llegado a leer, y ya en la adolescencia me quede con: “Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”. Recuerdo como en unos de los momentos más duros de mi vida en los que me sentía sola entre sus frases subraye: “Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.
    Con esto solo quiero decir que, en mi opinión, aunque parezca un libro infantil es todo lo contrario es un libro para adulto o lo que es mejor es un libro que no tiene edad y que dependerá del momento de nuestra vida en que nos encontremos para interpretarlo de una manera u otra muy distinta pero siempre, siempre nos estará dando una lección de valores.
    Seguro que dentro de unos años, cuándo lo vuelva a leer descubriré una nueva interpretación de alguna de sus frases célebres que me harán sentir algo especial, es la magia de esta obra por ello cuándo la he visto he tenido muy claro de que tenía que hablar… de mi Principito.
    Saludos,
    MERCÈ FISCHER
    4º Grado de Primaria - UNIR

    ResponderEliminar
  87. Hola a todos!!

    Es la segunda vez que comento este blog para resaltar como maestra el valor o metáfora que encierra el libro. El principito contiene temas profundos como el amor, la amistad, el miedo a envejecer, el sentido de la vida etc. Son temas que a los adultos nos preocupan.

    Como bien dije en mi primer comentario este es un libro que como adultos nos ayuda a entender a los niños, y nos ayuda a ver que también nosotros hemos sido niños y que no se nos puede olvidar, por eso debemos de comprenderlos y ponernos muchas veces en su lugar.

    El mundo de los niños está basado en la imaginación, en el mundo simbólico y ven las cosas de manera más simple, sin preocupaciones. Por esto debemos de procurar que echen a volar su imaginación siempre a través de lecturas interesantes, de juegos motivadores etc. Ya que a través de ella logran el completo desarrollo de la persona y se desarrollan como futuras personas.

    María Gómez Muñoz

    ResponderEliminar
  88. ¡Hola a todos!

    Primero de todo me gustaría transmitir mi satisfacción en haber podido dar con este espacio. ¡Me ha fascinado!
    He decidido dejar mi huella en el post de el principito ya que cuando he visto la imagen he tenido un flashblack y he conectado enseguida con mi primera experiencia con este libro. Recuerdo que mis padres me lo regalaron cuando cursaba EGB y lo primero que me sedujo fueron las ilustraciones. Aun así la historia no me dejó indiferente y pienso que del mismo modo que me embaucó en aquel momento, a muchos de los que disfrutamos con la lectura, lo hizo y nos continúa deleitando. De ahí que sea una obra de lo más reconocida a de la literatura universal (no es para menos) y que se trate de un clásico de aquellos que acompañan a releerlo una y otra vez.
    Es admirable la dualidad del libro, por un lado el cuento infantil, y por otro la filosofía que transmite. Está impregnado de valores, de enseñanzas para nuestra vida y de metáforas que tratan temas tan cruciales como el sentido de la vida, la amistad y el amor.
    El valor que más otorgo, es el hecho que cada uno pueda extraer una lectura desde su punto de vista y que no haya una única forma de ver e interpretar. El dar rienda suelta a lo mágico y a la imaginación.
    Al fin y al cabo, acompaña al dejarse llevar, a dejar de lado el raciocinio y escuchar a nuestro corazón.
    Una buena manera de reencontrarnos con el niño que llevamos dentro y abrazarlo.

    ¡Saludos y gracias por compartir vuestras sensaciones!

    Miriam Berges Prieto. Alumna del grado de Educación Primaria de UNIR.

    ResponderEliminar
  89. Buenas tardes,
    en primer lugar quiero agradecer a Ana María Navarrete este blog, que me ha parecido muy interesante para mi futura labor como docente, y también a la UNIR por proporcionarnos herramientas webs tan buenas, para nuestra formación.
    Realmente he elegido este post porque me gusto mucho el Principito como mis compañeros lo leí en el colegio, desde luego es un libro dirigido a jóvenes-adultos, ya que no importa tanto la manera en la que se escribe sino el contenido que encierra. Es un libro muy fácil de leer, con palabras que puede entender un niño, pero lo importante es el fondo que recoge el mismo. Por eso está destinado a personas más mayores, que puedan tener un nivel de madurez mayor.
    Cuando una persona es mayor se suele perder esa inocencia, de su niñez… que caracteriza a los niños. El autor pretende sacar el niño que cada uno llevamos dentro y que una vez vivimos. El autor nos enseña lo que hace que los adultos no se den cuenta de que les falta alegría y amor a su vida. Por ello en cada capítulo del libro podemos sacar una enseñanza distinta que nos ayudará a sacar lo mejor de los adultos, el niño que llevamos encima, y esto nos hará ser más humanos.
    En mi opinión, los libros en su mayoría nos hace sacar muchas veces los sueños que teníamos de niños y nos metemos en el personaje de una manera espectacular, realizando las ilusiones de cuando éramos más jóvenes. El libro del Principito nos ayuda a reflexionar sobre nuestra vida y nos ayuda a mejorarla, pareciéndonos a los niños.

    Merche Estallo. Alumna de grado de Educación Primaria de la UNIR.

    ResponderEliminar
  90. Hola a todos.

    Quería dar las gracias por habernos dado la oportunidad de conocer este blog, que me parece muy interesante en la mayoria de contenidos y comentarios.
    Soy alumna de la UNIR y probablemente si no nos hubieran mandado esta actividad no conoceriamos la existencia del blog.
    Me han resultado interesantes muchos de los post que aparecen, no solo en el apartado de historia en el cual debemos escribir, sino otros apartados como educación, poesía, el rincón del lector o primeros lectores.

    Dentro del apartado historia he elegido para comentar "El Principito" por que es uno de los libros que más me han llenado.
    La primera vez que lo leí fue con 10años, edad que podría considerarse muy temprana igual para este libro, pero para mi fue en aquel entonces "el no va más...". Por supuesto nada que ver con lo que me trasnmitió una segunda lectura 15 años después.
    Bajo mi punto de vista es un libro que enseña, enseña en todos los sentidos. Enseña en el amor, en las relaciones con los iguales y con los mayores, enseña cosas de la vida cotidiana y de la vida "de fantasia". Considero que quien lee "El Principito", tiene un pequeño principito dentro de él mismo.

    Actualmente tengo el libro en 3 idiomas, en Español, en Inglés y en Francés y por supuesto los he leido en los tres idiomas.
    Si me tuviera que decidir por algún capítulo posiblemente escogería el capítulo XXI, el del zorro y me quedaría con esta parte:
    "...¿Qué significa domesticar?
    Es una cosa demasiado olvidada - dijo el zorro. Significa crear lazos.
    ¿Crear lazos?
    Sí - dijo el zorro- Para mí no eres más que un muchacho semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tu tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para tí único en el mundo..."

    Muchas gracias por la oportunidad de escribir aquí y volveremos a encontrarnos, un saludo,
    Laura GE.

    ResponderEliminar
  91. Puede que mi comentario no sea de los más acertados pero también quiero dejar mi granito de arena.
    Como estudiante de la UNIR, antes de nada, dar las gracias a Rocío Arana, profesora de Didáctica de la Literatura, por "enlazarme" con este blog, el cual hasta ahora desconocía. Una gran satisfacción encontrar un espacio como este. Por otro lado, gracias a Ana Mª Navarrete por comunicarnos, darnos a conocer y hacernos sentir algo tan importante como es la lectura y de cómo nos enseña a transmitir aquello que nos emociona y nos motiva.
    ¿Por qué "El Principito"? Supongo por las diferentes experiencias que tuve con este gran libro las cuales no se parecen en nada la una de la otra. La primera vez, con diez años, y aunque sabemos que es un libro para todas las edades o que según la edad permite lecturas diferentes, fue una árdua tarea podérmelo leer y no pude extraer todo aquello que intentaron transmitirme. La segunda lectura fue en francés, motivo por el cual me costó aun más porque estaba más pendiente de la traducción, la gramática y el vocabulario que del significado de su contenido. Y la tercera, que no será la última, ha sido la más centrada, la más realista, la más consciente de lo que estaba leyendo.
    El mundo que nos muestra es el mundo de los valores, de la imaginación, de la amistad, del amor, de la tolerancia y del respeto. Del aprender los unos de los otros, de una reciprocidad continua para aprender y enseñar lo que es la vida o el sentido de la misma...
    Un libro que no te deja indiferente y que según su autor aquello que no se ve es lo más importante, pero eres tú quién tiene que descubrirlo. El mundo de los niños (y de los no tan niños)es el mundo de la imaginación, del simbolismo y el de ver las cosas de la manera más sencilla posible. Y este libro nos abre las puertas a ese mundo que anteriormente también había sido nuestro (y como bien dice el autor en su dedicatoria) aunque no lo recordemos.

    Elena Pérez de Tudela. Alumna Grado Maestro Primaria UNIR

    ResponderEliminar
  92. Hola a todos,

    Llevo varios días entrando en el blog y disfrutando y aprendiendo a través de él. Agradecer a Ana Mª Navarrete por su generosidad al compartir sus conocimientos, pensamientos y sentimientos con todos nosotros.
    Yo como alumna de Unir, veo este blog como una fuente de inspiración, para aprender a transmitir ese amor hacia la literatura a los niños y no tan niños. En un sentido muy positivo, siento que hay tanto que aprender, tantas experiencias que vivir...

    “El Principito” tiene tanto significado para mí, y quizá más en estos días, que vivimos en un ir y venir, movimientos automáticos sin reflexión, que se nos olvida lo importante de la vida. Lo que realmente merece la pena vivir no se cuenta con números, ni se ve a través de un televisor de pantalla plana, se siente con el corazón y se ve con el alma.

    Un texto del libro dice:

    “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo, como tú: “¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!”, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!.”

    Nos hemos convertido todos en hongos? La vida profesional se antepone a la personal. Pero sin vida personal... qué sentido tiene la profesional? Si ante todo somos personas, personas sociales que necesitan de amor para vivir. No nos paramos a disfrutar de las pequeñas cositas que nos da el día a día. La sonrisa de una señora mayor, el beso de una madre, el dibujo de un hijo...

    Debiéramos de tener “ El principito” en la cabecera de la cama, para leelo cada vez que nos olvidamos de lo que realmente merece la pena luchar.

    Una vez más, gracias por compartir este blog con todos nosotros.

    Saludos cordiales,

    Izaskun Lasa (Alumna Grado Maestro Primaria UNIR)

    ResponderEliminar
  93. Hola, en primer lugar quiero das la enhorabuena a Ana M. Navarrete por dar vida a este interesante blog, en el que nos da la oportunidad de sumergirnos, bien sea para nuestro deleite personal, o en busca de interesantes recursos pedagógicos, que nos ayudan a abrirnos un mundo de posibilidades para trabajar en el aula y disfrutar de enseñar aprendiendo.

    Soy alumna de a Unir, como el resto de mis compañeros he llegado hasta aquí gracias a las recomendaciones de Rocío Arana.

    He elegido este post porque El Principito es uno de mis cuentos favoritos, lo he leído en varias ocasiones a lo largo de mi vida y en cada momento he obtenido de su lectura un aprendizaje enriquecedor y una sensación de gratitud hacia el autor y hacia su dulce protagonista.
    Pero cada lectura ha sido única, nueva, me ha aportado nueva sensaciones, muy distintas entre sí, mi aprendizaje con este cuento ha sido progresivo, ha ido avanzando conmigo y ha sido diferente cada una de las veces en que me he sumergido entre sus páginas.

    Por ello creo que es un buen recurso a nivel pedagógico, creo que es un libro sencillo poco extenso pero de una gran inmensidad, considero muy positiva su lectura en el aula porque transmite valores muy importantes para el desarrollo integral del alumno, además de una forma muy atractiva de fomentar el hábito lector, por su atractivo, su contenido, su fantasía, considero que es altamente motivador. Y un último apunte, este es un libro que se adapta a la persona que lo lee, a su edad, a sus vivencias, es un libro adaptado...que puede cobrar vida en las manos de cualquier persona, pongámoslo en las de un niño y cobrará vida, en las de un adolescente y le dará sentido a su vida, en las de un adulto y su vida cobrará un nuevo sentido…

    Muchas gracias, un saludo!!

    Alicia Rico Baustista
    UNIR

    ResponderEliminar
  94. ¡HOLA A TOD@S!
    Me llamo Myriam Zabalza y soy estudiante de la UNIR. ME alegra el tener la oportunidad de formar parte de este blog; agradezco como el resto de mis compañeros a Ana Mª Navarrete el habernos animado con esta actividad a disfrutar de un blog que después de mirarlo en varias ocasiones durante días sin saber muy bien por donde comenzar he leído y descubierto grandes obras que desconocías pero que gracias a ella quedan ya en mi agenda de libros interesantes; libros, que espero algún día poder animar a niños a leer y aprender, soñar, disfrutar del lenguaje e imaginación.
    En mi caso, me he decantado por el principito porque es uno sde los libros que más me ha servido sobre todo desde que comencé a trabajar.
    Yo estudié integración social, y en mi primer trabajo con niños discapacitados, mi jefe en Navidad nos regaló a cada uno de los compañeros este libro.
    Al principio me quedé un poco descolocada por tal regalo, no lo entendía, era un libro para niños. Yo este libro lo había leído de niña y no me resultó muy agradable porque no lo comprndía muy bien; sin embargo aquellas navidades cuando comencé a leerlo, empecé a entender el verdadero "poder" de ese libro.
    Me dí cuenta de que era el mejor regalo que pudo hacernos el jefe. En el libro descubres los verdaderos tesoros de la vida, las cosas importantes, valores como la amistad, aceptación..; era el libro ideal. Hace mucho que no lo leo, porque he de decir que desde que lo tengo alguna vez más lo he leído, y volveré a leerlo. Conél comprendí mejor el objetivo y el rumbo que debía tomar en mi vida, me dí cuenta de que esos niños tienen mucho en lo que soñar, sueños que cumplir.... y que yo iba ha hacer todo lo posible por hacerles esa tarea más fácil y agradable.Las pequeñas cosas que dan la felicidad nos rodean cada día, y quizás si todos tuviésemos presente el libro de "El Principito" nos iría mucho mejor.

    A todos agradeceros vuestros comentarios y a vosotros por dejar esta ventanita abierta, por descubrirnos y recordarnos que auqnue cumplamos años... todos somos niños.

    Saludos.

    Myriam ZABALZA

    ResponderEliminar
  95. Buenas Tardes:

    Soy José Miguel Yunquera, un alumno de la UNIR del Grado de Educación Primaria.
    Antes de comenzar mi comentario, me gustaría dar las gracias a Ana Mº Navarrete, la autora de este fantástico Blog dirigido a todos los públicos, y que cuentas con variedad de libros que podemos leer y utilizar con nuestros alumnos.
    Con estas divulgaciones podemos enriquecer nuestra formación para llegar a ser unos buenos docentes, transmitir a nuestros alumnos el maravilloso mundo de la literatura y con el objetivo de inculcar el fomento a la lectura.
    Desde este momento, intentare seguir con cierta frecuencia los comentarios escritos en este blog para ampliar mis conocimientos en el campo de la literatura infantil, como maestro de Educación Infantil o como futuro maestro de Educación Primaria.
    La razón por la que he elegido el libro del principito como un autentico clásico, es debido a la elaboración de un trabajo en la asignatura de religión en 6 º de Primaria.
    El trabajo consistía en la lectura comprensible del libro para poder obtener los valores propios, que nos intentan transmitir con la lectura, clasificándolos como positivos, el amor, la amistad, ternura, el sentido de la vida, mientras que en contraposición encontramos aspectos negativos, como la avaricia o el egoísmo.
    El objetivo de la profesora era introducirnos en un mundo donde tuviésemos presente nuestra niñez, fantasía, imaginación e inocencia. La narración en primera persona, facilita la posición y la reflexión de la persona en el momento que se esta leyendo.
    Como docente en la etapa de Educación Infantil, considero que es un libro que nos transmite una verdadera imagen de la niñez, que todo el mundo hemos vivido. Por ello, debemos recomendar la lectura a nuestros alumnos para que puedan fortalecer estos valores que tanto nos ayudan en determinados momentos de nuestra vida.
    A nivel personal, afirmo que es un libro en especial dirigido al público infantil, por su lenguaje y fantásticas ilustraciones. Aunque, los adultos también pueden leerlo y es muy recomendable hacerlo en varios momentos de la vida, porque les transportara a su niñez.
    Como conclusión, me gustaría recomendar a todas las personas tanto en edad escolar, como en edad adulta que lean este libro porque es interesante, motivador y sobretodo, si lo leemos con cierto detenimiento, podremos agradecer la sensación y los sentimientos que nos transmite.
    Saludos

    José Miguel Yunquera (UNIR)

    ResponderEliminar
  96. Kaixo!!
    Como docente escojo esta obra por la inclusión implícita tan rica en valores, sentimientos y emociones que contiene. Así como por el modo en que son cuestionados diferentes ámbitos de la vida, de nuestra vida. Y por la forma en la que enciende en el lector esa chispa de crítica.

    Mediante esta crítica sarcástica el autor consigue remover por dentro al lector, para lograr que por un instante, siendo conscientes o sin serlo, reflexionemos sobre los pilares que conforman toda nuestra trayectoria por este planeta, sin nunca olvidarnos de quien nos rodea.

    Una obra para adultos, también leído por infantes… ¿O una obra para infantes también leída por adultos? ¿Por qué para adultos? ¿A lo mejor damos por hecho que dichos temas solo pueden ser comprendidos por la madurez de los adultos? ¿Pero, y no es de eso, precisamente, algo que cuestiona la obra? ¿Cómo se condiciona a los niños para identificar lo “IMPORTANTE” de la vida? ¿A caso todas las muestran de afecto, solidaridad y cooperación entre ellos son aprendidas? ¿Y sus decisiones son libres? ¿O inconscientemente les vamos empujando a pequeños caminos?

    Creo que sobran mis palabras y basta con leer algunas citas del libro para comprender la sensación que me gustaría transmitir:

    - “Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.”

    - “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.”

    - “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.”

    - “No se debe nunca escuchar a las flores. Sólo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello.”

    - “No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”.

    - “¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?
    -Me sirve para ser rico.
    -¿Y de qué te sirve ser rico?
    -Me sirve para comprar más estrellas.”

    Saludos,
    Ainara Ortega, alumna de la UNIR

    ResponderEliminar
  97. En primer lugar darte la enhorabuena por tu blog Ana María.
    El cuento de El Principito es de mis favoritos y voy a tratar de recordar mi experiencia con él y su importancia como recurso educativo para futuros alumnos de primaria que pudiera tener.
    La primera vez que lo leí recuerdo que me agradó, pero no me resulto gran cosa. He de decir que ya tenía unos 10 ó 12 años y estaba como dicen en El Mundo de Sofía “en la piel del conejo” es decir que ya me gustaba y percibía como más cercana y creíble la literatura juvenil de los Hollister por ej. Supongo que había dejado atrás la etapa imaginativa y estaba inmerso en la fantástico-realista. La segunda vez si que me encantó, entonces contaría con 18 ó 20 años. Los animismos ya no parecían infantiles, sino que comprendía las metáforas o paralelismos con la vida real (no todas). Creo que es importante la relectura con distanciamiento temporal de este tipo de literatura y debería trabajarse en el aula con las debidas orientaciones tanto en la primera como en la segunda lectura, adecuando estos trabajos al desarrollo madurativo.
    El maestro trata de educar al alumno para que este pueda desenvolverse autónomamente en su entorno cotidiano y dotarle de herramientas para el autoaprendizaje que pueda requerir en otros contextos. De tal forma que nos centramos en adquisición de conocimientos, habilidades y procedimientos de tipo, ante todo, lógico-experimental y me parece muy bien. Esto no significa que haya que olvidar los aspectos volitivos. El debate entre razón y emoción no es nuevo y en mi caso me he posicionado en ambos bandos, pero creo que sin ser reduccionista y con una concepción holística de la persona, que el factor emocional es nuestra brújula y si queremos que nuestros alumnos sean personas sanas y lo más felices posible, debemos darle y dedicarle el tiempo que se merece y para ello nada mejor que la literatura infantil como recurso como medio y como fin lúdico y educativo en si mismo.

    Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
    Antoine de Saint-Exupéry. El principito, pág. 83.
    Saludos
    Miguel Angel Cicuéndez Recuero alumno UNIR

    ResponderEliminar
  98. Hola a todos!
    Yo también soy alumna de la UNIR, Educación Primaria. No conocía este Blog, y por sugerencia de nuestra profesora de literatura, he estado investigando un poco las entradas. Por eso, me gustaría felicitar a la autora del Blog por la gran labor que realiza con sus aportaciones, y el cariño con el que se nota que está elaborado. Enhorabuena, es un blog muy completo y realmente interesante.
    Y bueno, “El Principito”, qué gran libro! He de decir que, la primera vez que lo leí en el cole no me dijo nada. También es verdad que, la propuesta de la maestra no fue muy motivadora y no fuimos muy guiados en cuanto a la temática del libro.
    Años después, por iniciativa propia volví a leerlo y mi valoración al respecto cambió radicalmente. Es un libro lleno de contenido y de valores, que son geniales para trabajarlos en primaria, aprovechando la decaída de éstos en estos últimos años. Por eso, me encantaría trabajar el libro en el aula cuando termine la carrera y evitar los errores pedagógicos que cometieron durante mi enseñanza. Proponerlo con motivación, reflexión, crítica, fomentando así el diálogo y las opiniones personales, y por supuesto, desguazar su contenido, extraer los valores principales que transmite, y guiarles en su contenido, ya que es un libro, que a simple vista parece simple, pero es mucho más complejo de lo que imaginamos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  99. Bonitas son tus palabras, Ana. Al entrar en tu blog me ha llamado la atención la entrada de El Principito, este libro lo leí ya de mayor y de él saqué grandes cosas y aprendí a ver más allá. Descubrí El Principito, con 10 años, cuando mi hermano tenía 5 y su película favorita se titulaba "Las aventuras de El Principito" con esas aventuras, él también viajaba a otros lugares, a otras experiencias y soñaba con él, con coger cometas y viajar por el universo. Mi hermano siempre gozó de las aventuras de este personaje y en muchas ocasiones las hizo suyas. No sé si decir que gracias a estos capítulos su imaginación se enriqueció más o fue él quién supo ver en esas historias lo que él imaginaba, como si alguien hubiera entrado en sus sueños y las hubiera plasmado. Yo disfrutaba con esos capítulos y tras estos la continuidad en boca de mi hermano pequeño. Nos hicimos mayores, y El Principito cayó en mis manos, con la pregunta que le formula el niño al hombre "¿Qué ves aquí? me acordé de la gran imaginación de mi hermano cuando era pequeño, él era capaz de ver su coche "imaginario", conducirlo, meter las marchas y poder llevarte como copiloto. Cuando le decíamos que era un coche imaginario, él se enfadaba y decía que no sabíamos ver, que no lo veíamos bien, ¡qué era rojo! Esa gran imaginación nos hacía reír pero a la vez admirarle. Ahora de mayor, me acuerdo de todas sus historias y coches, de cómo él con su imaginación era feliz y cómo hacía disfrutar a los demás introduciéndolos en sus historias. Hace poco, me recomendaron el libro "el Elemento" en el que habla de esa creatividad que está escondida, que todo el mundo tiene pero que la hemos dejado escapar, está escondida en nuestro interior, debemos encontrarla y hacerla madurar, luchar por ella y no perderla de vista. "Cuando disfrutamos haciendo aquello que más nos apasiona, el tiempo transcurre de manera distinta y desarrollamos toda nuestra creatividad". Al final se trata de descubrir nuestras pasiones, a través de la imaginación y la creatividad podremos cambiar grandes cosas.
    Un saludo, Saieda. Alumna de la UNIR

    ResponderEliminar
  100. El principito; educación en valores y fomento de la lectura
    “Lo esencial es invisible a los ojos”

    El Principito (“Le Petit Prince”) es un clásico de la literatura infantil (LIJ), pero llega al corazón tanto de niños como de adultos que se conmueven con su lectura. Se trata de una obra simple, profunda, reflexiva y cargada de metáforas, que adentra a los niños en el mundo de la imaginación, potencia su creatividad y deja lecciones de vida que invitan a la reflexión (moralejas, educación en valores).
    El Principito tiene una dualidad única: puede ser un libro de cuentos y puede ser un libro de filosofía. ¿Se trata de una fábula, una novela o un cuento? Creo que es un poco de todo.
    Para mí, es uno de los libros más maravillosos que existe, porque combina perfectamente el aspecto literario, con el mensaje, envuelto en algo que solo puedo describir como magia.
    Es uno de los mejores libros que han sido publicados, cuando crecemos nos tomamos tan enserio el papel de ser adulto que en ocasiones nos olvidamos que alguna vez fuimos niños, que en algún momento tuvimos esa inocencia que el Principito manifiesta en esta historia, estamos tan ocupados que nos olvidamos de sonreír, creer en algo, soñar y vivir.

    Abundan los diálogos, y las descripciones en lo que se refiere a los distintos personajes de la obra. Haciendo uso, eso sí, de una especie de realismo mágico que otorga voz y personalidad a animales y plantas.
    Todo el relato esta basado en monólogos reflexivos y diálogos entre 2 personas para centrarnos más si cabe en la trama.

    En cuanto a la calidad didáctica-pedagógica, El Principito es una obra literaria que he visto utilizar y analizar en diferentes niveles educativos; tanto en primaria como en secundaria, y me atrevería a decir que en estudios posteriores.

    En el citado cuento las ilustraciones constituyen un elemento fundamental, siendo posible a través de su estudio llegar a reconstruir el nivel de contenido de El Principito.
    El hecho de haber logrado unas ilustraciones aparentemente infantiles no supone que estén realizadas por un inepto, sino que por el contrario, son una perfecta recreación artístico-pedagógica, donde se han utilizado muy bien los resortes psicológicos del niño.
    En todas ellas predominan la aparente sencillez y sobretodo el reflejo de un mundo de fantasía.

    El principito está elaborado a partir del entrecruce REALIDAD-FANTASÍA con el objeto de proporcionar a los niños un mensaje didáctico rico en valores humanos.
    En mi opinión, una buena maestra podría sacar mucho partido de esta extraordinaria obra literaria, fomenta la lectura y educa en valores (amistad, amor, nostalgia, ternura). Se me ocurren cientos de actividades como propuesta didáctica en el aula; tanto debates que inviten a la reflexión de los alumnos, como análisis de distintos fragmentos del cuento.

    Sara Sáenz

    ResponderEliminar
  101. He entrado en la etiqueta de historia del blog, y me ha llamado la atención el apartado de “El Principito”, era un cuento que de pequeño me leían antes de ir a dormir. No me acordaba de la dedicatoria y me ha parecido muy bonita, creo que la amistad es muy importante para la vida de las personas y esta dedicatoria con tanto sentido me ha llevado a pensar en ello.

    En wikipedia explican como Léon Werth crítico de arte y periodista francés conoció a Saint-Exupéry en 1931 y se convirtió en su mejor amigo. Durante la segunda guerra mundial, o sea entre 199-1945 mientras Saint-Exupéry estaba en Nueva York escribía “El Principito” pensando en Francia y sus amigos. Las amistades creo que son un motor muy importante para las personas y nos dan mucha fuerza para seguir luchando por nuestras vidas y nuestros sueños. La Segunda Guerra Mundial es un momento triste de nuestra historia, Werth como judío en Suiza donde estaba “solo, hambriento y con frio”, me gustaría pensar que interiormente estaba lleno gracias a amistades como la de Saint-Exupéry que además de dedicarle “El Principito” también le dedicó “Carta a un Rehen”.

    De este libro, que me he leído posteriormente me gustan su sarcasmo y sus dibujos. Una de las críticas que hace, es decirnos que veces educamos a los niños y niñas para que sean de una manera determinada, la que nosotros creemos que es necesaria. Como futuro maestro, pienso que la educación académica es el elemento básico para que los niños puedan escoger libremente su futuro tanto personal como laboral, a la vez creo que cada niño y niña tiene sus virtudes y sus defectos, todos no son iguales, por tanto como maestro potenciar la individualidad de cada niño dentro de una colectividad solidaria y igualitaria me parece esencial para tener una educación de éxito.

    ResponderEliminar
  102. Cuando era pequeña mis padres nunca me contaron ni leyeron el libro del “Principito”. Ellos solían contarme otros cuentos infantiles como pueden ser Los tres cerditos, La Caperucita Roja… antes de dormir me contaban un cuento corto y yo dormía feliz.

    En abrir la pagina del Cocodrilo Azul y echarle un vistazo por encima me he detenido obligatoriamente en El Principito ya que para mi es una vivencia, no “solo” un relato. Este mes de julio (hace apenas cuatro meses y medio) me casé en la playa con mi marido. Como podéis imaginar, una boda en la playa es como un sueño hecho realidad, es como vivir un sueño. Ese día, el testigo de mi boda nos dedicó un relato precioso sobre el amor que me emocionó profundamente; se trataba de un pedacito del Principito. Imaginad pues dónde me trasladaron sus palabras en medio de ese paisaje tan precioso y con la gente que mas quiero.

    Lo que mas me llama la atención es que de niña no pude disfrutar del relato del Principito, sin embargo estoy completamente segura de que si alguien me lo hubiera contado me hubiera llegado de la misma forma en la que me llegó de adulta.

    En mi opinión, la buena literatura es la que no tiene edad; la que te transporta a otro mundo, a otra vivencia, a otro sueño.


    ResponderEliminar
  103. Soy Eduard Morera, alumno de la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Primaria en la UNIR.
    He visitado bastantes foros y blogs literarios pero ha sido muy interesante ver uno dedicado exclusivamente a la etapa infantil-juvenil, y además con perspectiva pedagógica. Es un recurso muy interesante para estudiar ideas y propuestas de lectura.
    En el caso del Principito, es un libro casi especialmente diseñado para releer: es de esos libros que sugiere más que muestra, que emociona más que describe. Permite muchas lecturas y a distintas edades. De hecho, quizá la dificultad principal es encontrar una edad óptima para recomendarlo por primera vez.
    La estructura (durante un buen fragmento) en "visitas a planetas" hace que sea agradable contar la historia oralmente, además de leerla. Los valores que muestra son exquisitos sin caer en la moraleja fácil. Por otra parte, estoy de acuerdo con la frase que dice que todos los buenos libros condensan en sus páginas mucho más que una historia: también hablan de una filosofía de vida y unos valores. La Biblia. Los clásicos griegos de Homero. El Quijote. El Señor de los Anillos. La Historia Interminable. El Principito. Y tantos otros.
    Por último, mencionar que siempre he recordado esa dedicatoria inicial del Principito como una de las más originales y tiernas que he leído nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada agradecerle a mi profesora de la Universidad y a Ana María por ayudarnos a descubrir este blog tan interesante sobre la lectura, una práctica que se encuentra en decadencia, puesto que los niños en ocasiones no tienen la motivación por parte de sus familias para iniciarse en el fantástico mundo de la lectura; o simplemente no han encontrado un libro que les llene profundamente.

      Personalmente, soy una de las personas que opina que el mejor regalo para los niños es un buen libro, eligiendo temáticas que motiven e inciten a los niños a leer y a descubrir un mundo de fantasía en el que aprenden un sinfín de cosas.

      He escogido el principito porque me recuerda mucho a mi infancia, es un libro precioso que pese a estar considerado como libro infantil por su forma e historia sencilla, es un libro que trata temas muy profundos como la amistad, el amor y el propio sentido de la vida, gracias a la forma tan prodigiosa de tratar la metáfora; ya que a pesar de que los alumnos de Educación Infantil no tienen la suficiente madurez mental para comprender e identificar las metáforas, estas actúan en la sensibilidad del niño; es decir, la metáfora hace que el niño sienta lo que el personaje de la historia está sintiendo.

      El principito es una de las obras más importantes, ya que cumple con los objetivos que se pretenden conseguir con la lectura por parte de los niños, este es el objetivo de descubrir nuevos lugares, tratar temas trascendentales como el respeto, la amistad, la importancia de preguntar para descubrir y conocer, etc.

      En definitiva, recomiendo su lectura a todos los públicos porque es un libro que ayuda a descubrir el sentido de la vida de una forma simple y que incluso los niños pueden captar en su lectura. Además, este libro trata los aspectos claves de la vida, es decir, la necesidad e importancia de que las personas no seamos avariciosas, que tengamos fuerza de voluntad, la cual es el motor de la vida.
      Esto lo podemos ver en nuestro día a día, por ejemplo a algunas personas les cuesta más esfuerzo estudiar y conseguir buenos resultados, pero la fuerza de voluntad es la que realmente le ayuda a no “tirar la toalla”.
      Un saludo

      Eliminar
  104. Hola soy Katia Vea, alumna de la UNIR, considero que este blog puede ser de gran interés para mi futura labor docente, ya que hay distintas e interesantes propuestas pedagógicas sobre la literatura infantil.

    Me he detenido en el principito porque es un libro que me he leído varias veces y me parece que se puede utilizar tanto para niños como para adultos, ya que es un libro que invita a la reflexión.
    Este libro nos permite trabajar distintos valores con un lenguaje sencillo, aunque utiliza muchas paradojas y comparaciones, que pueden hacerlo un poco difícil de comprender a niños demasiado pequeños. Aún así se le puede sacar mucho partido con la orientación del maestro y nos puede ayudar a reflexionar sobre distintos aspectos.

    Me parece muy curioso como cambia las perspectiva del libro si lo leemos de más pequeños a hacerlo de adultos, nos marca de forma distinta, pero aún así es un libro que siempre enseña algo.
    Con el principito estoy segura de que muchos niños/as despertarán el gusto por la lectura y además aprenderán cosas muy importantes.

    Por otro lado con este libro se pueden trabajar tanto valores positivos, como la amistado o el amor, y también valores negativos como el egoísmo o la avaricia, esto es muy interesante ya que nos puede servir para reflexionar con los niños sobre distintos problemas o aspectos que puedan surgir en el día a día.

    En definitiva, el principito es un libro que está recomendado para todos los públicos, en el caso de los niños les puede ayudar a despertar y trabajar una serie de valores, pero también pasa lo mismo con los mayores, es un libro que siempre enseña algo nuevo, y cada vez que lo lees descubres una nueva enseñanza en la que no habías caído con la lectura anterior.

    ResponderEliminar
  105. Me detengo aquí, delante de la portada del libro de “El Principito” y me pregunto tras leer algunos de los comentarios, ¿Soy la única que no ha leído este libro? Debe ser que sí, y si es así ¿Dónde quedó mi niñez? ¿En serio no hubo nadie durante mi infancia que me leyese o me incitase a leer este libro?
    Una vez despierto de mi perplejidad corro a buscar el libro de “El Principito” en la red. Lo leo y os cuento…

    Tras mi primera lectura del libro he captado su esencia… es un libro que está escrito para múltiples lecturas. Deberíamos leerlo la primera vez en nuestra infancia, cuando nuestra mente es tan libre y tan poderosa como la del protagonista, el narrador, para dejarnos llevar por su imaginación. La segunda lectura deberíamos realizarla cuando somos adolescentes en búsqueda de una explicación a porqué el mundo entero se confabula en nuestra contra. Y las restantes, tantas como nos apetezcan, cuando somos adultos, porque siempre descubriremos algo nuevo entre sus líneas que nos lleve a la reflexión. Es decir, es un libro que puede adoptar diferentes comprensiones, dependiendo de la edad del lector, del momento y circunstancias en las que se encuentre, de sus experiencias previas, etc. Un libro cargado de simbolismos a través de los valores y los principios que expresa, los cuales están presenten en toda nuestra vida. Vuelvo a lo mencionado más arriba, estos valores y principios estarán presentes a lo largo de toda nuestra vida, la interpretación que hagamos de ellos, así como la intensidad con la que los vivamos dependerá del momento en el que nos encontremos.
    “El Principito” es un libro que defiende la creatividad en los niños, su capacidad de análisis de las cosas que para nosotros son superfluas.
    Faltaría a mis principios si no introdujese este libro entre las lecturas que me propongo descubrir a mis futuros alumnos ¿Quién se atrevería a negarle a un niño la oportunidad de dejar volar su imaginación a través de la reflexión? ¿Estuve yo rodeada de alienígenas en mí infancia?
    Quisiera agradecer a Rocío Arana y Marta Ortiz, profesoras de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil en la Universidad Internacional de La Rioja, haberme brindado la oportunidad de descubrir el blog de “El Cocodrilo Azul” y por ende, “El Principito”. Gracias.

    ResponderEliminar
  106. Hola soy Anna Escolà alumna de la UNIR, hace días vi recomendado este blog y le he encontrado muchísima utilidad, por lo tanto, doy las gracias a las personas que dedican su tiempo a crear un pequeño rinconcito donde expresar y encontrar temas interesantes, sobretodo, fomentar la lectura en la etapa de infantil.
    He escogido “el principito” ya que es un libro que he leído varias veces en diferentes etapas de mi vida y permite diferentes lecturas con distintas edades.
    El viaje del principito es un viaje desde el interior de su persona hacia los diferentes estilos de vida, pensamientos y formas de afrontar la vida, sale de su propio mundo siendo cómodo y fácil para intentar buscar respuestas y comprender las cosas que le sirvan para comparar y saber lo que quiere o de comprobación de si esta en lo cierto o no. Para mí, lo más interesante son los valores que trabaja el libro, como ya se ha comentado.
    Para terminar encuentro oportuno destacar dos frases del autor:
    “Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad.”
    “Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin.”
    Antoine Saint-Exupéry

    ResponderEliminar
  107. Buenas tardes¡¡
    “El Principito” que gran clásico. Es un libro que me acompañó allá en mi infancia y que también después en alguna ocasión he vuelto a releer. Fue uno de mis libros de “lectura obligatoria”, aquellos que nos mandaban en los primeros años de instituto y que a pesar de su carácter “obligatorio” y su posterior prueba para ver si habíamos entendido lo leído, no me desmotivó sino todo lo contrario. Creo que mis profesores allá en su día hicieron una buena elección a la hora de brindarnos este título, pues para mí fue una lectura fácil en primer lugar pero a su vez llena de sentido, de mensajes, de situaciones donde mi imaginación se trasladaba a ese pequeño asteroide y acompañaba al principito en sus viajes.
    Es muy importante que enseñemos a nuestros niños/as que “sólo se ve con los ojos del corazón” como bien nos enseñó el principito, ya que sólo así podremos entender el verdadero sentido de las cosas, apreciar lo que tenemos y no estancarnos en lo que nos falta. Hay que aprender a vivir, a disfrutar a seguir.. y si un libro nos ayuda a ello o al menos nos anima a intentarlo, ese libro no puede ser olvidado sino recordado para siempre. Por este motivo no quería dejar de aportar mi pequeño comentario, mi pequeña vivencia con este gran clásico y animo al igual que Ana María Navarrete a que si tenéis ocasión, lo leáis.
    Cuando sea profesora, cuando tenga a mi cargo y bajo mi responsabilidad a un grupo de niños o adolescente, siempre trataré de buscar en las lecturas que les brinde esa puerta abierta a la imaginación (tan importante para nuestros alumnos), a la libre interpretación para que una vez la hayan finalizado no sea para ellos una lectura más, sino un recuerdo y fuente de aprendizaje. No sé si acertaré o erraré en mi elección pero sé que trataré de buscar con ojos de niña la decisión que deberé tomar como adulta.
    La Literatura constituye una importante fuente de aprendizaje para los más jóvenes y nosotros debemos guiarles para proporcionarle aquella que sea adecuada para su edad, para su momento evolutivo, y para sus gustos he intereses. Los libros son imaginación y la imaginación es fantasía, mantengámosla viva en los corazones de nuestros hijos o alumnos con clásicos como el Principito.
    Muchas gracias por este fantástico blog.
    YOLANDA TERCERO

    ResponderEliminar
  108. El PRINCIPITO es un magnífico librito que narra la decepción que le produjo al personaje, en la niñez, la incomprensión de las “personas grandes”, al no dejarle desarrollar sus dotes pictóricas, a pesar de su empeño para conseguir ser comprendido. Esta frustración infantil le marcó para toda la vida, ya que las “personas grandes” nunca entendieron lo que le apetecía y le encaminaron por otros derroteros que a él no le iban.
    Esto, hace reflexionar del gran impacto que produce en las personas las primeras tendencias de su infancia y lo negativo que es para el niño la incomprensión de sus padres al quererlo dirigir, a toda costa, por un camino que no le llena.
    Creo que a los niños y jóvenes se han de asesorar, pero nunca forzar a que sigan una ruta que no les va, ni apetece; siempre y cuando no se descarríen y adquieran hábitos no tolerables que les ocasione trastornos físicos y morales.
    Verdaderamente, las “personas grandes” se preocuparon que el personaje se instruyera y adquiriese unos conocimientos que les sirviesen para relacionarse con las personas de su época y tener un medio para llevar una vida social sin aprietos. Todo esto no le hizo feliz, ya que al hablar con los demás, no podía manifestar sus ilusiones internas y sólo se podía comunicar de una forma protocolaria y externa a su modo de ser.
    Como consiguió el título de aviador, el personaje recorrió muchos países del planeta sin apenas tener problemas, ya que los conocimientos adquiridos por la imposición de las “personas grandes” le dieron los suficientes medios para desenvolverse, con libertad, en la sociedad que le tocó vivir. Esto da a entender que los consejos (imposiciones) “de las personas grandes”, también tiene sus caras positivas.
    En uno de sus viajes por el continente africano, una avería en el avión, le obligó a aterrizar cuando sobrevolaba el desierto del Sahara. Allí solo, en un lugar inhóspito, con escasa reserva de agua y alimentos, se puso a arreglar la avería del avión.
    El aviador en los difíciles días que pasó en el Sahara, tuvo tiempo para intentar pasarlo con necesidades extremas y … para soñar.
    El principito es inquieto e inconformista, como la mayoría de los niños que no entiende el modo de actuar de las “personas grandes”.
    Lo anterior me da a entender que los maestros podemos llevar a término una función muy importante para armonizar el modo de actuar de los padres con respecto a sus hijos. Esta función la podemos llevar a cabo con las tutorías, haciendo saber a los padres las cualidades de sus hijos, así como sus necesidades.
    Como docente, el PRINCIPITO, me ratifica en la idea de que con los alumnos se ha de tener: cariño, claridad en lo que se le expone, no vacilar en la exposición de las ideas, mantener diálogo con ellos y considerar que son personitas que piensan, siente y tienen sus propias ideas. Por lo tanto “las personas grandes” deben motivar a los niños/as de acuerdo con su edad, sus necesidades, intereses y capacidades, o sea, despertar en el niño la necesidad de expresarse, explorar y crear. La docente debe estar preparada para ayudar a los niños o jovencitos en sus problemas e interrogantes, sin agobiarlos.

    Carmen María Ochoa

    ResponderEliminar
  109. Buenas tardes, soy una de las alumnas de la UNIR, Universidad Internacional de la Rioja y he decidido escoger este apartado del libro “El Principito” por dos motivos: el primero es debido al gran éxito que tiene entre los lectores habituales, en segundo lugar por ser el libro preferido de una de mis mejores amigas, la cual siempre me lo ha recomendado. He de confesar que no lo he leído aunque ha caído en mis manos en diversas ocasiones, tal vez aún no esté preparada para ello y es que soy de la opinión de que, este tipo de libros son leídos por nosotros, los lectores, cuando pueden aportarnos algo más profundo que una simple lectura. Sí es cierto que he visto un trocito de la película de Alan Jay y me resultó muy interesante aunque ya sabemos que las películas nunca son comparables a los libros, ya que un libro te abre un abanico de posibilidades que no consigue la película, como por ejemplo dejar volar tu imaginación, crear tus propios personajes empalizando con ellos y creando similitudes con nuestra propia vida. Del comentario de este bloc me quedo con la dedicatoria que el autor hizo, la cual ya invita a la lectura del mismo. El autor nos invita, a los adultos, a leer un libro que puede parecer, en un inicio, infantil; recordándonos que para llegar a ser adultos antes hemos sido niños y que tal y como olvidamos nuestra niñez, a veces, también olvidamos los valores que teníamos, como la empatía, compañerismo, amistad, amor, etc.
    Saludos, Noemi Fuente Aranda

    ResponderEliminar
  110. ¡Fantástico descubrimiento el de este blog! Sin duda tiene un contenido que a la vez de ser interesante sirve como homenaje a aquellos escritores de todos los tiempos que han pensado en enseñar nuevos mundos al público infantil, en abrir puertas a la imaginación. Enhorabuena Ana Mª Navarrete por un excelente trabajo.

    Tras ver interesantes publicaciones me he detenido casi instintivamente en El Principito, de Saint-Exupériy, principalmente por ser un clásico que no puedo evitar relacionar directamente con mi infancia. Y la verdad es que me alegra haberlo hecho, pues leer acerca de éste que “no es un libro tan infantil como parece” me ha llevado a reflexionar y dar otro enfoque a una literatura que, en mis recuerdos, se basaba esencialmente en una trama aventurera y viajera.
    Los valores que recoge entre sus páginas son prácticamente un manual para la vida, para saber vivir y, qué mejor que inculcarlos a los más pequeños, en quienes abunda el amor y quienes a diario aprenden a manifestarlo.
    De este libro me quedo con otro dato asombroso: ¿Nos damos cuenta de a cuántas lenguas y dialectos se ha traducido? ¿Cuántas fronteras ha eliminado?
    Al final, el poder de la literatura está por encima de muchos otros, pues nos demuestra que no tiene límites y que puede llegar a todos independientemente de dónde, cuándo y porqué estamos ahí.
    Probablemente no exista una dedicatoria inicial más acertada ya que todos, ya de adultos, deberíamos tener una parte que nos permitiera comprender incluso a los más pequeños; todos hemos sido niños y no podemos olvidar lo que ha sido parte de nosotros.

    Es importante dedicar no solo tiempo, sino espacios como este a la buena literatura; nada mejor que compartir los tesoros que tenemos y recordarnos unos a otros que han estado ahí y que ya son parte de nosotros, que ellos son grandes responsables de que hoy seamos lo que somos y que nunca abandonarán a los próximos si nosotros lo permitimos.
    Loida Fernández (UNIR)

    ResponderEliminar
  111. “Todas las personas mayores fueron al principio niños.
    (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)”

    Siempre me ha llamado mucho la atención la apariencia simple e infantil de esta obra y la profundidad tan grande que llega a transmitir. Es como una metáfora gigante que todo el tiempo va tocando temas muy profundos: el amor, la inocencia, la amistad, el miedo...
    Otra cosa que adoro de este libro es que es capaz de trasladarme a lugares diferentes cada vez que lo leo, y que nunca es el mismo. Siempre tengo la sensación de estarlo leyendo por primera vez.
    Es alucinante que su autor lo escribiese en tan poco tiempo y en una ciudad como Nueva York, donde parece difícil abstraerse del estrés y el mundanal ruido.
    ¡Me pregunto la cantidad de cosas que ese hombre tendría en su cabeza, en su interior, qué cosas debía visualizar, que historias personales estaba viviendo en ese momento...!
    Expone unas "máximas" muy brillantes y es capaz de infundir reflexión, fuerza y coraje al lector.

    Me encanta esta historia. Me encanta el Principito.

    NURIA CABELLO NEGRÍN. (UNIR)

    ResponderEliminar
  112. hola a todos, yo también soy estudiante de la UNIR, y tampoco conocía este "blog". así que lo primero he de dar la enhorabuena pues es una web llena de recursos fantásticos.
    he elegido este "post" porque me encanta el principio y creo que deberíamos de encontrarnos lo en cualquier sitio!!!
    lo que más me ha gustado es la dedicatoria que hace al niño que hubo en su amigo.
    creo que nunCa deberíamos perder ese punto de niñez, de ingenuidad y de imaginación, que tristemente perdemos cuando somos adultos.
    tal como esta obra, siendo adultos tendríamos que ser valientes para saber vivir, difrutando como niños,con la cabeza de adultos y el corazón de un niño.

    MARÍA GARCÍA FERRERO, UNIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ninguna duda, "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry, es la entrada que más ha llamado mi atención y aquella que ha dejado volar mi imaginación.
      A decir verdad, no hay nada nuevo, ni especial, ni tan siquiera que me sorprenda en la redacción de dicha entrada; pero sólo con ver la imagen de la portada de este maravilloso libro revivo fabulosas e indescriptibles emociones; me trae muy buenos recuerdos.

      Hace ya varios años que leí este libro por primera vez, en concreto cuando estaba en 1º de Bachiller y cursaba Psicología. Uno de los trabajos propuestos durante el curso era hacer un lectura exhaustiva del libro, para después con unas preguntas realizar un análisis crítico y reflexivo del mismo.

      Mi primera impresión no fue muy buena, tardé en leer el libro unos 30 minutos, pero al finalizar me di cuenta que no había entendido nada. Lo que me llevo a pensar que no era un libro ni un trabajo como los demás a los que me había enfrentado. Tardé varios días en retomar de nuevo la lectura, pero lo hice con otro enfoque, con otra ilusión y con otra perspectiva diferente a la del principio. Fue emocionante, tal y como el autor describe en su dedicatoria, conseguí encontrar a ese niño que había sido años atrás -a pesar de que en ese momento sólo tenía 17 años-, su lectura me embaucaba, me transportaba a otro mundo y dejaba pasar las horas delante un libro que sólo tenía unas tres decenas de hojas.
      Mentiría si dijera que el trabajo fue coser y cantar, pero, ¿qué hay más emocionante que semejante reto?

      No hace ni un año, he releído este cuento, y he vuelto a sentir una gran satisfacción, me provoca momentos de reflexión sobre todo lo que ocurre a mi alrededor, sobre la misma, sobre su sentido...

      No es trabajo fácil, pero no dejéis de leer este libro, y tampoco lo hagáis una sola vez; siempre os aportará algo nuevo. Dejar que sus secretos recorran vuestro interior.

      Saludos,
      Lucía

      Eliminar
  113. ¿Sabéis que existe un pico en la Patagonia Argentina, concretamente en el Cerro del Fitz Roy que se llama Saint-Exupéry en honor al autor de “El Principito”. ¡Qué precioso recuerdo y qué mejor lugar se merece un escritor y aviador como él que la cima de una montaña! ¡Deberíamos también tener en la cima de nuestra mesilla de noche esta obra maestra para acordarnos de lo verdaderamente importante en la vida, de los valores que prevalecerían en una “nueva” sociedad, para llenarnos de inspiración y amor cada noche antes de dormir! No se me había ocurrido nunca esta terapia, pero seguro que nos funciona a todos: Una buena dosis de Principito y espíritu infantil cada día y todos…¡a vivir felices! Ha sido un placer colaborar con vosotros en este blog y volver a recordar este cuento y las increíbles cimas de la Patagonia.

    María Fernández de Gamboa

    ResponderEliminar
  114. El clásico libro del Principito!! Lo descubrí tarde, cuando tenía unos 20 años. Me lo regalaron por Sant Jordi y pensé que era un libro para niños, pero cuando descubrí la historia oculta que hay detrás de los personajes me sorprendió y me gustó mucho, tanto, que hoy en día lo colecciono en varios idiomas, de momento lo tengo en catalán, español, euskera, francés, inglés, turco, alemán, árabe, italiano y a ver si este verano lo consigo en chino. Cada viaje que hago lo busco y lo compro en el país que visito.
    Este libro lo usé para dar clases de inglés en una academia donde trabajaba. Era una lectura que daba o explicaba a diferentes clases: Una para infantes de 5 y 7 años en la cual explicaba las peculiaridades de los personajes que salen en el libro, sus características, colores… Y por otro lado indagando mucho más con otra clase de adolescentes y adultos con los cuales identificábamos las metáforas y paralelismos con la vida real.

    Adrià

    ResponderEliminar
  115. (Continuación)
    Una de las metáforas que más recuerdo es la del personaje o capítulo del zorro el cual quiere “domesticar” a la gente. Es un capítulo en el que se desarrolla el concepto de amistad, compañerismo y solidaridad.
    Que equivocado estaba el primer momento en que me lo regalaron pensando que era un libro para infantes…

    Adrià

    ResponderEliminar
  116. EL PRINCIPITO

    Recuerdo que cuando leí por primera vez El Principito a los 14 o 15 años, no encontré nada especial en él. Por el contrario pensé que el que lo había escrito estaba un poco loco y que vaya lata de libros que nos mandaban leer. 30 años más tarde, lo volví a leer y en la última escena, en que El Principito es mordido por la serpiente, no podía contener el llanto.
    ¿Qué había cambiado en todos esos años? ¿Por qué ahora se ha convertido en mi libro favorito?
    Para mí el personaje del Principito derrocha ternura, es sencillo en las cuestiones que se plantea pero de una gran complejidad en sus reflexiones.
    El argumento es un paseo por el sin sentido de la existencia en la que el rey, el vanidoso, el bebedor, el hombre de negocios, el farolero, el guardavía, el comerciante, el zorro, representan facetas del hombre en su paso por la vida. Que puede convertirse en un “pasar” o como dice el zorro al ser domesticado:”solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”. En efecto es el amor lo que realmente llena nuestras vidas y lo que hace perdurar el recuerdo del ser amado.
    Esa especie de binomio fantástico entre el Principito y la flor envuelve todo el relato y al final acabas creyendo posible su amor.
    Otro personaje que hace mover los cimientos, es la serpiente, el autor la presenta como un personaje ambiguo que está por encima del bien y del mal, pero que realmente no engaña al lector que la ve como es :” sibilina”, y cuyo último propósito es morder.
    El aviador nos narra la historia y pide al final de ella que lo avisemos si El Principito vuelve alguna vez a la tierra.

    ResponderEliminar
  117. Me llamo Uxune Zumalde soy alumna de la UNIR, y mi opinión sobre este libro “El principito” de unos libros más famosos que existe en literatura infantil y juvenil, de una fantástica historia llena de imaginación y en la que te adentras en una historia más allá de la realidad. A mí me parece que combina características muy propias para que el libro se haga entretenido y que motive la lectura. Sinceramente es una historia muy enriquecedora y a la vez divertida.
    Como bien dice al principio, más que para un niño de edad infantil sería para juvenil, ya que la parte de la historia les puede ser difícil de comprender. Esta maravillosa historia tiene muchos valores, como por ejemplo, la amistad, el amor….., valores que están prácticamente en todos los libros de literatura infantil y juvenil.
    Además puedo decir que la forma en que este escrito este libro es muy motivadora para el lector, te metes en la historia muy fácilmente te ayuda a ver desde el punto de vista del protagonismo, y eso te hacer sentir a ti protagonista de todas las aventuras que le ocurren.
    Sinceramente es un libro que recomendaría a un adolescente que no le guste la lectura para que poco a poco se aficione. Es un buen comienzo para los primeros lectores.
    Este libro nos lo hicieron leer en el colegio, me gusto mucho y nunca lo he olvidado, de hecho después de estos comentarios me voy a plantear de nuevo volver a leerlo para poder recordarlo mejor.

    ResponderEliminar
  118. El pequeño príncipe ¡qué recuerdos! fue mi primer libro que me hicieron leer en la clase de francés "LE PETIT PRINCE".
    Me encantó, tenía 12 años y es el libro que me traslada a mi niñez. Recuerdo a la profesora, como cogía yo el libro y lo miraba y ¡cómo lo disfruté! Pero también tengo que decir, que no entendí mucho lo que decía y no por el idioma, sino, por aquello de que yo veía un sombrero dibujado y allí me decía que era una boa que se había tragado un elefante pequeño o como el pequeño cuidaba la única rosa que había en aquél planeta tan pequeño.
    Más tarde lo volví a leer ya con una edad que no voy a decir ahora y comprendí lo que quería decir sobre el amor y la amistad.
    Mi nombre, M. Nieves Quiñones H.

    ResponderEliminar
  119. He de decir que nunca he hecho aportación alguna en un blog. Y hacerlo por primera vez en éste, creado por expertos en Literatura Infantil, me produce bastante “pudor”, ya que me siento muy lejos de ser una experta en la materia. Espero que seáis indulgentes.
    Estaba leyendo con interés las entradas escritas en esta etiqueta de “Historia”, cuando al llegar a ésta de “El Principito”, sentí la necesidad de pararme a leerla y releerla varias veces. La imagen de la portada del libro ¡me traía tantos recuerdos!... Y además, Ana Mª recogía la dedicatoria de Saint-Exupéry, con gran acierto (desde mi modestísimo punto de vista). Estoy de acuerdo con ella en que es entrañable. Pero creo que se ha quedado corta. Yo añadiría: tierna y dulce.
    Esta dedicatoria es algo que he redescubierto leyendo este blog. Porque si bien leí el libro de pequeña no recordaba esta pequeña introducción al libro que, de alguna forma, deja entrever lo que después se va a degustar. Por lo tanto, me parece que es un buen “botón de muestra” para esta pequeña obra de arte. Porque encuentro que, en sí misma, toda esta “pequeña novela” es tierna, sensible y deja traslucir la inocencia y la mirada limpia de los niños.
    Puede parecer que es un libro infantil por la forma en que está escrito, por su estilo sencillo, por su protagonista… Sin embargo creo que el libro contiene una gran metáfora en la que se dan cabida temas tan profundos y tan poco infantiles como la amistad, el amor, el sentido de la vida, el valor de las cosas, la responsabilidad… Por ello, creo que esta “novela” es para todos: para el público infantil y para el no tan infantil. Además, el hecho de que esté repartida en pequeños capítulos hace que se pueda hacer una primera lectura completa, profundizando después por capítulos (lo que puede ser muy útil a la hora de trabajar con niños esta pequeña obra de arte).
    Por eso, invito a todos los que no la hayan leído a que entren en este delicioso mundo de “El principito”. Yo desde luego, ahora mismo, voy a coger de nuevo ese pequeño librito de mi estantería y voy a volver a disfrutarlo como la primera vez….
    Saludos, Beatriz de V.

    ResponderEliminar
  120. Hola, me llamo Marta y soy alumna de la UNIR. Yo tampoco suelo escribir en blogs, pero la verdad que lo que he leído de este me ha gustado y lo encuentro muy interesante.
    He elegido esta entrada porque el libro de “El Principito” aunque hace ya algunos años que lo leí, he repetido su lectura en varias ocasiones porque me encanta.
    El autor narra la sencilla sabiduría de los niños, algo que por desgracia perdemos al hacernos adultos. Y a veces añoro esa sencillez y esa visión que de pequeños tenemos de la vida.
    El libro se puede trabajar con niños pero también es de lectura muy recomendable para los adolescentes y los adultos. Comprende una serie de metáforas sobre la amistad, el amor y la vida, que debes interpretar para entender la obra y que cada persona hará a su manera y bajo su punta de vista.
    Hace críticas a las cosas importantes y al mundo de los adultos a lo largo de toda la narración.
    Yo os recomiendo que si no lo habéis leído lo leáis, es de lenguaje sencillo y rápida lectura. Bajo mi opinión personal creo que si hubiesen mas principitos pienso que el mundo sería muy distinto.

    ResponderEliminar
  121. Hola a todos!!!

    En primer lugar decir que estoy en cantada de intervenir y estar al corriente del blog “el cocodrilo azul”.
    Creo que es muy interesante y a la vez motivador que se haya creado un blog de esta categoría, ya que el ir informando y poniendo todos los clásicos literarios antiguos y por haber, es de gran estimulación.

    Por otra parte deciros que me decanto por la opción del principito, ya que es un gran libro no solo por su contenido literario, sino por su contenido de ilustraciones.
    Hay que decir que con este se puede fomentar y a la vez trabajar muchos puntos “aéreas” de la educación.

    El cuento se divide en cinco partes, donde nos muestra unas historias sobre los personajes principales del principito y el aviador. Hay muchos momentos de la historia donde el amor y la felicidad aparecen con la amistad y el cariño.
    El narrador me da a pensar que es un niño reprimido por "lo que se debe hacer" mientras que el pequeño niño, va descubriendo las cosas poco a poco sin perder su esencia y va comprendiendo los valores humanos (amor, amistad, lealtad, honestidad).

    En resumen, la moraleja es como la mayoría de la gente olvida los sueños y las ilusiones de cuando niño y se deja llevar por el criterio de los adultos, es decir, ser materialistas y dejar de soñar.

    Que por mucho que nos hagamos grandes y tengamos que madurar… nunca debemos dejar de imaginar, de crear y tener la mente sencilla y sin egoísmos para entender el mundo que nos rodea, “sobrellevar lo que implica ser un adulto”.

    También decir que este libro cada vez que se lee transmite cosas diferentes dependiendo del momento y en edad en el que estés…

    Y para finalizar decir que hay que dedicar tiempo a leer estos libros no solo el principito sino todos aquellos relatos, libros, obras que nos llamen la atención por una o más cosas y educar de alguna manera en las aulas para que haya ese tiempo y amor por estos.


    Miriam Garcia Coronado

    UNIR

    TERCERO DE EDUCACIÓN INFANTIL

    ResponderEliminar
  122. ¡Qué sorpresa encontrar esta reseña! Hace unas semanas nos preguntaron en clase qué libros nos habían hecho llorar y por vergüenza (qué cosas más raras tenemos ante todo lo emocional) no me atreví a decir que fue este mismo libro. Es el LIBRO al que recurro cuando necesito parar en el tiempo y encontrar un espacio íntimo de reflexión. Por más veces que lo haya leído no deja nunca de conmoverme la contundencia de la sencillez de sus palabras.
    En casi todos los libros podemos encontrar una dedicatoria pero creo que no hay ninguna tan especial como la de Saint-Exupéry a su amigo Léon Werth. El estilo es el mismo que el utilizado a lo largo del libro, narrado a modo de cuento infantil con una profundidad abrumadora. Es simple, sutil y directo y apela constantemente a la infancia perdida que quiere ayudarnos a recuperar.
    Es precisamente la sencillez de sus palabras la que logra conectar con la parte más pueril que hay en nosotros. Esa parte que no entiende la necesidad de los adultos por cuantificarlo todo, que nos impide disfrutar de las cosas bellas de la vida y del mundo que nos rodea. Esa parte que no entiende la vanidad ni la necesidad de sustentar el poder hasta la absurdidad, la necesidad de poseer por el simple echo de tener sin necesitar. Pero, por encima de todo, nos invita a amar y a rescatar el poder de nuestra imaginación que hemos perdido con el tiempo. Nos recuerda que debemos mirar el mundo con sencillez y recuperar la manera de ver, vivir y sentir el mundo.
    Así pues, es una lectura que sin duda puede llenar tanto a niños como a adultos de unos mundos a los que solo se puede acceder a través de la imaginación y que, a su vez, conducen hacia escenas llenas de valores que no debemos olvidar.

    Anna Torrents Coll

    ResponderEliminar
  123. Buenas tardes,
    Sin duda alguna entre todas las entradas de blog "el cocodrilo azul" esta es la que tengo que elegir. Tenía ciertas dudas entre algunas, como el Conde Drácula de Bram Stoker cual me parece una gran ejemplo dentro de la literatura pero me identifico en cambio mucho mas con El Principito.
    El Principito es un libro que yo he leído ya siendo adulta hace unos años. Tengo casi 30 años y no recuerdo exactamente hace cuanto lo leí pero andaría por los 24-25 años de edad aproximadamente.
    Considero que es un libro para todas las edades, aunque creo que es más fácil de entenderlo una vez que es adulto. De igual manera, trata muchos temas importantes que los niños captan al escucharlo. Leer El Principito a un niño/a seguramente pueda ser uno de los mejores cuentos educativos que vienen cargados de valores y de ética.
    ¿Por qué un libro para adultos?
    Hay muchas escenas del libro muy graciosas de las que yo siempre recuerdo una. Considero que es una lección o critica muy importante hacia la vida que nos hemos construido y la sociedad en la que vivimos.
    Corresponde al capítulo XIII. El Principito se encuentra en el 4º planeta con el hombre de negocios que está muy ocupado contando estrellas. El hombre se molesta por ser interrumpido por El Principito, cual le pregunta que está haciendo. El hombre de negocios le responde: nada, poseo estrellas. El Principito le pregunta para que le sirve poseerlas y el hombre les responde que le sirve para ser rico y comprar otras estrellas. El niño le pregunta a ver como uno puede poseerlas estrellas a lo que el hombre le responde con otra pregunta diciendo: de quien son?, el niño responde de nadie y el hombre le dice que entonces son de el porqué él lo ha pensado primero.
    Finalmente El Principito le cita lo siguiente al hombre de negocios:
    Yo, poseo una flor, que riego todos los días, poseo 3 volcanes que deshollino todas las semanas, .El hecho de que yo posea el útil para mis volcanes, es útil para mi flor. Pero tú no eres útil para tus estrellas. A los que el hombre de negocios no supo que decir...
    Un gran ejemplo de ética y una crítica constructiva a lo que se ha convertido ésta sociedad que se mueve en torno al dinero aunque no tenga ningún sentido lo que se esté haciendo.
    Solo por éste capítulo es el mejor libro que me he leído.
    Recomendable para todos los públicos.

    ResponderEliminar
  124. Lo primero felicitar a Ana María Navarrete por su interesante y bien nutrido blog de literatura infantil y juvenil.
    El Principito. Realmente guardo buenos recuerdos de esta pequeña gran obra. Me gusta la filosofía de la felicidad a través de la sencillez, sobre todo en estos tiempos en los que nos empezamos a replantear muchas necesidades ficticias para ser felices.
    Uno de los mejores recuerdos que guardo de esta obra corresponde a cuando estuve ensayándola para posteriormente representarla en el teatro. Tenía 14-15 años, cursaba 2º de BUP en el Liceo J.M. de Barandiaran en Donostia. Habíamos formado un pequeño grupo de alumnos/as que aprovechando la oferta de esta actividad extraescolar por parte del centro, nos dedicamos medio curso a ensayar ciertos capítulos de la obra. Me acuerdo que era muy divertido y nos lo pasábamos muy bien. Recuerdo los nervios del día del estreno en el salón de actos del instituto, pero solamente fue al principio, luego… todo vino seguido.
    Recomiendo su amena, interesante y divertida lectura a todos/as. ¡Buen provecho!

    Rai Mendiburu Vallés (alumno UNIR)

    ResponderEliminar
  125. Es la primera vez que voy a realizar un comentario en un blog, eso sí, estoy muy contenta de poder realizarlo en uno destinado a la literatura ya que soy una persona que me encanta leer y siempre que puedo dedico un tiempo. Aunque si puedo decir que en ningún caso soy una experta en el tema que se está tratando. Actualmente soy alumna de la Universidad Internacional de la Rioja y estoy realizando esta actividad a través de la asignatura de didáctica de la literatura en Educación Infantil.

    Después de haberme leído todos los comentarios incluidos en el blog, mi elección ha sido el principito. He elegido éste ya que fue un libro que me leí cuando yo era pequeña, mi hermana mayor me animó a leerlo hace años y me ha hecho ilusión encontrarme un apartado que hablara de él.

    Me ha llamado mucho la atención cuando pone que se ha traducido a más de 200 lenguas y dialectos diferentes. Es un libro destinado a la literatura infantil pero también está más destinado a personas adultas por su contenido.

    He elegido el principito porque me encanta el contenido que se trabaja o se nombra a lo largo del libro como puede ser el amor, la vida, la amistad, el miedo a envejecer... es un libro con una magia increíble, sus imágenes y su lenguaje me encanta.

    Otra de las cosas que me gustaría nombrar y que aparece escrito en el apartado del “Principito” es que pide perdón por escribir un libro para niños destinado a adultos y su frase más impactante sobre el libro es que todas las personas hemos sido niños pero pocas personas se acuerdan de ello y eso es la realidad para muchas personas.

    Por supuesto, des de mi punto de vista, considero que es una lectura obligatoria, como muchas de las personas que van comentado por aquí yo de pequeña no le encontré mucho sentido a lo que leía ya que había cosas que no entendía pero ahora que soy mayor y soy más consciente de aquello que leo considero que es un libro que todas las personas deberíamos leerlo. ¡Os animo a todos/as a hacerlo!

    Un saludos,
    Estefania López Sánchez

    ResponderEliminar
  126. Hola a todos/as:

    Sin dudarlo, después de haber leído las diferentes entradas del blog, he escogido “El principito”, que sorpresa e ilusión al verlo, me han venido a la cabeza un bombardeo de recuerdos, este libro forma parte de mi infancia, me apasiono, me emociono en su momento y lo sigue haciendo ahora, la verdad es que tiene una magia que lo hace especial.
    El principito es un libro que cuida hasta el último detalle, con unas imágenes ilustradoras enternecidas y llamativas a la vez para atraer la atención de los niños, como también la parte narrativa, donde esconde valores fundamentales en la vida como el amor, la amistad, la humildad, narrado de forma atractiva, clara, sencilla y comprensible para los niños/as ya que es considerado un gran clásico infantil, pero su contenido puede considerarse para adultos, por eso ánimo y recomiendo este libro a todos los adultos, estoy convencida que el autor sabrá llegar a vuestras emociones, recuerdos, infancia y ofrecernos variedad de valores de los que podemos aprender.
    Y por último, me gustaría destacar la dedicatoria a León Werth, creo que es perfecta, creo que todos llevamos un niño dentro y en ocasiones los adultos lo olvidamos, como nos menciona el autor en el libro nos invita a creer en las cosas, en la ilusión, que disfrutemos de lo que nos rodea, que valoremos, demos importancia aquello que lo tiene, y volvamos a ser niños por unos instantes para ilusionarnos de nuevo de las cosas más insignificantes.

    Un saludo,
    Aina Puig (Alumna de la Unir)

    ResponderEliminar
  127. AUXILIADORA ANDRADA14 de marzo de 2013, 10:24

    Soy estudiante de la UNIR. Para realizar una actividad de Didáctica de la Literatura he tenido que seleccionar de entre éstas 25 historias aquella que más llamara mi atención. La elección ha sido reflexionada ya que había varias que me resultaban atractivas, pero me decido a elegir la de “El Principito” por varios motivos, todos ellos muy personales.
    Principalmente porque esta es una obra que me lleva a mi infancia. Tuve ocasión de leerla con trece años y el personaje me fascinó. Su historia me sorprendió y llenó mi cabeza de pensamientos. Aún conservo este ejemplar lleno de anotaciones en los márgenes, tal y como acostumbraba a hacer por aquellos entonces. Años más tarde lo leí de nuevo, esta vez en francés (versión original del autor), y volví a disfrutar de sus páginas de nuevo. También conservo este libro, tal vez porque soy una enamorada del papel.
    Lo primero en llamar mi atención es la reflexión que hace Ana Mª Navarrete y que conecta con lo que yo siempre pensé: “El Principito es infantil, sí, pero no tanto”. Sus dibujos, su protagonista, sus historias, conectan muy bien con los niños, pero el fondo es toda una lección de vida para los mayores. Todo aquel que lo haya leído recordará un capítulo u otro: la rosa, el baobab, el zorro, o simplemente la boa que se comió al elefante, pero sin duda lo que deja huella es la filosofía de la obra en sí: la camaradería, la generosidad, y sobre todo el concepto de amistad.
    Otro motivo que me hace decantarme por esta historia es por llamarnos la atención sobre la dedicatoria que hace el autor a Leon Werth. Me uno totalmente a la opinión de Navarrete al decir que estas palabras son una invitación por sí mismas a continuar adelante y sumergirse en la lectura que nos regala Antoine De Saint-Exupéry. Solo con esas frases el lector puede tener la seguridad de que lo que se va a encontrar a continuación merece la pena.
    Opiniones sobre este libro habrá sin duda muchísimas, pero en lo que no tengo ninguna duda es en que a nadie dejará indiferente.

    ResponderEliminar
  128. Buenas noches,

    Soy estudiante de la UNIR y quería opinar sobre El Principito.
    He de decir que leí este libro ya en mi edad adulta, sí había oído hablar de él por mi hermana mayor, sobre la cual dejó impregnado lo que en mí muchos años más tarde.
    Pero si bien es cierto, que lo considero un libro más para adultos que para niños, la redacción de las metáforas empleadas deben ser analizadas, y por ello insisto que no sé hasta que punto puede catalogarse como literatura infantil.
    Sobre el libro, me encantó, me transportó nunca mejor dicho a otro planeta, logrando ver por un lado los oscuros entresijos de la estupidez humana y lo felices que podemos ser con algo tan sencillo como la sencillez de las cosas.
    Ni que decir tiene la transmisión de valores, amor, amistad, etc...

    Un saludo,

    Silvia A.

    ResponderEliminar
  129. Hola, soy también estudiante de último curso de Grado en Educación Infantil.
    Observo que somos unos cuantos de UNIR que opinamos sobre esta magnífica obra de la literatura francesa.
    Es una historia sensacional donde el protagonista es un niño con muchos sueños, a modo de metáfora, es una invitación a la vida, al descubrimiento y quizás, al hecho de querer ser mayor antes de tiempo, que por otro lado sería la gran paradoja de la historia. Es fascinante como el protagonista le pide a un adulto que le dibuje un carnero, "por favor, dibújame un carnero": la ignorancia del niño en no saber como plasmar un carnero, aún sabiendo cuál es su forma. El dialogo que mantiene con el zorro es una lucha por aquellos valores que a menudo los adultos perdemos o ignoramos. El sombrero cuando en realidad es una serpiente comiéndose un elefante, el aviador... en definitiva, es un mundo imaginario dentro de un mundo llevado por los adultos.

    Sebastián Pi Puig

    ResponderEliminar
  130. ¡Hola a todos!

    A mí también me gustaría contribuir y dar mi humilde opinión sobre este maravilloso libro de “El Principito”. Como tantos otros, descubro este blog gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura que curso en el grado de Educación Infantil de la UNIR que me animé a empezar en Septiembre y del que no me arrepiento porque estoy descubriendo muchos materiales y recursos muy válidos como este blog, que me ayudan en la dinámica del día a día ya que trabajo como PT con niños con necesidades especiales. Seguro que contaré a mis chicos muchos de los cuentos que se presentan en este blog, y que, francamente, desconocía.

    En cuanto al Principito, decir que es un libro que nunca desaparece de mi estantería particular de libros. Creo que es un libro hecho para ser releído continuamente. Cada vez que vuelvo a cogerlo entre mis manos y leerlo, lo saboreo como si fuera la primera vez que me dispuse a hacerlo y es que en cada ocasión me llama la atención una frase diferente. Es un libro que habla del amor, de la amistad, de la sencillez, del sentido de la vida… es extraordinario. Esta última vez que lo he leído antes de dejar mi pequeña huella aquí sobre todo me ha hecho reflexionar lo siguiente:

    - ¿Qué significa domesticar?
    - Es una cosa demasiado olvidada – dijo el zorro-. Significa crear lazos.

    Y es que para mí la literatura también es una forma de crear lazos. Cuando era pequeña mi abuelo me enseñó a leer con la cartilla de Paláu. Me costó muchísimo aprender a leer, aún recuerdo a mi abuelo planchándome la punta de las arrugadas hojas de la cartilla con la plancha todos los viernes por la tarde después de haber pasado toda la semana leyéndola junto a él. Él siempre me dijo que después agradecería su empeño en que aprendiera a leer bien y es que aunque para mí fue una tarea costosa, él siempre me contaba tras mis 20 minutos de lectura diaria un pequeño cuento que escuchaba atentamente tomándome la merienda, era el mejor momento del día. Acostumbrábamos a ir a un pequeño faro cercano a mi casa, nos sentábamos en un banco y él me leía historias todas las tardes. Al morir él, me dijo que bajo aquél banco viejo de madera del faro encontraría dos de sus mejores tesoros que quería que yo tuviera. Al ir al banco encontré dos libros, uno de ellos se titula Juan Salvador Gaviota, que os animo a leer a los que no lo conozcáis, el otro era el Principito y aunque coincidiréis conmigo en que en la dedicatoria del libro podemos ver la esencia de éste, me gustaría compartir con vosotros la dedicatoria que me dejó mi abuelo con su perfecta letra, dice así:

    “Nunca dejes de soñar,
    Jamás de ser Niña.
    Ana, no dejes de leer este libro; en cada edad, en cada etapa.
    Te sorprenderá.”

    Es, por esto, por lo que, al ver la pequeña entrada del libro no dude, debía dejaros unas pocas palabras sobre el inmenso valor que este libro tiene para mí.

    Disfrutémoslo

    Ana Egüés

    ResponderEliminar
  131. El tercer libro que me ha entusiasmado encontrar ha siso “El Principito”. Es uno de los libros que tengo en la mesita de noche y del que echo mano cada vez que lo necesito. Y aunque se dice que no es un libro para niños, yo creo que sí lo es. Comparto plenamente la dedicatoria del autor puesto que es un libro dirigido a ese niño que, a pesar de los años, aún habita en nuestro interior.
    Supe de la existencia de este libro de forma curiosa. Tenía yo unos 20 años y trabajaba cuidando a tres hermanos. Un día el mayor de ellos, que tendría entonces unos 4 ó 5 años, hizo un dibujo y me lo enseñó. Cuando la abuela del niño observó que yo había visto el dibujo con los mismos ojos que su nieto, me habló de este maravilloso libro.
    Al leerlo comprendí por qué me lo había recomendado y en aquel momento supe que estaba en el camino correcto respecto a mi profesión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha olvidado decir que soy Lidia Giménez, alumna de la UNIR del Grado de maestro en Educación Infantil

      Eliminar
  132. He descubierto este maravilloso blog, como varios de mis compañeros y compañeras gracias a la UNIR.

    En primer lugar quiero felicitar a Ana María Navarrete y agradecerte tan buenos comentarios y tan buenas aportaciones; he recordado libros que ya conocía, como este de El Principito, y he descubierto otros muchos, desconocidos para mí, que me han resultado muy interesantes.

    El Principito es un libro que está lleno de metáforas, según lo lea una u otra persona, o la misma en épocas diferentes de su vida, puede cambiar el entendimiento del significado pleno de la obra. Todos somos diferentes y podemos interpretar de forma distinta las sugerencias o indicaciones del autor: Antoine de Saint-Exupéry.

    La primera vez que lo leí ya no era una niña, era más bien una adolescente, me marcó y me gustó tanto, que lo he vuelto a releer en varias ocasiones, cada vez, en cada nueva lectura, he descubierto una frase nueva que me había pasado desapercibida la vez anterior o que había interpretado de distinta forma.

    Como dice Ana María, en varias páginas condensa todo una filosofía de vida, la sencillez, el amor y la amistad. ¿Qué más le podemos pedir a un libro? Para mí, estos son los valores fundamentales, la sencillez, el amor, la amistad, gracias a ellos se mueve el mundo, por lo menos el mundo en el que yo quiero creer.

    Ojalá todos podamos recordar que hace algún tiempo nosotros también fuimos niños, lo triste es que por el camino, no sé muy bien cuándo, se nos ha olvidado cómo volver a serlo...

    Un saludo, Arantxa Cacho Sousa.

    ResponderEliminar
  133. Qué gran libro Ana María Navarrete!

    Ha sido ver tu entrada en el blog y recordar el momento en que obtuve en mis manos esta gran obra de arte de Saint-Exúpery. Nunca he sido gran amante de la lectura, sin embargo este libro ha sido uno de mis preferidos durante mucho tiempo. Es verdad que cuando nos lo hicieron leer por primera vez, no eres consciente del trasfondo y la gran metáfora que contiene, sin embargo con el paso de los años y de volverlo a leer te das cuenta que trata sobre temas como el sentido de la vida, el amor, el egoísmo, así como de la amistad. Otra de las cosas que recuerdo y que me llamó mucho la atención sobre este cuento eran las ilustraciones que acompañaban a la lectura. Aunque parezcan una tontería, me ayudaron a acercarme al personaje y a sumergirme en la piel del Principito: un personaje extraordinario. Realmente “El Principito” es algo más que un cuento, es una lección para todos aquellos que lo lean porque te ayuda a retroceder a tu infancia y a comprender que todas las personas mayores fueron niños en algún momento de su vida, una etapa en la que la incertidumbre y la inocencia llevan a descubrir lo desconocido sin ningún tipo de temor. Como futura docente de Educación Infantil a lo largo de mis prácticas he observado que únicamente los niños saben lo que buscan, sólo ellos pueden ser felices con muy poco, pueden alegrarte un mal día en tan sólo unos minutos y, gracias a ellos, volvemos a descubrir el increíble mundo de ser pequeño.

    Gracias Ana María Navarrete por recordar este cuento que nos hace pensar en las cosas que todos los niños saben y que olvidan al crecer, una auténtica obra que todos deberíamos leer en algún momento de nuestras vidas. Y gracias Saint-Exúpery por este gran legado, de toda la lectura me quedo con la metáfora “es invisible a los ojos, solo se ve con el corazón”, cuánta razón!!

    Beatriz Cancelo_ UNIR

    ResponderEliminar
  134. ¡Buenas noches!
    Entre en este blog para realizar una actividad de la UNIR, y me alegro de ello porque me ha gustado mucho.
    He decidido participar en esta sección porque al ver la reseña del principito no pude evitar volverlo a leer.
    En la Universidad nos dijo el profesor de antropología que el principito se tenía que leer tres veces en la vida. En la niñez, la adolescencia y la madurez. Y así lo he hecho.
    De pequeña me leí el principito y tengo que admitir que no entendí nada, decidí leerlo porque empezaba con la lectura y buscaba libros con dibujos, y lo encontré por casa.
    En la universidad en la materia de Antropología tuve la ocasión de volver a leerlo y esta vez muchas cosas adquirieron significado, entendí el simbolismo de lo que el autor quería contarnos y gracias a la ayuda de los profesores otros que yo no veía.
    Esta tercera vez ha sido redescubrir a sus personajes, a sus mundos, un viaje de vuelta a aquella niñez.

    ResponderEliminar
  135. En agosto de 1995 mi abuela vendió la casa del pueblo y desenterró varios recuerdos.Sin yo saberlo, me regaló un gran libro "El principito", eso sí en francés,porque ella es normanda.Pasó mucho tiempo acumulando polvo en mi estantería y luego pasó a ser uno de mis libro favoritos.

    Pero no recordaba la dedicatoria, y cuando la he leído me ha encantado recordar las sensaciones que me produjeron aquella lectura.
    Me ha sorprendido la cantidad de lenguas a las que ha sido traducido,¡casi 200!y cómo sintetiza, Ana María Navarrete, lo que el libro transmite: filosofía de vida, sencillez, amor y amistad.
    Fue un gran libro cuando lo leí y sigue formando parte de mi biblioteca particular, espero con ansía poder compartirlo con alguien como mi abuela lo hizo conmigo.

    Quería también felicitar a Ana María por su blog, me ha llevado a saber más, interesarme más y sorprenderme de algunas entradas. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  136. Antes de nada comentar que me ha gustado la idea de participar e un blog. La verdad que nunca lo había hecho.
    En cuanto he abierto la pagina de El cocodrilo Azul, he visto los diferentes apartados y lo que mas me ha llamado la atención ha sido el libro del Principito. Un clásico de la literatura francesa aunque creo que es universal. Su autor, Antonie de Saint Exupery.
    Lo leí la primera vez de pequeña porque nos lo recomendó una profesora que tuve de lengua.
    Es el libro que mas me gusta de todos los que conozco, y estoy segura que cada vez que lo lea va a seguir siendo especial.
    Lo recomiendo a todos.
    Es una novela que aparentemente parece infantil, pero que si lo lees de mayor, ves que se tratan temas muy profundos, la amistad, el amor, el sentido de la vida, el paso por la vida…
    Te hace reflexionar, darte cuenta de cosas.
    Además cada vez que lo he leído, le he encontrado un significado nuevo.
    Una de las frases que aparecen en el libro me ha llegado a mi mente en muchos momentos de mi vida: No se bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.
    Así como “ El tiempo que perdiste con tu rosa, hace que tu rosa sea tan importante.
    Diría que es un libro único y que de vez en cuando hay que releer.

    Me parece perfecto que haya este tipo de blogs. Las personas cuando leen un libro, es bueno que compartan experiencias, que tengan oportunidad de compartir sentimientos que han aflorado al adentrarse en el mundo de un libro.
    Tengo una niña de 6 años, a la que ya le he enseñado varias veces el libro. Lo hemos leído a ratos y si que hay cosas que entiende o sino se lo explico de forma sencilla. Pero si que tiene claro, a base de ser yo un poco pesada de que lo volverá a leer mas veces.

    ResponderEliminar
  137. Esta entrada del blog, dedicada al eterno “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, está muy en afinidad con la estima que le tengo, personalmente, a la obra en cuestión.
    Desde luego, como afirma la autora del blog, Ana María Navarrete, “Condensa en pocas páginas toda una filosofía de la vida, la sencillez, el amor y la amistad”. Sin embargo, matizaría que, en mi opinión, sí es “un libro infantil”, aunque puede que no “como parece”. Se trata de una obra con la peculiaridad de poder ser asimilada por pequeños y por grandes y, en un sentido más categórico, afirmaré que “debe” ser asimilada por un lector sin edad o leída en todas sus edades, puesto que en cada momento de nuestra vida “El Principito” nos enseña aquello que es importante para nosotros. Es como el jarabe mágico de Mary Poppins, que sabe a aquello que a cada cual le gusta y que cura aquello que cada uno padece.
    Para leer “El Principito” hace falta liberar nuestra mirada más atenta para ser capaces de encontrar en la sencillez, las verdades que escondemos en nuestros corazones. Leer “El Principito” es dejarnos recordar y eso requiere una actitud de total confianza hacia el texto y de desprendimiento de nuestros prejuicios.
    El texto elegido para la entrada, la dedicatoria inicial del libro, no la relaciono tanto con el contenido del texto, aunque sí que es cierto que alude claramente a esta intención del texto de dirigirse a los niños y al niño que guarda cada adulto. Sin embargo, se trata, en mi opinión, a una referencia autobiográfica del autor y que, por lo tanto, pierde este carácter literario para empaparse de una densidad mucho más profunda, física y terrible y nos conduce a la indagación de la vida del autor para conocer el sentido pleno de estas palabras, que trascienden lo metafórico y lo filosófico.
    “El Principito” es, en definitiva, una obra de obligada lectura. Si algún día cae en mis manos un hijo, lo volveré a descubrir otra vez con él. Y, si algún día, cae en mis manos la cartera ministerial de Educación, lo haré lectura obligatoria en Filosofía. En todo caso, quede clara mi consideración hacia la obra.

    ResponderEliminar
  138. Buenas tardes,
    Cuando entré al Blog enseguida imaginé que “Le petit Prince” daría señales de vida. Tenía la certeza que dentro de este blog lleno de material literario estaría una de las grandes obras de Antoine de Saint-Exupéry. Libro que ha dado la vuelta al mundo, se ha traducido en muchísimos idiomas y atrae la atención de lectores pequeños y mayores. Un libro abierto a todo los lectores, con un arsenal de interpretaciones, moralejas y metáforas.
    Conocí el libro gracias a Maggi, una gran amiga francesa de mis abuelos. En verano a menudo venía a pasar unos días con nosotros y recuerdo hablar de “Le petit Prince” en constantes ocasiones. Nos lo regaló a mi hermana y a mí cuando éramos pequeñas, pero recuerdo que lo regalaba a menudo a personas. Nos contaba que este libro nos puede acompañar toda la vida, lo podemos leer tantas veces como queramos que siempre encontremos cosas nuevas y sus personajes nos sorprenderán. En ese momento, no entendía muy bien perqué lo decía. Me gustaba el libro, pero pensaba que le tenía más cariño que gusto.
    Ahora, me acuerdo de sus sabias palabras. Han pasado 25 años des de que nos lo regaló y sigue gustándome. Es curioso, hay libros que los leo y nunca más lo he vuelto a coger a pesar de tener un gran recuerdo se esa lectura.
    “Le petit Prince” es un libro con fantásticas ilustraciones. Su manera de hablar sobre la vida, el amor, los valores…es increíble. Relativiza las cosas buscando la sencillez. Las ilustraciones de pequeña me encantaban son muy atractivas, sencillas y dulces. Los personajes que aparecen son muy curiosos y cercanos.
    Es un libro para recomendar o regalar y ahora entiendo porque Maggi lo regalaba con frecuencia.
    Un saludo a todos,
    Carlota Mominó
    Estudiante de Magisterio Infantil de la UNIR.

    ResponderEliminar
  139. Hola buenas noches,
    Soy Gemma y también sou estudianta de la UNIR.
    El segundo comentario va para este libro. Descubrí ya no tan niña al "Petit Príncep" (en catalán), y he de decir que antes de leerlo pensaba que era un libro de literatura infantil pero luego me di cuenta de que no era así. Es un libro que dá de pensar, se encuentran muchas metáforas, y creo que es un libro que contínuamente puedes ir consultando en la vida cotidiana. Me gustó des del principio pero he de decir en mi contra que lo he empezado un montón de veces y nunca he llegado al final (no se muy bien porqué).
    Hace unos años fui con unos amigos a Italia, y en un pueblo cerca de Rabena había unas tiendas ambulantes de libros, encontré el Principito en italiano y me lo compré porqué me hacía gracia tener algún libro en italiano. Lo tengo en la estantería pero no lo he leído, claro primero debo hacerlo en mi idioma, jeje.
    De nuevo gracias Ana M Navarrete por este blog que iré descubriendo paso a paso.

    Saludos,
    Gemma Gomis

    ResponderEliminar
  140. Buenas noches,
    Me llamo Gemma Rodríguez Hernández y también soy estudiante de UNIR.
    Nunca antes había participado en un blog, gracias por la oportunidad y por el descubrimiento de este blog tan interesante.
    El libro de "El Principito", es un libro que siempre he tenido presente. El primero que cayó en mis manos me lo regaló mi madre cuando era pequeña y me dijo que sería un libro que me gustaría toda la vida. la verdad es que lo he leído muchas veces, creo que cada vez que cae en mis manos.
    Algo muy curioso es que lo tengo en varios idiomas y es que cada vez que lo he visto por casualidad en algún viaje, me lo compro.
    Creo que es un libro para todas las edades, cada vez que lo lees descubres y entiendes cosas nuevas.
    Ana María Navarrete dice que " condensa en sus páginas toda una filosofía de vida, sencillez, amor y amistad" y creo que tiene mucha razón.
    Su dedicatoria es preciosa, me ha hecho recordar muchas cosas en un momento.
    Muchas gracias por este buen rato que me habéis hecho pasar leyendo vuestras intervenciones sobre este libro tan importante para mí y espero leernos pronto.
    Saludos:
    Gemma Rodríguez Hernández

    ResponderEliminar
  141. Buenas noches,
    Me llamo Jenny y soy estudiante de la UNIR. Actualmente estoy cursando una asignatura que se llama: “Didáctica de la Literatura Infantil”. Los profesores de la asignatura nos han dado a conocer este blog tan rico en contenidos de Literatura Infantil.
    Me ha interesado este libro por varias razones:
    * Es de los más populares y traducidos de la literatura infantil, más de 200 idiomas.
    * Forma parte de la infancia de muchas personas, a las que les ha aportando sencillez y mucha bondad gracias a los gestos del protagonista.
    * Y finalmente, por la gran dedicatoria, una de las mejores, que hizo el autor a Leon Werth. Es de gran sabiduría y solidarización humana, por su juego de palabras tan profundas y reales a la vez: “Todas las personas mayores han sido niños antes”.

    Es de vital importancia tener presente la literatura infantil porque no solo puede aportar satisfacción y placer a los más pequeños, sino que los mayores también pueden disfrutar y aprender mucho de ellas.

    Muchas gracias a todos los que hacen posible este blog,
    Hasta pronto,
    Jenny Molina (UNIR)

    ResponderEliminar
  142. Hace años, tuve la ocasión de leer por primera vez este magnífico cuento publicado en el 43 por Antoine de Saint-Exupery. Según dicen, ha sido traducida a todos los idiomas del mundo; en mi caso, era una versión en inglés, The little Prince, y tanto las ilustraciones (creadas por el mismo autor) como las andanzas del principito, me engancharon de principio a fin, invitándome a viajar a un mundo lleno de personajes extraordinarios.

    Grande entre los clásicos en la literatura infantil del siglo XX, en un principio, el libro parece infantil, pero el autor aborda una serie de cuestiones muy profundas, tales como el sentido de la vida, la amistad, el carácter del tiempo, la soledad, el valor de las pequeñas cosas, el amor,… y como bien muestra Ana María Navarrete, logra que los lectores adultos sean tan fieles a él como los menos adultos.

    El autor se refleja a sí mismo en el desierto del Sahara, perdido, tras sufrir un accidente de avión. Entonces aparece un principito extraterrestre y mantiene una larga conversación con él. El autor da su propia visión sobre la absurdez humana y la tierna sabiduría de los niños; esa misma que la gran mayoría de personas pierde durante su crecimiento.

    Pero dejando de lado las aventuras, el libro, me parece que es un pequeño gran tesoro. Nos ofrece una reflexión pausada y poética sobre la soledad y la amistad; nos propone no dejar de lado la niñez durante el crecimiento, si cabe la posibilidad de que la niñez se una con la imaginación, las preguntas, la certeza e ingenuidad. Es por todo ello que la historia se parezca más a la historia de un niño contada para adultos, que a una historia destinada a los propios niños. Yo diría que este libro no tiene edades.

    Deberíamos transmitir a nuestros niños y jóvenes, los mejores logros del ser humano y nuestra historia; por ello, deberíamos ofrecerles la ocasión de escuchar y leer El Principito. Aunque los capítulos son muy breves y fáciles de leer, no son fáciles para los más pequeños (pocas conversaciones, personajes peculiares,…), pero nosotros los adultos, podremos ofrecerles fragmentos concretos y queridos.

    Alazne_UNIR

    ResponderEliminar
  143. Veo que “El principito” es una de las entradas del blog que está teniendo más numero de comentarios, he estado a punto de elegir otra entrada por el simple hecho de no seguir repitiéndome en lo que ya han dicho mis compañeros/as pero mi admiración por este “cuento” ha ganado.
    Mi relación con el libro El principito es una relación de “amor” pero no fue amor a primera vista. Lo que quiero decir es que recuerdo mi primer contacto con este maravilloso cuento cuando era pequeña y no recuerdo que me gustara especialmente, al menos, no me gusto más que otros muchos cuentos que leía de pequeña.
    En cambio cuando cursaba Bachillerato en la clase de filosofía El Principito (para mi “El petit príncep”) era una de las lecturas recomendadas y ya que lo tenía en casa lo volví a leer. ¡Fue en ese momento cuando empezó el enamoramiento, me fascino! No podía creer que fuera el mismo libro que leí de pequeña. ¿Cómo no me había dado cuento de todo lo que el niño nos contaba?
    También hay que reconocer que en esa época yo vivía una especie de periodo de exaltación filosófica y la firme creencia que la filosofía era la solución a todo y para mí El Principito nos daba las claves de la vida.
    Ahora ya, a los 31 años, quizás no lo vivo tan apasionadamente pero dentro de mi todavía mantengo muchas de mis creencias de entonces y de vez en cuando me releo “El petit príncep” para que me ayude a recordar.

    Por último, una curiosidad, tengo una amiga que colecciona El Principito en diferentes idiomas y ediciones, así que cada vez que viajo una de mis tareas es ir a alguna librería a comprarlo para llevárselo de regalo a mi amiga.

    MªLorena Vilchez Gazquez
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  144. Hola Ana María,

    Soy MªCinta Azorín, estudiante de la UNIR.
    Debo decir que esta es mi primera experiencia en el mundo de los blogs, y este me a fascinado.Este blog es una gran herramienta para trabajar y disfrutar de la literatura ,tanto para niños como para adultos. La cantidad de enlaces, libros y comentarios que nos ofreces son muy destacables así como la calidad de cada uno de ellos. Por otro lado, el poder comentar cualquier entrada o enlace que nos ofreces, puede llevarnos a debates constructivos con otras personas, a opinar los puntos de vista de cada uno de nosotros y aportar aquella información necesaria.
    El blog es un gran recurso educativo que espero utilizar a partir de ahora con mi clase.

    Esta entrada del Principito de Antoine de Saint-Exupéry, me a llamado la atención. Este libro lo tengo en la estantería de casa y cada año lo leo una o dos veces. Es una fábula fascinante, llena de verdades. Su lectura varia según la edad en que lo lees. La primera vez que lo leí tendría unos 11 o 12 años y fue un libro que dejó potenciar mi imaginación, creatividad, me llevó a un mundo de sentidos y experiencias. En cambio, cuando lo leo ahora, mi visión del libro es más filosófica. Antoine nos muestra un libro en el que nos damos cuenta que al ir creciendo vamos perdiendo capacidades como la imaginación, o la capacidad de ver más allá de lo evidente.
    Por otro lado, escribe varias citas inmemorables y llenas de verdades, como: “lo esencial es invisible a los ojos.”
    El principito es el reflejo de una persona que solo ve lo que importa, lo esencial.

    Para finalizar, me gustaría decir que creo que es un cuento imprescindible para adultos y niños, se adentra en el interior de cada uno de sus lectores de manera reflexiva.

    Gracias por este blog,

    MªCinta Azorín Sol
    Estudiante de la Unir

    ResponderEliminar
  145. Seria para mí un error no hacer el trabajo sobre este libro, el principito.
    Este cuento me ha seguido allí donde he ido, en mi casa familiar, en mi casa compartida con amigos, y ahora en mi casa con mi propia familia.
    Si me preguntan ¿qué libro te gustaba más cuándo eras pequeña? Evidentemente diría el petit princep, la traducción en catalán, e incluso si me preguntan ahora, ¿qué libro te ha marcado la vida? La respuesta sería la misma. Porque considero que no solo es un cuento, si no toda una lección de vida, llena de matices, ironías, lecciones, conclusiones, etc.

    Considero que no es un libro propiamente infantil, creo además que es difícil de entender por un niño, pero si se acompaña de explicaciones y se extrapola a la realidad resulta un libro para aprender, para aprender mucho. Supongo que de pequeños solo nos quedamos con la idea de un niño que viaja de planeta en planeta, que tiene como amiga una flor y que vive muchas aventuras, que es lo que a los niños les encanta, pero ya es cuándo te haces mayor que entiendes al 100% este libro, sus ironías, sus matices, su realidad. Por lo que considero este libro como dos libros a la vez, uno el que comprendes de pequeño y otro el que comprendes de mayor, ¿que maravilloso esto verdad? Por eso creo que este libro marcó tanto mi infancia, no solo era un mero libro más, de los muchos que mi padre me compraba, sino que gracias a él, al libro, establecí un vínculo con mi padre muy fuerte. Cada noche me lo leía, repito, cada noche! No permitía que improvisara ni una sola palabra, y si lo hacía le rectificaba, no papa, esto era así… Supongo que aquí empezó también mi gusto lector.

    El principito no es un libro cualquiera, ha pasado de generación a generación, se ha traducido a más de 200 idiomas, por lo que constata su calidad. Es un libro que te hace pensar y reflexionar, e incluso me atrevo a decir que consigue no sacártelo de la cabeza, solo hay que leer todos los otros comentarios de este post, en todos ellos hay un gran vínculo emocional con este libro. Supongo que todos, en nuestra infancia, nos convertimos un poco en este pequeño príncipe, ¿verdad?

    Laia O. Estudiante de UNIr

    ResponderEliminar
  146. Hola, buenos días:
    En primer lugar, me gustaría felicitar a Ana María Navarrete por compartir en este blog tan interesante, gran diversidad de estilos literarios enfocados a público infantil y juvenil. Personalmente, considero que todo el material y recursos que nos brinda, sin duda alguna, van a ser de gran utilidad en nuestro desempeño docente.
    He elegido el cuento “El Principito” porque aunque han pasado muchos años desde que fue publicado, los valores que fomenta están adaptados a la sociedad actual y por el recuerdo que me trae sobre la primera vez que lo leí. En un primer momento, fue un libro que no me resultó nada atractivo porque no lo entendí, pero con el paso de los años volví a leerlo y percibí la lección de humanidad que transmite, valorándolo y respetándolo para siempre.
    Personalmente, considero que es un libro con diferentes lecturas, y por ello recomendaría leerlo varias veces a lo largo de la vida, ya que estoy segura de que cada vez podremos descubrir diferentes matices. Un cuento excelente y ameno que narra una historia fantástica, con personajes ficticios y entrañables, que valora la amistad y el amor por encima de todas las cosas. Pero, al mismo tiempo, también es una historia para adultos, donde se nos recuerda la necesidad de no olvidar que un día fuimos niños, de no olvidar esa etapa de inocencia en la que todo se ve de otra manera, de no olvidar esos sentimientos puros que albergábamos antes de convertirnos en adultos.
    En el cuento destacaría dos personajes fundamentales: el Principito y el Aviador. El Principito es un niño aventurero y curioso que gracias a sus viajes va descubriendo los sentimientos propios de un adulto y el Aviador es como el narrador de la historia. Durante la lectura aparecen distintos personajes que muestran rasgos y facetas existenciales del adulto en su paso por la vida: el poder y la vanidad del rey; el vicio del bebedor como herramienta para olvidar; el afán de enriquecimiento del hombre de negocios; la absorción y el perfeccionismo por el trabajo del farolero; la sabiduría y escasa práctica del geógrafo, la seducción y enigma que oculta la serpiente tratando de engañar, así como otros personajes como el zorro que ayudan al Principito a conocer el valor de la amistad y a entender el amor como aquello que convierte a las personas únicas, pues como bien dice el zorro “Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”.
    En definitiva, creo que es un cuento profundo e inolvidable, lleno de mensajes y enseñanzas que nos hará sonreír o tal vez llorar, pero que seguro que no nos deja indiferentes. Un libro que nos ayuda a entender un poco más lo que somos y lo que seremos; que nos anima a buscar dentro de nosotros a aquél niño que duerme y que espera salir, para ser como antes y alcanzar la felicidad.
    Un saludo
    Concepción Juan Sánchez (UNIR)

    ResponderEliminar
  147. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  148. Hola,
    En primer lugar quiero dar las gracias a Ana María Navarrete por compartir con nosotros su completo blog en el que además de mostrarnos información muy valiosa, nos transmite su ilusión por la literatura. Este tipo de materiales nos ayudan y nos inspiran en nuestro camino hacia la docencia.
    Aunque he decidido dejar mi comentario en esta entrada, me han resultado muy interesantes otros apartados, como por ejemplo el recorrido histórico que se hace sobre la literatura infantil y juvenil en las diferentes décadas o las menciones especiales a varias obras y autores. Por ejemplo a Consuelo Armijo, autora del Pampinoplas, un libro que me divirtió mucho cuando era pequeña. Aún recuerdo como, antes de leerlo, ojeaba con intriga sus ilustraciones mientras mis hermanos mayores lo leían. La figura del “Pampinoplas” me daba un poco de miedo hasta que comencé a leerlo y entonces descubrí la divertida y emocionante historia de Poliche, un niño que pasa un verano lleno de aventuras inolvidables junto a su abuelito y otros personajes.
    He querido dejar mi comentario en esta entrada porque en primer lugar considero El Principito una gran obra tanto para niños como para adultos que no había tenido la oportunidad de leer hasta hace pocos años. Conocía la historia y algunas citas del libro que me encantaban, así que sentí curiosidad por leerla y descubrí una historia de un aspecto aparentemente infantil llena de metáforas y mensajes sobre la vida y los adultos.
    En segundo lugar he querido dejar mi comentario en esta entrada porque la dedicatoria que hace el autor me ha parecido preciosa. En la entrada Ediciones antiguas: Años 50 (II), el autor Rafael Azcona también hace una dedicatoria similar en su libro Vida del repelente niño Vicente en la que dice “A todos los señores adultos que no han dejado de ser niños”. Ambas dedicatorias me parecen muy bonitas dado que opino que no deberíamos olvidar nunca al “niño” o a la “niña” que todos llevamos en nuestro interior. Conforme crecemos nos olvidamos de disfrutar de las pequeñas cosas, de fijarnos en los detalles más simples, de reír diariamente, también de mostrar nuestros sentimientos sinceramente; perdemos la capacidad de jugar porque pensamos que es “cosa de niños”, comenzamos a tener inseguridades y a sentir miedo… La sociedad, nuestra cultura y nuestro entorno más cercano nos moldean. Es necesario madurar, aprender normas de convivencia en comunidad, evolucionar en todos los aspectos, pero a veces con esta evolución arrastramos al niño que llevamos dentro hacia un lugar olvidado.
    Un saludo.
    Elena Romero Godeo. (UNIR)

    ResponderEliminar
  149. Hola, en primer lugar quiero comentar esta entrada porque creo que El principito es uno de los clásicos de la literatura infantil que ha marcado a muchísimas generaciones y a mi también particularmente. Un libro que aun leyéndolo de mayor una y otra vez no te cansarías de extraer nuevos matices y que invita a abrir de nuevo el pensamiento y la reflexión.
    Particularmente me ha encantado la cita de la autora, cuánta razón tiene… ¿Cuántas veces hemos dejado de hacer algo por creer que eso era cosa de niños/as o por vergüenza a que pensaran que no tenemos edad para eso? Es verdad que a medida que te haces mayor cambian tus responsabilidades, tus obligaciones, etc., pero no cambia el “derecho/deber/ganas” de ser feliz, de disfrutar, de pasárselo bien… ¿Y por qué no con alguna actividad que te recuerde a cuando eras más pequeña y que te haga imaginar, alejarte de la realidad y ser plenamente feliz? Es interesante valorar algunas otras cosas, como la importancia de las pequeñas cosas o el no buscarle millones de explicaciones y vueltas a las cosas más sencillas, como dice en el libro: “Las personas mayores nunca son capaces de comprender por sí mismas las cosas, y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones”.
    Deberíamos poder entender el mundo un poco más desde el corazón y sentimiento dejando un poco de lado la seriedad y formalismo que la sociedad nos obliga a vivir día a día. Todos y todas hemos sido niños y niñas, y por lo general, muy felices en esa época sin preocupaciones, haciendo las cosas porque sí… ¿por qué no dejar que el niño o niña que seguimos llevando dentro salga de vez en cuando?

    Judit Uriach (UNIR)

    ResponderEliminar
  150. Para comenzar es de agradecer que tengamos sitios donde encontrar referencias literarias como este blog.
    Desde mi opinión este tipo de género nos hace volar nuestra imaginación, meternos en la piel del autor; la gran mayoría de los adultos necesitamos contenidos en los que podamos referenciarnos, difícilmente nuestra conciencia literaria nos la planteamos ante los ojos de un niño, por ello decidí realizar mi aportación en el blog sobre esta obra literaria.
    Cuando dejamos nuestro pensamiento divergente, podemos plantearnos ver la vida desde otra perspectiva y no solo por el mero hecho de que todo el mundo espera.
    A través de los ojos de un niño deberíamos plantearnos muchas de sus preguntas, sentarnos a ver la vida a través de su mirada y dejarnos llevar por cada una de las incertidumbres, todas y cada una de ellas son importantes y necesarias para el desarrollo de nuestras vidas.
    Lo esencial es invisible a los ojos y de lo que me doy cuenta con este libro es que cada vez que lo leo, adquiero una nueva opinión positiva de ello, dependiendo del momento de mi vida en que lo leo adquiero una perspectiva u otra sobre lo que se argumenta y relaciono con mis experiencias.
    Este libro tiene dos vertientes te atrapa con sus historias y te hace reflexionar y buscar en tu interior sobre ellas, refiriéndose a cosas esenciales de la vida a través de las flores y las estrellas nos lleva a internas reflexiones, dejarte llevar entre sus líneas hace comprender que solo si mantenemos la inocencia y la curiosidad como un niño seremos capaces de no ver esta vida desde un punto de vista frio y lleno de exigencias.
    Cada ser humano necesita un tiempo para crecer así que no perdamos de vista el punto de vista de este libro que sin duda ayuda en el crecimiento de cualquier lector que se intente reflejar con entre las experiencias del principito.
    Gracias a Ana Maria Naverrete por compartir con nosotros tus conocimientos sin duda espero ir descubriendo más sobre literatura desde este blog.
    Muchas gracias.
    Un saludo.
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  151. Buenas tardes, mi nombre es Sandra Martínez y me gustaría agradecer a Anna María Navarrete por compartir este blog.
    Estoy cursando Educación Infantil en la UNIR, gracias a que tenemos que realizar una actividad de Didáctica de la literatura en educación Infantil he conocido este blog. Este blog nos abre muchas puertas, con su enriquecido contenido.

    Me parecen muy interesantes todos los recursos que nos ofreces, ya que nos sirve de guía para ahora y sobretodo para el futuro.

    He escogido "El principito", porque me han hablado muy bien de este libro, pero nunca lo he llegado a leer. Después de leer este blog me he empezado a leer el libro, me parece fascinante aunque, aunque cuando acabe de leerlo creo que me lo parecerá aún más, puesto que lo que me he leído me lo parece, es muy enriquecedor en valores, sobretodo te enseña con diferentes ejemplos lo nos sucede diariamente, y sobretodo te enseña a ser feliz y positivo.

    Es fascinante.

    Sandra Martinez
    UNIR

    ResponderEliminar
  152. Este libro me trae muchos recuerdos. Apenas tenía once años cuando mi profesora nos enseño este libro. Todavía recuerdo el día que nos enseño el dibujo del elefante y la boa, mi clase se convirtió en un debate para decidir si eso era posible o no. Es verdad que no entendí el libro: Era un libro de soledad, pero de felicidad y amor. Era un libro de búsqueda y de encuentros.
    Años más tarde volví a encontrarme con él y pude disfrutar de su lectura con gran pasión.
    Efectivamente no es un libro de niños, pero en sus páginas les da permiso para imaginar un mundo distinto. ¿Y no es esa una función de la literatura infantil?

    Soy estudiante del Grado en maestro de Educación Infantil en la universidad de la UNIR y me gustaría dar las gracias a Ana María Navarrete por su Blog, donde de una manera sencilla nos permite conocer algunas obras que de otro modo pasarían desapercibidas.

    María Sánchez
    Estudiante de la UNIR.

    ResponderEliminar
  153. Navego por este maravilloso blog desconocido por mí hasta cursar la asignatura de Didáctica de la Literatura y no dejo de entusiasmarme con tanta historia. Libros olvidados, que me traen al recuerdo mi infancia, adolescencia y me sitúan en el aquí y ahora. Buceando por él, me topo con un tesoro que me acompañó durante mucho tiempo y que aún todavía lo hace. Brilla con luz propia, en la estantería llena de polvo del desván de casa de mis padres, y que, a día de hoy, rescato con emoción. No podía ser otro más que… “El Principito”. Qué ilusión y grandes recuerdos, todo un clásico que alimenta cada vez que lo veo mi niña interior, me devuelve a mi infancia, es decir, al asteroide B612 donde todo es mágico y posible, donde soy capaz de ver mucho más allá que un simple dibujo, donde me sumerjo en la piel del protagonista y dejo volar libremente mi imaginación, mis emociones, mis sentimientos…. Donde como dice Antoine de Saint-Exupéry “Lo esencial es invisible a los ojos” y donde el corazón manda.

    A medida que recuerdo y escribo me apasiono más. ¡Cuántos recuerdos! ¡Cuánta verdad! ¡Cuánta inocencia y sabiduría! Realmente es un libro que ha viajado conmigo en casi todas mis aventuras y desventuras. Un libro que he leído y conservo en los tres idiomas que más o menos manejo: euskera, castellano e inglés. Un libro que he regalado en catalán, francés, euskera y español. Un libro que en mi adolescencia, a los 15 años cayó en mis manos con la inocencia del primer beso, y con 35 años y con lágrimas en los ojos, regalé con el corazón en mis manos a un adiós, a una despedida.

    Por todo esto y por mucho más he elegido está gran obra clásica de Antoine de Saint-Exupéry “El Principito”. Donde aunque sea por momentos rescatamos nuestra esencia como seres humanos con valores tales como el amor, la amistad, la lealtad, la honestidad… y sobre todo la inocencia y bondad de ese niño/a que aunque reprimamos y nos lo repriman SIEMPRE SOBREVIVIRÁ.

    Me despido con una frase que nos puede ayudar a refrescar nuestra MEMORÍA HISTÓRICA: “Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan”

    Sonia Fernández

    ResponderEliminar
  154. Hola, buenas tardes a todos.
    Soy Cristina, una estudiante del Grado de Magisterio Infantil en la Universidad Internacional de la Rioja.

    Para empezar, me gustaría agradecer a A.Mª Navarrete el hecho de compartir este blog.
    He decidido intervenir en este apartado por todos los recuerdos que me trae este libro. Más bien, esta historia.
    No recuerdo que edad tenía cuando mi abbuela, por las tardes, me explicaba cuentos y uno de ellos era una versión infantil de este libro.

    No era consciente de este echo, hasta que no llegué al Instituto y en un crédito variable de literatura trabajamos "El principito".

    Durante ese trimestre no solo analizamos este libro, sino muchos otros, pero tengo que reconocer que éste fue el que más furor provocó en el aula.

    En éste análisis no solo se hablaba de la métrica y de las figuras retóricas del libro, íbamos más allá... con solo 13-14 años, nos llamaba mucho la atención como se trataban los valores y en esas edades era un tema muy importante trabajar.

    Hace muchos años que no he vuelto a leerlo, pero ahora al verlo, he sentido nostalgia y creo que es un buen momento para retomar viejos recuerdos literarios.

    Cristina Glez Glez
    Estudiante de Magisterio-UNIR.

    ResponderEliminar
  155. Navego por este maravilloso blog desconocido por mí hasta cursar la asignatura de Didáctica de la Literatura y no dejo de entusiasmarme con tanta historia. Libros olvidados, que me traen al recuerdo mi infancia, adolescencia y me sitúan en el aquí y ahora. Buceando por él, me topo con un tesoro que me acompañó durante mucho tiempo y que aún todavía lo hace. Brilla con luz propia, en la estantería llena de polvo del desván de casa de mis padres, y que, a día de hoy, rescato con emoción. No podía ser otro más que… “El Principito”. Qué ilusión y grandes recuerdos, todo un clásico que alimenta cada vez que lo veo mi niña interior, me devuelve a mi infancia, es decir, al asteroide B612 donde todo es mágico y posible, donde soy capaz de ver mucho más allá que un simple dibujo, donde me sumerjo en la piel del protagonista y dejo volar libremente mi imaginación, mis emociones, mis sentimientos…. Donde como dice Antoine de Saint-Exupéry “Lo esencial es invisible a los ojos” y donde el corazón manda.

    A medida que recuerdo y escribo me apasiono más. ¡Cuántos recuerdos! ¡Cuánta verdad! ¡Cuánta inocencia y sabiduría! Realmente es un libro que ha viajado conmigo en casi todas mis aventuras y desventuras. Un libro que he leído y conservo en los tres idiomas que más o menos manejo: euskera, castellano e inglés. Un libro que he regalado en catalán, francés, euskera y español. Un libro que en mi adolescencia, a los 15 años cayó en mis manos con la inocencia del primer beso, y con 35 años y con lágrimas en los ojos, regalé con el corazón en mis manos a un adiós, a una despedida.

    Por todo esto y por mucho más he elegido está gran obra clásica de Antoine de Saint-Exupéry “El Principito”. Donde aunque sea por momentos rescatamos nuestra esencia como seres humanos con valores tales como el amor, la amistad, la lealtad, la honestidad… y sobre todo la inocencia y bondad de ese niño/a que aunque reprimamos y nos lo repriman SIEMPRE SOBREVIVIRÁ.

    Me despido con una frase que nos puede ayudar a refrescar nuestra MEMORÍA HISTÓRICA: “Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan”

    Sonia Fernández

    ResponderEliminar
  156. Buenas tardes!

    Primero dar la enhorabuena por el blog; como el resto de mis compañeros lo he conocido por la actividad propuesta en didáctica de la literatura, y creo que os seguiré a menudo.

    Esta entrada me ha llamado la atención porque como bien dice en la entrada es un libro para niños, pero no tanto, ya que la filosofía de vida que trasmite es a través de los ojos de un niño, pero no creo que un niño pueda entender toda esta profundidad y trama de este libro.

    Es verdad que puedes imaginar diferentes mundos o vidas, pero para mi parecer eso no quita que este libro tenga que ser leído una vez que seamos adultos, para mí te ayuda a reencontrarte con lo verdaderamente importante en la vida y volver a poner los pies en la tierra cuando te desvías un poco del camino.

    Un Saludo!

    ResponderEliminar
  157. Hola a todos!
    como muchos de los que hemos comentado en este blog, soy alumna de la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja) y conozco este maravilloso foro gracias a un trabajo que tenemos que hacer para la asignatura de Literatura en la educación infantil.
    Primero de todo quiero felicitar a Ana Navarrete por la creación de este blog que recoge ideas. comentarios y artículos interesantes y muy útiles para todos los que estamos interesados en hacer de la lectura y de la literatura, un mundo más cercano para todos.

    Me gustaría remarcar el libro de "El Principito" porque recuerdo que fue un libro que me recomendó una amiga mía de la universidad de Barcelona cuando estudiábamos pedagogía al enterarse que nunca me lo había leído antes. Creía que únicamente era para niños, pero al leerlo, me dí cuenta de que resalta valores muy interesantes para todos, tanto para los niños (que es especialmente a los que va dirigido) pero también a los adultos que aún siguen creyendo en el niño que un día fueron y que siguen creyendo en los valores de la amistad, en los sentimientos de uno mismo...

    Me encantó y evidentemente me hizo reflexionar.
    Ahora mismo estoy trabajando en Irlanda con niños de 3 y 5 años. Me encantará seguiros y poder coger alguna idea literaria para poder usar con ellos.

    !Muchas gracias por el blog!


    Olga Ferrer Campos
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  158. Hola buenas tardes,
    Es la primera vez que entro en este blog, y la verdad me ha sorprendido mucho. Primero que todo, me gustaría presentarme y dar las gracias a este blog por intentar fomentar la lectura, que hace falta. Mi nombre es Rosa María Llopis, y soy estudiante en la Unir de Grado en Magisterio. Tengo que deciros que mi perfil es de ciencias, ya que mi profesión es delineante y he estado muchos años realizando proyecto de construcción e ingeniería. Ahora que estoy estudiando un perfil totalmente diferente, me he dado cuenta lo importante que es leer. Leer cualquier cuento por pequeño que sea, me hace pensar, imaginar, todo aquello que está ocurriendo al cuento, y eso me gusta porque lo puedo aplicar directamente a los niños.

    He elegido este apartado del blog, porque creo que el Principito es un clásico en la literatura infantil, y juvenil, llegando a ser una de las obras más reconocidas de la literatura universal.

    El Principito lo conozco desde que era bien pequeña, se lo regalaron a mi hermano para que lo leyera, y cuando pude lo leí también.

    Como todos sabréis el libro nos habla de diversos tipos conducta donde se pueden interpretar de forma diversa según la edad del lector y el estado de ánimo de éstos.

    Personalmente, aún recuerdo los dos pasajes que más me han gustado de este libro, el de la zorra y el principito en su afán de domesticarse mutuamente para ser amigos y el momento en el que trata el tiempo para el cuidado de una rosa.

    Para concluir, quiero deciros que es una obra que nos transmite con un lenguaje adecuado, entendible y fácil de interpretar, perfecto y recomendable para todas las edades.

    Un saludo, Rosa María Llopis estudiante de la UNIR, Grado en Educación Infantil.

    ResponderEliminar
  159. Buenas tardes:

    Mi nombre es Belén Martínez Piñeiro, yo también he conocido este blog a través de la UNIR.
    He escogido hacer un comentario en “El Principito”, como tantos otros, porque comparto la idea de que es el libro infantil (o no tanto), por excelencia, del siglo XX.

    En mi caso, intenté leerlo con 11 ó 12 años, pero no conseguí terminarlo. Años después, estudiando el ciclo de Educación Infantil, tenía una profesora que nos leía en clase si conseguía terminar el temario que tenía preparado para ese día en menos tiempo del que duraba la sesión, y si lo hacía así, dedicaba los minutos restantes a leernos en alto. De los dos libros que nos leyó durante el curso, uno fue este.
    Por un lado aprendí mucho con el libro. Como he dicho, pienso que es un libro más para adultos, que para niños, y por otro, recordé lo bonito de la literatura oral, de lo bonito que es escuchar un cuento, y es algo que intento hacer cada día, aunque sea un ratito, con mis alumnos.

    “El Principito”, a diferencia de la mayoría de los cuentos, no tiene una única moraleja final, sino que todo el cuento está lleno de mensajes que nos hablan de la vida: El sacrificio, los ideales, la amistad, la alegría, el amor... Cada capítulo habla de todos estos valores con sencillez y, al mismo tiempo, una gran profundidad.

    Como he dicho, es un libro imprescindible, para aquellos que quieran recordar el niño que han sido, recuperar la mirada inocente y la ilusión de los más pequeños, como bien indica el autor en su dedicatoria.

    Enhorabuena por la publicación.

    Belén Martínez Piñeiro

    ResponderEliminar
  160. En mi opinión, he encontrado el blog de Ana María Navarrete bastante completo y sencillo. Permite tener una retrospectiva clara de los grandes clásicos de la literatura infantil y juvenil. Aún así, pienso que estaría interesante también disponer de grandes obras infantiles y juveniles publicadas en la actualidad, porque el perfil del lector juvenil de hoy en día ha cambiado. Igualmente, los grandes clásicos nunca mueren.
    En concreto, me ha llamado mucho la atención la presentación de “El Principito”. Pienso que este libro ha de ser una de las lecturas obligatorias de toda persona, pero por partida doble. Con esto quiero decir que es un libro que, a mi juicio, entrelaza de manera magistral imaginación y realidad, lo que hace que cada persona lo interprete de manera distinta en función de su forma de ser y de la edad madurativa que tenga cuando lo lee. Por eso digo que ha de ser por partida doble, ya que se ha de leer cuando uno es niño/a y, volver a leerlo cuando uno ya es adulto. De esta manera se podrá ver que es un libro totalmente vivo, flexible y que en función del momento te envía un mensaje u otro.
    Su lenguaje es adecuado, entendible y fácil de interpretar, lo que le hace ameno y atractivo a la vez. Trata dos temas universales como es el amor y la amistad, es decir, dos valores que encontramos en todos los rincones del planeta y que el ser humano necesita imprescindiblemente para su existencia. Pero para tratar estos dos temas, el libro usa un trato psicológico y filosófico muy entrañable. De alguna manera defiende lo importante que es no olvidar ser niño, ya que solo ellos pueden ver ciertas cosas que cuando eres adulto, las vas perdiendo o no las consideras importantes, con lo cual acabas por ignorarlas . Basándose en esta premisa, el libro define y critica diferentes roles y aptitudes que adoptan los humanos en nuestra sociedad.
    En definitiva, creo que la fantasía existe y, si algún día me encontrara una lámpara mágica con un genio dentro, le pediría el deseo de volver a ser niña y no crecer nunca jamás como en el cuento de Peter Pan. Con esto quiero decir que, tal como expresa El Principito, la fantasía, la imaginación, etc. parece que sean aspectos exclusivamente de la etapa infantil de nuestras vidas, lo cual no estoy nada de acuerdo. Los adultos deberíamos recordar que no hace tanto fuimos esos niños/as que con el bocadillo en la mano, en el patio de la escuela éramos indios y vaqueros, y gracias al poder de fantasía e imaginación las canastas de baloncesto eran cactus, la cinta de la bata nuestra cuerda para pillar a los indios, etc. En resumen, esa imaginación ayudaría a resolver muchos problemas en la etapa adulta.
    Seudónimo: Bella Buuu

    ResponderEliminar
  161. Buenas tardes,

    Lo que más me ha llamado la atención, haciendo un repaso a todas las historias encontradas en el blog, ha sido esa portada del libro El Principito que leí cuando era pequeña. Ha sido ese dibujo característico de su portada donde ese niño rubio transmite que se asoma al mundo desde la base donde asienta su cuerpo, simulando una invitación al descubrimiento. Me ha conmovido por dentro y me ha transportado a cuando era pequeña, grandiosamente por eso he decidido escoger esta historia.

    Posteriormente lo que me ha llamada la atención, que ya no recordaba de la historia elegida, ha sido el texto donde se refiere el autor a la dedicatoria final del libro. La descripción que dice finalmente: a Leon Werth cuando era un niño.

    Te hace reflexionar y trasladarte a cuando una era niña y si te imaginas en la mente y la imaginación que tiene uno en esa edad, que le dedique ese libro a un hombre mayor y puede parecer que sí son escusas los primeros motivos que da de sus dedicatorias, así mismo las nombra el autor, pero cuando se despide diciendo; a Leon Werth cuando era un niño, te hace pensar y reflexionar que ese hombre mayor y viejecito en su día, hace muchos años, también fue un niño entrañable y lleno de imaginación dónde disfrutaba y se llenaba leyendo historias diversas, entre ellas, probablemente El Principito, gran libro de la literatura francesa.

    Un gusto poder recordar esta entrañable historia.

    Sara Barbé Suárez
    Alumna Unir.

    ResponderEliminar
  162. Hace cuestión de un par de años, me lo regaló mi tía para navidad, y me lo leí de nuevo, y dudo que lo que me hizo sentir este libro fuera lo mismo que me hizo sentir cuando lo leí de niña. Entendí muchas cosas que seguramente cuando era niña no las entendí bien, lo disfruté muchísimo. Seguramente cuando eres niña entiendes las cosas pero de otra manera, porque parece un libro para niños, para fomentar un poco la imaginación, la creatividad, diferentes perspectivas, diferentes pensamientos, los valores...
    Pero cuando eres mayor lo lees para recordar que la vida puede ser muy diferente según la mires, que se debe disfrutar, que no debemos perder la capacidad de imaginar, de crear, de observar las cosas desde diferentes perspectivas, de emocionarnos, de ilusionarnos…
    Es un libro que cuando lo lees de mayor sirve para hacerte reflexionar. Me encanta el libro, aparte es cortito y lo puedes leer tantas veces quieras o necesites.

    Verònica Haro
    Alumna Unir

    ResponderEliminar
  163. ¡Hola a todos!

    He de comenzar con una confesión: no había leído el libro hasta ahora. No soy lo que se suele decir una gran consumidora de libros. Hasta el punto que entre mis propósitos de cada año, incluyo la lectura cada cierto plazo de tiempo cada vez más corto para así crearme un “fondo literario”. Ahora estoy ante este libro.

    Haber oído hablar de El principito es fácil. Cualquiera de sus críticas lo considera un libro grandioso y esencial. Pero yo he llegado a él en estos momentos de mi vida por dos motivos. Uno, promovido por la actual actividad de la asignatura de Didáctica de la Literatura y dos, por mi hija Carmen.

    Carmen es una niña de 5 años que va a tercero de Educación Infantil. En el colegio, este año están trabajando con el proyecto “los planetas” y sus profesoras han visto en el libro la oportunidad de trabajar el tema central y diferentes contenidos del currículo.
    Así que había llegado el momento que no podía retrasar más.

    La idea, que por supuesto compartí con Carmen, de comprar el libro y leerlo juntas le entusiasmó. Su lectura nos ha brindado momentos maravillosos. Eso sí, cada una lo hemos vivido a nuestra manera.

    Como bien dice Ana Mª Navarrete en su entrada del blog, no es un libro tan infantil como parece. Al adulto le da oportunidad de múltiples aprendizajes y reflexiones. Pero los viajes y aventuras con las estrellas, la rosa, el zorro, … hacen que sea un libro con buena aceptación entre el público más pequeño. Los valores que trasmite deben inculcarse desde pequeños.

    Quisiera dar las gracias a Ana por alimentar este blog y convertirlo en un punto de referencia de la literatura infantil, y a los profesores de la UNIR por impulsar su descubrimiento al incluirlo en las actividades de la asignatura de Didáctica de la Literatura.

    En mi caso, me ha dado momentos de complicidad con mi hija descubriendo ambas este maravilloso libro.

    Hasta la próxima visita,

    Ana Gómez

    ResponderEliminar
  164. En primer lugar felicitarte Ana por este blog que tan útil es para reflexionar y profundizar sobre la Literatura Infantil y Juvenil. A pesar de haber leído entusiasmada cada una de las entradas de tu blog, no he podido evitar hacer un comentario sobre el maravilloso libro “El Principito”.

    Me ha resultado muy agradable encontrarme este libro en tu blog, pues aún recuerdo la primera vez que me lo leí de pequeña. Tal y como han dicho otras compañeras también pienso que este libro está dirigido tanto a niños como a adultos, aunque es cierto que cuando un niño lee “El Principito”, lo que le transmite nada tiene que ver con el verdadero significado de este libro. El niño lo ve como un libro de aventuras en el cual un niño viaja por diversos planetas. A mí me fascinaba la imagen de los árboles baobab, aún la tengo en mi mente.

    Personalmente, me lo leí muchas veces en distintas etapas de mi vida y no dejaba de sorprenderme. Conforme lo iba leyendo tenía un nuevo significado para mí, enseñándome sobre la vida, el amor y la amistad. Y es que este libro está cargado de metáforas, que hasta que no eres más mayor no las podemos interpretar para comprender completamente el significado de éste. Sin embargo, contiene imágenes que pueden ser interpretadas de distinta forma, como por ejemplo el “sombrero” o “serpiente boa que digirió a un elefante”.

    Me parece muy entrañable la dedicatoria que hace de este libro para su gran amigo, reflejando de esta manera la gran importancia que tiene para el autor la amistad y el interés por un amigo que está solo y en una situación precaria.

    Por todo esto animo a todas las personas que no se lo hayan leído a hacerlo, pues es unos de los libros que te llegan al corazón y que siempre recordarán. No debe temerse que los niños no lleguen a comprender totalmente el significado y el contenido de este libro, pues seguramente, al igual que hice yo, lo volverán a leer más adelante.

    Ana Luz Guillén

    UNIR.

    ResponderEliminar
  165. Hola no sabía de la existencia de este blog, he entrado por primera vez por un trabajo de la universidad.
    He estado mirando diferentes escritos del blog y me han parecido muy interesantes, creo que en un futuro me será de gran utilidad, ya sea para buscar información sobre literatura infantil, para utilizarlo como docente, o para mi, para saber libros de interés. Aparte otros docentes pueden decir sus opiniones y será muy enriquecedor.

    Un libro que se menciona en el blog y me ha parecido interesante es “El Jardin Secreto” va de como influye nuestro entorno en el comportamiento y poder de la mente. Pero el Principito es el libro que se menciona que me gusta más, en el instituto de extra escolar hacía teatro, y un año de obra final lo representamos, me gusto mucho ya que tuve la oportunidad de reflexionar una y otra vez sobre este libro, y cada día aprendía algo nuevo sobre el, y con el me enriquecía.

    Desde mi punto de vista es un libro adecuado para niños y para adultos, ya que habla de temas muy profundos como el amor, la amistad, el sentido a la vida, y nos hace reflexionar entre otros sobre las cosas simples, que son las que normalmente son las que nos hacen más feliz y las acostumbramos a olvidar hasta que no las tenemos.

    Ahora hace bastante tiempo que no lo leo, estoy segura que cuando lo lea otra vez me aportará muchísimas cosas más nuevas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  166. Buenos días.

    Mi nombre es Joan Barceló Noguera y soy alumno del Grado de Educación Infantil en La UNIR.

    Quisiera aportar unas palabras sobre éste delicioso libro, del que siempre ha existido algún ejemplar en mi vida. Ahora, tengo la fortuna de poder compartir con mis hijos una edición bellísima con ilustraciones móviles, creación de Associés réunis, de la editorial Salamandra.
    Pienso que es un libro en el que el adulto puede encontrar una ayuda para volver a recuperar muchos de los rasgos de aquel niño que fuimos. La vida nos enseña, entre otras cosas a ser personas adultas, incluso maduras a veces. Pero en pocas ocasiones tenemos la oportunidad de ver y entender el mundo como cuando éramos niños.
    La infancia posee una virtud que no tiene la madurez y es la verdad. La pureza y la transparencia de un niño se manifiestan incluso en las situaciones más adversas y la honestidad con la que el niño se enfrenta al mundo, es total.
    Es de suponer que la madurez nos proporciona a las personas adultas la capacidad de organizarnos y entendernos en este mundo de locos. Pero en realidad, hemos llegado a complicarlo tanto, que incluso dificulta mucho nuestra existencia en él.
    Con la lectura del Principito, nos damos cuenta de que las cosas realmente podrían ser muy sencillas. Es una lectura necesaria y que deberíamos repetir de vez en cuando, ya sea para encontrar el impulso necesario para ir a un parque y balancearnos en los columpios, (experiencia que por cierto es muy relajante y placentera), o para reencontrarnos con el placer de hacer volar nuestra imaginación en un mundo de fantasía y a la vez lleno de la verdad y sentido común que contienen muchas de las cosas más sencillas. Tan sencilla como es su lectura, de la que se puede aprender e incluso recuperar tanto.

    Enhorabuena por el blog y gracias por compartir tus conocimientos y la pasión por la literatura infantil y juvenil. Sin duda es una poderosa herramienta, de gran utilidad para padres y futuros docentes.

    Un saludo
    Joan Barceló

    ResponderEliminar
  167. Hola Ana María y demás lectores:

    Creo que voy a ser la última de los alumnos de la UNIR en comentar este blog... pero prometo dejar buen sabor de boca. En primer lugar, enhorabuena a la autora por hacer un blog tan interesante, completo y profundo sobre literatura infantil y juvenil. Y en segundo, a los profesores de la asignatura por conducirnos a él y darnos la oportunidad de descubrirlo. Yo ya lo tengo en "Favoritos", ¡y eso es mucho mérito!

    Leo este blog y me alegro de haber guardado mis libros de mi infancia y juventud, y de tenerlos ahí disponibles para mis hijos y/o alumnos. A la vez me apeno al constatar lo mucho que hay por leer y lo poco que yo he leído. Pero por suerte aún estamos a tiempo, y con la buena guía de las entradas del blog, seguiremos sumergiéndonos en los inicios del amor a la literatura, para volver a sentir el placer de las primeras historias.

    Para mí El Principito no fue un libro de niñez ni adolescencia, ya que lo leí ya pasados los 20. Recuerdo que lo disfruté mucho, que lo viví como un libro mágico y a la vez tan cercano, tan pegado a la vida de los hombres corrientes. Lo leí en francés mientras estudiaba este idioma en la E.O.I, y también recuerdo la pedante idea de que este libro hay que leerlo en su idioma original, porque ¡leer una traducción NO ES LO MISMO! Tal fue la impresión que la preciosa combinación de palabras francesas me produjo... Así que me propongo leerlo en cuanto pueda, y esta vez en español, aunque me esté desdiciendo. Lo tengo en casa, una edición desplegable que su abuela regaló a mi hija y que tenemos bien arriba de la estantería para que no lo destroce antes de tiempo.
    Un saludo, y MUCHAS GRACIAS.
    Beatriz

    ResponderEliminar
  168. Antes que nada, quisiera felicitar a Doña Ana María Navarrete por este blog tan sumamente útil e interesante, organizado y completo, además de agradecer sus esfuerzos por mantenerlo y compartirlo con tod@s nosotr@s. Soy maestra y he sido afortunada en trabajar ya en Educación Infantil, por ello, creo que este blog también nos puede o podrá aportar a tod@s una maravillosa fuente de opiniones y referencias de la Literatura Infantil. También quisiera dar las gracias a los profesores de la Unir, a Ignacio Ceballos en particular (mi profesor de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil ), ya que un blog como este es un recurso muy provechoso y práctico para profesionales de Educación Infantil (o simplemente para gente con interés en la literatura). Sin duda, seguiré este blog.

    La entrada que he escogido para hacer mi comentario es la del “El principito”. ¿Por qué? La verdad es que ha sido un libro que ha permanecido “muy cerca en mi vida”, y le tengo especial cariño. Recuerdo que mi padre me lo leía muchas veces y me encantaba de pequeña (por los dibujos, porque ciertas cosas no entendía). Hace unos años, en la Universidad estudiando magisterio, una profesora de lengua nos propuso un trabajo de lectura y comentario sobre este libro, y es cuando me di cuenta de los numerosos mensajes de valores humanos que transmitía. Es uno de los pocos libros que he leído en el que, aunque lo lea más y más veces, siempre saco una conclusión distinta. Esto mismo le ha pasado a gente cercana a mi que, tras su lectura, hemos tenido diversos puntos de vista sobre el relato. Por las características de este libro, el factor fundamental por el que creo que pasa esto es por la edad del lector. Las experiencias e intereses con los que se parte son distintos en cada edad y eso marca el diferente criterio con el que se valora. A parte de todo esto, he escogido comentar este libro porque entre los publicados en los diferentes apartados de HISTORIA, creo que es el libro infantil que más puede aportar también al público adulto, y no sólo me refiero por los valores, sino también por sus significados filosóficos implícitos, totalmente atemporales.

    Leyéndolo en edad adulta y viviendo en esta edad, entiendo la gran importancia de los valores que remarca el autor Antoine de Saint-Exupéry, y que por el día a día muchas veces se nos olvida. Son valores que nos suelen preocupar durante la vida y que la sostiene: soledad, amistad, la responsabilidad…, y el personaje principal lo hace mediante elementos tan cercanos y naturales como las flores, zorros, baobabs, estrellas, etc., los que se deducen como comparaciones (es decir, los baobabs son los problemas que surgen en la vida; los volcanes, tareas del día a día…).

    Este gran clásico de la literatura infantil del siglo XX con ilustraciones hechas por el mismo escritor, creo que encierra un gran mensaje para el ser humano bastante fundamental y que considero muy importante para resaltar a nuestros hijos y amigos: “si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin…”.




    Maria Pilar Chisvert Valero
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  169. Buenos días,

    Es evidente que el blog "El cocodrilo azul" pasará a ser una gran herramienta tanto para los docentes como para todas aquellas personas que quieran conocer más acerca de la literatura infantili y juvenil. Por eso, y por el trabajo que conlleva realizar este enorme compendio de material interesante sobre LIJ, sólo me queda felicitar a la autora Ana María Navarrete.

    Parece ser que los estudiantes de la UNIR están dejando huella en este blog y, cabe decir, que yo soy uno de ellos. Me parece genial, porque gracias a la UNIR y concretamente a la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Primaria, he tenido la oportunidad de conocer tan instructivo blog y, a la vez, me está encantando el explorar más profundamente la literatura para los más jóvenes.
    En mi vida siempre he sido un lector más o menos asiduo, emprezando ya de bien pequeño con los cuentos de los hermanos Grimm, Beatrix Potter y tantos otros que guardo en un rincón muy especial de mi corazón.
    No obstante, aunque veo que son muchos los compañeros que han comentado acerca de este apartado, yo quisiera unirme a ellos porque "El Principito" fue uno de los que más me gustaron de pequeño, y siendo un jóven ahora, es de los que más profundidad y reflexión me han aportado.

    Antoine de Saint-Exupéry, el autor de "El Principito", utiliza un lenguaje muy sencillo pero cargado de una enseñanza de los valores que, aunque sea un libro del s.XX, bien perdurará como una obra que se escapa de los límites del tiempo y nos sirva en la actualidad y en las futuras generaciones: una fuente de enriquecimiento de valores, una reflexión sobre la sociedad y las conductas de la gente (en concreto la de los adultos) y una dósis de diversión, todo ello junto en "El Principito". Y es que esta novela es tan recomendable para los niños como para los adultos.
    A través de los ojos del Principito, viviremos una aventura en la que a medida que vamos leyendo, y lo digo desde mi propia experiencia, volveremos a conectar con la inocencia y puresa que hay en el interior de cada uno de nosotros, la cual suele estar nublada por "el hacerse adulto" junto con todas las preocupaciones que conlleva. Esta es la magia de "El Principito", reconectar con el niño interno, y guiar nuestra vida cotidiana junto con sus responsabilidades desde una actitud más libre, creativa y empapada de unos valores más humanizantes.

    Y termino con una clara muestra de la fuerza que desprende esta novela: "lo esencial es invisible a los ojos"

    Jordi Calduch
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  170. Excelente comentario Jordi.

    ResponderEliminar
  171. Yo leí el Principito hace mucho y también me encantó.

    Un saludo y gracias por el blog,

    Nacho

    ResponderEliminar
  172. ANNA SALAS FORTIÀ19 de abril de 2013, 5:13

    Buenos días,
    como otros muchos compañeros, acabo de descubrir este blog a través de la UNIR y tengo que decir que decir que me está gustando mucho… ¡Es una mina! Por ello, felicidades a la autora.
    Me he detenido en la entrada dedicada El Principito porqué es un libro del que guardo un recuerdo muy entrañable. Debía tener unos diez años cuando lo encontré en una estantería de mi casa, todo lleno de polvo, y como lectora compulsiva (aunque poco selectiva) que era por aquellos entonces, lo devoré. Sabía que era un libro muy famoso, lo que se llamaba un clásico, y me gustó, pero no terminé de captarlo en su pleno sentido. Años más tarde lo releí, y me encantó. Fue entonces, cuando profundicé en él, cuando capté la esencia, la sabiduría, los valores y las enseñanzas escondidas detrás de aquellas palabras y de aquellas ilustraciones tan simpáticas. Con ello quería hacer hincapié en la idea que apunta Ana Mª Navarrete de que no es un libro tan infantil como parece. Sin embargo, desde mi humilde punto de vista, creo que como futuros maestros es un libro bonito para leer con nuestros alumnos, y que con una guía adecuada nos va a permitir trabajar aspectos muy positivos para ellos. En conclusión, animo a leerlo a todos los que no lo hayan hecho, la sencillez con la que es escrito y la sabiduría que desprende son un pequeño tesoro. Y finalmente comentar que me ha encantado la dedicatoria que nos ha copiada la autora, no la recordaba y es realmente bonita y enternecedora. ¡Saludos cordiales! Anna Salas Fortià-Estudiante del Grado de Maestro de Primaria de la UNIR.

    ResponderEliminar
  173. Hay muchos libros que he leído como el Diario de Anna Franck,las Fábulas de Samaniego, pero tengo que decir, que elPrincipito , fue un libro muy importante para mí. Me lo regalaron en mi cumpleaños y todavía me acuerdo de él. Lo tengo en casa como un tesoro, y hará unos meses lo volví a leer con mi hijo Jon de nueve años. Estoy de acuerdo con el articulo, el Principito no sólo es un libro para niños/as, sino que muchos adultos deberían leerlo para aprender muchas cosas sobre la amistad, la lealtad, etc.

    ResponderEliminar
  174. Buenas tardes, antes de realizar mi intervención en este blog me gustaría agradecerle a la Universidad Internacional de la Rioja que nos haya brindado el descubrimiento del blog de Ana Mª Navarrete para poder plasmar nuestras ideas y profundizar sobre un tema tan importante y motivador como es la lectura.
    Esta mañana he investigado el blog y me gustaría felicitarte por la gran labor que estás desempeñando que tanto nos va a ayudar a nosotros como futuros maestros como a todo aquel que esté buscando información sobre literatura infantil y juvenil.
    Tras una revisión más en profundidad he ido leyendo temas y, curiosamente, recordando aspectos y momentos de mi infancia. La sola lectura superficial de las obras aquí expuestas junto con las ilustraciones de las portadas me han hecho revivir sentimientos, estados de ánimo, alegrías y situaciones que, incluso en algún caso, había olvidado.
    Me gustaría comentar el libro “El Principito” puesto que mi primer contacto con este libro lo tuve mientras realizaba las prácticas y se utilizaban partes de éste en las clases de ciudadanía, ya que sirve de fuente de trasmisión en valores. Por lo tanto, se me quedó una espinita al no haberlo leído nunca y, ahora, después de leer varias partes ha llegado el momento de leerlo por completo.
    El libro me ha fascinado, me parece precioso, además, es fácil de leer pero al mismo tiempo logra sintetizar aspectos tan importantes en nuestra vida como son el amor, la amistad, la sencillez, en definitiva toda una filosofía de vida. Creo que es un libro que deben leer tanto niños como adultos puesto que la interpretación depende del momento en el que se encuentre el lector.
    Para finalizar, quisiera animar a todo aquel que no haya leído el libro y agradecer que gracias a este blog me haya apresurado a devorarlo.
    Saludos, Ana Giner Brines (Estudiante del Grado de Maestro de Primaria de la UNIR).

    ResponderEliminar
  175. Quiero comenzar mi comentario, dando mi enhorabuena a la autora de este blog “El cocodrilo azul”, Ana Mª Navarrete. Y darle las gracias por tan estupendas referencias que nos son tan útiles para compartir con nuestros alumnos y para indagar en este mundo tan increíble como es la lectura.

    Yo también soy alumna de la UNIR y me uno a mis compañeros en reconocer el enorme trabajo realizado en recabar toda esta información sobre literatura infantil y juvenil.

    He querido comentar este post de "El Principito" por que fue un libro que me enamoró cuando lo leí en mis tiempos de estudiante. Es tierno y profundo y utiliza un lenguaje tan sencillo que tanto niños como adultos pueden disfrutar de él.
    Hace unas semanas en la feria del libro de mi localidad lo encontré entre un buen montón de libros y no dudé en volvérmelo a comprar y disfrutarlo de nuevo.

    ¡Se puede aprender tantas cosas con él!.
    Te hace pensar tan profundamente en aquellos aspectos de la vida que siendo tan importantes los tenemos a veces en un segundo plano y no sabemos apreciar. Buscar los detalles que nos hacen felices. Pienso que su mensaje o moraleja es muy positiva y enriquecedora. Una verdadera educación en valores.
    Me encanta la historia del zorro y cómo de un manera tan sencilla te hace pensar en cómo a veces juzgamos a las personas sin conocerlas.

    La obra nos abre los ojos a los aspectos que de verdad son importantes para la vida.
    No me cansaré de recomendarlo porque es increíble.

    “No se ve sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”

    Fátima Espinosa Pomares
    Estudiante de la UNIR

    ResponderEliminar
  176. Buenos días, me llamo Patricia Ruiz y al igual que muchos compañeros/as también soy estudiante de la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja) y he aterrizado en este mágico blog a través de la asignatura Didáctica de la Literatura del Grado de Magisterio de Educación Infantil.

    La elección de “El Principito” tiene un porqué en mi vida. A simple vista parece un libro corriente y de fácil lectura por lo corto que es, pero si de verdad nos adentramos en sus páginas y exprimimos el jugo de cada letra, nos daremos cuenta que este pequeño libro encierra entre sus hojas un gran tesoro. Un catálogo de moralejas donde no hay castigos, prohibiciones ni negaciones. Sus mandamientos hablan 180 lenguas diferentes, lo siguen niños/as y adultos, no creyentes y hombres de fe. Imperecedero, se puede leer ayer, hoy y mañana. Su enseñanza es simple y a la vez encierra toda la complejidad del mundo, del ser humano como ser universal. Pues su verdadera finalidad es evocar la felicidad de niños/as, jóvenes, adultos y mayores con el descubrimiento del mundo.

    Se trata entonces de que cada persona independientemente de su edad se vuelva a encontrar con su “yo” niño/a, pues como afirma este libro: “todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan”

    El Principito, cuyo misterioso y entrañable protagonista de rizos rubios es un ícono en el mundo entero, se encuentra con un aviador perdido en el desierto del Sahara, después de haber tenido una avería en su avión. En sus conversaciones con él, el narrador revela su propia visión sobre la "estupidez humana" y la sencilla sabiduría de los niños/as que la mayoría de las personas pierden cuando crecen y se hacen adultos.

    Una metáfora en el que se tratan temas tan profundos como el sentido de la vida, la amistad y el amor y de donde se desprenden valores humanos que están siendo devaluados cada día por no aportar beneficios personales. Por ello, se ha de invertir en estos valores, más aún si cabe, en la actualidad ya que cada persona, como ser social único e irrepetible, es una pieza importante e insustituible para el equilibrio de la humanidad, por ello se ha de respetar y ayudar a los demás para que todos estemos en el sitio adecuado, haciendo lo que tenemos que hacer en armonía con el todo.

    ResponderEliminar
  177. Buenos días,
    Soy una estudiante de la Unir del grado de magisterio de primaria y estoy cursando una asignatura “Didáctica de la literatura”. Una de las actividades que tenemos que realizar es comentar y dar nuestra opinión personal de alguna de las etiquetas que están en este blog.
    Primero de todo felicito por el trabajo que se realiza en este blog, además de difundir información, ayuda a acercar la literatura y facilita la búsqueda de un buen material.
    Me he quedado sorprendida como se puede sacar tanta información en un blog, llevo bastantes días indagando en este blog y francamente no entro en muchos blogs, pero la experiencia me ha gustado.
    Me gusta mucho la historia del arte y creo que las personas muchas veces nos guiamos por nuestros gustos, es decir como futura maestra de primaria y apasionada del arte, me entusiasma poder enseñar y acercar a mis futuros alumnos éste abanico de posbilidades.
    Pero he decido comentar este libro “ EL PRINCIPITO”, que me parece apasionante, me gusta mucho y creo que todas las personas deberíamos leer este libro tres veces en nuestra vida, cuando somo pequeños, a mediana edad y cuando somo mayores.
    Yo de momento lo he leído dos veces y cada vez me gusta más. Creo que es un buen libro lleno de moralejas, ideal para regalar. A mi me lo regalaron y siempre que tengo alguna oportunidad lo regalo.
    Creo que es fundamental que existan blogs como estos que den publicidad, consejos, que divulguen información que se pueden considerar de calidad y que son fuentes fiables y de confianza.
    Y además sirven para dar nuestras humildes opiniones y narrar nuestras experiencias.

    ResponderEliminar
  178. Buenas tardes,

    En primer lugar quiero darle la enhorabuena a Ana María Navarrete por el trabajo realizado en este blog. Me parece muy interesante y útil.

    Yo también soy alumna de la UNIR y he conocido el blog a través de la asignatura de Didáctica de la Literatura.

    Podía haber elegido muchas otras entradas para comentar, ya que hay muchas muy curiosas e interesantes. Sin embargo, estando "El principito" no me he podido resistir. ¡Cómo me gusta este libro! Es increíble lo mucho que aporta, pudiendo leerlo en diferentes etapas de la vida. Como se ha comentado, es un libro de niños y de adultos. Aunque las interpretaciones sean varias. Es un libro fácil de leer y con mucho contenido. En el que el autor creó una obra atemporal y mágica para todo el que lo lee.

    Personalmente no lo descubrí en mi infancia o adolescencia. Conocía el título pero no me había encontrado con él.

    Me encantaba una frase: “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. El día que me regalaron este libro conocí el origen de esta maravillosa frase y encontré muchas otras. Encontré un clásico. Un libro para toda la vida.

    Muchas gracias por este blog que seguro utilizaré en mi labor docente.

    Un saludo.

    Lorena.

    ResponderEliminar
  179. Hola, buenas a todos,

    Como muchos de mis compañeros, he aparecido aquí vía UNIR, pero debo confesar que llevo varios días echando un ojo por este lugar. Sobran palabras de gratitud hacia la creadora del blog, pues veo que ya llevamos generaciones de estudiantes paseando nuestro tiempo por este blog y es evidente que es un gran lugar de encuentro en el que no solo pasar, sino tomar asiento, por lo que me suscribo a sus felicitaciones sin ánimo de recalcitrar.

    Dicho lo cual, pasaré a comentar el por qué de mi parada en este “post”, la cual ha sido más extensa de lo esperado, ya que me he vuelto a animar y a releer este mencionado clásico para recordar el por qué de su encanto.
    Como ha comentado Dª Ana Mª Navarrete, no es un cuento dirigido exclusivamente a niños, sino más bien considero que es un cuento para adolescentes y adultos, los cuales pueden traducir los pasajes del principito al lenguaje infantil, con la esperanza de que les cree un bonito recuerdo al que volver con la edad adecuada para exprimir todo su mensaje.

    Sin duda, como algunos de mis compañeros han comentado, El Principito es un libro con mensaje, que a todo el que lo leímos en nuestra adolescencia nos genera nostalgia y recuerdos puntuales de los mensajes lanzados por Exupéry, ¿quién no recuerda el dibujo de la boa y el elefante?. Durante mi edad escolar, El Principito fue usado en diferentes materias, pero no fue hasta la adolescencia donde lo leí con detenimiento y desde entonces lo he recomendado en innumerables ocasiones, al igual que la biografía de Antoine de Saint Exupéry que cayó casi por casualidad, en un libro de múltiples biografías pero que llamaba considerablemente la atención. Exupéry fue un personaje muy particular, sus hazañas, su historia familiar y su vida marcada por la aviación, por la relación con su madre y las artes son muy interesantes, recomiendo a todos los lectores la profundización en la biografía del autor de tan memorable obra, a ser posible algo más que el contenido somero de las típicas enciclopedias online.

    Volviendo a la grandeza de “El Principito”, coincido con muchos comentarios anteriores acerca del mensaje que nos aporta, como la alegoría a la creatividad de los niños que se va perdiendo conforme gana peso la influencia adulta, la importancia que se le da a las apariencias, el materialismo de la sociedad (curioso ya que el autor proviene de una familia aristócrata, pasa parte de su infancia en un castillo familiar), el tratamiento respetuoso que hace a la ecología, la visión alternativa sin ataduras para comprender el mundo y la visión existencialista que aporta.

    Es en esta novela a diferencia de otras, donde el autor deja expresar su fantasía con toques morales y reflexivos, al parecer esta historia la escribe después de un accidente aéreo en un concurso en África, donde junto a otro compañero permanecen accidentados en el desierto del Sahara y son finalmente rescatados por un beduino. Se dice que la alegoría de la rosa que el Principito debe cuidar hace referencia a su esposa, la cual abandona con frecuencia debido a sus múltiples viajes y al éxito de sus novelas.

    Por todo lo mencionado, no puedo más que coincidir con mi compañero de anteriores convocatorias, Joan Barceló, el cual menciona el mensaje implícito de pureza y transparencia de los niños, donde es tan misterioso el país de las lágrimas.

    Hasta pronto. Un saludo. ECM (Estudiante de Magisterio de Primaria, UNIR)

    ResponderEliminar
  180. ¡Hola a todos!

    Como otros muchos de los que en este blog han escrito, yo también he llegado a él a través de un trabajo para la Universidad Internacional de La Rioja. Tras navegar por el blog y leer sus interesantes posts, debo darle mi enhorabuena a su autora, aunque esto quede repetitivo, pero es inevitable hacerlo por ser más que merecido. Me alegra mucho haber tenido la oportunidad de conocer el blog y de poder comprobar que existe gente que dedica tanto tiempo y esfuerzo a una pasión tan loable como la lectura.

    Soy consciente de que esta entrada tiene ya muchísimos comentarios, pero, al igual que otros compañeros, no he podido evitar elegirla. ¡Qué decir de “El Principito” que no se haya dicho ya! Para mí es más que un libro. Siempre he oído que este libro hay que leerlo tres veces en la vida: de niño, de adolescente y cuando se es adulto. Yo reconozco que de pequeña no lo leí, nadie me lo dio. La primera vez fue de adolescente (15-16) y me encantó, quizá porque la adolescencia es un compendio de todo y a la vez de nada; tiene un poco del niño que se empieza a abandonar y un poco del adulto que se ansía ser… ¡Difícil etapa! Creo que leer “El Principito” en ese momento de la vida ayuda a mantener los pies sobre la tierra y no perderse en cosas banales.

    La segunda vez que lo leí fue con unos 24 años y en ese momento encontré en él algo diferente: me hizo recapacitar sobre el sentido de la amistad y sobre algunos valores expuestos en esta historia. Me pregunté a mí misma si quería ser en el futuro alguno de los excéntricos personajes que aparecen en el viaje de nuestro protagonista y mi respuesta fue un no rotundo. Yo quería ser como El Principito, no quería perder nunca a la niña que un día fui, quería ver el mundo desde una óptica diferente, la de un ser puro como él.

    Ahora, con unos pocos años más, he vuelto a leer el libro y nuevamente he descubierto algo distinto a las veces anteriores: esta vez he descubierto una gran historia de amor, de un amor auténtico que emana del protagonista hacia su amada rosa. Tal vez en esta ocasión le haya dado un sentido diferente porque he leído la historia habiendo conocido el amor, ese amor auténtico. Y tal vez por ello esta vez me ha conmovido hasta las lágrimas.

    Así pues, yo recomendaría leer “El Principito” no sólo en la niñez, adolescencia y adultez, sino además en todo aquel momento en el que tú mismo o tu vida cambie en algún sentido importante. Y al hilo de esto, me gustaría resaltar esta frase que esconde, a mi parecer, un valioso mensaje: "No se debe nunca escuchar a las flores. Sólo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello."

    Catalina Jiménez Tostón
    Estudiante UNIR

    ResponderEliminar
  181. He elegido el cuento “El principito” por que me parece muy interesante, ya que trata de temas profundos como el amor, la soledad, la amistad y otros temas vitales. Pero sobretodo por que estos temas son contados de manera sencilla; de forma que su lectura es fácil y entretenida.

    Critica la visión adulta de la vida y transmite otra desde una perspectiva tan sencilla que parece insultante para los adultos.

    La lectura de este cuento puede ser muy provechosa en Educación Primaria donde los niños están en pleno desarrollo personal y pueden aprender las lecciones y valores que este cuento contiene.

    Además cualquier persona adulta puede disfrutar de este cuento aunque sea considerado un libro infantil.

    Enhorabuena por el blog. Tiene material muy útil.

    Germán Solana Frías
    Estudiante UNIR

    ResponderEliminar
  182. En primer lugar felicitar a Ana Mº Navarrete por este gran blog. Es fantástico disponer de un enlace con tanto material y recomendaciones de tanta utilidad.
    No podemos ignorar la influencia de este libro en la literatura infantil del siglo pasado. Una lectura que, a buen seguro, ha dejado su huella en quienes tuvimos la suerte de tenerlo en nuestras manos e imaginar el mundo en que nos introducía este entrañable personaje.

    ResponderEliminar
  183. Después de investigar en las secciones del blog y ver alguna tan interesante como libros de arte para niños o personajes, entre otros, lo primero es dar las gracias a Ana María Navarrete. Trabajos como este, son perfectos para descubrir la literatura, y aportan a las aulas un dinamismo impagable.
    De la etiqueta de historia me he quedado con el Principito, porque este mismo fin de semana he ido al teatro a ver una interpretación maravillosa de este pequeño gran libro, que tiene el poder de cambiar nuestra interpretación del mundo y consigue que la mirada de un niño te transporte en el tiempo; así, releído en diferentes momentos nos devuelve infinitas visiones pero un solo recuerdo, el de la primera vez que abrimos sus páginas y vimos el dibujo de la serpiente, verla dibujada en el escenario con tiza me transportó de inmediato al mundo mágico de Antonie Saint-Exupéry y sus maravillosos dibujos.
    En las páginas del Principito está escrita toda la vida de su autor, desde su mundo de niño en el jardín del castillo de sus abuelos hasta su pesadilla de adulto como bebedor. El cuento es en el fondo una autobiografía del mundo de un pequeño de imaginación desbordante, que su familia llamaba el “Rey Sol” por su pelo rubio y rizado.

    Saint-Exupéry nos muestra su propio planeta con una sinceridad que duele, pasando por el amor, la amistad incondicional (ya desde la dedicatoria), la imposibilidad de detener el tiempo… todo visto por los ojos de un niño que todos somos y cuya infancia feliz se escapa para llegar a una realidad de adulto incierta y dolorosa. No podemos olvidar que el libro fue escrito en tiempos de guerra como una evasión.
    Más que recomendable, me parece un libro imprescindible.Siempre abierto a la esperanza me quedo con el final para poder contestar que SI. Decirme que el principito ha vuelto…

    Chus Alonso

    ResponderEliminar
  184. Seguramente me repetiré en las ideas que comentan otros compañeros y compañeras, pero como imagino, el resto de vosotros, es una tentación demasiado grande no escribir acerca de este clásico.
    Es una alegoría a la infancia, a la niñez, a esa inocencia con la que se contempla el mundo y todo lo que en el sucede. El Principito salió de su mundo en busca de aventura y en cada planeta se encontraba con una lindeza del alma humana.
    Considero que en esta lectura nos brinda una enseñanza universal, que a la vez sabe recoger la complejidad del ser humano. Pienso que podemos sacar diversos aprendizajes, como por ejemplo, aquella famosa frase de “Solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”. Los más valioso seguramente sea intangible, ni se mide ni se toca, pero se siente y es necesario para nuestro bienestar personal.
    Personalmente, me hace gracia cuando el libro comenta "Las personas mayores no son capaces de comprender las cosas por sí mismas. Es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones", lo interpreto como que los adultos nos complicamos la vida, las situaciones las interpretamos, le damos vueltas... perdemos esa “simplicidad” sin sentido peyorativo, que tienen los niños.
    Otra idea que me parece muy lúcida y que la relaciono con la lección de no tener dependencias emocionales, y de entender que la felicidad sobretodo parte de estar bien contigo mismo, y no establecerla siempre en situaciones ajenas a ti, como en este caso puede ser la pareja, la frase a la que me refiero es "Yo no te necesito, tú tampoco tienes necesidad de mí, pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo".
    El principito también nos ayuda a saber conocernos mejor como personas, cuando comenta que "a los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo jamás preguntan lo esencial del mismo. Nunca preguntan: '¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan ¿Qué edad tiene? ¿Cuanto pesa? ¿Cuanto gana su padre? Solamente con esos detalles creen conocerte'. Me parece muy lúcido.
    En resumen, me parece una lectura obligada ya que es capaz de hacer que el lector hace que le obligue a mirar el mundo desde una perspectiva nueva, mostrando nuevos caminos para relacionarnos con nosotros mismos, con las demás personas y con las situaciones que vivimos. Por tanto, es muy importante abrir estas perspectivas desde niños, saber ver las cosas desde otro punto de vista y no desde el discurso dominante y establecido, que fuera del mismo, te tratan casi de loco o inconsciente. Si se demuestra que las cosas no va bien, probemos otras no?

    Alejandro Rodríguez Jiménez
    Alumno UNIR

    ResponderEliminar
  185. Belén Lamiquiz Martinez28 de abril de 2013, 5:11

    ¡Felicidades Ana María por este maravilloso blog!

    Mi experiencia con este libro fue algo curiosa. Tuve que leérmelo en 4º de la ESO y desgraciadamente no entendí nada, me pareció un libro muy raro que hablada de cosas extrañas, sin sentido alguno e inconexas entre sí. Sin embargo, tiempo después, durante la carrera, lo volví a leer. Asombrosamente, esas historias extrañas adquirían sentido y unidad, todo se me hacía comprensible y me despertaba emociones de ternura, nostalgia y curiosidad. Es un libro que conmueve.

    Por eso, me gustaría animar a todas aquellas personas como yo leyeron este maravilloso libro en el colegio y no lo supieron entender a que le den una segunda oportunidad y lo lean como adultos.

    Creo que muchos jóvenes lo han leído, pero desgraciadamente a destiempo, y muchos lo han dejado olvidado en la balda, pues lo recuerdan aburrido cuando no es así en absoluto. Es un libro muy rico, lleno de metáforas profundas y mensajes por descubrir.

    Por último, me gustaría comentar que mi relación con el libro no se queda tan solo ahí, sino que lo he leído muchas más veces y cada vez descubro algo nuevo, algo que en ese momento me llama la atención y en anteriores ocasiones había pasado desapercibido.

    Un saludo a todos los seguidores de este blog.

    Belén Lamiquiz Martínez

    ResponderEliminar
  186. Antes de comentar cualquier cosa sobre el libro del Principito, quería felicitar a la autora de este blog, como ha hecho cada uno de mis compañeros de la UNIR, ya que creo que un blog es fácil de hacer, pero difícil de que sea tan especial como este y sólo se consigue a base de estar día a día haciendo lo que te gusta, asique sólo tengo que decirle a la autora ¡ Gracias por compartir esta gran página con todos nosotros!

    E elegido este tipo de libro, porque no es la primera vez que me lo leo y porque creo que transmite unos grandes valores muy importantes para la vida.

    Creo, que es un libro, que está destinado a todo tipo de lectores, ya que su lectura es fácil de entender, normalmente es un libro que en algunos colegios es obligatorio.
    Lo que más me gusta de este libro, es que habla de la infancia y de la vida adulta, que te hace reflexionar sobre ello y te lo hace de forma metafórica, te hace reflexionar de muchos aspectos de la vida y de la forma tan rápida que tenemos de abandonar los sueños de no luchar por ellos.
    Te habla de la amistad, de la importancia de ella y del amor.
    Es un libro donde la reflexión es continua y te hace preguntas a lo largo de todas las páginas.
    Por último, creo que el objetivo de este libro es que todos captemos 3 ideas principales:
    - La primera sería de que los niños no necesitan grandes cosas para ser felices, la segunda en la que se junta la felicidad, el cariño y la amistad y la tercera en la que el autor intenta recordarnos todo aquello que saben los niños y que olvidan cuando son grandes.
    Un Saludo.
    Laura Casals. Estudiante de la UNIR.

    ResponderEliminar
  187. Al igual que algunos de mis compañeros, yo también soy alumna de la UNIR y gracias a la asignatura de didáctica de la literatura he podido conocer este blog.
    Me parece muy interesante y útil, ya que podemos disponer de diversos materiales tanto a nivel personal como profesional. Me ha encantado y de aquí en adelante lo recomendaré y lo utilizaré bastante.

    Antes de comentar este apartado, he de decir que he estado apunto de decidirme por comentar el apartado, dónde aparece el diario de Ana Frank, pero al ver la portada del principito, no he podido resistirlo y no he tenido ninguna duda. He sabido que quería hacer este sin dar más vueltas.
    Yo a diferencia de algunos de mis compañeros no he tenido la suerte de que mis profesores me lo mandarán para leer, si no que me lo compré cuando tenía 23 años en la feria del libro que ponen en el pueblo de mis padres (Guadix) le regale el mismo a mi prima de 18 años y las dos en cuatro días lo leímos, estábamos super enganchadas.
    No me arrepiento de habérmelo leído con esta edad, ya que creo que siendo más joven no lo hubiese entendido o no le hubiese dado la importancia que el libro quiere transmitir de ciertos aspectos de la vida. Y me encanta, por que creo que el autor refleja perfectamente el amor, la naturaleza, los sentimientos, la vida y el hombre, desde la visión de un niño. Es decir los niños pueden ver cosas que los adultos son incapaces de mostrar y transmitir.El autor quiere transmitir que lo más importante no es lo tangible, si no lo que no se puede ver, de ahí que lo más valioso de las cosas y de las personas, es lo que no es tangible.

    Un saludo a todos.
    Rocío Asensio Gómez.

    ResponderEliminar
  188. Cristina Muñoz Romero28 de abril de 2013, 13:41

    Hola a todos yo también soy alumno de la UNIR, quisiera felicitar a la autora del blog Ana María Navarrete y darle las gracias a mi profesora María Soledad González, porque sin ella tampoco hubiera sabido de la existencia de esta magnífica herramienta.
    Tenía que elegir este libro porque he tenido la misma experiencia que mi compañera Belén Laquimiz. Cuando empece la ESO con 13 años mi profesor de lengua nos mandó a leer este libro y la verdad es que me pareció horrible. al principio dije que bien que cortito pero la verdad que se me hizo eterno, aburrido y no llegue a entender nada. Alrededor de unos cuatro años más tarde mi padre me regaló el libro del Principito y automáticamente fue a una esquina del armario.
    Después estudiando la carrera de magisterio de infantil tuve la suerte de que una profesora me mandara el libro de nuevo, al principio me acordé de lo poco que me había gustado anteriormente pero cuando lo volví a leer de nuevo era completamente otro libro.
    Me pareció un libro increible, lo leí en menos de tres horas. Es un libro corto pero tiene mucha información y grandes valores. Como dicen mis compañeros nos hace volver a nuestra niñez y ver la sencillez de las cosas.
    Estamos ensimismados en nuestro ocupado mundo "el mundo de los adultos" que a veces no nos paramos a observar la belleza de las cosas más simples ni a dar importancia a las cosas que de verdad la tienen.
    Lo que más me gusta del libro es la relación que tiene el Principito con la rosa y el zorro son verdaderas relaciones de amistad y sincera que como se suele decir "quién tiene un amigo tiene un tesoro".

    Un saludo.

    Cristina Muñoz Romero.

    ResponderEliminar