Translate

sábado, 9 de enero de 2010

Los niños y la lectura

La lectura forma parte de la vida; es emoción, placer y conocimiento. Es una ventana abierta al mundo que desarrolla el espíritu crítico y configura individual y socialmente al individuo. Leyendo se aprende a pensar, por tanto se desarrolla de forma clara, la personalidad. El lector recrea la obra que lee y así crea un mundo interior único que suele ser a corto, medio y largo plazo, enriquecedor para sí mismo y para los demás.

Como respuesta al planteamiento sobre cómo hacer que un niño sea lector, se encuentran fórmulas o respuestas parciales, pero no existe una varita mágica que resuelva este enigma en el que influyen diversos factores, siendo los más importantes el familiar, el escolar y el social.

Si se logra que el niño experimente en primera persona que leer es divertido, ya se habrá dado un primer paso en la aproximación a la afición por la lectura. No puede perderse nunca de vista que en el niño existe algo dominante, el juego, que es una actividad libre con poder de evasión. Los niños creen en el poder de la imaginación. Cuando juegan lo hacen con toda el alma, de ahí que sea importante despertar en el niño el placer que pueda proporcionarle la lectura de la forma más lúdica posible y con carácter extraescolar.

Se trata de conseguir que un niño lea por placer, no por obligación.

El juego está limitado por el espacio y el tiempo y tiene posibilidad de repetición. Estas características son igualmente aplicables a la lectura y hay que ayudarle a descubrirlas.

Otra cuestión es que dos de las fórmulas de aprendizaje de los niños son la imitación y la repetición. Un niño que ve leer a sus padres, quiere leer también, aunque no es tampoco algo tan fácil, ya que puede haber un niño que lea aunque los mayores no lo hagan y viceversa. Roald Dahl describe magistralmente la situación del niño lector en un ambiente hostil en una de sus más famosas novelas, Matilda, escrita en 1988 y llevada al cine por Danny DeVitto en Estados Unidos en 1996.

“Al cumplir los tres años, Matilda ya había aprendido a leer sola, valiéndose de los periódicos y revistas que había en su casa. A los cuatro leía de corrido y empezó, de forma natural, a desear tener libros. El único que había en aquel ilustrado hogar era uno titulado Cocina fácil, que pertenecía a su madre. Una vez que lo hubo leído de cabo a rabo y se aprendió de memoria todas las recetas, decidió que quería algo más interesante.

-Papá –dijo-, ¿no podrías comprarme algún libro?

-¿Un libro? –preguntó él. ¿Para qué quieres un maldito libro?

-Para leer, papá.

-¿Qué demonios tiene de malo la televisión? ¡Hemos comprado un precioso televisor de doce pulgadas y ahora vienes pidiendo un libro? Te estás echando a perder, hija....

...La tarde del día en que su padre se negó a comprarle un libro, Matilda salió sola y se dirigió a la biblioteca pública del pueblo.”

(Roald Dahl: Matilda, Ed. Alfaguara, Madrid, 1989).

El deseo de leer es la consecuencia de la curiosidad, del deseo de aprender y de conocer el mundo, pero sólo se desea y se ama aquello que se conoce, luego es necesario que desde pequeños, los niños vean libros, los toquen, los manoseen e incluso estropeen alguno, para aprender a cuidarlos. Este proceso manipulativo es el primer paso para despertar la afición por la lectura.



EL PROCESO DE LEER

Leer es un proceso largo, apasionante, irremplazable...

Participar del gusto por la lectura es como hacerlo por la música, por el deporte o por la pintura. Leer es descubrir una de las mil posibilidades que existen para llenar el tiempo de ocio. Los niños aprenden desde pequeños todo lo que se les quiera enseñar. Para despertar la afición por la lectura ¡hay que ponerse a leer! Y ¡cuánto antes mejor!

Lo primero que necesitamos para leer es disponer de un espacio y un tiempo de tranquilidad, de silencio e intimidad. En la creación de un espacio que propicie la lectura, los padres y profesores, se juegan mucho, no sólo que un niño sea lector, sino también que aprenda a dialogar, a descansar, a estudiar, en definitiva, que sepa estar solo tanto como acompañado. Es necesario que se entretenga sin que todo el mundo tenga que estar pendiente de él, hasta caer en el agotamiento, es decir, con este aprendizaje previo, se evitaría en gran medida la figura del “niño tirano” que impone a todos y a todas horas sus propias reglas para sentirse bien.

No podemos perder de vista que el juego, aunque es una actividad libre y evasora, está limitado por el espacio y el tiempo, tiene posibilidad de repetición y sigue unas reglas de organización y participación, en este sentido es creador de orden.

Siguiendo estas pautas, la lectura deberá ser libre y liberadora, porque por medio de ella se ponen palabras a la propia realidad. Como el juego, estará también limitada en el espacio y en el tiempo; cuando guste un libro, una escena, un párrafo, se podrá hacer una relectura; éste es uno de los placeres que debe aprender a sentir un lector.

En el juego de leer hay que descubrir poco a poco sus reglas, como estar en silencio o con una música suave de fondo, estar sentado de forma cómoda, elegir el libro adecuado al momento psicológico y a la edad, en definitiva, enfrentarse a determinados aspectos que parece que cada vez se alejan más de nuestra vida, como son los momentos de silencio y soledad que se necesitan para reflexionar. Leer servirá indudablemente “para cargar pilas” y volver con más fuerza a la cada vez más estresante realidad. Este remanso de paz se convertirá en uno de los aspectos más gratificantes del hecho lector.



ETAPAS LECTORAS

Antes de llegar al hecho lector propiamente dicho hay un periodo de sensibilización de 0 a 2 años, y otro de aprendizaje, de 3 a 6 años que son claves en el proceso de la lectura.

Para el periodo de 0 a 2 años, la denominada Lectura regazo es un buen comienzo. Se trata de coger al niño en brazos y contarle o leerle un cuento. Este momento será siempre para él mágico y gratificante y proporcionará un estímulo afectivo y lingüístico irremplazable.

Durante el denominado periodo de aprendizaje, de 3 a 6 años la habilidad básica a desarrollar será la expresión oral.

Hay que tener en cuenta que el aprendizaje lector supone una transformación del código lingüístico oral que conoce el niño, en código simbólico. Su asimilación está condicionada por el bagaje léxico adquirido en el hogar. Cada individuo sigue un proceso muy personal, por eso se evitarán comparaciones con hermanos o amigos y se tendrá especial paciencia y comprensión, ya que para algunos niños aprender a leer y escribir, es un proceso lento y a veces doloroso.

Cuando ya leen, entre los 6 y los 7 años, su curiosidad aumenta sin parar y juegan a descubrir todo lo que hay escrito en el entorno, relacionando el texto con la imagen a gran velocidad.

Entre las 8 y los 12 años se lleva a cabo la consolidación en el uso del lenguaje, potenciada fundamentalmente por el entorno en que se mueven. El niño es ya un ser autónomo, que asimila todo con rapidez. En estos años surge la capacidad de reflexión y de descripción del mundo a través de la lectura. Es una etapa que hay que aprovechar, porque les encanta ir a la biblioteca del colegio y a las librerías para elegir lo que quieren leer. Se empiezan a perfilar sus gustos, inclinándose por libros con protagonistas de su edad.

En la pre-adolescencia, a los 13 años, comienzan los problemas con la lectura, entre otras cosas porque en la mayoría de los casos se convierte en una obligación escolar. En el aula se obliga a leer y a hacer exámenes sobre lo leído, de ahí que deje de ser algo gratificante y comience a convertirse para muchos adolescentes en una pesadilla. Es un momento de gran responsabilidad para los adultos, que no ceden y que no quieren buscar modos menos convencionales de evaluar. Hay que destacar sin embargo, que cuando se ponen en sus manos libros que son de su interés y se propone la lectura como actividad libre, que no se va a evaluar negativamente, sino que se va a emplear, por ejemplo, para hacer un debate, una recreación literaria, una dramatización o cualquier otra actividad de tipo creativo, aceptan la propuesta y elaboran trabajos con verdadera originalidad.

Entre los 13 y los 16 años se inclinan por libros de acción, aventura, intriga, fantasía y terror. Se interesan especialmente por temas realistas que plantean problemas que les causan conflicto y lucha interior, como el amor, la relación con los adultos, la independencia, en definitiva, buscan temas que guarden relación con la consolidación de su propia personalidad. Buscan las palabras que no encuentran para explicar el mundo y explicarse a sí mismos.

A partir de este momento estarán preparados para hacer todo tipo de lecturas. A lo largo de los años de aprendizaje habrán descubierto sus preferencias, a partir del desarrollo del espíritu crítico que es inherente a todo lector.



LECTURAS PARA TODOS LOS GUSTOS

La literatura infantil y juvenil está consolidada hace muchos años como género específico. Es curioso que todavía haya quienes se pregunten si hace lectores. La cuestión está en la selección que se haga para cada posible lector o grupo de lectores, sabiendo que leer es un acto personal. Una de las posibilidades para los grupos de cualquier edad es leer en voz alta. En general les gusta seguir una historia común y protagonizarla leyéndola para los demás. En este caso es importante que el profesor tome parte activa en la lectura y no se convierta en un observador-evaluador.

El panorama editorial infantil y juvenil está en alza. Se han creado en el 2006 nuevas editoriales específicas y otras, que normalmente no tenían línea infantil, la han abierto. Según los datos del informe sobre Hábitos de lectura y compra de libros 2006, de la Federación del Gremio de editores de España, patrocinado por el Ministerio de Cultura, entre los 30 libros más leídos y comprados de todos los géneros y para todas las edades, están: Harry Potter y el misterio del Príncipe, de J,K, Rowling y El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, que ocupan los lugares 11 y 12 respectivamente. Y los cinco títulos de LIJ más leídos en 2006, son los siguientes:

1-Harry Potter y el misterio del príncipe de J.K. Rowling

2- El señor de los anillos de J.R.R: Tolkien

3-Crónicas de Narnia de C.S. Lewis

4-Memorias de Idhún de Laura Gallego

5- La isla del tesoro, de R.L. Stevenson

No hay ninguna de duda sobre las preferencias; está claro que los jóvenes lectores prefieren la literatura fantástica, que atraviesa por un momento de esplendor, sobre todo la anglosajona que es la de mayor tradición. Es interesante a su vez observar que La isla del tesoro sigue ocupando un lugar importante en la lectura de los jóvenes. Es impensable llegar a la madurez lectora sin haber saboreado este clásico de las novelas de aventuras, de Stevenson.

En los dos últimos años cabe destacar el interés de las editoriales por hacer adaptaciones de los clásicos de la literatura española y de la literatura universal, al hilo de los Centenarios conmemorativos, aunque no todas las ediciones tienen el mismo valor literario y de formato e ilustración.

Como la producción editorial es muy elevada, ya que de los 70.000 títulos editados en 2005, el 16’9% son de LIJ, creciendo esta producción casi el doble que el resto de la producción editorial, la selección que hagan los adultos es clave para poner en manos de los más jóvenes, los libros que realmente merecen la pena, que son los que van a crear lectores. Siempre teniendo en cuenta sus preferencias y no rechazando de antemano lo que ellos propongan. Para quien se lleva las manos a la cabeza porque los niños leen a Harry Potter, hay recordar solamente, que muchos de los lectores adultos de hoy, se hicieron lectores con Enid Blyton y sus historias de misterio.

Hay que ser capaces de dejar márgenes de libertad para que puedan dar los pasos oportunos que les conviertan en buenos lectores. Hay libros para todos los gustos, novedades y clásicos, en todo tipo de formato, desplegables, álbumes ilustrados y libros de conocimiento y de Arte.

La literatura infantil y juvenil es un mundo apasionante que merece la pena explorar.

(Artículo publicado en la Revista Crítica en Mayo de 2007)

593 comentarios:

  1. INTERESANTE MATERIAL, MUCHAS GRACIAS.

    Laura - Pinmar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana María:

      Estoy totalmente de acurdo con la aportación, la literatura infantil y juvenil es un mundo apasionante que merece la pena explorar.
      Todo lo que aporta, y lo que da pie a desarrollar como la imaginación, el pensamiento crítico, los gustos, la curiosidad... Leer es ir más allá de las palabras escritas y este mensaje debe llegar a todos los niños, a todo el mundo.
      Estoy de acuerdo en que hay que hacer cambiar la "lectura obligada" en los centros y no convertirlo en un examen más, como otro libro de texto que deben memorizar sin interiorizar el mensaje, simplemente leerlo, reternerlo unos días y olvidarlo para siempre.
      Desde el primer instante en que un niño toma el primer contacto con un libro, es ahí donde comienza todo.
      ¿Cómo se lo hacemos llegar los adultos? Es muy importante, como se menciona al principio del texto, comenzar acogiendo al niño con amor y contarle una bonita historia que sale de las páginas de un libro. El ir fomentando la curiosidad en los niños desde muy temprana edad es clave para que sigan y aprendan a disfrutar de la lectura y que no quede en un simple título en su mente.
      En muchos colegios debiera producirse un cambio de 180º y no tomar la lectura como la ocupación de espacios en blanco durante el horario escolar, o algo obligado para tener una nota más en el cuaderno de notas.
      Es ahí donde entran en acción los maestros, aquellos que motivan, inician e introducen a sus alumnos en un mundo increíble.
      Que mejor modo de enseñar a nuestros alumnos que disfrutando nosotros mismo de la lectura y haciéndoles llegar ese entusiasmo, esas ganas y curiosidad por abrir nuestra mente a lo desconocido.

      Un saludo,
      Sandra Pérez de Landazábal García
      4º Grado de Educación Primaria
      Universidad Pontificia Comillas

      Eliminar
  2. Hola a todos, es la primera vez que entro en este blog, me ha parecido increíble que alguien trabaje para que haya un espacio donde poder compartir experiencias, gustos, opiniones sobre el mundo de la lectura, además de los conocimientos que aporta este blog.

    Es un blog completo porque te puede servir de guía como maestro para iniciar a tus alumnos en la lectura, como padre o madre para hacerlo con sus hijos, como un lector que quiere compartir sus experiencias cuando lee alguna obra, para cuando estamos buscando un buen libro y queremos escoger. Y además y lo que más me ha gustado es su parte didáctica, es decir, en el Apartado Los Niños y la Lectura, podemos ver cómo nos explican cómo viven los niños su primera experiencia con la lectura, cómo debe hacerse este primer contacto, cuáles son etapas lectoras, qué lecturas se recomiendan según que edades tienen los niños.

    En definitiva lo que más me ha gustado de este blog es que es una herramienta muy valiosa para introducir en el gran mundo de la lectura a nuestros niños, y se hace desde un vocabulario sencillo, asequible para todos, de manera que todos podemos hacer uso de dicha herramienta seamos maestros, padres o porque nos apasiona la lectura y queremos ser aconsejados.

    ResponderEliminar
  3. Hola chicos ya he aprendido a hacerme seguidora del blog, por eso vuelvo a internvenir yo soy Inés y anónima que ha escrito el 12 de Marzo de 2011. Gracias y si quereis aquí nos vemos.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el blog, Ana María.
    El artículo sobre los niños y la lectura me ha parecido de obligatoria lectura no solo para profesores, sino para los padres.
    Con iniciativas como esta seguro que todos lo tenemos un poquito más fácil de cara a abordar el tema de la lectura y fomentar la misma en generaciones venideras.
    Además, me gustaría añadir que muchas de las lecturas sugeridas me han hecho viajar a mis años de niñez. Muchas gracias por tu esfuerzo!!
    Sara.

    ResponderEliminar
  5. Este artículo que Ana María Navarrete ha incluido en su blog me ha hecho recordado las muchas noches que pasaba contándole cuentos a mi hermana pequeña a la hora de dormir. Se convirtió en una grata costumbre que mi hermana alimentaba con sus repetidas peticiones. En esas sesiones de lectura en voz alta, cuando ella contaba con escasos 4 añitos, pude comprobar la capacidad de atender y de memorizar que tienen los niños ya a esa edad: si algún día quería cambiar alguno de los pasajes del cuento, ella enseguida me decía: “ no es así, ¡te has confundido!”. Que cierto es que la lectura es un gran ejercicio para la mente, además de una magnífica forma de disfrutar.

    Enlazando con este recuerdo, quiero realizar un comentario sobre lo que se dice en el artículo con referencia a cómo los hábitos de lectura en el hogar son o no una influencia en el niño. En mi opinión no se trata solo de que los niños vean como sus padres son lectores habituales, es importante que en las primeras etapas la lectura sea vista como un momento en el que padres e hijos comparten un libro. Que se establezca un juego en el que representen pequeños teatros basados en lo leído en el cuento, reciten poesías para ser compartidas entre todos, etc. Estoy de acuerdo con la idea de que la lectura es un momento íntimo, que fomenta una positiva independencia en el niño, pero también, y sobretodo en las primeras etapas, considero que puede ser importante que los niños relacionen la lectura con un grato momento que compartir en familia de una manera distendida.

    He disfrutado mucho interviniendo en tu foro, Ana María. Muchas gracias por todo el trabajo que conlleva la creación y mantenimiento de un blog de estas características.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ana María, este artículo me ha parecido muy interesante y completo, ya que recoge muy bien la esencia de nuestra asignatura de "Literatura Infantil y Juvenil" del Grado de Magisterio Infantil. Como aún alumna y futura maestra de Educación Infantil, debo decir que es esencial que todos: maestros y padres, comprendamos que tenemos un objetivo común: la promoción de la lectura a estas tempranas edades. Como bien comentas, es esencial que ayudemos al niño a que disfrute leyendo, siempre sin obligarle, pero guiándole por el camino que le llevará a convertirse en un gran lector. Si sabemos seleccionar los libros adecuados y disponer los espacios de lectura en el aula de un modo atractivo, conseguiremos despertar ese interés innato de los niños, por curiosear, por acercarse a los libros, palparlos, olerlos, ojearlos,... hasta llegar al punto de convertir la lectura en la afición de sus posteriores etapas educativas.

    Tamara Álvarez,
    alumna de Ana María y futura maestra de Educación Infantil

    ResponderEliminar
  7. Hola Ana María,

    Soy María Zúñiga, estudiante del Grado de Educación Primaria, y quería felicitarte por este gran blog que estas compartiendo.

    Me interesa especialmente la parte didáctica que compartes, para lograr entender cómo tenemos que enfocar la lectura en los niños.

    Nos has explicado de una forma muy clara algunas estrategias de lectura que podemos utilizar tanto profesores como padres. Pues la enseñanza de la lectura, el gusto por leer es un proceso complejo y a la vez emocionante, pero que requiere de una intervención e intención educativa.

    En mi opinión, lo interesante de captar la atención y las ganas por leer, es dar oportunidades de lectura en estado puro, no para competir sino para disfrutar mientras se lee un texto escrito, así considero que se puede alcanzar esa motivación hacia el mundo de las letras. Y recordar, tal y como has detallado en tu artículo “Los niños y la lectura”, la gran importancia de motivar con nuestro ejemplo, en la escuela o en casa, para que los niños puedan detectar indicios de que, a través de la lectura, pueden conseguir divertirse e incluso ser más felices.

    Tienes toda la razón, “leyendo se aprende a pensar”, que gran frase. Y un aprender de la lectura, es en definitiva uno de los objetivos de la educación y aunque sea un proceso lento y progresivo, se debe centrar más el aprendizaje en la comprensión de lo que se lee, que en el resultado de la lectura.

    Como futura profesora, pienso que la comprensión lectora tiene que tener un papel relevante en el aprendizaje de los niños, pues de esta forma se les posibilitará de un desarrollo más efectivo en la sociedad que les ha tocado vivir, capaces de poder reflexionar lo que leen y también de poder fomentar su espíritu crítico, ofreciendo al niño un valioso instrumento que le permitirá construir su propio conocimiento.

    Gracias, Ana María por tu gran labor educativa, me has hecho reflexionar…

    Un saludo

    María Zúñiga Carpintero (futura maestra) y madre.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana Maria, la verdad que el artículo me ha parecido una buena manera de resumir y agrupar los conceptos más fundamentales que hemos ido dando en clase y sobre todo lo veo un buen material de estudio.
    Por otro lado, me ha gustado ya que nuevamente nos recuerda la importancia y la responsabilidad que tenemos como maestras de transmitir a nuestros alumnos el interés por la lectura. Una vez más me doy cuenta, que si nosotras no mostramos ilusión por los libros ellos tampoco lo sentirán, por tanto me ha parecido muy importante y de gran información los libros que expones en el artículo, ya que son grandes libros con riqueza en descripciones y vocabulario. Tomaré alguno de estos libros como referencia para leer en mi tiempo libre y así empezar a despertar (un poco más) mi interés por la lectura.
    Un saludo, Marta Jiménez. Alumna de 4º de Infantil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta! Tienes razón, si no disfrutamos nosotras con los cuentos, poco vamos a conseguir...a ver si es verdad que tenemos tiempo libre para leer y disfrutarlo. Un saludo y buen finde! María

      Eliminar
  9. Hola, Ana María. Me he dado una vuelta por tu blog y la verdad es que tiene contenidos que nos pueden resultar de mucha utilidad, como los enlaces, los autores y obras recomendadas…

    Respecto a este artículo, me ha servido, además de para repasar lo que hemos visto durante esta semana en clase, para pararme a pensar en cómo voy a actuar a la hora de ponerme a leer cuentos con mis alumnos.

    Es cierto que leyendo se configura la personalidad (no somos las mismas personas antes que después de leer un libro, ver una película cargada de significado, o simplemente al escuchar un refrán que nos llame la atención). Pero también es cierto que, igual que los consejos, los cuentos nos impactan más o menos dependiendo del momento, la edad, nuestras vivencias…

    Por eso, como maestras, debemos seleccionar lo mejor para nuestros alumnos, cuentos adaptados a su edad, vocabulario, e incluso preocupaciones, miedos e inquietudes; pero que a su vez les den un pequeño empujón hacia un mayor aprendizaje, que les permitan descubrir cosas nuevas, compartirlas con otros, o descubrirse a sí mismos.

    Y tendremos también que crear un entorno mágico para que los niños se sumerjan en el cuento con mayor facilidad. Por ejemplo, con combinaciones de luces, cortinas, cojines, y con unas condiciones que nos ayuden como el silencio o la tranquilidad (aprovechando los momentos en los que están más relajados, después de la siesta, por ejemplo).

    Pero lo que me ha parecido más importante es el hecho de que cada niño lleva su propio ritmo. No debo compararles, humillarles, o corregirles continuamente al leer. Es más importante que empiecen disfrutando, buceando en un mundo de fantasía que les encante, que les haga experimentar distintas y nuevas sensaciones/estados de ánimo.
    Por eso, si me piden repetir algún cuento en especial, ¿cómo voy a negárselo, si es algo que además les hará sentirse bien, seguros, y al mismo tiempo les permitirá seguir descubriendo cosas?

    Un saludo,

    María Martín Jiménez, alumna de 4º de Educación Infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante lo que apuntas, María, sobre crear el ambiente.


      Muchas veces, debido a esa "falta de tiempo" que suele dejar fuera a las cosas más importantes, apenas se lean cuentos o, si se leen, sea de manera atropellada, para pasar el rato, sin cuidar en ningún momento el ambiente de lectura como tu has mencionado (las telas, los cojines...) Una de las cosas que más me ha gustado de EEUU es el rincón de la lectura en el aula de infantil: con sillones, cojines, una amplísima biblioteca y lo más importante: tiempo. Los niños podían manejar los libros cuando querían, además de darle una importancia especial desde las propias profesoras.


      Con respecto a ese primer "encontronazo" con la lectura a los 13 años porque comienza a ser un elemento de presión en el aula, me parece una catástrofe ya que supone el punto en el que, de alguna manera, determina si el alumno seguirá leyendo en su etapa adulta. Sin embargo, esta motivación positiva hacia la lectura se viene fraguando, como bien comentas, desde la primera infancia, primero por aprendizaje vicario (algunas veces) y por uso de libros en la etapa infantil, después. Por tanto, es fundamental comenzar desde los primeros días de infantil no tanto el mecanismo de la lectura como el gusto por esta, el entrar en contacto con los libros...


      Un saludo.

      María Rosa Hernández, 4ºinfantil

      Eliminar
  10. Hola Ana María.
    En este artículo he podido ver un amplio abanico de ideas y actuaciones que hay que tener en cuenta en la enseñanza de la lectura a niños de edades tempranas. Creo que está muy completo, dado que se habla de todas las posibles situaciones que se tienen que dar para poder enseñar a nuevos lectores.
    Estoy de acuerdo en que esto no se trata solo de enseñar a leer o a conseguir buenos lectores, sino que aprendan a dialogar, estudiar, etc. Pero creo que hay que tener en cuenta que no todos los niños tienen el mismo ritmo o las mismas capacidades, por eso pienso que en el proceso de enseñanza de la lectura en un aula, nunca sigue los mismos pasos. Podemos tener una serie de teorías, pautas y actuaciones, y dependiendo del caso usar unas u otras.
    Con respecto al periodo de sensibilización de los niños en edades tempranas. Si no se hace de forma adecuada, ¿podrían tener problemas en la adquisición del lenguaje o aprendizaje de la lectura, o solo carecerán de los estímulos que crean al sensibilizarles?
    Un saludo,
    María Santos (alumna de cuarto de educación infantil)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Ana María. El artículo me ha parecido interesante y aunque son cosas que intuimos o vemos en las prácticas nadie nos ha explicado o nos ha confirmado que estábamos en lo cierto o no.

    Ojala hubiésemos encontrado este blog en primero de carrera, puesto que puedo asegurar que muchas de mis actuaciones habrían sido completamente diferentes. Me ha hecho reflexionar sobre mis prácticas y actuaciones a lo largo de la carrera. Sigo teniendo alguna duda:

    -¿Cómo puedo estimular a niños de 2 años a la lectura además de leyéndoles?, claramente no puedo dejarles todos los libros a su disposición desde el principio, ya que los libros estarían para la basura en cuestión de dos semanas. Siempre me he planteado hacerles una actividad en las que ellos "lean", vayan pasando páginas y contándonos lo que ven en los dibujos o lo que ellos se imaginan. ¿Sería una buena actividad de iniciación a la lectura?

    De acuerdo con María Martín, la lectura nos modifica y nosotros modificamos lo que leemos. No somos los mismo antes y después de leer algo, puesto que la lectura mueve algo en nosotros y nosotros damos un significado u otro a lo que leemos según nuestros gustos, preferencias, experiencias, etc.

    Creo que iniciar a la lectura a los niños de educación infantil es una de las tareas más importantes y difíciles que tenemos, importantes ya que su nuestro trabajo en infantil con ellos determinará gran parte de su éxito lector del resto de su vida y difíciles ya que es complicado encontrar un momento para leer libros entre tantas fichas y fichas.

    Creo que el artículo es bueno para ampliar y complementar lo que hemos visto y lo que daremos.

    Felicidades por tu blog, es muy interesante.

    Saludos, Sara Alarcón ( Alumna de 4º de educación infantil)

    ResponderEliminar
  12. Hola Ana María, tras la lectura de este artículo, el cuál me ha parecido muy importante quiero destacar varias cosas que me han venido a la mente mientras lo leía.

    Pienso que la motivación es muy importante, y sobre todo la motivación extrínseca, ya que en ella intervienen los familiares más cercanos al niño. Los padres son un pilar y una figura muy importante en la educación de los niños, por ello, éstos van a adquirir los conocimientos sobre la lectura y lenguaje que sus padres le transmitan.
    Por ejemplo, el otro día, cuando iba de camino hacia la universidad, tenía a mi lado a una madre y su hija que iban hacia el colegio, y me fije en ellas porque la madre iba leyendo el periódico y la niña que tendría aproximadamente 6-7 años iba leyendo un libro. Aquí podemos ver como la niña ha adquirido el conocimiento de la lectura fijándose en su madre.

    Tambien pienso que los libros ilustrados, los cuentos y los libros que contienen imágenes o dibujos, construyen el primer acercamiento de los niños a la comunicación impresa, prestando atención a su edad e intereses, como los cuentos, que tienen un valor muy importante en infantil y sirven para ejercitar la memoria, la compresión y la imaginación.
    Los niños pequeños no aguantan muchos tiempo haciendo una actividad, por eso la profesora, debe mantener su atención enfatizando palabras clave, motivándolos, cambiando el tono…etc.

    Ejemplo: Cuando en las prácticas me toca contar un cuento, siempre dejo que los niños participen, es decir, si es el cuento de los tres cerditos, les hago que soplen despacito y luego fuerte, cantamos una canción breve cuando estamos construyendo la casa…etc.

    Por úlitmo, pienso que la lectura se debe desarrollar de manera individual, en un sitio cómodo y tranquilo para el niño, pero si estamos haciéndolo de manera lúdica, ¿porque no "jugar" con toda la clase a leer? si los niños aprende de lo que ven, lo imitan, ¿que mejor que aprendan unos de otros?

    Muchas Gracias por este artículo, me ha servido para reflexionar, conectar ideas nuevas con ideas de cursos pasados y para ampliar la materia vista en clase.

    Rebeca Manzano (alumna 4ºEd.Infantil)

    ResponderEliminar
  13. Estoy muy de acuerdo con cosas que tratas en el artículo.

    En primer lugar que los principales factores que afectan en el gusto por la lectura en los más pequeños es su círculo más cercano como son padres, amigos y colegio. Es entonces cuando todos ellos pasan a ser modelos en los que se fijan los más pequeños. Si ellos no ven a sus padres, a su maestra leer, difícilmente ellos tendrás esa iniciativa por acercarse a los libros.

    Por otro lado me gusta el énfasis que haces en que es imprescindible que los niños estén rodeados de libros, pero no de libros que estén en lo alto de la estantería de casa; sino de libros que estén a su alcance y que puedan tocar leer y releer cuantas veces quieran. Como bien dices, no se debe de tratar de algo obligado para ellos ya que desde el momento que es obligación “no se coge” con las mismas ganas. Es por ello que la lectura debe ser algo voluntario donde el lector escoja en qué momento y dónde sumergirse en el mundo de los libros.

    De esta manera es imprescindible que como futuras maestras desarrollemos ambientes donde dé lugar a ello. Yo, apasionada de los libros desde pequeñita tengo claro que en mi aula nunca faltará el rincón de la biblioteca; es más tengo ciertas ideas de cómo será porque será el rincón que con más ganas crearé y ambientaré para que mis futuros alumnos desarrollen las mismas ganas por leer que tengo yo.

    Así pues creo que desde un comienzo tengo la ilusión y las ganas por saber más no sólo de tu asignatura ,sino también de todo el material que tienes en tu blog ya que es de mucha utilidad puesto que no sirve cualquier cuento en cualquier momento. Todo cuento al leerlo tiene que tener un porqué y un para qué.

    MARTA GONZÁLEZ MARTÍNEZ (Estudiante de 4º de grado en ed.infantil)

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana Maria,
    El articulo me ha gustado mucho, me parece que has enfocado bien el tema de la lectura y como debemos hacer para que los niños se interesen por ella, ya que muchas veces en el colegio, los profesores provocan que los alumnos rechazan ésta cuando mandan lecturas obligatorias y tienen que hacer examenes. La lectura tenemos que verlo como algo placentera y que nos enseña a pensar y reflexionar no como una obligacion. Como maestras debemos enseñar a leer por placer.
    Nosotras vamos a tener la responsabilidad de hacer que nuestros alumnos adquieran el gusto por la lectura, tendremos que buscar libros adaptados a su edad, crear ambiente, buscar un buen espacio y hacer todo lo posible para que se interesen por ella.
    He leido en el articulo que es impensable llegar a la madurez sin haber saboreado el clasico de las novelas de aventura "La isla del tesoro", éste libro, es un libro que nunca me he leido a pesar de que lo tengo en casa, asi que siguiendo tu consejo, lo leere ya que es un clasico que es "obligatorio" leer.
    Gracias por este articulo
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Isabel Lozano de Alarcón. 4º Educación Infantil

      Eliminar
  15. La entrada me ha parecido muy interesante y un muy buen material de estudio ya que resume lo explicado en clase pero hay en algo que no estoy totalmente de acuerdo. La frase "la lectura deberá ser libre y liberadora, porque por medio de ella se ponen palabras a la propia realidad. Como el juego, estará también limitada en el espacio y en el tiempo" no me parece del todo correcta si tratamos la lectura en general y no solo en el ámbito educativo, ya que creo que no es necesario que el niño tengo un solo espacio para leer o un momento determinado del día, porque creo que se puede leer en cualquier lugar y en cualquier momento, siempre y cuando nos refiramos a la lectura en general no al ámbito educativo, ya que en este ámbito el momento es mucho mas importante que este organizado.
    Alazne Salazar (4º Ed. Infantil)

    ResponderEliminar
  16. Hola Ana María, la idea que me gustaría destacar después de leer el artículo, es que para el niño la lectura debe ser algo divertido, y que se haga por placer , no por obligación. Creo que el error actual en los colegios reside cómo bien dices en que algo placentero y que debía ser divertido se convierte en una obligación unos años más tarde en incluso a veces nada más aprender a leer. Nuestra labor como maestras y , en general la labor de los profesores de todos los cursos es despertar en los niños la curiosidad y necesidad de descubrir y averiguar cosas nuevas a través de los libros y la lectura.

    He leído también algunos de los comentarios realizados a partir de este artículo y discrepo en algunos de ellos, porque creo el gusto por la lectura y ambiente lector en una familia no influye en el niño a la hora de que él tenga que leer o no, es decir no todos los niños que ven la lectura como algo habitual en su casa tiene que coger el gusto por la lectura. Conozco muchos casos en los que no es así, y el niño no ve ni tiene la necesidad de coger un libro. Así pues es necesario e importante nuestra labor como creadoras de esa curiosidad de descubrir cosas nuevas que tienen los niños. Y a eso creo que es necesario dedicarle mucho tiempo, y no dedicarlo a otras cosas que quizás más adelante no despierten esa curiosidad en los niños.

    ÁNGELA DÍAZ- LAVIADA MESA (4º ED.INFANTIL)

    ResponderEliminar
  17. Hola Ana María:
    Este artículo me ha parecido muy interesante ya que no solo habla de la lectura como un ocio sino que también nos has informado sobre los periodos lectores y los libros más leídos.
    Uno de los aspectos que más me ha sorprendido es que el libro de “La Isla del Tesoro” esté entre los más deseados dentro de la literatura infantil. Actualmente, con el uso de las nuevas tecnologías los niños están menos interesados en la lectura y creo que por ello tienen menos capacidad imaginativa. El año pasado, en el periodo de prácticas pude comprobar que cuando les pedía a mis alumnos de 4º de Primaria un dibujo, los que más leían eran los primeros en comenzar a hacer la actividad y los que menos leían solían venir a preguntar qué podían dibujar; por ello creo que la lectura además de para fortalecer aspectos relacionados con la lectura, también les sirve a los niños para evadirse del mundo real y adentrarse en otros que les causen más interés.
    Sara Carrero
    Alumna de 3º Educación Primaria
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  18. Hola Ana María. Leer el artículo me ha ayudado a resolver dudas que tenía sobre cómo concienciar a los niños de la importancia de la lectura y cómo acercarles a ella de manera implícita. Es un proceso complejo, pero si cuentan con referentes familiares, igual es más fácil que sientan interés por ella. Debemos estimularles y crearles curiosidad, intriga, ganas de conocer... Somos conscientes de la importancia que tiene la literatura infantil en esta etapa, por lo que deberíamos intentar poner a los pequeños en contacto con los libros mediante la creación en el aula de un clima propicio a la lectura y
    motivando a los niños y niñas de una forma lúdica.
    El cuento es el principal medio motivador para iniciar una serie de aprendizajes escolares. Despierta gran interés en los alumnos y alumnas, porque les permite:comprender hechos, sentimientos de otros, convertir lo fantástico en real, identificarse con los personajes, dar rienda suelta a su fantasía, imaginación, creatividad…, suavizar tensiones y resolver estados conflictivos. Es un aprendizaje muy enriquecedor que les ayuda a crecer en armonía y a conectar conocimientos, así como al desarrollo de su integridad física e intelectual.

    Sara Martínez Luna
    4º Educación Infantil

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado el artículo, admito ser uno de esos alumnos que solo leía por obligación y lo mínimo posible debido a la aburrida temática de los libros, sin embargo gracias a la insistencia de una profesora a que le diera una oportunidad a los libros he descubierto que me encanta leer, y que cuando tengo un libro realmente bueno no puedo parar de leerlo hasta que se acaba.

    Por tanto considero que lo más importante es conseguir ese interés por la lectura en los niños escogiendo libros que se adapten a sus gustos.

    Samuel Marval 3º de primaria Comillas

    ResponderEliminar
  20. Me dado una vuelta por todo tu blog, y la verdad es que es bastante interesante y planteas bastantes temas. En cuanto a esta primera entrada en cuestión, decir que me ha gustado mucho, ya que estoy plenamente de acuerdo contigo y resumes bastante bien todo lo que hemos tratado estos años en la universidad, creo que es de mucha utilidad. Además me ha gustado mucho la alusión que has hecho al libro/película de matilda, ya que es uno de mis libros y peliculas preferidos y pienso que es una bonita manera de hacer ver como un niño puede tener unos intereses por el mundo que le rodea, una curiosidad, ganas de conocer... y al lectura le ayuda a ello es su via de escape del mundo real, le lleva a otros mundos... e invita a ello. Por otro lado también expones temas más teóricos e informativos que considero que son de gan ayuda tanto para maestros como para padres, para concer más acerca de este tema.

    Belén Bonache Bernal 4º de infantil Comillas

    ResponderEliminar
  21. Hola Ana María. Considero primordial este articulo, ya que las familias muchas veces no suelen conocer el papel tan importante que las mismas desarrollan en el desarrollo cognitivo y emocional de sus hijos. Es decir, la acción de leerle un cuento cuando es pequeño, generalmente antes de irse a dormir, o que la familia en general lea de forma habitual, puede proporcionar al infante esa inquietud de la que hablabas por conocer, por descubrir. Sin embargo, si nunca se le da esta oportunidad, el niño va a tener que encontrar el mundo de la lectura a través del centro educativo, su contexto social o mérito propio, en donde generalmente el enganche por esta maravillosa pasión es menor.
    Por lo tanto considero que una de las labores docentes más importantes es dar a conocer en nuestras aulas el apasionante mundo de los libros, a través del amor y el trato cercano de los alumnos. Asimismo sería recomendable hacerselo saber a las familias, para que sean un apoyo y puedan colaborar, sobretodo si existen casos como el "padre de Matilda".
    Marta Arcís García 3º de Primaria. Comillas

    ResponderEliminar
  22. Hola Ana María. Me ha parecido muy interesante esta primera lectura y muchas de las cosas que he leído las conozco porque el año pasado estuve en una clase con niños de 5 años, que estaban en pleno proceso de aprendizaje lectoescritor. Por ello, considero que es relevante enseñar a los niños, tanto desde el ámbito escolar como desde el ámbito familiar, que la lectura es una actividad lúdica y divertida, que puede entretenernos en muchos de los nuestros ratos libres.

    Además, al leer este artículo me he dado más cuenta aún de que cada niño aprende a leer a una edad determinada. Por esto, el aprendizaje lector, no hay que forzarle ni atrasarle. Si un niño nos pide leer a los 3 años, como ocurre con Matilda, debemos ofrecerle todos los materiales necesarios para que pueda comenzar a hacerlo. Si por el contrario, un niño va un poco más atrasado con respecto a sus compañeros, debemos tener paciencia y recordar, como dice el artículo, que leer es un proceso largo, lento y en ocasiones y para algunos niños, un proceso doloroso.

    Por lo tanto, hay que hacer de la lectura algo bello y atractivo, para que los niños lo vean como tal y tengan deseo de leer al igual que pueden tener deseo de jugar, por ejemplo.

    Alejandra Esther Martín San Segundo.

    4º Educación Infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me ha quedado con ganas de seguir leyendo este artículo, pues me ha resultado muy interesante, sobre todo para las familias con niños pequeños y docentes.
      La sociedad, a nivel general, debemos ser conscientes de lo importante que es la lectura para los más pequeños, ya que desarrolla su personalidad, inteligencia, creatividad, imaginación, etc.
      Para que esto sea así, el niño debe disfrutar leyendo, y la manera de que esto sea posible es presentándole al niño la lectura desde el inicio de una manera positiva y atractiva, de esta manera la lectura despertará en el niño el interés y la curiosidad por ella. Y por consiguiente, el niño querrá aprender a leer y tendrá ganas de hacerlo.
      Por ello debemos tener muy cuidado, y ser muy precavidos a la hora de presentarlo sus primeras lecturas, si esto se hace bien haremos de ese niño en un futuro un gran lector, que disfruta con la lectura y sabe sacar de ella el máximo partido. Si por el contrario, el inicio es malo, probablemente, por no decir, seguramente, haremos que ese niño odie la lectura para toda la vida. Si esto es así, es una verdadera pena, por que ese niño, en este caso ya adulto se perderá muchas cosas, casi todas ellas buenas.
      El contexto en el que se desarrolla el niño es muy importante, y va a influir muchísimo en el aprendizaje de la lectura. La familia y la escuela, debe trabajar en equipo y tener los mismos objetivos en la educación de los niños, siguiendo ambos el mismo camino todo será más fácil, y la educación será muy buena.
      Por ultimo, decir, que es responsabilidad de los adultos despertar el entusiasmo en los niños por la lectura, para hacer de ellos unos futuros buenos lectores, ya que es el camino correcto.
      Alba Rodríguez García-Bravo.
      Educación Infantil, 4º.

      Eliminar
  23. Hola Ana María.

    Ante todo, darte la enhorabuena por tu blog porque me parece de gran utilidad para todo el que quiera dedicarse a la educación y para aquellos padres y madres que deseen implicarse plenamente en la educación de sus hijos. Estoy segura de que, en mi caso, recurriré a él en muchas ocasiones.

    Cómo hacer que un niño sea lector y disfrute de la lectura es una pregunta que se hacen muchos padres y educadores. Personalmente, recuerdo haber experimentado, de pequeña, esa sensación de “querer más” al acabar de leer un libro. En mi casa siempre han sido lectores, pero mi primer interés real por la lectura me lo “regaló” mi profesora de 1º de Ed. Primaria. En clase teníamos una biblioteca inmensa, o al menos así la recuerdo yo ahora. Cada viernes disponíamos de una hora de lectura libre y, si nos quedábamos con ganas de terminar el libro que habíamos escogido, la profesora nos daba la posibilidad de llevárnoslo a casa el fin de semana para leerlo tranquilamente. Mis compañeros y yo devorábamos la biblioteca y hacíamos competiciones entre nosotros para ver quién leía más libros durante el trimestre.

    Tras leer tu artículo creo que la manera en que esta profesora nos introdujo en el mundo lector fue muy acertada, pues era espontánea, natural y, en ningún caso, forzada. Cada niño elegía el libro que quería, facilitando que entre nosotros, habláramos de ellos y nos recomendáramos unos u otros.

    También mi padre participó en este proceso: me regaló su colección de libros de “Los cinco”, de la escritora que has mencionado, Enid Blyton. Me leía las historias una y otra vez y, aún así, me seguían sorprendiendo y enganchando porque, como bien dices, “el juego tiene posibilidad de repetición”. Ya, de más mayor, no sólo disfrutaba leyendo, sino ilustrando los libros que tanto me gustaban.

    Además, debo reconocer que me siento muy identificada con la situación que describes en tu blog sobre la Educación Secundaria y las lecturas obligatorias. Para mí era una verdadera tortura leer cada trimestre los libros que nos “imponían” en el Instituto: cada vez que tenía un rato para leer, en lugar de poder dedicarlo a los libros que a mí me gustaban, tenía que gastarlo en leer de forma obligada. Esto era frustrante porque mis libros quedaban apartados y no disfrutaba ni aprovechaba el rato de lectura, se me hacía denso e insoportable, lo que provocaba que retrasara todo lo posible ese momento. Tanto es así que, poco a poco, fui perdiendo ese interés devorador por la lectura, hasta hace un par de años, cuando me topé con Jane Austen y la novela inglesa del XIX.

    Finalmente me despido deseando que este artículo caiga en manos de muchos padres y educadores y, sobre todo, que haga reflexionar a muchos profesores de Literatura de la ESO para que sean conscientes del “daño” que puede causar la metodología de la lectura obligatoria en la Educación Secundaria. También espero tener la capacidad, cuando sea maestra, de despertar en los niños un gran interés por la lectura de manera lúdica, natural y espontánea.

    Un saludo.

    Rocío Castelo González
    2º de Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  24. Hola Ana María, creo que este artículo es muy interesante ya que nos ayuda y guía para iniciar a los niños y niñas en la lectura.

    En la sociedad en la que vivimos cada vez se lee menos ya que cada vez hay más recursos materiales y electrónicos que captan la atención de los niños. Tanto dicha sociedad como el ambiente familiar deben ser promotores de la lectura. Por ello, tanto padres como maestros debemos conocer las diversas técnicas a tener en cuenta en el inicio de la lectura.

    Por todo ello, creo que es cierto que hay que hacer de la lectura una actividad lúdica. También considero que si un libro nos gusta conseguimos crear nuestra propia historia en base a lo que leemos, es decir, la lectura desarrolla nuestra imaginación y creatividad haciendo que los momentos en los que leemos sean únicos y especiales. Cada vez que un libro me atrapa, es porque hace que el tiempo se pase rápido, que la historia se cree sola en mi mente y que la viva como si yo misma estuviese allí.

    En mi opinión, para que a los niños y niñas les pase lo mismo que a mí tienen que encontrar los temas que más les llamen la atención y les gusten.
    En definitiva, es muy importante conseguir un espacio y tiempo adecuados y atractivos para el niño y así despertar su interés.

    Un saludo.

    Cristina Martínez Repullo
    2º Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  25. Hola Ana María, el artículo me ha resultado bastante interesante porque me ha hecho reflexionar sobre mi propio aprendizaje lector.

    Recuerdo que en el colegio siempre teníamos una estantería con libros que íbamos llevando nosotros para compartir con nuestros compañeros. Esto implicaba de alguna manera a la familia que tenía que aportar en la medida de lo posible algún libro. Cada semana cogíamos uno, siempre queríamos que nuestros amigos cogieran el nuestro y eso favorecía el debate entre nosotros. A partir de ahí empezó a gustarme la lectura.

    En casa,mis padres siempre han leído y me motivaban mucho para que yo lo hiciera. Me regalaban muchos libros y muchas colecciones; mis favoritas eran la colección de cuentos de "Patosín" y la colección roja de "El barco de vapor". También me regalaron varios libros de "los cinco" de Enid Blyton que hicieron que mi pasión por la lectura fuera creciendo.

    Con respecto a lo que dices que ocurre en Educación Secundaria, estoy totalmente de acuerdo; no tanto en que los profesores no se leyeran los libros que nos mandaban, pero si en hacer obligatorias lecturas para las que quizás no estuvieramos preparados en ese momento y que causaban un gran desinterés.
    Pero por el contrario, también me mandaron libros que me marcaron bastante como "Finis Mundi" de Laura Gallego o la trilogía "El cazador del desierto", "Algún día cuando pueda llevarte a Varsovia" y "La lluvia de París" de Lorenzo Silva.

    Pienso que como maestras debemos saber como motivar a los niños en sus primeros pasos con la lectura para que descubran el placer de leer, y que no lo vean como algo obligatorio puesto que no debe ser así.

    Y como decía uno de mis profesores de Literatura: "Sabemos quien somos cuando empezamos un libro, pero ignoramos en quien nos vamos a convertir."

    Cristina Martínez San Lorenzo
    2º Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  26. Esta introducción a las etapas lectoras ha despertado, sin duda, mi interés por el tema y me ha hecho valorar el importante papel que juega el entorno durante los primeros años. Aunque puedan darse excepciones como la que tan mágica e irónicamente relata Roald Dahl.

    En mi triste experiencia, al comenzar con las lecturas obligatorias en Secundaria fue perdiéndose el trabajo que mi familia y mis profesores habían realizado. Toda una pena y un lastre que aún a día de hoy sigo cargando.

    Espero encontrar la manera de recuperar ese gusto por la lectura que fui perdiendo para así transmitirlo con toda la ilusión que se merece.

    Beatriz Lapuente Peña
    2º Ed. Infantil (Grupo 211)

    ResponderEliminar
  27. Hola Ana María,
    Tras la lectura del artículo he podido comprender cómo debemos iniciar a los niños en la lectura. Con las pequeñas pautas que se dan respecto a las etapas lectoras, da una orientación a los padres y madres y a nosotras como futuras docentes de cómo despertar en los niños el interés placentero por los libros.
    También decir, que como bien dice en el artículo, no quiere decir que por tener unos padres aficionados a la lectura, el niño tenga que ser aficionado también. Pero si los padres son lectores habituales, es probable que en casa tengan un espacio para disfrutar de la lectura y de alguna forma están incentivando en el niño el interés por la misma. Para hacer la lectura más atractiva podemos contarle pequeñas pinceladas de un libro en concreto y así sembrar el interés por desvelar los secretos escondidos. Posteriormente será el propio niño el que vaya desarrollando una identidad como lector y definiendo qué tipos de libros son los más adecuados para él.
    María Ordóñez Luque
    2º Ed. Infantil (Grupo 211)

    ResponderEliminar
  28. Hola Ana María,

    Los primeros recuerdos que me vienen a la memoria de mi primera lectura, o mejor dicho, de los primeros cuentos e historias, que me contaban son de mi Tía y mi abuela. Desde muy pequeña yo vivía con ellas y todas las mañanas cuando me despertaba me metía en la cama con mi abuela y ella siempre me contaba un cuento, el que yo eligiese, de los que ella se sabía. Por la noche antes de irnos a dormir, mi tía siempre cogía un libro para leer y yo muchas veces se los quitaba y hacía que leía, o les pintaba, o pasaba las páginas, y cuando justo iba a apagar la luz, me mandaba ir a la estantería a que eligiera un cuento para que me leyera.
    La única sensación que sentía era de placer, placer por que alguien me estaba contando un cuento, me encantaba, muchas noches hasta pedía dos o tres cuentos más.

    Esta anécdota personal, viene a coalición con la importancia de hacer sentir ese placer a los niños, quizás no se pueda llegar a todos, pero es importante despertar esa gratificación. Según mi experiencia en una Escuela Infantil y en un colegio, la manera de presentar el rincón de la lectura es muy importante, ya que debe ser un espacio tranquilo, acogedor, dónde los niños tengan a su disposición los cuentos, etc.

    Desde edades muy tempranas, es importante que los niños estén manipulando libros, de echo en la Escuela Infantil todos los niños desde bebés tenían el carnet de la biblioteca. Todos los viernes grandes y pequeños pasaban por la bibliotecas a que el niño eligiera su libro, los había de diferentes tamaños, materiales, texturas, con sonidos, etc. Y la verdad que era impresionante ver como un niño que no llega apenas a un año elegía su cuento.

    Con esto quiero decir, que como maestros tenemos que saber o que tener ese amor por la lectura para poder trasmitirlo a los niños, crear en clase momentos periódicos de lectura, una vez al día (a mi parecer) y no centrarnos solo en leer nosotros si no en que los niños que están aprendiendo a leer nos ayuden y lean para los otros niños.

    En el colegio en el que estuve de voluntariado, pude observar la actividad de animación a la lectura los niños de 6 años a los de 3 y de verdad que no puede haber una experiencia tan bonita y gratificante tanto para la maestra como para los niños, tanto el emisor como los receptores.

    Un saludo.
    Sandra González Torrijos.
    2º de Ed. Infantil (Grupo 211)

    ResponderEliminar
  29. Buenos días Ana María,
    Me ha parecido un artículo muy interesante además de sincero y realista. Estoy de acuerdo en muchos aspectos comentados en el mismo, especialmente en que algo que puede facilitar mucho que el niño se inicie en la lectura es el entorno que le rodea, puesto que los niños tienden a imitar todo aquello observan, y de la imitación, fácilmente pueden pasar al interés por la misma.

    Es muy cierto que el gusto por la lectura se pierde, o se puede perder en el momento que pasa de ser un placer a una obligación. Considero que el libro a leer, debe ser elegido por el propio niño, así como el momento en el que prefiere dedicar su momento a la lectura, porque por ejemplo yo recuerdo en mi infancia, momentos en los que igual estabas cansado y no te apetecía ponerte a leer y sin embargo te veías obligado a hacerlo, además de tener que leer los libro que el maestro/a te decía, te gustase o no la historia.
    Esto puede provocar rechazo puesto que como bien mencionas, debe ser de agrado y debe tener ciertas condiciones que, probablemente el sitio donde se nos imponía no estaba caracterizado por las mismas, puesto que siempre había algún compañero que se dedicaba a hablar y el sitio no lo recuerdo de los más cómodos.

    Por otra parte estoy de acuerdo en que todo libro tiene marcada una edad, y por supuesto, considero que otro motivo que puede crear desinterés por la lectura en los niños, es el de aconsejarle un libro que quizás le resulte difícil de leer o sencillamente no se traten en el los temas adecuados para la edad del mismo.

    Es cierto que poco a poco, irán adquiriendo las capacidades necesarias para que finalmente se encuentren con la posibilidad de leer cualquier tipo de libro, pero para ello debemos ir guiándoles sobre los libros adecuados para su edad, y debemos dejar que el proceso vaya teniendo lugar de una manera tranquila y relajada.

    Estoy de acuerdo además con que la curiosidad es lo que provoca el interés en la lectura, puesto que los más curiosos son los que más quieren saber, por ello debemos dejar que desde el principio el niño sea curioso y comience manipulando el libro por sí mismo para así conocerlo mejor, como se menciona en el artículo sobre la importancia del manoseo inicial del mismo.
    Un saludo,
    Arancha Goicoechea Guzón, alumna de 2º de educación infantil

    ResponderEliminar
  30. Hola Ana María,
    Este artículo me parece de gran utilidad para padres, profesores y futuros docentes que estén o vayan a trabajar con niños para poder introducirles en el apasionante mundo de la lectura.

    Estoy de acuerdo en que tenemos que lograr que leer sea un placer y no una acción obligatoria, ya que de esto deriva que los niños pierdan la ilusión y las ganas por la lectura.

    A mi parecer el problema está cuando llega esa etapa educativa en la que te OBLIGAN a leer un libro especifico para poder hacer un examen y comprobar si lo has leído o no, entonces se convierte casi por así decirlo en un “castigo” ya que no disfrutas de esa lectura. Pienso que ese momento mágico deberíamos, adultos y niños, aprovecharlo con libros que verdaderamente muestre todo nuestro interés.

    Un saludo.
    Virginia Medina Casado
    2º de educación infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  31. Hola Ana María,
    En primer lugar destacar la utilidad de este artículo para guiar a todas aquellas personas que no muestran interés por la lectura.

    Hoy en día cada vez hay más niños que no les llama la atención la lectura, ya que existen otros objetos que hacen pierdan el interés por leer.

    En el momento que nos obligan a leernos un libro para luego más tarde examinarnos, hace que perdamos las ganas de leer, y se convierta en algo aburrido, y que no queramos hacer. Para motivar a leer a alguien en primer lugar tienes tú que mostrar un gran interés hacia la lectura y aconsejar libros que sepas que a la otra persona le van a gustar. Y no como en la ESO, y Bachillerato que mandan leer libros simplemente para ponernos una nota.

    También decir que para que a los niños les llame la atención la lectura, debe de ser en un espacio amplio, en el cual ellos se encuentren cómodos, libros que ellos puedan tocar y manosear…, es decir, algo que para ellos sea lúdico y a la vez que aprendan cosas nuevas. Si esto se hace correctamente en un niño desde muy temprana edad, luego va a tener muchas más ganas de aprender y tener curiosidad por la lectura.
    Por último destacar que cada edad tiene una temática marcada, y si esto se varía puede hacer que el niño muestre desinterés por la lectura.

    Un saludo.
    María García Fernández
    Grupo 211
    2º de educación infantil

    ResponderEliminar
  32. Buenas tardes Ana María,

    Me ha gustado mucho el artículo, puesto que estoy de acuerdo en que la lectura es una herramienta muy poderosa e imprescindible para desarrollar la imaginación, la personalidad y el espíritu crítico de una persona, y que debe ser motivado desde la infancia. También me ha hecho reflexionar sobre mi experiencia como lectora.

    Cuando era pequeña, en el colegio, teníamos cada dos semanas Taller de lectura. Era una clase de una hora y media destinada a fomentar el placer por la lectura en los niños. La profesora, que era un encanto y se notaba que amaba la lectura, nos mandaba un nuevo libro cada día que teníamos que leer en esas dos semanas para luego trabajar con el. En clase, todos los niños reunidos comentábamos que cosas nos habían gustado del libro y cuales no, y realizábamos actividades divertidas relacionadas con el libro como dibujos de nuestra escena favorita, cómics, marionetas, etc. Aquel trabajo realizado por el colegio y por la profesora provoco en mí el placer de leer, que aun conservo.

    En el Instituto, por el contrario, la lectura se convirtió en una obligación y no en algo placentero, como había sido en el colegio. Los profesores se limitaban a mandar trabajos larguísimos de un libro o análisis capítulo a capítulo, es decir, trabajos aburridos que no son nada motivadores. Menos mal, que yo venía bastante motivada del colegio y mis padres siguieron fomentando en mí el gusto por la lectura. Si no fuera por esto, seguramente hubiera abandonado la lectura como les ocurre a muchas personas en esta etapa.

    Por todo ello, considero que la motivación es algo esencial para que un niño descubra el placer de leer y que cuanto antes comience mejor. Familia y escuela deben trabajar conjuntamente, haciendo de la lectura una experiencia agradable para el niño, para que en un futuro se convierta en una afición y en un hábito cotidiano.

    Paloma Martínez Pastor
    2º de Educación Infantil (Grupo 211)

    ResponderEliminar
  33. Hola Ana María,

    Antes de nada, me gustaría darte la enhorabuena por el blog, ya que aunque de momento solo le he echado un vistazo me ha parecido de lo más interesante y creo que va a ser una herramienta muy útil.

    Fomentar la lectura entre los más pequeños creo que es esencial pues como escribías, no solo les servirá para rellenar tiempos de ocio, si no que es una actividad sumamente gratificante y que nos ayuda a realizarnos y encontrarnos como personas.

    En mi caso, el hábito lector comenzó en el colegio, ya que he tenido la suerte de que en los colegios que he estado le han dado mucha importancia a la lectura dejándonos elegir los libros que queríamos leer (siempre que el profesor diese "el visto bueno" al libro) aunque también pasé por esa fase de rechazar lecturas por haber sido impuestas en el aula y no gustarme ni interesarme el tema que trataba.

    En mi casa no ha habido ese hábito lector, pero recuerdo que una vez vi a una de mis hermanas leyendo un libro con mucho entusiasmo y cuando lo terminó lo cogí y comencé a leerlo. Considero que este fue uno de los libros que ha hecho que actualmente no sea capaz de vivir sin leer. Este libro fue "Los escarabajos vuelan al atardecer" de María Gripe y aun tengo un cariño especial por este libro, cosa que creo nunca cambiará ya que me ayudo a configurar quien soy.

    Actualmente me considero una gran lectora, pues siempre que tengo un rato cojo el ebook (a pesar de no gustarme mucho porque siento que he perdido la magia de coger un libro y pasar las páginas, pero lo utilizo básicamente por una cuestión económica)y me dejo llevar. Mi género favorito sin lugar a dudas es la fantasía y mis libros favoritos, el ciclo "El legado" de Christopher Paolini. Esos libros si que me cambiaron la vida.

    Para concluir me gustaría decir que me ha gustado mucho esta entrada y espero que llegue a mucha gente para que se conciencien de la importancia de la lectura y si ellos no quieren seguirla, al menos, que creen o intenten crear este hábito entre los más pequeños, pues considero que es esencial para configurar su personalidad y conocerse mejor.

    Un saludo,

    Sandra Argudo Higueras
    Grupo 211
    2º Educación Infantil, UAM

    ResponderEliminar
  34. Hola Ana María

    Este artículo me ha resultado bastante interesante ya que la sociedad hoy en día parece que ha perdido el hábito de leer con las nuevas tecnologías.
    Estoy de acuerdo con el artículo en que es imprescindible que los niños tengan un determinado espacio y tiempo para hacer sus lecturas; y que sean los propios niños los que se interesen y sientan curiosidad por leer, para ello es fundamental que piensen que leer libros es divertido, para que así lo logren hacer por placer y no por obligación.

    Recuerdo de pequeña que me encantaba que me contara cuentos mi abuelo, por las noches antes de acostarme nos tenía que leer un cuento a mi hermana y a mí e incluso dos o tres, recuerdo que era uno de los momentos más placenteros que he vivido.

    Me considero una gran lectora, ya desde pequeña me encantaba leer; mis padres todos los cumpleaños me regalaban y me siguen regalando libros.
    Sin embargo los únicos libros que he llegado a aborrecer por decirlo de alguna manera, son los que me mandaban en el instituto, simplemente porque después de leerlo nos tenían que examinar y poner una nota.
    A pesar de los libros obligatorios del instituto nunca he perdido la motivación de leer y lo he convertido en un hábito cotidiano en mi vida.
    Eso es lo que tenemos que conseguir con los niños, que poco a poco vayan descubriendo el placer por leer y posteriormente se convierta para ellos en una afición y en un hábito placentero.

    Un saludo
    Ana Manzanares Gurruchaga
    2º Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  35. Hola Ana María,
    Tu artículo me parece muy interesante, porque considero que la lectura es una puerta que nos da paso al conocimiento del mundo que nos rodea. Y como futuros maestros y maestras, debemos conseguir que nuestros alumnos quieran abrirla por placer, no por obligación.
    Debemos tener claro que cada niño lleva consigo unas influencias familiares y culturales que pueden favorecer o no el gusto por leer. Por supuesto, es más fácil que el que crece dentro de un "mundo lector" tienda también a serlo, pero no siempre es así, ya que existen muchas "Matildas" aparte de la de Roald Dahl.
    Sea como sea, debemos ayudar al niño a que encuentre el lugar y el momento idóneos, así como el libro adecuado para fomentar su gusto por la lectura.
    Para ello, debemos respetar sus "facilidades" y sus "dificultades" en el proceso lector, sin prisas, sin comparaciones, aconsejando siempre la elección del mejor libro posible según su edad.
    Si conseguimos que el niño descubra realmente el placer de leer, le habremos ayudado a abrir esa puerta al mundo que mencionaba al principio de mi comentario. Y una vez que esta puerta queda abierta, es inimaginable lo que cada uno puede aprender y descubrir.
    Un saludo,
    Laura Trillo Calvo
    Grupo 211
    2ºEducación Infantil

    ResponderEliminar
  36. Hola Ana María

    Después de haber leído este artículo, he llegado a la conclusión que la lectura es una herramienta fundamental desde las primeras etapas educativas, por ello es importante que los maestros sepan despertar en los niños curiosidad, interés...es decir, demostrarles y convencerles que cuando se coge un libro y se empieza a leer es un momento mágico, no sabes lo que te va a contar, pero sí sabes que vivirás una gran aventura.

    Hoy en día, muchas personas, sobre todo los jóvenes, han perdido interés por la lectura, y ello es debido a que en los colegios nos obligan a leer libros que no nos atraen, por lo que leemos sin ganas.

    Como futura maestra, uno de mis objetivos será inculcar a los niños el placer de leer de una manera divertida y activa ya que creo que la lectura es una herramienta básica y enriquecedora.

    Finalmente, quiero añadir que este blog es de gran utilidad para concienciar a las personas que leer es algo útil y clave para adquirir conocimientos, así como para desarrollar la imaginación y la creatividad.

    Un Saludo

    Patricia García Andrés
    2º Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  37. Buenas tardes Ana María,

    Me ha parecido un artículo muy interesante ya que refleja perfectamente la importancia que tiene leer e inculcar el gusto por la lectura desde bien pequeños.

    Personalmente, veo fundamental el hecho de acercar los libros a los niños desde edades muy tempranas para que se vayan familiarizando con ellos y despierten un gusto especial, que años más tarde les servirá como un recurso fantástico para aprender cosas nuevas, como vocabulario, gramática, historia, etcétera; aparte de desarrollar su imaginación e ir construyendo su personalidad.

    En mi caso he de decir que mis padres, ciertamente, no me inculcaron el gusto por la lectura desde pequeña (aunque ellos sí leían, creo que no eran conscientes de su importancia ), por ello las primeras lecturas de libros que hice fueron los ya mencionados obligatorios del colegio. Aquellos libros no me llamaban para nada la atención, me aburrían, no me resultaban interesantes y solo estaba pendiente de qué poner en mi resumen. Esto hizo que dedicase mi tiempo libre a otras cosas, pero pocas veces a leer.

    Ha sido hasta hace unos años, cuando tuve claro a lo que me quería dedicar (profesora) y fui consiente de la verdadera importancia que tiene leer: si quiero inculcar el gusto y el interés por la lectura a mis alumnos, yo debo ser la primera que sienta la lectura como tal, como EL PLACER DE LEER. Por ello me puse a indagar sobre temática que me resultase atractiva o útil en mi vida y escogí leer el libro de Eduardo Punset, El viaje a la felicidad. Con ese libro aprendí cosas muy interesantes que se me han quedado grabadas en la memoria para siempre.
    A partir de ahí, no he dejado ni un solo día de tener un libro entre mis manos, ya que si el libro te gusta, leer es un verdadero placer.

    Esta entrada me ha hecho reflexionar mucho, ya que estoy segura de que habrá niños como yo ( a los que sus padres no les hayan inculcado el gusto por la lectura) y estén cansados de los libros obligatorios del colegio... me da pena realmente, porque desconocen un maravilloso mundo que espero que algún día les ``atrape´´ como a mí.

    Para finalizar, quiero destacar que a mis futuros alumnos les inculcaré desde el primer día el interés por los libros y cuentos, para que sean conscientes de que leer es algo beneficioso, divertido, agradable y una herramienta útil de aprendizaje en muchos sentidos.

    Un saludo,
    Sonia García Lidón
    Grupo 211 Magisterio Infantil

    ResponderEliminar
  38. Buenas tardes Ana María,

    En primer lugar, me gustaría felicitarla por este gran blog, en el que proporciona un conjunto de ideas y estrategias que son de gran utilidad tanto para maestros, estudiantes y padres para comprender y entender cómo podemos inculcar la lectura de forma natural y espontánea en los niños.

    Por otro lado, me gustaría recalcar la idea de la importancia y la responsabilidad que tenemos como futuras maestras de transmitir a nuestros alumnos el interés por la lectura. Sin embargo, considero que si nosotras no mostramos interés por los libros ellos tampoco lo mostrarán. Por tanto, para poder inculcar y motivar a esos niños a la lectura de forma no obligatoria sino natural y espontánea, primero tendremos que ser nosotras quienes tengamos un gusto por la lectura y por los libros.
    Uno de los factores a tener en cuenta es que habrá niños con influencia familiar lectora y habrá niños quienes sus padres no sean lectores o no den la importancia que tiene la lectura, sin embargo, esos niños que no han recibido esa influencia lectora no quiere decir que no puedan llegar a tener interés por la lectura, sino que pueden llegar a ser otro ejemplo de Matilda como la de Roald Dahl. Por ello, el papel de los padres y profesores fundamentalmente requiere una intención educativa por transmitir las ganas de leer, a pesar de que el aprendizaje de la lectura sea un proceso complejo pero gratificante para aquella persona que descubre el mundo de la lectura.

    Por último decir, que si logramos que los niños consigan descubrir el placer de leer habremos conseguido sumergirles en un mundo placentero y de diversión en el que conseguirán aprender, descubrir e imaginar.

    Un saludo.
    Mónica Díaz López
    Grupo 211
    2ºMagisterio Infantil

    ResponderEliminar
  39. Hola Ana María

    Hoy en día se da más importancia a otro tipo de juegos y entretenimientos y poca gente dedica tiempo a la lectura. Los que más lo hacen, son los que desde pequeños han leído mucho, y es muy difícil que un niño sea lector si no a logrado, desde sus primeros años de vida un vínculo con los libros.
    Todos estamos de acuerdo en que leer es importante para tener acceso al saber, en cualquier edad, es algo que puede ayudar a conservar los vínculos afectivos y a desarrollar opiniones fundamentadas. Además, aparte de adquirir conocimientos, sirve de gran ayuda para ampliar el vocabulario y ayuda a saber expresarse mejor. En definitiva, es una fuente de enriquecimiento personal


    Por todo esto soy partidaria de introducir la lectura a los niños lo antes posible, desde que son muy pequeños. Es importante fomentar el interes por la lectura desde una edad temprana; proporcionar un primer contacto con los libros, que puedan manipularlos y familiarizarse con ellos. Así, no solo se establece la importancia del libro como fuente de información sino tambien como fuente de placer. En este sentido, la familia y el entorno del niño son fundamentales.

    Un saludo

    Patricia Mena Benedito
    Grupo 211
    2º de Educación Infantil

    ResponderEliminar
  40. Hola Ana María,
    En mi opinión, este artículo es esencial a la hora de comenzar la asignatura ya que, nos proporciona la información necesaria, para no olvidar que leer es algo esencial en nuestro desarrollo como personas. También me ha hecho reflexionar en mi pasado como lectora, mis vivencias y el cómo podré transmitir a mis alumnos en un futuro la importancia de la lectura.
    En este artículo también se hace una reflexión de la implantación de la lectura en los niños, y pienso que en la mayoría de los casos no es la adecuada, debido a los métodos tradicionales de imponer algo y más tarde ser evaluado. Esto conlleva al alumno a crearse un sentimiento de obligación hacia la lectura y no de ocio.
    Por último, decir que me parece esencial en una maestra saber transmitir el valor de la lectura y no convertirlo en algo obligatorio para ellos.
    Un saludo
    Cristina Mata Llorente.
    2º educación infantil.
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  41. Hola Ana María.
    Me parece un artículo muy interesante, ya que como profesores debemos conocer las distintas etapas lectoras de nuestros alumnos, para no presionarles enseñándoles antes de tiempo y que de esta forma pierdan el gusto por la lectura porque lo vean como una obligación ya que la curiosidad por aprender llega cuando los niños están preparados. Pero por otra parte creo que el aprendizaje de cada niño es individual y que las etapas no son estrictamente cerradas; y aunque nos pongamos pautas, no todas tienen que suceder a la vez con todos los niños, como tú dices “hay que tener paciencia”.
    Opino que no porque sea lectura y tenga que ver con la escuela y el aprendizaje tiene que ser aburrido e insatisfactorio, de hecho el juego no lo es y también se aprende a jugar, pero los niños tienen que ver y nosotros mostrar les las cualidades buenas que tiene el acto de leer.
    Mientras leía el articulo me ha venido a la cabeza una frase que comentaste en clase de que hay profesores que mandan leer un libro a sus alumnos sin siquiera haberlos leído ellos, y la idea de que ellos participen en debates de las lecturas con los niños me parece una buena solución a esto puesto que de esta forma se puede tanto estimular y encauzar las conversaciones de ellos sobre los libros como evaluar esta parte esencial en un curso.
    Y por último en cuanto al gusto por la lectura también opino que se debe tener en cuenta que no todos los niños son iguales, al contrario cada uno muestra curiosidad por una cosa y cada día por algo nuevo, porque quieren saberlo todo de todo. Y poniendo un solo libro obligatorio para una clase de treinta niños no damos opción, creo que una buena solución sería proponer varios libros que tengan que ver con distintos temas para que cada niño tenga opción a escoger el que más curiosidad le despierte.
    Lucía Jiménez González.
    2º educación infantil.
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  42. Es importante saber, tomar consciencia de la importancia de la lectura a todos los niveles. Es una herramienta más que nos permite forjar nuestra propia personalidad. Creo que es fundamental concienciar a los niños y niñas de la utilidad de dotarse de un hábito lector y darles a conocer la variedad de beneficios que este puede proporcionarles. Es un instrumento que nos ayuda a organizar pensamientos, emociones, conceptos. Amplía nuestro bagaje lingüístico y cultural e infinidad de cosas más. Es un medio enriquecedor ya que la lectura les abre las puertas a otro mundo, desarrollan con ella una identidad propia y adquieren unos valores que les permitirá en un futuro formar parte activa en la sociedad en la que viven.

    Por todo esto considero fundamental el papel que deben ejercen los maestr@s en las escuelas: convencerles, lograr engancharles al hábito de la lectura y hacerles saber las innumerables puertas que se presentan ante ellos al abrir un libro.

    Debemos conseguir que se encuentren así mismos por medio de la lectura, que elaboren sus propios pensamientos y desarrollen una conciencia despierta para que finalmente y con el tiempo, reparen en que, como dice el dicho popular, "un pueblo leído, jamás será sometido"

    Silvia Martín Aguilera

    Grupo 211

    ResponderEliminar
  43. Hola Ana María,

    Para comenzar me gustaría agradecerte que hayas creado este blog con tanta información útil para un futuro no muy lejano.

    En concreto de este artículo me gustaría recalcar algunas ideas que bajo mi punto de vista son bastante interesantes para pararse y reflexionar sobre ello.

    En un primer lugar me parece interesantísimo el inculcar la lectura como un juego y no una obligación, ya que tendemos a obligar a leer a los niños cosas que no tragan y hay muchisima variedad de lecturas que se pueden usar que satisfacen a sus diferentes gustos.

    Como maestros ademas, creo que es una buena manera de enforcar y amoldarse a los niños viendo sus diferentes etapas y gustos. La importancia de que se le cree como un espacio de diversión. También sabiendo que es muy importante para el desarrollo del pensamiento hay que fomentarlo de una manera satisfactoria porque todo maestro quiere para sus alumnos lo mejor, sobre todo viendo la cosas tal y como están.

    El marcar las etapas evolutivas de los niños es una forma de ver en lo que erramos los maestros y así poder darle solución.

    Por último me gustaría destacar que es verdad que hay veces que a los niños no se les consigue enganchar a la lectura aunque se sea un buen modelo.Pero creo es algo que hay que hacer y sentirlo para así poder infundirlo a los pequeños.

    Silvia García Ojeda
    2º de magisterio en educación infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  44. Yo soy una persona a la que le encanta leer. No se muy bien por qué. Simplemente me gusta. Se que es a ciencia cierta que es por influencia de mi padre. Siempre se le veía leer. En el salón teníamos una librería que ocupaba toda la pared del salón y estaba llena de libros. En mi cuarto, que compartía con mi hermana pequeña, tenía varias colecciones de libros. Del Barco de Vapor los tenía todos. Me acuerdo de que por la noche, antes de que acabara los últimos momentos del día, antes de echarnos a leer, íbamos al cuarto de mis padres, a estar allí durante un rato, a charlar, y mi padre a veces leía y a veces tenía el libro sobre la mesilla. Pero siempre con un libro cerca.

    Y a mi, sin más, me empezó a gustar leer. Por las noches, leía a mi hermana alguno de los cuentos que teníamos. Y cuando no me apetecía leerla, ella siempre me traía algún libro y me pedía que la leyera. Si no hubiera sido por mi padre, por la disponibilidad que teníamos a los libros, no se si el amor que tengo a los libros hubiera surgido en mi.

    Las escuelas tienen la obligación de fomentar la lectura, pero las familias tienen estar labor muy olvidada. Ahora es la televisión la que ocupa el lugar de los libros, la que se encarga de desarrollar su imaginación, la que se encarga de hacerles ir a un lugar que nunca se hubieran imaginado, la que se encarga de ayudarles a desarrollar su personalidad, la que les ayuda a encontrar el camino. Y esto es algo que no debemos dejar que pase.

    En cuanto a las etapas del lector, según las leía, me veía a mi desde pequeña pasando por cada una de las etapas. Manipulando un libro, escoger por primera vez un libro, el gusto por libros que tengan personajes de mi edad, temas que me inquieten en ese momento, temas y personajes con los que me identifique, lectura en voz alta, disgusto por tener que leer de forma obligatoria en la escuela, etc. Son etapas que, como futuros maestros tenemos que aprender, pero que como niños que fuimos, etapas por las que todos hemos pasado, aunque nos hayamos quedado por el camino.

    Por último decir que me a parecido un artículo muy interesante y muy adecuado para nuestros estudios, y con el que estoy totalmente de acuerdo. Ojala nos demos cuenta algún día que los libros nos pueden cambiar la vida.

    Natalia Herranz Baños
    2º Educación Infantil (Grupo 211)

    ResponderEliminar
  45. Hola Ana María,
    El artículo me ha parecido muy interesante y estoy en total acuerdo con lo que en él se dice, ya que pienso que debe relacionarse al niño con la lectura desde sus primeros años de vida, ya sea dándoles libros y que simplemente tomen un primer contacto con ellos manipulándolos o bien escuchando a los familiares o profesores.

    También creo que debe enseñársele al niño el placer de leer, debemos fomentar que lea por gusto, por diversión y no por el mero hecho de que se le impongan. Creo que esto seguramente haya podido ocurrirles a bastantes niños a los cuales no le gusta la lectura porque se le ha obligado a ello y por lo tanto no han disfrutado, han tenido una mala experiencia y se lo han tomado como algo negativo que no quieren volver a realizar. Por estos motivos veo imprescindible que desde pequeñitos se les habitúe a ello como otro juego más, otra actividad, otra rutina diaria con la que disfruten y sean ellos mismos los que quieran volver a realizarla. Para que esto se de con éxito también pienso que debe adecuarse un lugar exclusivo para lectura tanto en la escuela como en casa, donde también aprendan que leer conlleva ciertas normas como el silencio.

    En resumen, pienso que la lectura es un medio necesario e imprescindible para el desarrollo del niño, y ya no solo intelectualmente sino también personalmente.

    Patricia Morales Bravo
    2º Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  46. Hola Ana María,
    Me gustaría decir que este blog me parece muy interesante en todos sus aspectos ya que, investigando en él, he observado que es una gran herramienta para conocer gran cantidad de libros infantiles con diferentes temas a tratar.
    Con respecto al texto leído querría destacar la importancia de comenzar la lectura a edades bien tempranas para fomentar el aprecio de los niños por ella. Pero no solo se trata de leerles cuentos desde pequeños: es necesaria una implicación por parte del adulto que estimule al niño a atender o leer por sí mismo.
    Para ello es imprescindible dejarles que observen los diferentes tipos de libros que ahí, que escojan ellos mismos cuál les interesa, dejarles que se equivoquen con la elección y ellos mismos se corrijan. Tal como dice, también es importante crear un ambiente adecuado donde la lectura sea posible, agradable y genere en el niño las ganas de seguir leyendo otras historias.
    Estoy de acuerdo en que principalmente a edades tempranas es de vital importancia la ilustración de los libros, lo cual hace más amena la lectura y hace que los niños se interesen por la historia y pregunten sobre ella ampliando así su vocabulario, lo que también favorece su desarrollo lingüístico. Además no hay que forzarles a leer determinados tipos de libros que no les interesan porque, por esto, muchas veces pierden en interés por la lectura y después es muy difícil recuperarlo de nuevo.
    Los temas de los libros son muy variados y cada niño tiene un gusto y unas preferencias diferentes de los demás. Considero que no hay que obligarles a leer todo tipo de temas ya que, si eligen uno en concreto, será porque se sienten identificados con él y esto les ayuda a crear poco a poco su identidad, su personalidad. Con el tiempo irán abriendo puertas a la lectura de libros muy dispares.

    Laura Moreno Novoa
    2º Magisterio Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  47. Buenas tardes Ana María

    En primer lugar siento no haber podido escribir antes un comentario crítico sobre la lectura de los niños lectores que tenemos en líneas superiores, pero me ha hecho reflexionar y por ello, aunque sea tarde, quiero expresar algunos de mis puntos de vista, para compartirlos con mis compañeros.

    Podría comenzar agradeciéndote que nos aportes estos artículos de valiosa información, para nuestro futuro como docentes y al mismo tiempo como principales animadores a la lectura. Esta es una gran responsabilidad de la cual tenemos que saber cómo hacerlo para transmitir la pasión por la lectura.

    Transmitir que leer deja volar la imaginación, leer no tiene fronteras, ni limites, leer es infinito, es mágico y al mismo tiempo real. En una sola palabra, leer es placer. Me ha gustado mucho la idea de que los niños aprenden jugando, y para ello tienen que comprender que la lectura es un juego, un juego que tiene un espacio y un tiempo.

    Hablando del proceso de la lectura, como bien vemos en el artículo debe existir unas normas, un espacio y un tiempo. A partir de ahí, dejar volar la imaginación y bucear en la lectura, de la misma manera que buceaba Matilda desde temprana edad.

    Mi experiencia como lectora debo agradecérsela de todo corazón a mis padres. Ellos son fanáticos de la lectura, ella es bibliotecaria y desde que nací me he sumergido día tras día en los largos pasillos de mi casa, en los cuales se disponen miles de libros.A él siempre le he visto con un libro en la mano, devorando uno tras otro. Siendo realistas, tenemos que pensar en que no todos los niños van a poder tener en sus casas ejemplos de padres lectores o incluso recursos bibliográficos, por ello es imprescindible que en las escuelas se trabaje con buen y suficiente material lector, que esté al alcance de todos.

    Me ha encantado poder tener esta información y saber que a lo largo de la asignatura vamos a ir conociendo todo este mundo fascinante. Conocer las distintas etapas lectoras y la cantidad de material de literatura infantil que podemos encontrar.

    Gracias Ana María, tu trabajo nos sirve de gran ayuda para transmitir la el deseo de leer.
    Un saludo.

    Cecilia Guindeo Aguerri
    Grupo 211
    2ºcurso de grado en Educación Infantil.

    ResponderEliminar
  48. Buenos días Ana María,
    Este artículo me ha parecido muy útil, tanto para nosotros (futuros educadores) como para padres o familias con niños que quieran fomentar la lectura en ellos.

    Mi experiencia personal me ha ayudado mucho para comprender la importancia de la lectura en nuestras vidas. De pequeña no me gustaba leer. En el colegio, a pesar de que se realizaban muchas actividades para fomentar la lectura. Además en otras etapas nos obligaban a leer libros que no generaban ningún interés en mí, por lo que no me ayudaba. Pero llegó un momento que me di cuenta de su importancia, y más la que tenemos nosotras en nuestro futuro. Así, con esta asignatura me gustaría aprender la clave para generar este interés por la lectura en los niños.

    Creo que la lectura, aparte de proporcionarnos muchísimos conocimientos o conceptos, nos ayuda a crecer como personas. Nosotros, debemos de dar a los niños la oportunidad de dar ese primer paso a la lectura, desde que empiezan en infantil, porque en esta edad es cuando más importancia tiene. Espero que esta página me ayude mucho, gracias por proporcionárnoslo.
    Un saludo.
    Marta Rodríguez Ruzafa, grupo 211, 2ºEducación Infantil.

    ResponderEliminar
  49. Hola Ana María

    Lo primero decir que tanto la información que aparece en el blog como la de este articulo es de un gran interés para nosotras como futuras docentes, puesto que, nos puede aportar muchos conocimientos, herramientas y técnicas de trabajo que nos pueden ser útiles en un futuro.

    Considero que la lectura es muy importante ya que nos forma como personas, es bueno que le inculquemos la lectura a los niños desde que son pequeños, sobre todo de una manera divertida y entretenida, que ellos lo vean como un juego a través del cual pueden aprender muchas cosas como a desarrollar la imaginación, la curiosidad y probablemente sin darse cuenta.

    Por el contrario si intentamos imponerlos que deben leer un libro podemos provocarlos sentimientos contrarios a los que se pretenden, y puede ser que a partir de ese momento, que se les platea la lectura como una obligación, los niños se desmotiven y dejen de leer ya que lo ven como un proceso aburrido.

    También es bueno que los niños tengan en casa un referente en el que fijarse, es decir, es importante que sean los propios padres los que se preocupen por animar a sus hijos hacia la lectura y que a partir de ahí ellos comprendan que pueden ocupar sus ratos libres leyendo un libro y curioseando en el, en vez de pasarse su tiempo de ocio entretenido en los videojuegos o similar, ya que actualmente cada vez se esta dejando más de lado en favor de otro ocio menos favorecedor para nuestro aprendizaje.

    Bárbara García-Alcalá Gimeno
    2º Educación Ifantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  50. Hola Ana Mª

    En este artículo has descrito de forma clara y precisa la esencia de lo qué es la Lectura.

    Creo que la palabra clave es la motivación, sin este motor no se puede conseguir nada. Desde luego que los niños y niñas que les gusta leer han sido motivados por alguien especial, amante de la lectura ya que el deseo de aprender y de curiosear no nace de la nada; además debemos tener en cuenta que el apetito lector no emerge a todos por igual ni se alcanza de la misma forma.

    El principal objetivo de la educación en mi opinión es la de formar personas autónomas con todo lo que conlleva esta palabra. ¿Cómo se consigue esto? haciéndoles pensar y la mejor forma para aprender a pensar se llama “leer”. Como el mejor aprendizaje está en el ejemplo, maestr@s y familias, tenemos la labor de cumplir con esta aventura, la de fomentar el gusto y la diversión por la lectura a edades temparanas. Y no debe de terminar en la escuela sino que los padres deben acompañar a sus hijos en todos los aprendizajes que vayan haciendo en la escuela. La etapa escolar requiere de mucha atención y en especial la lectura porque es un proceso lento. Es preciso leer con ellos y para ellos.

    Primero hay que aprender a leer para años más tarde leer para aprender; y aquí viene el gran problema, el de escoger los libros adecuados para “engancharles” porque si no se pueden aburrir como nos pasa a los adultos. Como dice Oscar Wilde “Si no podéis disfrutar leyendo un libro repetidas veces, de nada sirve leerlo ni una sola vez”. No tengo mal recuerdo de los libros de mi infancia pero después en secundaria metieron la pata y todavía me pesa mucho el haber leído El Quijote por obligación. Lo que el colegio recomendaba era en algunos casos “infumable” en vez de preocuparse por nuestra realidad y nuestros intereses; y acabé muy cansada de leer tramas que no entendía.

    Mi familia “devora” libros desde que tengo uso de razón, son capaces de estar leyendo tres o cuatro libros al mismo tiempo (para mí un hecho increíble porque soy incapaz); pero lo curioso es que viéndoles leer desde siempre, disponer de una biblioteca en casa, animarme y transmitirme el gusto por la lectura yo no lo he conseguido... Desgraciadamente llegó un punto en mi adolescencia, como la de muchos de mis compañer@s del colegio, que asociaba leer con estudiar y naturalmente con aprobar…pero poco a poco estoy volviendo a retomarlo.

    Noemí Gómez Gómez. 2º Infantil. 211

    ResponderEliminar
  51. Hola Ana María,

    gracias a tu artículo me he parado a pensar más detenidamente los errores que creo que mis profesores han cometido en mi período de enseñanza, en el ámbito de la lectura.
    Si bien es verdad que en Infantil contábamos con una gran biblioteca en clase con libros de todo tipo adaptados a nuestra edad, de los cuales la profesora nos dejaba leer el que deseásemos e incluso si nos gustaba podíamos llevárnoslo a casa para que nuestros padres conociesen nuestros intereses; por el contrario, en las etapas posteriores el tema de la lectura por placer estaba más apartado.
    Concretamente en la E.S.O como bien has mencionado, la lectura pasó a ser una obligación ya que los únicos libros con los que nos conectaban los profesores eran historias que en la mayoría de ocasiones no nos interesaban ni despertaban en nosotros esa sensación de placer e interés que debería, puesto que simplemente nos limitábamos a leer con la presión de saber que sería materia de examen y que teníamos un plazo para acabarlo.

    Bajo mi punto de vista como persona y como futura docente, por el contrario a lo que quizás he experimentado por mis profesores, considero que el gusto por la lectura hay que fomentarlo desde el inicio y luchar por conservarlo, pero sin imponer en ningún momento límites y temas a los niños.
    Si un niño siente interés por historias supuestamente más avanzadas a su edad, no creo que haya que impedirle leerlo, sino dejar que sea él o ella solo quien se dé cuente que esas historias deben dejarlas para más adelante.

    Realmente este blog me parece muy útil e interesante para todo el mundo, desde alumnos hasta docentes, sin dejar atrás a las familias; pues todas y cada una de las personas del entorno del niño tienen que ver en su desarrollo del gusto por la lectura. Es importante que en el hogar también ayuden a que los niños lean y disfruten con ello en un ambiente propicio, pues como bien has comentado, los niños en muchas ocasiones se basan en imitación, y es más probable que quieran leer si viven esta situación en casa.

    Siento que mi familia y mi profesora de Infantil, sin duda alguna han sido imprescindibles en favorecer mi interés por la lectura, ya que pese a que en la E.S.O dejé más de lado las ganas de leerme libros por propio interés, he tenido la suerte de recuperarlo y no dejar de disfrutar y sentir todas y cada una de las historias que comienzo.

    Un saludo

    Daniela González Arroyo
    Magisterio Ed. Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  52. Hola Ana María, en primer lugar me gustaría destacar la importancia que tiene este articulo, puesto que es un tema que todos deberíamos reflexionar. No somos conscientes de que la lectura es una herramienta muy útil y muy necesaria. Además es la única que nos permite desarrollar nuestra imaginación, crear nuestros propios personajes y demás sobre una misma historia. Muchas veces me ha pasado que comentando un mismo libro, mi hermana y yo nos imaginábamos totalmente distinta a la protagonista de la historia. En una película eso no existe porque directamente la ves y no puedes sacar nada más. Destacando ésta, entre otras cualidades que están presentes en la lectura.

    Además me parece interesante que nos den pautas sobre como introducir la lectura en los niños pequeños para poder crear una buena base y que esa motivación por la lectura no se pierda con el paso de los años como desgraciadamente suele ocurrir.

    Pienso que es muy complicado hacer que los niños lean cuando no es un hábito que han adquirido desde pequeños. Si desde esa etapa les gusta leer cuentos, lo ven como algo atractivo y les motivamos (tanto familias como escuelas) les va a gustar la lectura, pero hoy en día los niños prefieren otro tipo de recursos que hace que la dejen a un lado, porque seguramente de pequeños no le mostraron el gusto por la lectura. Además en el colegio (especialmente en secundaria) se convierten en lecturas obligatorias que tratan temas abstractos y que se alejan de las cosas que a ellos les interesa, por lo que la lectura no es nada atractiva para ellos.

    Sumado a que, tal y como has apuntado alguna vez, muchos de los profesores de secundaria mandan libros que ni siquiera ellos se han leído, por lo que no se puede pretender que los alumnos hagan cosas que ni siquiera ellos den ejemplo. Como experiencia personal recuerdo que en mi colegio teníamos una hora a la semana de biblioteca para fomentar la lectura y puedo acordarme de como los profesores en esa hora hablaban entre ellos y no podíamos verles con un libro en la mano.

    En definitiva, considero fundamental que como futuras educadoras potenciemos desde pequeños la lectura, sabiendo elegir los libros adecuados para cada grupo de edad. Además es imprescindible la colaboración con la familia y entre ambos hacer que la lectura sea algo positivo e interesante para los niños.

    Un saludo. Alba Matamoros Alumna de 2º de Infantil 211.

    ResponderEliminar
  53. Hola Ana María. En primer lugar me gustaría felicitarte por tu blog ya que tras haberme sumergido un poco en él he descubierto que es una gran herramienta para todas aquellas personas que participamos o vamos a participar en la enseñanza de la lectura en los niños. Muchas veces creo que no somos conscientes del poder de la lectura para los más pequeños y no somos capaces de darnos cuenta de que si un adulto puede disfrutar con un buen libro, ¿por qué no va a hacerlo también un niño?
    Me he sentido bastante identificada con algunas de las ideas que nos aportas. Desde pequeña he crecido rodeada de libros ya que mi madre ha sido una gran lectora y ha sabido inculcarme el valor de la lectura. Durante todos estos años he podido aprender todo lo que puede ayudar un libro, pude llegar a ser desde tu único compañero en momentos de soledad hasta la fuente más pura de imaginación y es este uno de los motivos por los que debemos acercárselos a los más pequeños. En muchas ocasiones he leído un libro y después he visto la misma historia llevada al cine y han sido mínimas las ocasiones en las que no he salido descontenta con el resultado. El motivo nunca ha sido porque la película estuviera mal hecha, sino más bien ha sido porque la representación que yo me había hecho en mi mente era más rica, y es que cuando lo ves en imágenes las cosas te vienen dadas (escenarios, personajes,…) y no hay posibilidad de cambiarlas, pero cuando lees imaginas cada mínimo detalle. Estos detalles solo dependen de ti y de tus experiencias y no existen dos personas que imaginen igual una historia aún tratándose del mismo libro.
    En cuanto a mi experiencia educativa creo que desde que somos pequeños no se nos fomenta la lectura. Tal y como he señalado antes, si ahora siento pasión por la lectura ha sido gracias a mi madre. Muchas veces me he planteado cómo hubiera sido mi vida si mi acercamiento a los libros solo hubiera dependido de mis profesores y, desgraciadamente, creo que no habrían obtenido el mismo resultado. Desde que he sido pequeña y, sobre todo en las etapas de la educación obligatoria, he leído libros largos, difíciles de entender y aburridos deseando en la mayoría de las ocasiones terminarlos para dejarlos aparcados en una estantería y no volver a verlos. Ahora como futura docente me paro a pensar cuánto daño puede hacerle a un niño darle un libro equivocado, no solo porque no le va a ayudar a desarrollar muchas de sus capacidades, si no porque va a ver los momentos de lectura como castigos y nunca va a saber disfrutar de ellos.
    Como conclusión solo me queda decir que debemos de concienciarnos bien de la importancia de nuestro trabajo y pensar que a estas edades tan tempranas somos su ejemplo a seguir y todo lo que hagamos o digamos muy probablemente les va a marcar a lo largo su vida.

    Un saludo.

    Leticia Morato Fernández.
    Grado 2º Educación Infantil.
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  54. Hola Ana María...

    Lo primero me gustaría felicitarte por este blog, ya que a todas nosotras como futuras docentes, nos es de mucha utilidad a la hora de buscar cualquier tipo de libro o de información que necesitemos en nuestras futuras aulas.

    Pienso que en relación a lo que tú expones en este artículo, una de nuestras metas más importantes dentro de las aulas es lograr que a un niño le parezca divertido leer y que no lo tome como algo obligatorio que le mandan y tiene que hacer, sino que tome la lectura como algo que hacer por placer y que les va a servir de gran utilidad no solo a nivel lúdico sino también que va a poder aumentar sus conocimientos del mundo.Y pienso que tenemos que iniciarles en la lectura desde muy pequeños y ser constantes y los cursos superiores para que así, podamos alcanzar esa meta de lograrlo.


    Me parece muy interesante eso que apuntas que dependiendo las edades del niño hay que centrarse en unas características del niño que son diferentes en cada etapa. Y nosotras tenemos que tener conocimientos amplios de literatura para poder hacer frente a estas necesidades de cada etapa.

    Yo en particular, cuando era pequeña me gustaba mucho leer puesto que lo veía algo apasionante que te llevaba a mundos que tú imaginabas y eso me encantaba. Pero cuando empezaron a mandarme en eso una serie de libros obligatorios de leer que muchas veces eran en castellano antiguo y no entendía muy bien, llegó mi “crisis lectora” que me duró todos mis últimos años de colegio, puesto que solo leía libros por obligación y no disfrutaba con ellos. Es ahora, cuando puedo leerme el libro que a mi me interesa más es cuando vuelvo a tener una pasión por la lectura que ocupa mucho de mi tiempo libre.

    En conclusión he de decir que tenemos que formarnos bien todas nosotras, para enseñar a los niños a leer todo tipo de lecturas y que no tengan ningún problema a la hora de leer cualquier libro y que más o menos le resulten todos por lo menos interesantes.

    Un saludo.
    Natalia Gómez Olivares
    Grado 2º Educacón Infantil.
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  55. Considero este artículo muy interesante, a la vez que útil para que los padres, maestros y en general todos tengamos conciencia de la importancia de la lectura desde que los niños son bien pequeños.

    La lectura es verdaderamente importante para nosotros, nos ayuda a desarrollar la imaginación, desarrollar nuestro pensamiento, vocabulario y sirve a su vez para evadirnos de los problemas, pasar el rato...

    Estoy de acuerdo en que se debe acostumbrar a los niños desde pequeños a la lectura, desde la familia, en un ámbito que haga propensa la lectura, acostumbrar a los pequeños a determinados horarios u ocasiones en los que se puede leer para que así ellos desarrollen un gusto y costumbre por la lectura que más adelante les servirá para su desarrollo. Y desde la escuela también, procurando no hacer de la lectura una carga, una obligación porque de este modo nunca se tomará la lectura como un placer.

    En mi caso, he podido ver cómo el hecho de que un niño pequeño te vea leer, le induce a coger un libro e imitarte, y la verdad es que fue una sensación muy grata. Como proyecto de futura maestra, entra dentro de mis espectativas y principios el desarrollo de la lectura en los niños, de la manera más amena posible y de la forma más estudiada posible para así no hacer de la lectura un lastre para los niños.

    Fomentemos la lectura y así conseguiremos aportar un poquito a cambiar esta sociedad y esta juventud venidera que prefiere cualquier otra cosa que un libro.

    Por último, apuntar que tras haber ojeado un poco este blog, he descubierto, junto con este artículo, cantidad de información y herramientas útiles para utilizar académicamente pero a la vez como punto de referencia personal.

    Patricia García Alonso.
    2º Grado en Educación Infantil,
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  56. Hola Ana María,

    Al leer este blog y al asistir a tus clases me doy cuenta de lo importante que es la lectura desde pequeños. Yo personalmente me he dado cuenta tarde ya que empece a leer el año pasado al tener tiempo libre entre autobuses, metro y cercanías.Me hubiese gustado empezar a leer antes ya que al leer me olvido de todo los problemas y me centro en las increibles historias que te cuentan.

    En mi familia siempre leen, y yo siempre pensaba que era aburrido, y cuando creces te das cuenta que es lo mejor del mundo. Y ahora gracias a eso tengo una gran biblioteca en casa.

    Supongo que empece tarde debido a que en el colegio habia lecturas obligatorias de las que habia que hacer trabajos, y por tener que leer como obligación, a veces se hace sin ganas.

    Me encantaría saber enseñar a los niños lo maravilloso que tiene leer desde bien pequeños para que no pierdan tantos años sin leer.Y me parece que este blog puede ayudar a futuros maestros como yo y a padres.

    Marta Lorente-Sorolla Pons
    2ºGrado en Educación Infantil
    Grupo211

    ResponderEliminar
  57. Hola, Ana María.

    En primer lugar quería felicitarte por tu blog ya que mediante el nos ofreces multitud de herramientas para poder trabajar ahora y en un futuro.

    Me parece muy importante e interesante este artículo, ya que mucha gente no es consciente del papel fundamental que juega la lectura en el desarrollo de los niños y de las personas en general. Es importante que desde pequeños los niños entren en contacto con la lectura y que esto sea de manera lúdica y agradable ya que no queremos imponer nada, para que sea algo que les guste en un futuro y que mantengan para siempre.
    Nuestro trabajo como maestras es motivar y fomentar el gusto por la lectura. Como sabemos, nosotros los adultos, somos un ejemplo a seguir para todos los niños, por ello es importante que nosotros tengamos un hábito lector.

    Además, como bien dices, la lectura potencia la imaginación y nos sumerge en un mundo de fantasía. También nos aporta muchas experiencias y es una fuente de conocimiento inagotable.

    Muchos docentes de la enseñanza secundaria deberían plantearse la manera de enseñar a sus alumnos, ya que está comprobado que las lecturas obligatorias en la mayoría de los casos no tienen ninguna repercusión buena en ellos.

    Personalmente, desde pequeña he tenido el ejemplo de mi madre a la que le apasiona la lectura. Tiene un montón de libros y desde pequeña la he visto leer todas las noches, por lo que yo y mis hermanas hemos cogido ese buen hábito y he podido desarrollar el gusto por leer.

    En conclusión, debemos tener presente la importancia que tiene la lectura pero es aún más importante conocer los gustos y las características de cada etapa para así poder escoger unas buenos libros ajustados a cada nivel.

    Un saludo.

    Loida Chacón Martínez.
    2º Grado Educación Infantil,
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  58. Buenas tarde Ana María en primer lugar pedirle disculpas por la tardanza en responder a su artículo ya que tuve problemas con el ordenador.
    En segundo lugar decirle que el articulo me parece muy interesante, cierto, adecuado y al mismo tiempo tan real como la vida misma.
    Según mi opinión y reflexión tengo que decir que tanto los padres, profesores o como otras personas adultas somos los principales modelos a seguir por los niños, por esta misma razón nosotros tenemos el principal papel de fomentar a los niños hacia la lectura y escritura desde edades muy tempranas, de este modo se conseguirá que a los niños les guste o no
    Por otro lado decir que hay que motivar a los niños hacia la lectura, ya que hoy en día se han dejado de leer libros por utilizar nuevas tecnologías como por ejemplo internet, las famosas tablets, videojuegos etc., por estas tecnologías se han apartado y dejado de valorar tanto la técnica de la lectura y escritura como los propios libros.
    Finalmente decir que con la lectura no solo se aprende a escribir, a hablar, a redactar, sino que se desarrollan otras muchas cosas, entre ellas la imaginación y creatividad del niño, algo importantísimo para su desarrollo, por estos dos motivos decir que la lectura es primordial e imprescindible para el desarrollo del niño.
    Un saludo muy fuerte y enhorabuena por su articulo

    Nombre: Beatriz Álvarez Agudo
    Grupo: 211
    Curso: 2º de Magisterio de Ed. Infantil

    ResponderEliminar
  59. Hola,

    Que maravilla de blog!

    Esta entrada de "los niños lectores" me ha abierto los ojos a que, como futura maestra, debería conseguir que mis alumnos deseen leer porque la lectura es muy importante para el desarrollo o despertar de la curiosidad de los niños, al igual que para su desarrollo intelectual.

    Mi afición por la lectura se ha despertado bastante tarde, ojala me hubieran introducido en el mundo de los libros mucho antes.

    Recuerdo los cuentos que me contaban mis padres y abuelos y sobre todo los que contaba mi profesora de párvulos cuando nos sentabamos alrededor de una alfombra que había en mi clase; pero, también recuerdo que en el colegio sólo leía lo que me obligaban a leer y en casa mis padres no son lectores y sólo leía mi abuelo, ¿no sé por qué no seguí sus pasos, si mi abuelo "devoraba" los libros?. Hace 4 años, tuve un accidente de tráfico y me quedé mucho tiempo en casa sin moverme, la gente me llevaba libros para que me entretuviera y .... me enganché a la lectura ("no hay mal que por bien no venga"). Ahora, no es que lea demasiado, ya que no tengo mucho tiempo pero si que es verdad que yo antes, cuando no había nada en la tele (que ahora es muy normal que ocurra) ponía música y ahora, muchas veces me pongo a leer.

    Me encantaría que mis alumnos fueran "niños lectores" ya que la lectura enriquece muchísimo a las personas.

    Es la primera vez que descubro la gran utilidad de un blog y éste me ha parecido maravilloso. Así que gracias Ana María. Además de leer esta entrada he dado un vistazo al blog y he encontrado muchas cosas interesantes y de gran utilidad para una futura maestra como yo.

    Angela Iglesias Muñoz
    Estudiante de Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  60. Buenas tardes Ana María,

    al estar estudiando para ser profesora de infantil y haber pasado por diversas aulas, creo que como bien se dice en el artículo, es imprescindible que seamos nosotras (al igual que las familias sirviendo de ejemplo en casa), quienes les pongamos en bandeja todos los recursos posibles de acercamiento e iniciación a este mundo de la literatura, y con ello de imaginación, de pensamiento y de desarrollo de su personalidad.

    Son muchos los autores que han escrito y escriben libros y cuentos adaptados a los intereses de cada edad, con unos dibujos e historias que les pueden cautivar y con los que ellos mismos pueden descubrir la diversión de la lectura. Por ello estoy de acuerdo en que manipulen estos cuentos y libros desde pequeños, para que estén desde cuanto antes en contacto con ella.

    Personalmente, creo que es muy importante lo que se señala al principio del artículo sobre conseguir que un niño lea por placer y no por obligación, ya que puede que sea éste la clave de que (como bien hemos hablado hoy en clase), generaciones anteriores en las que no se exigía en los colegios la lectura de libros concretos, sean más lectoras que la actual, ya que leían lo que de verdad llamaba su atención y les interesaba.

    Por ello creo que nosotras como profesoras, tenemos la gran responsabilidad de transmitir nuestro amor y entusiasmo por la lectura, y de esta forma que ellos también lo vayan descubriendo a lo largo de sus vidas y lean todo lo que puedan y quieran.

    Rocío Albáizar Sáez. Estudiante de 4º Grado en Educación Infantil.

    ResponderEliminar
  61. Hola Ana María:
    debo decirte que el artículo me ha parecido realmente enriquecedor tanto para mi persona como para mi futura profesión.
    Me ha hecho darme cuenta del papel tan importante que tienen los maestros en el incentivo del gusto por la lectura. El método que suelen usar la inmensa mayoría de los profesores es muy equívoco, el cual me hizo a mí que no leyera por gusto, sino por los exámenes que nos ponían.
    Por lo tanto, al ser la lectura algo tan importante y esencial en el desarrollo de una persona, considero que como futura maestra no voy a cometer los mismos errores que cometieron con migo. Para ello,al realizar un análisis y desarrollo de comprensión lectora, llevaré a cabo talleres dinámicos con los alumnos como los que has propuesto (en vez de realizar fichas de lectura que tanto les aburran).
    A su vez trataré de fijarme en los intereses de mis alumnos y ofrecerles varias posibilidades para que elijan el libro que más les gusten. Todo esto para que no consideren la lectura como una tarea de evaluación, sino de evasión y juego.

    Marina Sánchez-Zarza Álvarez
    3º Grado de Educación Primaria U.P Comillas

    ResponderEliminar
  62. Me ha gustado mucho esta entrada sobre los libros y la lectura, y cómo hemos de enfocarlo dependiendo de cada edad y etapa desde el punto de vista tanto de futuras madres, como futuras maestras.
    En este momento atravieso una etapa de mi vida en la que le he dado una segunda oportunidad a la lectura, y quizá es porque leo aquello que me interesa y que creo que me puede aportar algo, del tipo que sea.
    Creo que la lectura es una actividad muy personal y que debería tratarse con mucha más libertad de la que se trata.
    Cuando estaba en el colegio llegaba siempre apurada al día de la entrega del resumen por capítulos (con portada incluída) del libro que habían mandado hacía un mes, esto me llevaba siempre a leérmelo por encima, pedir ayuda a mi hermana, copiar su resumen de cuando ella lo hizo, etc.
    Ahora me doy cuenta de la causa por la que acabé odiando la lectura, nunca fue voluntario, nunca fue un libro de libre elección y quizá fue ese el motivo.
    Creo que dependiendo del momento en el que te encuentras te apetece un tipo de lectura u otra, y es preferible que durante nuestra etapa hasta la madurez leamos aquelo que nos llame, con algunas sugerencias o recomendaciones personalizadas quizá, pero desde luego creo que el obligar a leer un libro, examinar o entregar resúmenes por capítulos es un completo tormento para todo estudiante que todavía no haya descubierto el placer de la lectura.
    No me extiendo más pues es el punto que más me ha llamado la atención del artículo y el que quería comentar.
    Muchas gracias

    MARÍA BERGILLOS DE LA VEGA
    4 GRADO EDUCACION INFANTIL (UP COMILLAS)

    ResponderEliminar
  63. Un artículo muy interesante que debiéramos de leer no sólo las personas que nos vamos a dedicar (o se dedican) a la docencia, sino que opino que es una cuestión que tendría que divulgarse también, y de manera muy especial, entre los padres, ya que al fin y al cabo los niños son en gran medida lo que ven (“¿Qué hace el mono que el mono no aprende?”). Por ello, opino que las campañas de fomento de la lectura tendrían que ir tanto dirigidas al público infantil como al adulto, ya que muchos de éstos últimos tan solo se preocupan porque sus hijos estudien tal o cual carrera, o aprueben tal o cual asignatura, desestimando actividades tan enriquecedoras para los hijos como el simple acto de leer un libro.
    Considero que la lectura es una fantástica herramienta para el desarrollo evolutivo de los niños por todos os motivos que has señalado; la lectura pone palabras a la realidad, favorece la imaginación y la creatividad del niño , está vinculada a momentos de silencio y soledad necesarios para reflexionar, fomenta el espíritu crítico, construye un rico mundo interior etc.
    Asimismo, considero que tener un vocabulario rico favorece la salud mental de las personas en general y los niños en particular. La lectura ayuda a poner palabras a nuestros sentimientos, permitiéndonos de ese modo identificar de una manera más racional aquello que nos preocupa, evitando así un embrollo de sentimientos entremezclados que pueden llevarnos a sentimientos de angustia.
    Me ha parecido también interesante la apreciación que realizas en cuanto a la paz que aporta el proceso de lectura, ya que pienso que no es ninguna tontería dentro de un mundo que cada vez va más rápido y en el que cada vez nuestra mente ha de responder a una mayor cantidad de estímulos (TV, publicidad, teléfono, whatsapp, emails etc), provocando en la sociedades de hoy en día preocupantes sentimientos de estrés.
    Agradecerte a ti, que con blogs como éste, ayudas no sólo en la labor de divulgar el poder de la lectura, sino que además ayudas a concienciar a personas como yo en la importancia que tiene sobre los alumnos.
    Justo ayer, coincidiendo con el día mundial de las bibliotecas, leía una frase que me gustó y comparto aquí; YO SOY LIBRE, TÚ ERES LIBRE. VIVA LA LIBRERÍA.
    María Brea. 3º Educación Primaria (UPC)

    ResponderEliminar
  64. Desde el primer cuento que leí sola -"El príncipe ceniciento"-, he sido una "devoradora" de libros.Si bien empecé algo tarde, mis padres supieron transmitirme la importancia de la lectura no sólo como método de entretenimiento, sino también de aprendizaje y que me sería de utilidad posteriormente en mis años de colegio. Es en el ámbito familiar, pues, donde debe comenzarse a inculcar un valor por la lectura, como bien dices.
    Todo lo que nos rodea hace estragos en nosotros y, cuando somos pequeños, ese "todo" viene dado de nuestra familia, el colegio y la sociedad. Así pues, no sólo como futuros maestros o como posibles padres y madres de familia, sino como ciudadanos cultos, debemos enseñar a los niños el valor de la importancia de la lectura.
    Pero no de una lectura que a nosotros nos parezca adecuada e interesante, sino de una lectura que pueda elegir el propio niño pues nadie mejor que él sabe lo que le gusta o lo que necesita en cada momento. Si bien se categorizan las lecturas en función de la edad a la que están dirigidas, no debemos escandalizarnos si vemos que un niño de 6 años está leyendo un libro para un niño de 10. Al contrario, ¡animémosle! Si lo hace es porque disfruta de ello, porque se siente identificado con la lectura que está realizando y porque su desarrollo así se lo solicita.

    Debemos crear en nuestros alumnos un hábito de lectura. Que no lean como obligacion, sino como placer. Que aprendan qué libros son buenos y cuáles no y que entienda que, si no le gustan los "clásicos", no es que sea un mal lector o un inculto; simplemente es que a nivel individual, no quiere, no necesita o no disfruta de las mismas obras que otras personas.
    Poned bibliotecas en el aula (aunque sean mínimas; un libro en clase es mejor que ninguno), facilitadle acceso a la biblioteca del centro, haced que se interesen por la lectura y sus autores, dejadles que traigan libros de clase y que se los expongan a sus compañeros...es un trabajo cooperativo: que unos se aprovechen de otros, que, entre todos, se empapen de la literatura no sólo española, sino universal.

    Marta García Hernández. 3º Educación Primaria. Universidad Pontificia de Comillas.

    ResponderEliminar
  65. Buenos días Ana María, acabo de leer el blog y me ha parecido muy interesante, sobre todo porque me veo muy reflejada en cosas que dice.
    Yo vengo de una familia a la que le gusta mucho leer,desde pequeños hemos tenido cuentos en casa y el día de reyes nunca faltaba uno sobre el sofá.
    Mi madre o mi hermana mayor (con la que mis hermanas y yo nos sacamos unos años) siempre nos han contado cuentos de pequeñas. Una vez fuimos aprendiendo a leer, recuerdo también incluso a mi abuela, sentarse a nuestro lado para escucharnos leer y ayudarnos si era necesario.

    Una vez que fui creciendo la lectura me dejo de interesar, en los colegios nos mandaban muchos libros(obligatorios) para mi poco interesantes que debíamos poner al pie de la letra y poco a poco fui perdiendo el interés. Siempre recuerdo la pregunta forzada del colegio ¿Que libro estáis leyendo? Obligando muchas veces a mentir, te creaban una cierta presión,no lo hacías por gusto.

    Cuando entre en la universidad fue igual, el primer año debíamos entregar para una asignatura una reflexión de un libro al mes, peor un libro sacado de la lista que el profesor nos había mandado. Al final, todas acabábamos hartas.
    Mas adelante, me fui aficionando a una saga de libros que me ha ido despertando poco a poco el gusto por la lectura y ahora cuando tengo un tiempo libre lo dedico a ello.Y como dice el texto a todos nos sirve y nos viene bien ese momento de silencio y tranquilidad.Ahora se que si empiezo un libro y no me gusta es mejor soltarlo, cada uno debe leer los libros que le interesen que le hagan entrar verdaderamente en la historia.

    El texto me ha parecido muy interesante y me servirá como futura maestra.

    Cristina de la Plaza
    4º Educación Infantil (UP COMILLAS)

    ResponderEliminar
  66. Hola Ana María,
    Cada vez que leo una entrada de tu blog me siento más identificada con lo que escribes. Me gusta pensar que mi aficción a la lectura ha sido el producto de la estimulación a la lectura que tuve desde pequeñita en mi casa y también en la escuela.
    Tal como dices en esta entrada, mis padres nos transmitieron la importancia de colocar la lectura en un espacio y tiempo concreto. Siempre relacioné el tiempo de lectura como un espacio tranquilo (mi madre ponía música clásica después de comer, y nosotros, mis hermanos y yo, dormíamos la siesta mientras ella leía a nuestro lado), de esta forma con los años identificamos ese rato como el rato de la lectura personal, aprendido por imitación.
    Siempre vimos leer a mis padres, y quisimos leer como los mayores. La curiosidad, el deseo de conocer lo que se encontraba detrás de las palabras, de aprender a leer... hizo que la lectura me resultara motivante, estimulante y agradable.
    En la etapa de 3 a 6 años, jugábamos a un juego que estimulaba nuestra curiosidad, que consistía en descubrir el significado de las palabras que estaban escritas por la casa, en papeles, carteles, libros...
    Recuerdo que cuando fuimos un poco más mayores, con 6 o 7 años empezamos a hacer una lectura común. Mis padres leían por su cuenta los libros que nos leíamos nosotros de niños, y cada dos días comentabamos lo que íbamos leyendo, lo que nos había parecido, el posible final... Ésta es una costumbre que nunca hemos abandonado, y solemos recomendarnos libros para comentarlos y hacer librofórum. También desde niños, aprovechándo nuestro hobbie por la pintura y el dibujo, nos estimulaban ilustrando los libros y cuentos que leíamos y copiando los personajes de los libros y cómics. Ahora se me viene a la cabeza nuestros dibujos e historias inventadas a partir de los cómics de Astérix y Obelix, de Goscinny y Uderzo.
    A partir de los 8 o 12 años recuerdo leer numerosos libros gracias a la biblioteca de aula que teníamos en mi clase, con libros como Momo y El pequeño Nicolás. En mi casa comencé a leer las novelas de Misterio de Enid Blyton y las series de Las Mellizas O'Sullivan y Las Torres de Malory; todos ellos heredados de mis padres y tíos. Reconozco que fue en esta etapa donde afiancé mi aficción a la lectura.
    En mi preadolescencia leí como casi todos los jóvenes de mi década Harry Potter y Las Crónicas de Narnia. Y recuerdo leer con más edad la trilogía de Corazón de Tinta. Al cumplir los 14 empecé a leer "libros de mayores", siempre tuve libertad de elección y me gustaba que mis padres me recomendaran buenas novelas; gracias a ello comencé a leer novelas policiacas e históricas, como las de Gillian Bradshaw (El Faro de Alejandría, Púrpura Imperial, El contador de arena...).
    Cabe destacar mi "rechazo" a la literatura clásica que me obligaron a leer en el colegio, ya que se alejaban de mi idea de leer. Leer por obligación un libro para un exámen no era evasivo, divertido, emocionante y un viaje de la imaginación, sino una recopilación de datos para meter a presión en la cabeza para poder plasmarlos en un exámen.
    Me parece importantísimo que los maestros nos demos cuenta de estos grandes errores, que en vez de crear lectores, destruyen los que ya había y repele a los nuevos lectores.

    Paula Hervás Alcalá.
    Alumna de 2º Ed. Infantil, grupo 211 (UAM)

    ResponderEliminar
  67. Hola Ana María, me gustaría felicitarte por el blog, ya que contiene entradas muy interesantes.
    Los primeros párrafos de la lectura me han recordado a una actividad que hemos realizado hoy en clase, en la cual debíamos ordenar (según nuestra preferencia) 10 frases sobre diferentes pensadores que explicaban el significado que tenía para ellos la lectura. Para mí, la lectura es un medio a través del cual podemos conocer cosas nuevas y a la vez, vagar por nuestra imaginación. También nos crea una incertidumbre que no nos permite saber a dónde nos llevará.
    Estoy de acuerdo contigo en que es necesaria la presencia de tres figuras clave para fomentar la lectura. Estas figuras son: el entorno familiar, ya que el apoyo de nuestros padres en este ámbito puede ayudarnos a desarrollar el gusto por la lectura, el entorno escolar, fundamental para la adquisición de nuevos conocimientos y el entorno social, el cual no fomenta demasiado el hábito por la lectura, a mi parecer.
    No recuerdo que mis padres me leyeran demasiados libros de pequeña, ni tampoco tenía una zona específica para leer, ni recibía demasiados libros como regalo...sin embargo, la lectura es algo necesario hoy en día para mí. Se ha convertido en una afición que me ha permitido crear mi propio mundo interior.

    Natalia Barajas Vallejo.
    Alumna de 3ºEd.Primaria Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  68. Nuestro trabajo como maestras consiste, entre otros, en fomentar las ganas de leer, la motivación por aprender y el ansia por descubrir nuevas hitorias,nuevos mundos y dejar volar su imaginación potenciando su creatividad.
    El comentario de "leyendo se aprende a pensar" me parece completamente cierto. No solo por lo que se desarrolla la mente, la memoria y el ingenio del niño, sino porque a su vez, va descubriendo las distintas personalidades de los personajes que van apareciendo en la historia y además reconociendo la suya propia.

    Me parece un blog realmente interesante
    Rebeca Guerrero Auñón
    4º educación infantil
    UP Comillas

    ResponderEliminar
  69. Hola Ana María. En primer lugar quería felicitarte por blog, porque tiene cosas muy interesantes y miles de recursos para utilizar en el aula, lo que en esta última temporada de prácticas me ha estado ayudando para aplicarlos en mi aula de 4º de primaria.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la lectura es un mundo maravilloso en el cual todos deberíamos de adentrarnos, ya que como hemos planteado muchas veces en clase, la lectura nos transporta a una realidad, una historia y unos personajes que serán configurados para nosotros de una manera y que nunca serán iguales que a los de otra persona. Además la lectura nos ayuda a ampliar vocabulario, a enriquecernos como personas, a conocer diferentes contextos, historias, a desarrollar nuestra imaginación etc

    Para mí es tan importante la lectura porque me confieso una amante incondicional de ella. Desde muy pequeña siempre sentí curiosidad por ella, de hecho mis padres siempre me dicen que cuando no sabía leer me inventaba los cuentos a través de las ilustraciones, y que en cuanto aprendí a leer un poquito devoré todos los libros infantiles que había en casa.
    Como tu bien has dicho es importante que los niños vean hábito en casa de leer, libros, ya que esto hace que sientan curiosidad por lo que están haciendo "papa y mama", y es por ello que considero que en esta difícil tarea, la cual se caracteriza por quitar la obligación de leer por el querer, deben trabajar conjuntamente los padres y la profesora, fomentando la lectura la profesora en clase a través de juegos, y fomentando la lectura los padres en casa llevando a los niños a ferias del libro, liberias... para que ellos sean capaces de elegir que es lo que desean leer.

    Me confieso seguidora incondicional de Harry Potter, el cual lo empecé a leer con la edad de 11 años y seguí leyéndolo hasta los 18, me enamoré de ese personaje y puedo seguir diciendo que lo sigo estando.
    Me encanta leer, y sigo comprándome libros, y sigo pidiendo libros para mi cumpleaños y para fiestas importantes, porque para mí no solo son una historia, sino que se convierten en mi historia, la hago mía, y me permite soñar, llorar, reír.... Es un cumulo de emociones que no cambiaría por nada, lo que me hace mucho más humana.

    El leer es importante y la sociedad debería de ser más consciente de ello, fomentarlo mucho más, porque desde mi punto de vista, si leyéramos más, seríamos mucho más felices!

    Beatriz Orna Domínguez
    3º Educación Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  70. Buenas tardes Ana María,

    la creación de este blog es una idea estupenda, ya que nos ayudará a reflexionar sobre un elemento fundamental para nuestro trabajo: la lectura.
    Todos sabemos que el aprendizaje, al menos actualmente, está apoyado en la lectura, la comprensión de lo leído y el interés por buscar y ampliar información (que en la mayor parte de las ocasiones, será a través de textos). Puede que muchos fracasos escolares se deban a un mal aprendizaje de esta herramienta básica.
    El error principal es haber tenido una experiencia poco interesante en el proceso de aprendizaje de la lectoescritura. Tengo esta opinión porque conozco varios casos en los que, siendo personas con capacidades normales, han sido fracasos del sistema escolar, se han visto excluidos y se han alejado.
    Para estas personas su etapa escolar ha supuesto un periodo de sus vidas en el que tuvieron una acumulación de situaciones de frustración (cuando les mandaban leer en voz alta en clase y les ridiculizaban, cuando les exigían que leyeran en casa diariamente con sus padres como deberes, cuando leían un problema y no entendían el texto, cuando tenían que aprenderse de memoria párrafos de la lección, por ser incapaces de entender y sintetizar su contenido, cuando leían textos que no les interesaban, cuando no les permitían divertirse leyendo simples tebeos…) No es extraño que alguien con un cúmulo de insatisfacciones así, se aparte y rechace sentirse inútil, es decir rechace todo lo que huela a colegio, a estudio. Es muy triste escuchar a estas personas decir que la peor época de su vida fueron los años de su paso por el colegio y el instituto.
    Para nosotros, futuros maestros, este debe ser un reto: asegurarnos de evitar la amenaza de que alguien odie el aprendizaje por su mala experiencia lectora. Esto es posible. Yo he observado en mis prácticas procesos escolares en esta línea.
    Como dices en tu artículo, la primera experiencia de lectura del niño de 0-2 años es un cálido confort en los brazos de sus padres leyendo un cuento o mirándolo. Eso hará de los libros un objeto valioso, interesante. Y el hecho de que alguien lea o mire un cuento con el niño, será una actividad de interacción con el adulto y con el libro. Por eso, después, es muy lógico que ese niño valore los libros y no los maltrate, porque sabrá que esconden cuentos, o fotos de animales, o de objetos, que cuentan cosas.
    La siguiente fase será la de invitar al niño a leer, de forma funcional. Cualquier actividad referida a comprender el código de lectoescritura, tendrá una intención muy encaminada a dar lugar a un proceso de disfrute y de satisfacción, que pueda adquirirse como un juego, como una actividad de descubrimiento. Se tendrán que utilizar todos los medios, por eso valdrá que lean comics, o carteles, o cuentos, o propagandas, o cualquier texto que despierte su interés.
    Cuando se empieza a leer, es muy importante que los adultos apoyemos la lectura de los niños, leyendo trozos intercalados con ellos, que sirvan para aportar más sentido para la comprensión del texto, y hacerlo así más interesante; o buscar ratos para ir a bibliotecas a coger nuevos libros, o continuar la actividad de leerles cuentos (aunque ya sepan), provocando una atmósfera de curiosidad y de disfrute en torno a los libros.
    Esa habilidad que se producirá al leer bien y comprensivamente, será utilizada para el aprendizaje de todas las otras materias escolares, y facilitará el éxito escolar.
    Quizás me haya explayado de más en este comentario pero personalmente creo que el tema de la lectura es muy importante para nosotros como futuras educadoras, ya que seremos las encargadas de suscitar el interés y el gusto por la lectura y considero los libros como herramienta imprescindible en nuestras aulas.

    ¡Qué pases buena semana!

    Nuria Camacho Lázaro
    Alumna de 4º de Ed. Infantil, 2012
    (Universidad Pontificia de Comillas)

    ResponderEliminar
  71. Hola ana maría,

    Me encanta el blog pero especialmente este artículo. A parte de ser una estudiante de Magisterio y el tema literario me parece fundamental para cualquier persona pero aún mas para un futuro profesor, soy tía de una niña de año y medio. Aún estoy un poco perdida ya que el mundo de la literatura infantil me parece infinito, no sé que libros elegir para mis futuros alumnos y ahora mismo, tampoco se que elegir para mi sobrina. Pero confío en que este blog me servirá de guia. Mis felicitaciones.

    Debo decir que soy de la generación que se enamoró de la saga de "Harry Potter", deboraba aquellos libros en cualquier momento del día, era apasionante cómo me emocionaba con cada libro que publicaba J.k Rolling. Ojalá los libros que me mandaban leer en la escuela me hubieran emocionado de aquella manera.
    Da en el clavo cuando afirma que la lectura obligada en la escuela elimina todo encanto que puede tener la lectura. Quizá ese es el problema, la lectura debe ser expontánea y personal.

    En definitiva, agradezco profundamente haber dado con este blog porque me parece que el mundo de la lectura es un desconocido y debemos acercarnos a él.

    Un saludo


    Cristina Prieto Escobar
    Alumna de Magisterio Infantil (UAM)
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  72. Hola Ana María.
    Me parece muy útil este blog como estudiante de magisterio que soy. Me ha servido para comprender lo necesario que es para los niños el fomento de la lectura.

    Para mí, la lectura es un hábito y hay personas que por desgracia no lo han adquirido. Les cuesta por tanto, muchísimo dedicar un poco de su tiempo para leer, se cansan, pierden el hilo de la historia o no terminan la lectura comenzada. Prefieren dedicarse a otras tareas y es porque no le han cogido el gusto o no saben disfrutar con las historias que un creador puede contar.

    Es muy importante por tanto que desde pequeños nos acostumbremos a leer, no como una obligación o una imposición, sino como algo agradable y divertido. Sólo así seremos capaces de mayores, con el hábito adquirido, seguir con el enriquecimiento que supone el vivir mil vidas y situaciones diferentes.

    Gracias a este blog, he tomado conciencia de la importancia de acostumbrarse a leer. Es igual que lo que me ha pasado con la música, que cuanto más conoces una partitura más te gusta. Un concierto lo disfrutas más cuando conoces las letras, cuando reconoces la melodía, cuando lo asocias a algún recuerdo, a alguna vivencia o alguna emoción.

    Se haría mucho más difícil para mí inculcar en los demás el placer de leer si no me gustara, por lo tanto, este blog me ha servido para tener un nuevos propósitos.

    Me parece también importante destacar el que cada persona pueda elegir lo que le gusta y lo que no le gusta leer y no obligar a terminar una historia a la fuerza, sin sentirnos culpables por haber dejado un libro a medias. A mí me ha pasado en algunas ocasiones.

    Un saludo.

    Lucía Balsa
    3º Educación Primaria.
    Universidad Pontificia de Comillas


    ResponderEliminar
  73. Hola Ana María:
    te agradezco tu aportación.
    Creo que es importante reflexionar sobre la importancia de ser mediadores apasionados de la lectura. Considero que el rol del profesor en este campo es determinante para fomentar en los alumnos un hábito lector. Esta trasmisión y esta pasión solo pueden contagiarse cuando el protagonista del proceso es coherente con sus actuaciones y es capaz de dar razones de sus motivaciones. En otras palabras, enamorar a los niños de la lectura tiene que ser un proceso que empiece por el maestro y que este sepa educar con el ejemplo y no solo con teorías
    Gracias por tus artículos.

    Anna Rita
    3º Educación Primaria

    ResponderEliminar
  74. Buenos días Ana María, en primer lugar tengo que afirmar que durante mi infancia no conseguí o no tuve la oportunidad de alcanzar el placer por la lectura, en infantil si recuerdo que me gustase que me leyeran cuentos, pero más adelante lo que recuerdo son lecturas obligatorias que a demás no llegaban a gustarme.
    Una vez pasado el periodo de lecturas obligatorias fue cuando empece a interesarme por ciertos libros, uno de los libros que más me gustaban eran los de Manolito gafotas de Elvira Lindo.
    Cuando supe que realmente lo que quería ser era maestra de infantil, comencé a concienciarme de la importancia que tiene saber transmitir el placer por la lectura para los niños, puesto que somos sus ejemplos a seguir y se basan en imitar.
    Gracia al módulo de educación infantil y a asignaturas como esta que saben transmitirnos la importancia que tiene la lectura, podremos en un futuro hacerlo lo mejor posible con el fin de que todos los niños logren sentir el deseo de leer que es la consecuencia de la curiosidad.
    Agradezco de nuevo la posibilidad de contar con este blog, que me esta aportando cantidad de aspecto que desconocía.

    MARTA GARCÍA MARTÍNEZ
    GRUPO 211, 2ªEDUCACIÓN INFANTIL

    ResponderEliminar
  75. Hola Ana María,

    La verdad que este artículo ha conseguido traer de nuevo a mi mente mis recuerdos de la infancia. En mi escuela leíamos, leíamos y releíamos casi las mismas obras todos los años, sean adecuadas o no. Las empresas editoras regalaban material si los profesores elegían esos libros, y sin hacer una selección de ellos, nos los mandaban leer. De hecho recuerdo haber leído la obra de El Quijote a comienzos de primaria y en Bachiller, exactamente la misma edición.

    ¿Cómo pueden preguntarse luego porqué no les gusta la lectura a los niños? La atracción primera, la belleza de las obras o el placer que puede causar queda eclipsado por la palabra "obligatorio, hay examen". No podemos dejar que la lectura acabe aparcada del tiempo libre de los niños.

    Además, si ya profundizamos en la etapa de infantil, las noticias son aun más amargas. No leen porque los libros son caros, se rompen, o son muy largos. Dejamos aparcado en la estantería del profesor (para que los niños no lo toquen) un recurso maravilloso para la educación y el desarrollo global e íntegro del niño. Ellos quieren leer porque nosotros leemos, y si dejamos de leer o de leerles a ellos, la lectura dejará de ofrecer los beneficios que nos da.

    Maria de Diego Aguado
    4ºEducación Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  76. Buenas tardes Ana Maria,
    Para empezar diré que estoy totalmente de acuerdo con promover la lectura desde la infancia, ya que desarrolla su creatividad e imaginación, algo esencial en la etapa infantil. Aunque por desgracia, una gran mayoría prefiere las nuevas tecnologías como tablet, smatphones, playtation... haciendo un uso irresponsable debido a las pocas limitaciones que en muchas ocasiones establecen los padres.
    Aunque también es verdad que por mucha importancia y dedicación que los adultos le den a la lectura, son los niños, a medida que van creciendo desde donde debe salir ese interés por continuar descubriendo y aprendiendo a través de los libros.
    Además me gustaría destacar el afán que tienen los colegios por obligar a sus alumnos a leer ediciones originales de las obras clásicas. Me parece bien que en ciertos cursos se hagan lecturas acorde a una determinada obra, aunque siempre y cuando se tenga en cuenta la edad del lector y la existencia de ediciones especiales de los grandes clásicos de la literatura que ayudan a tener una lectura mas comprensiva.
    Así pues, con la lectura, ademas de la creatividad, ayuda al desarrollo de otros aspectos muy importantes como la futura lectoescritura o el ejercicio mental.

    Alba Pagadizábal
    211 2º Magisterio Infantil
    UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

    ResponderEliminar
  77. Buenas tardes Ana María:
    Me ha parecido muy interesante la lectura de este artículo y considero que como muy bien especificas, todo niño debe descubrir la lectura desde un punto de vista motivador, por ello considero indispensable mi futuro papel como maestra de educación infantil. Nuestra función como maestros es estimular el lenguaje en nuestros alumnos; es necesario comunicarnos verbalmente con él, leerle cuentos, cantarle, motivarle y reconocer su esfuerzo. Esto también es necesario para establecer un vínculo con ellos.
    En estas edades empieza el continuo impulso de preguntar “por qué”; puesto que sienten la necesidad de una explicación a toda la realidad que le rodea. Su interés está en saber que hay un por qué a la pregunta que han formulado, por ello les sirve de poco que la respuesta sea “porque sí”. Por ello es muy importante que obtengan respuestas también de los cuentos que les leemos y que se sientan identificados con sus historias.
    Ana Álvarez García
    4º educación infantil
    UPC

    ResponderEliminar
  78. Hola Ana María,

    Para comenzar, quiero decir que la lectura de esta entrada me ha parecido muy interesante y enriquecedora.
    Me gustaría destacar la importancia que tiene el hábito de la lectura desde que el niño nace. Como bien queda reflejado en este artículo, el período de los 0 a los 2 años es una buena edad para comenzar a inculcar en el niño el interés y las ganas de leer.
    Desde el primer momento, es importante crear un vínculo positivo y afectivo con la lectura, haciendo que el niño experimente, aprenda y disfrute. Para más tarde, dejar que sea el propio niño quien, de manera voluntaria, descubra el maravilloso mundo de la lectura.
    Digo de manera voluntaria y no obligatoria, pues no se debería imponer y exigir al niño que lea. Ya que de esta forma, hacemos que las ganas y el interés de éste por la lectura desaparezcan. Y esto, debería cambiar en algunos maestros. Ya que somos muchos y muchas los que hemos pasado por la experiencia de leer libros de manera obligatoria, haciendo que rechacemos cualquier tipo de lectura.
    Como futura maestra de Educación Infantil, me gustaría tener presente lo importante que es saber desarrollar y fomentar en los alumnos la creatividad, las habilidades sociales, el pensamiento crítico, la imaginación. Aspectos que, a través de la lectura se pueden conseguir.

    Victoria Sáenz de San Pedro
    Cuarto de Educación Infantil,
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  79. Hola Ana María,

    El jueves pasado comencé mis prácticas en un colegio totalmente distinto a todo lo que había visto hasta ahora y la verdad es que me causo buena impresión.
    En las pocas clases que llevamos en la Universidad ya nos has repetido varias veces la importancia de que los niños manipulen los libros. Pues bien, en este nuevo colegio todo está a la altura de los niños para que estos sean capaces de coger y manipular todo lo que quieran autónomamente. En el rincón de lectura hay muchos libros rotos y es que los niños aunque aún no saben leer tienen plena autoridad sobre los libros. Es decir, ellos los cogen y manipulan como quieren. El otro día pude observar como una niña sentada con un libro hacía como si leyera inventándose la historia a raíz de las imágenes. Esto es un claro ejemplo de lo importante que es el que los maestros fomentemos el gusto por la lectura en vez de implantarles la lectura como parte de una asignatura mas que hay que aprobar te guste o no. A diferencia de otros colegios, esto, desde mi punto de vista, ya es un gran avance hacia el gusto por la lectura.
    Como futura profesora es normal que me surja la duda de cómo hacer en un futuro que mis alumnos lean y no sólo que lo hagan por obligación ya que eso no es lo que quiero conseguir, no quiero que a base de obligarles a hacer algo que no quieren acaben detestando al lectura ya que, obligar a una persona a leer conseguirá a lo sumo el cumplimiento del acto y probablemente el aborrecimiento del mismo, sino que de verdad sientan pasión por la lectura y se adentren en ella y que lo vean como un cálido refugio, un lugar donde no serán molestados. Pues bien, hemos de hablarles con pasión de este hobby.

    Ana Varela Ponce de León
    4º Educación infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  80. Este espacio del blog me ha gustado mucho, es muy interesante. Estoy totalmente de acuerdo con que la lectura debe ser un momento placentero, tiene que elegirlo el niño y no debe ser obligado porque perjudica ese gusto por la lectura. A mí la lectura es algo que me han impuesto desde pequeña por eso la rechazo por sistema y no siento gusto por ella.
    También me parece muy interesante que el momento de la lectura necesita un espacio y un tiempo concreto para disfrutarla y que resulte placentera. Pienso que estos dos conceptos están muy unidos y es muy recomendable que se cumplan. Creo que influyen mucho en la lectura porque en un espacio en el cual estés cómodo y relajado teniendo el tiempo necesario para estar leyendo, poder meterte en la historia del libro y disfrutar completamente de ella es la clave para una buena lectura.
    Pienso que todos estos requisitos debemos inculcárselos a los niños pero no solo en casa con los padres si no también en el colegio. Sería muy positivo que pudiéramos tener en las clases un rincón de la lectura en el cual haya unas normas que los niños deban cumplir para crear en ellos una motivación por la lectura y unas ganas de investigar y conocer más libros.
    Además creo que debemos transmitir la lectura de forma lúdica, los niños deben ver que es una forma de jugar interesante y divertida. Tenemos que crear en ellos las ganas por investigar, pensar, imaginar... pero con los libros no con la televisión y los ordenadores.
    Las actividades que podemos realizar con los cuentos en Educación Infantil creo que son infinitas, es un recurso muy bueno pero que en ocasiones se usa demasiado poco por dar más importancia a otras materias o conceptos.
    Otro aspecto que me parece muy importante es que los cuentos que leen los niños sean llamativos, bien ilustrados, con historias interesantes, con dibujos preciosos para que capten su atención.
    Gracias a este articulo del blog te das cuenta de lo importante que es motivar e iniciar a los niños en la lectura de cuentos e historias para fomentar su creatividad e imaginación.

    María Colmenares (4º Educación Infantil)
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  81. Buenas tardes Ana María:
    Debo decir que estoy completamente de acuerdo con lo que expone este articulo. La lectura debe estar presente en todas las etapas del niño, desde muy temprana edad. Y es precisamente responsabilidad nuestra acercarle los libros a los niños en la medida de lo posible, pues si lo hacemos de la manera adecuada, conseguiremos un interes importante del niño por la lectura. Para ello debe ver la lectura como un juego, una motivación, una oportunidad de divertirse y conocer mas de lo que ya conoce, tanto real como ficticio.
    Incluso aunque el niño no pueda leer debemos acercarle a los libros, a través de actividades de lectura de cuentos, donde solo se limiten a ver ilustraciones y así despertar en ellos el afan por aprender.
    Creo que la lectura es una herramienta vital para que los niños se desarrollen completa y correctamente, tanto en sus habilidades mentales como en la formación de su personalidad. Creo que es responsabilidad de los adultos (familia, docentes...) crear ese interés en los niños.
    Jaime Álvarez García 2º Educación infantil.

    ResponderEliminar
  82. El acto de leer es algo que se debe inculcar desde bien pequeños. Más que inculcar hacer que los niños se interesen poco a poco en ellos, sin obligarles, pero planteándoselo de forma llamativa, para que ellos mismos vayan adaptándose a ese hábito y lo conviertan en algo cotidiano. Además contamos con muchos recursos para ello, existen libros sobre muchos temas y etapas para que al niño le sea fácil empezar con la lectura, o con el simple hecho de ojear un libro e interesarse por lo que pueda contar.
    La lectura te ayuda a informarte y conocer sobre casi cualquier tema, a través de un recurso tan simple como el papel, puedes conocer historia, cultura, filosofía, fantasía, comedia… Hay muchos temas para elegir a la hora de leer. Esto nos ayuda a utilizarlo como un medio de información y como un medio de evasión y entretenimiento. Si desde que son pequeños conseguimos embaucarles con el acto de leer, podrán ser personas mucho más preparadas, conocedoras y hábiles.
    Recuerdo la película de Matilda, que me parecía horrible que sus padres no le dejasen leer, y aun así ella leía a escondidas, en mi opinión, por norma general eso no pasa, sino que los niños adoptan los hábitos de sus padres y de esta forma pierden interés por la lectura. El acto de leer se puede enseñar en la escuela, pero es la familia la que sobretodo debe introducir la lectura en un hábito de entretenimiento familiar, y animar al niño a hacerlo.

    Un saludo,
    Fara Pertusa García, alumna de 4º Infanil
    Universidad Pontificia de Comillas.

    ResponderEliminar
  83. Hola Ana María,
    lo cierto que este artículo me ha parecido muy interesante y por supuesto muy acertado.
    Lo cierto es que yo me considero bastante buena lectora, y este hecho debo agradecérselo tanto a mis padres como maestros, ya que desde muy pequeña me metieron en el mundo de la literatura. De otro modo, seguramente seria como mucha de la población joven de hoy en día, que ve la lectura como ''aburrimiento'' y ''obligación''. Por eso mismo creo que es nuestro deber (tanto como profesores como familiares) inculcar a los niños desde temprana edad el amor por la literatura, la lectura como fuente de placer y ocio. Tenemos que dejar que los niños elijan que leer (lo que no quiere decir que siempre podamos dar ciertas indicaciones sobre qué libros es mejor y qué libro no merece la pena), pero no estoy en absoluto acuerdo con los profesores que obligan a leer un libro y luego te examinan sobre él, porque de esta manera ni lees el libro por placer ni lo disfrutas como merece. Como bien dices la lectura infunde curiosidad, así que si acostumbramos a los niños a leer cotidianamente y con gusto, ellos mismos, cuando crean que es el momento adecuado, querrán leer aquellos libros ''obligados''.
    Como profesora espero llegar a animar a los niños a que disfruten la lectura como yo la he disfrutado, y sigo disfrutando.

    Julia Bernabeu Santolaria
    2º Ed. Infantil UAM - grupo 211

    ResponderEliminar
  84. Hola Ana María:

    El contenido de esta entrada me parece muy interesante ya que la lectura es algo imprescindible para todas las personas para ampliar conocimientos, desarrollar la imaginación, evadirnos del mundo que nos rodea... Por ello debemos conseguir que los niños vean la lectura como algo positivo y que lo utilicen como medio de entretenimiento. Como muy bien dice el artículo para que esto sea posible es necesario que este gusto por la lectura se valla cultivando en varios ámbitos (familiar y escolar) seleccionando y aconsejando los libros más adecuados para cada etapa lectora para que, posteriormente, sean ellos quien elijan sus propios libros de acuerdo a sus gustos.
    Actualmente hay muchas personas que consideran el echo de leer como algo aburrido, en mi opinión en muchas de las ocasiones esto esta ocasionado por algunas lecturas obligatorias que se mandan en los colegios y que no son nada atractivas para ellos.
    Espero saber transmitir a mis futuros alumnos el gusto a la lectura como algo entretenido para que puedan disfrutar de ella toda su vida.

    Ana Valiente Diaz
    2º de Educación Infantil, grupo 211

    ResponderEliminar
  85. Hola Ana María:

    El contenido de esta entrada me parece muy interesante ya que la lectura es algo imprescindible para todas las personas para ampliar conocimientos, desarrollar la imaginación, evadirnos del mundo que nos rodea... Por ello debemos conseguir que los niños vean la lectura como algo positivo y que lo utilicen como medio de entretenimiento. Como muy bien dice el artículo para que esto sea posible es necesario que este gusto por la lectura se valla cultivando en varios ámbitos (familiar y escolar) seleccionando y aconsejando los libros más adecuados para cada etapa lectora para que, posteriormente, sean ellos quien elijan sus propios libros de acuerdo a sus gustos.
    Actualmente hay muchas personas que consideran el echo de leer como algo aburrido, en mi opinión en muchas de las ocasiones esto esta ocasionado por algunas lecturas obligatorias que se mandan en los colegios y que no son nada atractivas para ellos.
    Espero saber transmitir a mis futuros alumnos el gusto a la lectura como algo entretenido para que puedan disfrutar de ella toda su vida.

    Ana Valiente Diaz
    2º de Educación Infantil, grupo 211

    ResponderEliminar
  86. Cualquier arte es alucinante, pero el arte de la lectura te lleva a mundos inimaginables, te ayuda a superar miedos y temores, te ayuda a seguir siendo feliz y sobre todo, el arte de leer te enseña a ver la vida con unas gafas distintas.

    Cuando era más pequeña me enfrascaba en muchísimas lecturas y era muy difícil bajarme de la nube en la que estaba envuelta. Como bien dices en la lectura el ambiente que te rodea influye mucho, y lo cierto es que mi madre siempre siempre se sentaba con mi hermano y conmigo a leer, cosas divertidas, amenas, muy interesantes... Leíamos en familia, y eso me alucinaba.

    Más tarde, a medida que fui creciendo, perdí bastante el interés y las ganas de leer. No le puedo echar la culpa a las lecturas escolares, porque mentiría, pero en gran parte fueron uno de los factores que provocaron mi dejadez ante un tema que me encantaba.

    Para terminar, y desde mi humilde punto de vista, creo que somos las personas más importantes para que los niños puedan ver el acto lector como un arte, como un verdadero arte. Si nosotras ( futuras maestras) conseguimos esto, habremos llegado a resolver uno de los obstáculos más grandes en el ámbito educativo. Si lo conseguimos, nuestros pequeños podrán llegar a amar un arte, podrán llegar a ser realmente felices.



    Iria Ferreño
    4 E.Infantil / Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  87. Sara Sánchez Calvo, 2º Ed. Infantil UAM, Grupo 211

    Recomendaría este artículo a muchos de los profesores que en su día, tanto, en infantil, primaria, E.S.O y bachillerato se contentaban mandándonos leer lo que parecía lo correcto o ideal para nosotros, no siendo así, sin tener en cuenta que lo único que hacían era que cada vez mas, tomáramos, la lectura como una obligación y perdiéramos el gusto por la misma.
    Estoy totalmente a favor con tu entrada, los niños desde que nacen deben iniciar el contacto con la lectura, la interacción con los libros a edades tempranas es primordial, para ello, como bien dices, familia y escuela son un factor muy importante en el descubrimiento e interés por la lectura (por el saber).
    Leer es parte de nuestro día a día, como futuros profesores, no hagamos que los niños, escuchen leer y digan: ``vaya rollo´´, queremos que nos pidan más, esto querrá decir que hemos conseguido nuestro objetivo ``descubrirles y hacer que se interesen por el mágico mundo de los libros y la lectura´´.

    ResponderEliminar
  88. Buenas tardes Ana María:
    Quería comenzar este comentario diciendo que yo de pequeña no tuve la oportunidad de q me introdujeran a la lectura, ni un cuento por las noches, lo que mas recuerdo son lecturas obligatorias en la etapa de primara, secundaria y sobretodo la E.S.O.
    Continuar diciendo que el blog en su totalidad me parece estupendo y un buen material de trabajo tanto como para futuras maestras como para padres.
    Este articulo es una herramienta maravillosa y valiosa para introducirá los más pequeños en el mundo de la lectura.

    Me ha llamado mucho la atención las estrategias que explica de forma clara lo que podemos hacer en el aula como futuras maestras.
    La frase que más me ha transmitido y me ha llamado la atención en su totalidad "leyendo se aprende a pensar" y yo como futura maestra quiero enseñar a pensar.

    María Teresa Villalón Aparicio
    2 educación infantil 211

    ResponderEliminar
  89. Es muy cierto que la lectura es importante para el ser humano, te enseña, te entretiene y te hace volar al mundo de la fantasía y la imaginación hasta donde tu mente llegue. Sin embargo, como en todas las cosas de la vida, hay una etapa "clave" en la que, este objeto de enseñanza y creatividad, debe incidir de la manera más positiva y lúdica posible como es en la etapa infantil y primaria.

    Los primeros años son magníficos ya que el niño o niña está al máximo nivel de querer saber, querer conocer y no cierra puertas a nada; y siempre con ese entusiasmo y naturalidad que les caracteriza. Es por ello, como bien indica el artículo, se debe aprovechar todas esas ganas para, en forma de juego primeramente, llamar la atención del niño e invitarle a formar parte de ese "mundillo" que le sumergirá en todo lo que pueda buscar e imaginar.

    Considero que este artículo es 100% completo y claro para ayudar a entender que la lectura en los mas pequeños es fundamental para conseguir un desarrollo mental y personal completo y para que el niño descubra de sí mismo y de lo que le rodea con un carácter lúdico y didáctico.

    María Pérez Delgado
    2º Educación Infantil. UAM

    ResponderEliminar
  90. Es importante iniciar a los niños desde pequeños en la lectura de una manera lúdica y participativa.
    Estoy de acuerdo en que la curiosidad propicia al deseo de leer, de aprender y de conocer lo desconocido. También el proceso manipulativo que debe experimentar el niño, es muy importante para despertar la afición por la lectura.
    Es importante tener un espacio para la lectura, en el aula y en casa. Como bien dices, es importante que el niño sepa estar solo, progresivamente, pero también acompañado.
    Es importante escoger libros adecuados a la edad y al momento psicológico, porque para eso hay libros para los más pequeños con frases cortas y claras, lleno de imágenes y colores, etc.
    Desconocía la lectura regazo. Es verdad que muchas personas cogen al niño en brazos y le cuentan un cuento, pero no sabía que a esa acción se le llamara así.
    Estoy de acuerdo en evitar las comparaciones con hermanos o amigos, ya sea en la lectura o en cualquier aspecto. El niño puede sentirse con una sensación de inferioridad y de que no será capaza de hacerlo. Asique debemos evitar las comparaciones y seguir su proceso de lectura y escritura, si a un niño le cuesta más, debemos dedicarle más tiempo.
    La literatura infantil tiene que crecer muchísimo más, si esto crece, los niños crecerán amando la lectura.



    Irene Corrales Rincón
    Educación Infantil
    Grupo 211
    UAM

    ResponderEliminar
  91. Hola, Ana María!
    Esta entrada me ha parecido muy interesante ya que nos enseña a comprender lo importante que es la lectura desde que nacemos.
    Me parece muy importante que lean esta entrada tanto los padres y los profesores para conseguir que los niños desde pequeños lean por placer y no por obligación. Que aprendan que leer es divertido, que es una afición igual que la música, el deporte o dibujar.

    La experiencia que yo tuve con la lectura no fue muy buena. Nunca me ha gustado leer, siempre me sentía obligada. Es cierto que cuando era pequeña me gustaba algo más que ahora. Todas las noches, antes de irnos a dormir mis padres nos contaban un cuento bonito a mi hermana y a mi, eso hizo que durante mi etapa escolar me gustaran un poco más los libros.
    Cuando empecé a leer libros sola en mi habitación, intentaba seguir el ejemplo de mi madre que le encanta leer. Y cuando veía que ella leía yo me ponía a leer, pero siempre duraba muy poquito rato. Según me hacía más mayor iba leyendo menos. Y ahora solo leo lo que me mandan. Pero espero que a partir de esta entrada me guste leer más, ya que somos ejemplo a seguir de nuestros futuros alumnos.

    Finalmente, he aprendido a saber valorar la lectura y a motivar a mis futuros a alumnos para que lean desde pequeños lo que quieran, para el buen desarrollo del niño.

    Elena Menés Vázquez
    3º Educación Primaria
    Upcomillas.

    ResponderEliminar
  92. ¡Hola Ana María!
    Me ha parecido muy interesante este artículo sobre los niños y la lectura. Estoy de acuerdo en los puntos que has ido explicando y no cambiaría ni una coma.
    Si miro hacia mi infancia, me vienen a la cabeza recuerdos muy bonitos relacionados con la lectura. Recuerdo cuando me iba a la cama y mis padres me leían un cuento del libro de los cuentos de Andersen o la colección de Disney que tenía en mi cuarto. Eran grandes y tenían unos dibujos preciosos. No me cansaba de verlos y tocarlos e insistía en que me repitieran una y otra vez los mismos.

    A medida que iba creciendo, me he fijado en cómo mi padre leía todos los días y devoraba los libros. Me impresionaba cuando veía un libro nuevo en su mesilla de noche cada semana o cada quince días. Un gran ejemplo, sin duda.
    Mi abuelo fue profesor de lengua y me acuerdo cuando me sentaba con él, le leía en voz alta y me corregía la entonación. Todos estos momentos son únicos y en gran medida me han enseñado a querer la lectura desde pequeña.

    Me gusta leer, pero cuando en el colegio o el instituto me lo mandaban por obligación con un examen como método de evaluación, esa magia se perdía. Las obras de Bécquer, El conde Lucanor, El Quijote, y así un largo etcétera eran muy interesantes y creo que si lo hubiesen evaluado de otra manera, hubiésemos tenido otra visión de la lectura.
    Pienso que es muy importante descubrir cuál es el género o la temática que más te gusta para que el amor a la lectura no desaparezca y haga que con cada libro que leas, te entusiasmes y estés pensando en el siguiente. Sin duda, con la lectura aprendemos a descubrir nuevos mundos y nos evade de la realidad. Nos relaja, a la vez que nos divierte.

    Por último, creo que la función de los padres es fundamental para impulsar a que sus hijos lean y que aprendan, ya que a través de los libros no solo se evaden a un mundo de fantasía, sino que conocen aspectos de la vida real, como la naturaleza, el arte, la sociedad…
    El papel de los maestros no deja de ser menos ya que ayudamos a comprender lo que leen y a saber expresarse mejor. Somos el reflejo de los alumnos y con nuevas metodologías y recursos podemos evaluar y dar un feedback significativo a los niños dando más importancia a las sensaciones y a lo que han aprendido leyendo, sin la necesidad de que crean que leer es por obligación y para poner nota.

    Yolanda Calonge
    3º Educación Primaria. Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  93. Hola Ana María:
    Al leer este artículo he reflexionado sobre la importancia que tiene la lectura desde que somos pequeños. Me ha parecido un artículo muy interesante y me ha hecho darme cuenta que si nosotras les leemos y les inculcamos a los niños desde pequeños un espacio dedicado a la lectura, les vamos a enriquecer, ya que a través de la lectura les vamos a hacer a los niños pensar. Para ello, debemos desde el principio organizar un espacio del aula destinado a la lectura, dónde los niños puedan relajarse, escuchar las historias de los cuentos y sobre todo manipularlos. Debemos iniciarles a la lectura de una forma lúdica, ya que los niños a edades tan tempranas se ven atraídos por el juego, que es la herramienta principal para conseguir acercar a los niños a la lectura de una forma motivadora. De esta manera, vamos a despertar su interés, sus ganas de conocer aquello que para ellos es desconocido, y principalmente les vamos a enseñar a mirar los cuentos porque esto les hará despertar su curiosidad e invitarles a manipular otros cuentos diferentes.

    Como has comentado en el artículo, el juego está limitado por el espacio y el tiempo, aunque tiene posibilidad de repetición. Hay que enseñar al niño a que la lectura se realiza en un lugar destinado a ella con un tiempo y que debe de ser un lugar donde brinde la tranquilidad y la intimidad para que el niño aprenda a estar solo o acompañado. También pienso que los padres tienen un papel fundamental en acercar al niño a la lectura, ya que si desde pequeños les enseñan cuentos para que los toquen, los manipulen y les leen historias sencillas y claras para ellos, estarán contribuyendo a despertar en el niño el deseo de conocer y querer aprender cada vez más. Muchas veces, en las familias los niños sienten curiosidad por aquello que los padres hacen, es decir, si los padres leen, generalmente los niños sienten interés y tienden a hacer aquello que sus padres realizan, ya que el niño aprende por imitación y por repetición.

    Por ello, si dedicamos todos los días un tiempo corto para la lectura en un espacio adecuado y destinada a ella, les estaremos acercando a la lectura sin que ellos se den cuenta, siempre teniendo en cuenta la edad de los niños para elegir el cuento que vayamos a leer y el momento idóneo para leer, porque este momento les hará relajarse. Es importante, tener en cuenta que cada niño sigue un ritmo de aprendizaje diferente, por ello tanto los padres como las maestras, debemos respetar y motivar para conseguir nuestro objetivo, dándoles numerosas oportunidades para aprender, pero nunca haciendo comparaciones con otros niños, porque esto les hará sentirse fracasados y les desmotivará, por lo que conseguiremos que el niño pierda el interés e intentar leer sea para él una pesadilla.

    Verónica Ayuso Ovejero
    2º de Educación Infantil
    Grupo 211
    UAM

    ResponderEliminar
  94. Hola, para comenzar quiero mostrar que estoy totalmente de acuerdo con que la lectura se debe de iniciar desde edades tempranas. Es una manera de despertar la imaginación, el pensamiento y la inteligencia.

    Que los niños no sepan leer no significa que no se les pueda adentrar en este mundo de los libros. A lo largo de su vida van a tener que leer, ya no solo aquellas lecturas obligatorias que imponen en los colegios y causan la dejadez de la lectura, sino que verán más entretenido algún blog, foro, revistas, artículos, periódicos, incluso libros de texto para su formación.

    Considero muy importante el contacto con los libros desde pequeños, manosearlos como se dice en el artículo, incluso romperlos.

    Las imágenes de los libros son muy importantes, no sólo lo es la letra que aparece en ellos. Por este motivo enseñarles a mirar y a captar su atención por la lectura es tan importante.

    La lectura debe adecuarse a la etapa en que nos encontremos, es algo muy importante, pero también debe de ser bastante variada para que luego ellos mismos sean quienes elijan el tema que les gusta leer.

    Respecto a "Matilda" me parece un libro apasionante y personalmente me dejó marcada desde pequeña. No dudo en recomendarlo. Es una clara muestra de todo lo que se puede aprender con la lectura.

    Lorena Román González
    2º Educación Infantil
    Grupo 211
    UAM

    ResponderEliminar
  95. Recomendaría este artículo a muchos padres que se agobian porque sus hijos tardan en aprender a leer o a escribir y hacen que sus hijos se sientan agobiados y tomen la lectura como un castigo. Es muy importante que iniciemos a los niños desde muy pequeños en el tema de la lectura, para que vayan conociendo que es un libro y lo mucho que le puede aportar. Cuando son muy pequeños mamá y papá son los encargados de contarles el cuento y aparte de crear vínculos afectivos entre el pequeño y los padres, aporta al niño conocimiento que por muy ''simples'' que sean le van a servir al crecer. A medida que los niños se van haciendo mayores, adoptan un ritmo muy diferente unos de otros en el proceso de aprendizaje de la lectura, ya que a unos les gusta más y a otros menos, pero no por eso tenemos que hacer que para ellos ''la hora de leer'' sea un martirio, sino un momento en el que desconecten del mundo real y se metan en la historia que estén leyendo, y poco a poco vayan mejorando en el aprendizaje lector.

    Por otro lado considero importante dejar al niño que elija que quiere leer, ya que sea libro fantástico o de terror, siempre le acabará aportando algo, pero lo mas importante es que ese libro le lleve a seguir queriendo leer.

    En cuanto al fragmento que has mencionado del libro de Roald Dahl, considero que es un libro que todo niño debe leer, ya que a parte de ser divertido, es un libro con el que te das cuenta como un niño puede ser capaz de interesarse por la lectura sin tomar ejemplo de nadie. Simplemente por el gusto de leer y descubrir miles de cosas.

    Irene Cardeña Sánchez
    2º de Infantil, grupo: 211
    UAM

    ResponderEliminar
  96. Pienso que este artículo debería ser leído por esas personas que prefieren ver las películas en vez de leerse los libros o los que dicen que leer es aburrido y no sirve para nada. A estas personas no se les ha dado la oportunidad desde pequeños de adentrarse en el maravilloso mundo de la lectura, sus familias seguramente dirían: “Ya leerá cuando sea mayor”, y no sabían el mal que estaban haciendo a sus hijos.
    La lectura es la mejor manera de evasión de la realidad y de relajación que existe, y se debe de empezar cuanto antes, primero leyéndoles cuentos y después enseñándoles a leer para que sean ellos mismos los que cojan los libros y los “devoren”.
    Cuando se lee se aprende a hablar, a escribir, a pensar…es la mejor manera de culturizarse e ilustrase que existe, sea el libro de la temática que sea. Cuando son pequeños, hay que hacerles leer libros en los que se vean situaciones cotidianas para que les sirva de ejemplo e intenten imitar a los personajes (porque la mejor manera de aprender es mediante la imitación). Y cuando sean más mayores, dejarles que ellos mismos elijan los libros que quieran leerse porque cuando se lee por obligación no se disfruta de la lectura y pasa a ser un momento tedioso, acabando por odiar la lectura.
    Hay que fomentar la Literatura, enseñar a los niños el mundo de los libros y hacerles partícipes de esto, porque les estaremos ayudando a crecer, a desarrollarse intelectualmente, a conocer otros mundos, a imaginar y soñar despiertos.

    Lydia Cantero Verdugo
    Grupo 211
    2º de Educación Infantil
    UAM

    ResponderEliminar
  97. Buenas tardes Ana María, en relación al artículo anterior quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que se expresa en él, la lectura es muy importante, tanto para pequeños como para mayores, por eso es tan importantes que los niños desde bien pequeños sientan placer por la lectura, que tengan ganas de que las personas más adultas que están a su alrededor les lean cuentos y ganas de leerlos por ellos mismos a medida que van creciendo.
    Leer es una de las mejores formas de evadirse de la realidad, cuando una persona lee con entusiasmo y ganas un buen libro es capaz de transportarse a él y vivirlo como si fuese real, si esto lo llevamos a los más pequeños, nos daríamos cuenta que es totalmente cierto, los niños tienen una imaginación espectacular, son capaces de involucrase tanto en la historia que está narrando el libro que se imaginan la escena tal y como el narrador la está contando, se imaginan ahí en el mismo lugar, y durante ese momento están únicamente centrados en ese libro. Leer un cuento a un niño pequeño es mágico, por eso debemos inculcar la lectura desde que son pequeños, y esto es trabajo de las personas adultas que están a su alrededor, tanto de los familiares como de los docentes.
    Leerle a los niños cuentos que hablen sobre las cosas del día al día les favorece mucho, ya que como bien dice el artículo anterior, los niños aprenden por imitación, y a través de esas historias los niños aprender a comportarse en ciertas situaciones, aprenden valores, y comprenden que más gente siente las mismas emociones que ellos han sentido alguna vez.
    Es trabajo de todos, pero mucho más de los docentes intentar que los niños sientan placer por la lectura, que les guste leer y que lo hagan de forma voluntaria, y para ello debemos dejar que los niños experimenten con los libros, que los manipulen, y que se enriquezcan de ellos.
    Edurne Osuna Garcia
    2º de Magisterio Infantil
    Universidad Autónoma

    ResponderEliminar
  98. La lectura como bien dices nos sumerge a un mundo interior que activa la mente y esto es tan importante para los más pequeños como para los adultos ya que nunca dejamos de aprender y los libros nos ayudan en este aprendizaje de una manera lúdica. Es tan importante la creatividad y la imaginación que debemos fomentar ambas y una de las mejores maneras es sumergir a los alumnos en libros que les atrapen.
    El hacer que los niños lean y se diviertan con ello no es tarea fácil, por eso tu manera de plantearlo como una actividad placentera y no obligada es la mejor forma de verlo. Desgraciadamente la sociedad cada vez va dejando de lado los libros, optando por todos los recursos electrónicos. Es por esto por lo que debemos abrir los ojos, tanto futuros maestros como los que llevan en la docencia años, y también los padres, que hay que ayudar a que los libros no desaparezcan y despertar el interés de los más pequeños.
    Todas las etapas de las que hablas en tu artículo son importantes y consolidarán en un futuro el buen uso del lenguaje. Yo como futura profesora espero y deseo alcanzar los objetivos de los que hablamos y que todos los alumnos puedan despedirme con un libro en la mano.

    Marina Vega de la Morena.
    2º de Magisterio Infantil. GRUPO 211
    UAM

    ResponderEliminar
  99. La persona adulta, ya sean padres, profesores, amigos....somos los principales responsables de hacer cotidiana la lectura a los infantes y que llegue a formar parte de sus vidas. Aunque dependiendo con el niño que se trate y su edad, nuestra función se realizará con mayor o menor éxito. Por ello debemos empezar a que los niños vean y escuchen las historias de los libros, desde que nacen; además de ser uno de los mejores momentos que puede compartir un adulto con el niño.
    Más tarde y a medida que avanzamos en edad, para poder llegar a tener ese deseo por la lectura, hemos de atravesar un camino verdaderamente árido y difícil para todo el mundo. Porque si se ha potenciado bien en cada etapa, llegaremos a encontrar ese tipo de lectura que nos engancha...si no, fracasaremos en la búsqueda y sólo nos limitaremos a las lecturas obligatorias. Que además, si no eres muy aficionado por la lectura, hacen que se pierda más el interés en ella.

    En mi caso es así; nunca e tenido gran pasión por leer, hasta el momento que he comenzado a trabajar con niños y ver su importancia. De hecho ahora me puedo considerar fanática de la literatura juvenil e infantil...como se suele decir: nunca es tarde si la dicha es buena; y creo que algo de eso me está pasando. Mas que nada esta afición comienza en el momento que me senté con un grupo de niños y vi como les apasionaba ese momento de la lectura e incluso cómo ya conocían el cuento y querían que se les contase una y otra vez. Desde ese día, vi que la literatura infantil tenía una magia especial...o un algo, que hacía fascinar a los niños y a la persona que se los contaba.

    Por todo ello concluir, con que nunca sabemos cuando nos va a llegar ese momento de lector aficionado, ni hay que agobiarse por buscarlo. A cada persona le llega en un momento distinto de su vida y no tiene porqué ser en la infancia. Pero sí que hay que potenciarla desde ella. De manera que este artículo haría reflexionar en mas de dos hogares o escuelas infantiles, donde nada está escrito.

    Laura Carpintero Toro
    Educación Infantil 211
    UAM

    ResponderEliminar
  100. La afición por la lectura es algo que desde infantil debemos potenciar siendo necesario para ello que los niños lo vean como algo atractivo y que les entretenga, de manera que para ellos sea placentero, para que después con el paso de los años, la afición por la lectura no busque como único objetivo la búsqueda de placer o de entretenimiento, sino también la búsqueda de conocimiento.
    Este principio, el cual creo que es uno de los fundamentales a la hora de formar personas lectoras, parece que realmente se ha olvidado en los niveles de secundaria. Estoy de acuerdo con que los alumnos no pueden pasar la secundaria sin haber leido más de un libro pero creo que en España en este momento lo estamos enfocando de la manera equivocada. Si fomentas la afición por la lectura, sin obligar a que los alumnos se lean libros para los que probablemente aún no estén preparados, lo más seguro es que al final se acaben leyendo esos libros más adelante en su vida por propia voluntad, o al menos es lo que me ocurrió a mi.

    Gema Rupérez
    4º Educación Infantil, Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  101. ¡Hola Ana María! Felicidades por tu blog, es muy interesante.

    Sobre el artículo “Los niños y la lectura”, he de decir que no puedo estar más de acuerdo, y eso que no me gusta leer especialmente… supongo que “la culpa” la tienen las lecturas obligatorias que nos mandaban en la E.S.O. Soy consciente de que los maestros en esos casos se ciñen al programa, supongo, pero recuerdo con horror tener que leerme “El Quijote” con 14 años, “El cantar del mío Cid”, “El sí de las niñas”…Considero que son lecturas que siendo más mayores las leemos con otro punto de vista, con más madurez mental, dándole otro significado, hasta el punto de encantarnos y querer leer más obras clásicas; pero reconozco que en mi caso le cogí manía. Leer no debería ser una obligación. Cuando nos imponen algo, tendemos a repudiarlo. Como maestra, habría propuesto diferentes lecturas, dentro de una misma línea, pero varias, de forma que el alumno tuviera la libertad de elegir. ¿Qué habría de malo en ello?
    La película de Matilda es un caso que me encanta. Bastó que el padre le dijera “no” para que ella le dijera “Sí, y cada vez más y más” porque es algo bueno y placentero, que la persona debe escoger cuando y como quiera. Si en el instituto te dicen que leas un libro en una semana y que posteriormente te van a examinar, lees con desgana, e incluso miedo por suspender…por eso, me considero un caso opuesto al de Matilda… me dijeron que leyera y lo hice por obligación, y desde entonces dije “no más…”
    Desde pequeña mis padres siempre me han regalado libros y recuerdo que me encantaban, y hoy por hoy son los que recuerdo con cariño. Por eso adoro los cuentos infantiles (con 23 años) y en cambio, odio leer libros. Tengo amigos que no lo entienden, siempre me dicen que “no he encontrado una lectura adecuada” y es probable que tengan razón.
    Si de algo estoy segura, es que nunca obligaré a un niño a leer. Siempre buscaré formas motivadoras para que le guste. Mediante imágenes, creando obras de teatro, dejándoles inventar un cuento…y así, de esa manera, incluso en el instituto, cada alumno leyendo un libro que le guste y luego contando la trama al resto de compañeros, es más probable que sean futuros grandes lectores y que amen leer.

    Paula Segoviano Alonso. Grupo 211, Magisterio de Educación infantil, UAM

    ResponderEliminar
  102. Elena Alcalde Herrero30 de septiembre de 2013, 9:17

    La afición por la lectura es algo que como futuros educadores debemos potenciar desde pequeños. Como bien pone en este artículo hay diferentes etapas en todo este proceso, etapas que nosotros mismos sabemos diferenciar si hacemos un poco de memoria… ¿Quién no se acuerda de ese libro que nos contaban de pequeños una y otra vez? o ¿de esos libros que preferíamos leerlos y mirarlos por nuestra cuenta sin ayuda de nadie?, en mi opinión creo que es la etapa más bonita y gratificante de la lectura tanto para los niños como para los adultos, ya que una vez llegados a la famosa E.S.O los libros empiezan a ser obligatorios y a muchos deja de gustarles la lectura.
    Para mí la lectura es algo que se aprende como el deporte o tocar un instrumento, por lo tanto o te gusta o no te gusta. Pienso que por mucho que tengamos un referente que le guste leer o lo hagamos en el ámbito escolar nos obliguen o no, todos maduramos y a unas personas les gusta leer fantasía, a otras misterio y a otras directamente no les gusta la lectura. Al igual que por mucho que tu familia sea deportista y desde pequeño te lleven a hacer algún deporte o pases por varios, todo depende de la persona o te gusta el deporte o no te gusta.
    Por otro lado la mayoría de las lecturas a partir de los 12 años son libros con historias que gustan más o menos pero nunca han apostado en el ámbito escolar por la poesía ese gran desconocido para la mayoría de las personas.
    En conclusión como educadores debemos potenciar la afición a la lectura tanto en edades tempranas, como en primaria y en la E.S.O, pero no de nosotros va a depender que a una persona le guste tal afición o no.

    Elena Alcalde Herrero. Segundo de Magisterio de Educación infantil, Grupo 211, UAM.

    ResponderEliminar
  103. Leer es fundamental para el ser humano pues como bien dices, desarrolla nuestra mente, ayudándonos a ampliar nuestra forma de pensar y desarrollando poco a poco nuestro espíritu crítico. Leer es una forma de culturizarse, pues nos permite ampliar horizontes y adquirir nuevos conocimientos por pequeños o insignificantes que parezcan. Con un libro sea cual sea, siempre aprendemos algo nuevo. Pero por otro lado la lectura tiene también un carácter evasivo y lúdico, con un libro en la mano podemos olvidarnos por un rato de nuestros problemas y trasladarnos a otros mundos. Pero para poder disfrutar con la lectura, debemos verla como algo positivo, y eso es algo que debemos fomentar desde que los niños son pequeños para que cuando lleguen a la edad adulta sigan disfrutando de un buen libro como cuando eran niños.
    Con respecto a los métodos para fomentar el interés por la lectura, sobre todo me ha llamado mucho la atención la lectura regazo, pues creo que es algo precioso y muy estimulante, tanto para el bebe como para el adulto y al igual que tú, creo que es un buen comienzo para que los niños desde bien pequeños se familiaricen con las historias, las palabras, la entonación…
    Aunque por desgracia muchos padres por desconocimiento, dejadez o falta de tiempo, no utilizan este método a tan temprana edad y no es hasta los 2 o 3 años cuando empiezan a contarle algún que otro cuento a su hijo, y en muchos casos porque este se lo pide, motivado por la propia curiosidad y porque están más o menos familiarizados con los libros gracias a la escuela. Por eso creo que también aparte de la familia, la función del maestro es vital en estos primeros años, para que el niño vaya poco a poco introduciéndose en el fantástico mundo de la literatura. Aunque lo más importante es que cada niño lo haga de forma personal, a su ritmo para que no suponga un sobresfuerzo o un “calvario” para él y empiece desde su más tierna infancia a ver la lectura como una pesadilla y algo torturador.
    Está en manos de los adultos que rodean el mundo del niño hacer que este se interese por los libros y que se divierta con ellos, para que poco a poco según vaya creciendo quiera seguir explorando el mundo literario y ampliando sus gustos. Lo importante es que nunca pierda la pasión por la lectura.

    Sara Pérez de la Cuesta
    2º de infantil, UAM
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  104. “Nunca os faltará un libro” es la frase que mi madre tantas veces repite. Desde pequeñas, tanto a mi hermana como a mí, nuestros padres nos han educado en la lectura y transmitido valores positivos hacia ella. Recuerdo a mi madre siempre con un libro en la mano y quejándose de que no podría leer en el metro porque al lugar donde la trasladaban en el trabajo tenía que ir en coche. También recuerdo (y sigue siendo tradición en mi casa) ir todos los años a la Feria del Libro de Madrid y pasear por los puestos mirando y descubriendo libros, de los cuales alguno siempre se viene con nosotros a casa. Quizá, principalmente por falta de tiempo, yo no sea una gran lectora, pero nunca he cerrado las puertas a un libro.

    Como bien se dice en esta entrada y como he podido y puedo comprobar por mí misma, la familia y, en particular, los padres pueden hacer mucho en el desarrollo lector de sus hijos. En primer lugar, siendo ejemplo para ellos y transmitiéndoles el gusto por la lectura y el disfrute que se experimenta con ella. Y en segundo lugar, participando de ese desarrollo lector de sus hijos leyéndoles cuentos, acompañándoles en su aprendizaje, ayudándoles a crear un hábito lector y, en la medida de lo posible, haciendo que los niños tengan a su disposición libros de diverso tipo y que consigan hacerles disfrutar.

    Me gustaría destacar ese cambio que tiene lugar más o menos en el paso de Primaria a Secundaria en el que muchos de los niños-adolescentes pierden el gusto por leer. Creo que principalmente se debe a los métodos de evaluación que se emplean en los colegios, ya que hacen que la lectura se vea como algo obligado y evaluable y no como algo placentero y entretenido. Pienso que estos métodos deberían cambiar y ser mucho más acordes a lo que realmente se pretende: fomentar el gusto por y el hábito de leer.

    En conclusión, la lectura es un elemento fundamental en la formación de los niños, ya que les ayuda a conocer el mundo, a evadirse de él y a aprender todo aquello que un libro quiera enseñarles. Debemos aprovechar la curiosidad infantil y el gusto por los cuentos para crear un hábito lector y una visión placentera de la lectura.

    Ana Fabero Benito
    3º Educación Primaria (UPComillas)

    ResponderEliminar
  105. Hola Ana María, sin duda alguna este artículo es de lo más interesante. No sólo porque se tratan temas sobre los que hemos divulgado en clase, también porque informa de la importancia de la lectura desde el regazo materno y de que la lectura debe ser libertadora.
    A raiz de lo anteriormente citado, me gustaría reafirmar lo que tu proponías a cerca de "leer por placer, no por obligación". Pienso que este es uno de los mayores errores que se dan especialmente durante la etapa de la E.S.O y en ocasiones, también durante los últimos años de la Primaria, ya que se imponen lecturas obligatorias que lejos de motivar a los alumnos a ser buenos lectores y despertar en ellos esa experiencia de leer, les hace perder el gusto por la lectura. Es triste pero cierto.
    Con estas prácticas de imposición que se están llevando a cabo están haciendo que los alumnos detesten la lectura y no lleguen a experimentar que leer es divertido y merece la pena. Pues incluso a mí, que me gusta leer y me considero una buena lectora, pues encuentro ésta como una vía de escape de la realidad del día a día que me permite evadirme e imaginar que otra realidad es posible; me resultaba complicado leerme los libros que mandaban los maestros obligatoriamente y me desmotivaba porque no encontraba el sentido a tener que leer libros que no me gustaban y en consecuencia no me aportaban nada.
    Creo que es fundamental tener en cuenta que cada niño es un mundo y cuanto más un adolescente, y por eso mismo cada uno necesitamos un tipo de libro que se ajuste a nuestros intereses y encienda en nosotros ese "fuego lector" que nos permita descubrir un nuevo mundo.
    Pero para poder ofrecer a nuestros alumnos una variedad de libros de entre la cual encuentren aquel que les entusiasme, primero nosotros los maestros debemos estar formados e informados en este ámbito. Pues "sólo se desea y se ama lo que se conoce" y si nuestros alumnos no conocen el amplio abanico de posibilidades de lectura con el que contamos actualmente, será más costoso que puedan emprender su camino para ser un buen lector. También es nuestra tarea poner a su disposición libros y autores que puedan resultarles significativos, debemos dárselos a conocer.
    Finalmente, resaltar la significatividad de la lectura en referencia a que es el medio para poder lograr el cambio del código lingüístico al código simbólico. Dato especialmente importante si tenemos en cuenta que a partir de aquí estaremos ayudando a nuestros alumnos a que desarrollen su imaginación, sus propuestas más figuradas y a que aprendan jugando, jugando inmersos en el mundo de la lectura y a la vez, en su propia fantasía fuera de la realidad.

    Laura de Santos
    3ª Magisterio Educación Primaria. Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  106. Siempre he pensado que el momento mágico del cuento antes de dormir me hacía feliz, y me sorprende lo mucho que me sigue gustando que me cuenten historias y cuentos. Mi madre es una lectora como nunca he visto una, se lee los libros de dos en dos, y en menos de una semana necesita más; lo que no entiendo es como teniendo todos estos incentivos ¿por qué yo no soy una aficionada a la lectura?
    Creo que todo empezó cuando en el colegio nos obligaban a leer libros que no nos interesaban, para luego hacer un examen sobre el (como bien apuntas), a leer como ellos querían y cuando ellos querían.
    Creo que lo más importante para ser lector es elegir tu el libro que quieras, y si no te gusta, cambiar, leer en la posición que tu quieras, no sentado recto en un escritorio.

    Que un niño sea lector podemos pensar que es difícil porque tienes otras distracciones, pero somos nosotros los que debemos demostrarles que es como un juego donde entra la imaginación igual que cualquier otra forma de ocio. Nosotros debemos motivarles y animarles para tal cosa.

    Por esto es muy importante que empiecen desde muy pequeños que tenga su rincón de la lectura y tranquilidad, que manipulen, experimenten y empiecen a desarrollar el interés por la lectura, es imprescindible para su creatividad e imaginación, también para su vocabulario y forma de expresión.

    Leer es introducirte en un mundo mágico, placentero y divertido y se lo debemos hacer ver.

    CLAUDIA BELLO
    2º EDUCACIÓN INFANTIL; GRUPO 211.
    UAM.

    ResponderEliminar
  107. “Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida” decía Vargas Llosa. No puede tener más razón. Desde pequeños, cuando nos enseñan a leer vamos silabeando poco a poco, pero cuando logramos leer una frase completa después de tanto esfuerzo es algo maravilloso y más aún cuando comienzas a leer libros. En mi casa, siempre ha estado y está presente la lectura. Recuerdo que cuando yo era pequeña, me iban leyendo distintos cuentos pero poco a poco esta posición la adopté yo y era yo la que leía mis propios libros infantiles ¡me encantaba! Desarrollaba poco a poco mi imaginación con aquellos libros de aventuras, fantasía y con unos personajes fabulosos: monstruos, princesas, sapos...

    En el colegio, en la etapa de Primaria, leíamos mucho y su finalidad era desarrollar nuestro hábito lector. Sin embargo, en ESO y Bachillerato, su objetivo era meramente evaluable, es decir, leíamos por obligación. Esto hacía que a muchos de los que nos gusta leer, no podíamos disfrutar tanto de la lectura. Creo, que cada vez los alumnos de estas etapas, leen cada vez menos y creo que parte de esa culpa se debe al colegio, al exigir la lectura como recurso evaluable.

    Como futuros docentes, tenemos que enseñar a nuestros alumnos el gusto por la lectura y transmitirles nuestro entusiasmo por ello. Tenemos que saber escoger los libros adecuados para nuestros alumnos y tenemos que enseñarles a que desarrollen un buen hábito lector, realizando un seguimiento de forma individual a cada uno de nuestros estudiantes.

    La lectura es una herramienta fundamental de aprendizaje. A través de la lectura conocemos la realidad, es decir, recoge la visión del ser humano. La lectura es evasión, no hay dos lectores iguales.

    Por último, gracias al seguimiento individual de la lectura de los libros por parte de Nacho Gonzalo, profesor de esta Universidad, me he entusiasmado todavía más con la lectura de libros relacionados con la carrera. Si veía que te había gustado un tema o un autor te recomendaba otros y hasta te daba una lista con “asterisco” para que siguieras leyendo ¿Seré capaz de hacer lo mismo con mis alumnos?

    Isabel Jiménez Macho
    3º Educación Primaria. Universidad Pontificia Comillas.

    ResponderEliminar
  108. Sandra Vázquez García2 de octubre de 2013, 10:32

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo expuesto en este artículo. La literatura, desde mi punto de vista, tiene un papel muy importante en la infancia ya que todos o la gran mayoría de los cuentos guardan una moraleja que nos pueden servir mas adelante. En mi caso por ejemplo, siempre recuerdo el cuento de "Los tres cerditos" con el que aprendí que aunque lleve mas tiempo y dedicación hay que hacer las cosas bien desde el principio (la casa de ladrillo que hizo el tercer cerdito fue la mas costosa de realizar pero fue la única que aguantó los ataques del lobo).
    Por lo tanto creo que debemos fomentar la lectura desde pequeños, como bien dice el artículo tiene que verse como una actividad placentera y nunca como una imposición que es como la educación actual nos ofrece la lectura. ¿De que sirve obligar a un niño a leer si no lo disfruta? Leerá para aprobar el examen y listo. El colegio no tendría que imponer lecturas ya que el mismo libro a un niño le puede encantar y a otro aburrir. Por esta razón, ya que no todos tenemos los mismos gustos, tendría que ser una actividad libre y la forma de evaluar mas dinámica para que la lectura no sea algo que nos de miedo por si no superamos la prueba. ¡Así no se disfruta de un libro!
    Nunca había oído hablar de la "lectura regazo" pero me parece una buena base para ir afianzando el placer por los libros ya que el niño siempre lo recordará como un momento especial.
    No soy una persona de estar siempre leyendo un libro y de estas que cuando terminan uno ya tienen otro para empezar a leer, pero si me gusta leer y disfruto leyendo cuando y como quiero. Espero transmitir a mis futuros alumnos el placer por la lectura :)

    Sandra Vázquez García.
    Educación Infantil. Grupo 211.

    ResponderEliminar
  109. ¡Hola Ana!
    Estoy totalmente de acuerdo con que la lectura nos ayuda a desarrollar nuestro espíritu crítico, se adquiere personalidad como tú bien has dicho.

    Sí que es cierto, que cuando eres pequeño te cuesta más ponerte a leer, prefieres jugar, pero sin embargo, cuando vas creciendo y entendiendo el mundo de otra forma, ves que la lectura te ofrece un método de escape, de evasión, te recreas en el mundo que estás leyendo y dejas volar la imaginación. No hay nada más bonito que lo que la imaginación puede crear. Además en mi caso me gusta recrearme en la lectura, es decir, releer las frases que me gustan, quedarme con ellas.

    Es muy importante acercar a los niños desde bien pequeños a los libros, que los manipulen, que vean sus ilustraciones, los colores, las formas… ya que esto hará que se familiaricen y creen una rutina con ellos. Son los padres y profesores los encargados de inculcarles esto a los niños, ver que la lectura es algo divertido, aunque a veces cueste.

    Si que tiene razón cuando en la entrada se dice que de los 13 a los 16, el joven intenta buscar lecturas que traten de los problemas que tienen ellos, como el amor y el desamor; por tanto es una manera más para engancharse a la lectura, ya que se sienten identificados y entendidos.

    MARTA BRAVO SUÁREZ
    GRUPO 211 ED. INFANTIL
    UAM- LITERATURA INFANTIL

    ResponderEliminar
  110. Hola Ana María,

    esta entrada del blog me parece muy interesante y bastante imprescindible para nosotras como futuras maestras.

    El hecho de enseñar a leer es un proceso lento y difícil. Es importante, como bien dices, acercar al niño a la lectura y a los libros de manera motivante y voluntaria, para que puedan ver este acto como algo totalmente satisfactorio. Además, de esta manera, también entenderán la importancia que tiene cada uno de los libros, y que no todos van a significar lo mismo para cada uno.
    Es fundamental que los niños lean o que "hagan que leen", porque así es como desarrollan su interés por la lectura. No creo que haya que corregir a un niño que se invente una historia, es decir, que cuente algo diferente a lo que hay realmente escrito en un cuento, porque esa es su lectura y es lo que él quiere contar.

    Creo que, en general, se está bastante de acuerdo en que ese interés principal que todos podemos llegar a tener por la lectura tiene su punto más flojo al llegar a esas temidas, e incluso odiadas, lecturas obligatorias que son para examen y que no tienes más remedio que leertelas, aunque no puedas avanzar más de una página por día (como en mi caso con algunos libros). Es verdad que hay libros que no se pueden pasar por alto y que todos debemos leer antes o después, pero la imposición de estos no es el camino para el disfrute y, mucho menos, para animar a los alumnos a que sigan leyendo por su cuenta.


    Andrea Pérez Muriel
    4º Ed. Infantil / Univ. Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  111. Una de las cosas que he tenido más claras respecto a este tema es que leer nos aporta nuevos conocimientos y experiencias, vocabulario, y sobre todo nos enseña a pensar. Por todo eso creo que es necesario que los niños desde pequeños se les eduque para leer y para que les guste la lectura. Al igual que tienen miles de juguetes como peluches, juegos… ¿Por qué los libros no pueden ser un juegue que también les motive y les guste?
    Unas de las cosas básicas en eso, es que su entorno le eduque alrededor de la lectura, no solo en la escuela, ya que tal y como pone en el artículo:” dos de las fórmulas de aprendizaje de los niños son la imitación y la repetición”, por ello su entorno debería leer también, para que el niño viera la lectura como algo natural y cotidiano, y de esa forma algo divertido que hiciera con gusto. Aunque no siempre pase así, ya que hay niños que odian leer aunque sus padres se coman los libros y viceversa, tal como se muestra con el fragmento del libro “Matilda”.
    Por otra parte me ha parecido interesante que para que un niño adquiera ese gusto por la lectura debe aprender a estar solo y en tranquilidad. También creo que debe tomárselo como algo divertido que hacer en su tiempo libre, como un juego educativo, ya que potencia la imaginación y creatividad.
    Respecto a las etapas lectoras me ha parecido muy interesante como debe ir surgiendo y enseñándose la ‘rutina de la lectura’ ya que no había pensado antes de forma tan clara como ir motivando a un niño, desde que nace, a leer. También como van aprendiendo y consolidando la lectura en cada etapa. La verdad es que creo que los años más importantes, para la adquisición de esa rutina y gusto por leer, son los primeros años, ya que es donde los niños van a tener los primeros contactos con los libros y todo ese mundo, y así en las siguientes etapas podrán ir afianzando esa pasión por la lectura.
    También algo que quería destacar es que adquirir gusto por la lectura desde pequeños hoy en día no es muy complicado, ya que hay infinidad de géneros literarios, para todos los gustos, y es algo que yo creo necesario dentro de este mundo, poder elegir lo que nos gusta leer, y sobre todo que los niños lo puedan elegir, para que les guste lo que leen y así se diviertan con ello y sobre todo que no lo vean como una obligación. Tal y como pone en el artículo los niños prefieren la literatura fantástica, algo que ya sabía o imaginaba, ya que a mí también me gusta ese tipo de lectura, sobre todo cuando era más pequeña, ya que podía imaginar y creer todos esas historias, podía imaginarme la protagonista y vivir innumerables aventuras… y por todas esas y más razones creo que a los niños les engancha ese tipo de libros, aunque también hay muchos otros géneros, pero dependerá de la edad de los niños y de los gustos y personalidad.
    Para finalizar creo que el final del artículo es una de las conclusiones que mejor podría encajar en este contexto, ya que estoy totalmente de acuerdo, hay que dejar que los niños de pequeños experimenten con la lectura y los libros.

    Sonia Valdivieso García
    Magisterio Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  112. Estoy de acuerdo con todo lo que dice el artículo. Los niños deben iniciarse en la lectura desde bebes, experimentando con los libros hasta que una vez que han aprendido a leer, nosotros los mayores tanto padres como profesores consigamos que el niño tome la lectura como un placer y no como una obligación.
    En mi casa no han sido nunca muy lectores, pero aún así siempre te regalaban libros. Me acuerdo que los reyes magos siempre me traían un libro de princesas, dragones y mucha fantasía que era lo que a mi me gustaba. Una anécdota muy graciosa es que a mi no me leían los libros mis padres ,era al revés yo me los leía solita y luego por la noche antes de acostarme me decía mi padre que le contase un cuento, yo le contaba a mi manera lo que me había leído ese día y ponía mi toque de personalidad. Por eso lo que dice el documento que ¨ con leer se aprende a pensar ¨ estoy totalmente de acuerdo , te hace reflexionar, aumentar conocimientos , ser más creativo e imaginativo…
    Siempre me ha gustado mucho la película de Matilda porque refleja la situación de un niño lector.
    Pero pienso que a un niño le deja de gustar la lectura en cuanto le obligan a leer, este fue mi caso. Al no ser que sea un libro que me motive mucho .
    Como conclusión con todo esto quiero decir que a los niños hay que educarlos en la lectura desde muy pequeños enseñándosela como un juego, para ello también necesitamos unas condiciones adecuadas como puede ser la tranquilidad, el silencio o un rincón especial para llevar a cabo dicha actividad, etc.


    CRISTINA COLASTRA SANTOS
    2º MAGISTERIO INFANTIL
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  113. La lectura como bien se dice en el artículo, debe formar desde los primeros años en la vida de los más pequeños.
    La lectura tiene que ser vista siempre como una actividad placentera y divertida de disfrutar el tiempo y tiene que formar parte del día a día tanto del niño como de su familia. ¿Por qué es tan importante que la familia también disfrute de la lectura? Porque los niños desde muy pequeños actúan por repetición, repiten e imitan todas las actitudes y cosas que ven sobretodo de las personas más cercanas y que más quieren, son su ejemplo a seguir, por tanto un padre que lee diariamente y que comparte incluso ese momento con su hijo hace que el niño quiera imitarlo cogiendo un libro, pasando las hojas y ojeando cuando aún no sabe leer y posteriormente ira introduciéndose cada día mas en el mundo de la lectura.
    Leer un libro al niño antes de acostarse crea una rutina que puede durar toda la vida.

    La película de Matilda sin duda es el gran ejemplo del afán por el aprendizaje de una niña casi sin recursos educativos debido al comportamiento de sus padres. Por supuesto, es una película, porque hoy en día aunque un niño no pueda disfrutar de la lectura en su casa dispone de ella en el colegio o en la escuela infantil. Por tanto la lectura estará de una manera u otra presente en su vida.

    Es cierto que después de unos cuantos años leyendo, si no se ha cogido el hábito de leer y se empieza a ver como una imposición, se ve la lectura con desgana, como una obligación. Esto, sobre todo sucede en la adolescencia donde la sobrecarga de libros poco atractivos que son obligados a leer hace que la lectura no resulte para nada un momento placentero. Es normal que se obligue a leer a los adolescentes ciertas obras relevantes e importantes para que las conozcan pero siempre se ha dicho que las cosas que se hacen por obligación y no por devoción cuestan mucho más. Generalmente los niños de esas edades (13-15 años) prefieren libros más de ficción y de aventuras y no históricos o ambientados en épocas pasadas como suele lo que son obligados a leer, por ello para que no se perdiera el hábito de la lectura sería bueno que estas novelas de carácter histórico y tan importantes dentro de la literatura se tratasen de una manera diferente e igual de enriquecedora y dejan la lectura de libros al libre disfrute de ellos.

    Ana Onrubia Martínez
    Grupo211 UAM
    Magisterio Ed.Infantil

    ResponderEliminar
  114. Sin duda alguna, el contenido de esta entrada es muy importante en general para todos los que se rodean de niños y como futuras maestras es necesario para poder trasmitir tanto a los alumnos como a las familias la importancia de la motivación a la hora de leer.
    La lectura desde el primer momento debe ser algo que surja del niño de manera natural por pura curiosidad. A pesar de no leer cuando son muy pequeños, es bueno que los niños se familiaricen con los libros de ahí viene la importancia de ver a sus padres o familiares leer ya que por imitación van a sentir la necesidad de acercarse.
    Como maestras debemos trasmitir a los padres la negatividad de ejercer cualquier tipo de presión,castigo o similar porque el niño no quiera leer o no le guste, hay tiempo para crear ese sentimiento positivo hacia la literatura.
    Finalmente, me gustaría decir que la lectura en sí, creo que tiene más factores positivos que negativos, a pesar dediqué no me gusta leer,se que puede ser un tiempo en común o individual como nosotros elijamos, además de escoger todos aquellos libros que nos enganchan y nos llaman la atención con nuestro propio criterio. Por eso, muchas veces envidio a los que deboran libros sin parar porque todos les gustan.


    Natalia Montes
    4·E.D Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  115. Es un hecho consumado que la lectura en etapas tempranas lleva al desarrollo de la personalidad como bien comentas en tu articulo, pero creo que a un niño puede o no gustarle leer dependiendo de sus experiencias previas con la lectura y llegar a alcanzar el mismo grado de madurez y de desarrollo personal aunque por otras vías, es posible que el niño empiece a desarrollar el gusto por la lectura a otra edad, o que a pesar de todos nuestros esfuerzos por hacer que le guste jamas acabe de comprender el abanico de posibilidades que la lectura le ofrece. Por eso en mi humilde opinión es fundamental tratar de introducirle en el mundo de los libros, y cuentos, porque le ayudará a desarrollarse, pero si no lo conseguimos tampoco es menester torturar al niño para que le guste, es posible que si se le ofrece la posibilidad y la libertad de elegir, acabe leyendo por su propia cuenta a medida que crezca y se desarrolle.

    Daniel Plaza Rufo
    grupo 211 Ed Infantil UAM

    ResponderEliminar
  116. Hola Ana María.
    Tu entrada me ha parecido muy interesante y muy asequible con la realidad. Según iba leyendo iba recordando mi experiencia con la lectura durante mi infancia.
    Estoy de acuerdo contigo cuando dices que es a partir de la lectura obligatoria impuesta en los colegios cuando los niños empiezan a odiar leer. De hecho, diría que en mi caso fue una de las principales causas.
    Siempre me gustaron los libros de fantasía, solía leerlos todas las noches. Pero esto cambió cuando ya no tenía tiempo de leer los libros que a mí me gustaban, por tener que leer los libros que el colegio me mandaba. Muchas veces los libros no eran de mi interés, y se hacia una lectura "pesada", por lo que acabe desmotivándome y dejando de leer, a excepción de los obligados, los cuales tenían importancia para mi nota académica.
    Creo que debe cambiar la manera de buscar que los niños lean, porque obligarles a ello, hasta el momento, creo que lo único que ha hecho ha sido empeorar la situación. Se deben buscar nuevas maneras de integrar a los niños en el mundo de la lectura, y para ello creo que las familias y profesores tienen un papel fundamental.
    Las familias si tienen el hábito de leer en casa, podrán servir de modelo a los niños para compartir un espacio de tranquilidad y evasión en la lectura, teniendo la posibilidad de dar lugar a un debate posterior de la lectura donde se comentase lo leído. Esto creo que puede fomentar la lectura, puesto que si disfrutas con lo que lees al explicarlo al compañero vas a crear en él una curiosidad por lo que le cuentas y de esta manera animar a leer.
    Por otro lado, los colegios no deberían de imponer la lectura de unos libros determinados, sino que debería ser de libre elección, al fin y al cabo lo que interesa es que lean. No todos somos iguales y por ello no todos tenemos por qué tener los mismos gustos. Pero, ya que se obliga a leer los libros de los que el colegio disponga, ¿por qué no realizar obras de teatro, representaciones, lecturas en clase o exámenes grupales? ¿Por qué si no permitimos que los alumnos disfruten leyendo algo que les guste, les motivamos con una actividad interesante para ellos?
    Para mí la lectura era siempre lo último que quería hacer, y que al final acababa leyendo rápido porque a los días tenía un examen. Mis fichas de lectura de infantil eran dibujos sobre mi escena favorita del libro, pero en primaria, teníamos unas fichas con unas preguntas tipo que había que contestar todos por igual. No había motivación ni por leer ni por realizar el examen.
    Por ello es que creo que debemos cambiar la manera de presentar la lectura a nuestros alumnos y que tal y como dices Ana María, la literatura infantil y juvenil es un mundo apasionante que merece la pena explorar, asique ayudemos a los niños a ello en lugar de ponerles dificultades.

    Susana Ramírez
    3ºEd Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  117. Con este artículo aparece de nuevo la importancia de leer y todo aquello que nos aporta. Es verdad que en muchos casos los niños aprenden por imitación, de aquí la importancia que juega el papel de los padres u otras personas cercanas a los niños para que ellos lean. Según mi punto de vista creo que lo más importante es la motivación, hay que enseñarles a los niños que la lectura es un juego más, algo tan divertido o entretenido como puede ser jugar con el balón, o con muñecos. También estoy muy de acuerdo en que es en la etapa de infantil donde debemos iniciarles en el proceso de la lectura.
    A medida que el niño crece esta motivación por leer se puede consolidar o potenciar, pero también perder el interés.

    En mi opinión, creo que no existe nada peor que leer aquello que no te gusta o que te imponen, sobre todo aquellos libros que implican un examen posterior. Deberían de existir otros métodos para motivar a la lectura, o para hacer que surja el interés por determinados libros. A veces nos imponen las llamadas lecturas obligatorias que a nadie le gustan y a nadie le apetece leer, creo que primero deberíamos centrarnos en fomentar este hábito y el gusto por leer, ya que según mi experiencia personal una vez que aparece el gusto por leer, también comienza el interés por aquellas lecturas que en un principio no nos llamaron la atención, y para ello tengo que fomentar el gusto por esta, ya que si a una persona a la que no le gusta leer, además le obligamos a leer aquello que no es interesante o de su agrado, al final conseguiremos un rechazo total y probablemente vea la lectura como algo obligatorio y aburrido que no le aporta nada. Por este motivo debemos conseguir que la lectura no se vea como algo obligatorio si no como un entretenimiento, que al mismo tiempo nos divierta.

    Esther Navas Perulero
    Grupo 211
    2º Ed. Infantil (UAM)

    ResponderEliminar
  118. Buenas tardes, Ana María:

    Tras la lectura de esta parte del blog, he de mencionar que me ha gustado mucho porque has recalcado algunos aspectos de los que no tenía constancia.
    Comparto la misma opinión cuando dices que leyendo se aprende a pensar y se desarrolla la personalidad; porque la lectura es un ámbito que nos permite desarrollar nuestra imaginación y adentrarnos en un mundo desconocido del que no teníamos constancia.
    Muchas veces, a través de la lectura imaginamos que nosotros somos el protagonista de la historia que estamos leyendo, por este motivo, somos capaces de reconocer y entender lo que le ocurre al personaje principal.
    Por otro lado, muchas personas piensan que la televisión también te hace pensar, yo creo que es un come-come, porque si ya de por sí puedes tener problemas, viendo la televisión y sobre todo las noticias y los programas basura, puedes caer en una gran depresión.
    También pienso que debemos incitar a que los niños lean desde pequeñitos para que cojan el gusto por la lectura y sientan pasión y atracción hacia ella.
    Ya que cuando los niños llegan a una determinada edad y no les gusta leer es casi imposible que haya algo que les motive a hacerlo; por eso debemos hacer que vean que la lectura es muy importante para sus vidas, para ello, debemos empezar a contarles historias que sean emocionantes y que contengan algún elemento que capte su atención.
    Si logramos esto todos los días, al final verán su necesidad para poder comprender el mundo que le rodea.
    Yo creo que no leo y tampoco me gusta mucho porque siempre lo he hecho por obligación y porque en el colegio nos mandaban leer libros que quizás no nos gustaban para luego evaluar si habíamos comprendido lo que habíamos leído.
    Leer es un proceso largo porque los libros contienen numerosas páginas, pero esto al fin y al cabo es algo positivo si el libro que estamos leyendo nos gusta porque si llega a no gustarnos, se convierte en un proceso negativo, este es uno de los motivos por el cual dejamos los libros a medias.
    Por otro lado, tenemos muchos libros empezados porque no siempre nos gusta leer lo mismo, esto varía en función de nuestro estado de ánimo.
    También nos gusta leer y re-leer lo mismo porque lo identificamos con alguna experiencia que nos haya ocurrido.
    Creo que un aspecto para potenciar el acto lector sería que cada niño escribiera una redacción sobre alguna experiencia divertida o graciosa que hayan vivido y que luego en clase lo leyeran en voz alta o que lo intercambiasen con algún otro compañero para que ambos puedan compartir experiencias.
    A muchos niños les encanta leer los libros de literatura fantástica porque en ellos se plasman mundos y vivencias totalmente desconocidos para ellos y porque son hechos imaginarios que jamás podrán ocurrir.

    Adriana Martínez Moreno
    3º Educación Primaria- Universidad Pontificia de Comillas


    ResponderEliminar
  119. ¡¡Buenas tardes Ana!!
    Lo primero decir que esta entrada me parece muy interesante, y estoy completamente de acuerdo e que la lectura debe formar parte desde los primeros años de edad del niño. yo todavía recuerdo cuando mi madre por la noche me leía cuentos para irme a dormir, que casi todas las noches elegía el mismo, los tres cerditos, porque era mi preferido; también recuerdo cuando mi tía, muy buena cuenta-cuentos, me sentaba en sus rodillas y me contaba un cuento inventado por ella, me encantaba, y la pedía cada vez que la veía que me contase ese cuento, no me cansaba de escucharlo.
    es muy importante contarles cuentos a los niños desde pequeños ya que favorece la relación entre el adulto y el niño, les ayudar a desarrollar la imaginación, a interesarse por la lectura y a que tengas ganas de aprender a leer para poder coger ellos los libros y leérselos ellos solos.
    También tengo la misma opinión respecto a las etapas de la lectura, y que en el instituto sobre todo, en secundaria es cuando los adolescentes perdemos la ilusión por leer, porque los profesores te obligan a leer libros que no a todos los alumnos agradan, y que además tienes que leerte en un periodo de tiempo que te marcan porque a continuación tienes un examen o un trabajo que realizar sobre dicha lectura.
    en mi caso, con lo que no estoy de acuerdo es con el tipo de lectura que gusta a los adolescentes, porque en mi caso, por ejemplo, intenté leerme Harry Potter y fue imposible, no me motivaba nada y tuve que dejarlo, y con el Señor de los Anillos me pasó lo mismo.
    Los libros que si me gustaban en primaria eran la colección de Kika SuperBruja, me lo pasaba muy bien leyéndolos y estaba deseando llegar a mi casa por la tarde para poder leer un rato.
    En cuanto a la lectura en general, hay que motivar a toda la población a leer para que los adultos sirvamos de ejemplo a los más pequeños y así que vean la lectura como algo ameno para pasar el tiempo libre, y como futuros maestros, dar un poco de tregua a los alumnos y dejarles escoger sus libros favoritos de lectura o cuentos que sean de su agrado y cambiar la metodología, en lugar de hacer un examen, pues hacer un debate en clase o contarles la historia de su libro a sus compañeros. así estoy segura que incentivaríamos el placer por leer y no acabaríamos con esa ilusión en los niños.
    Un saludo .

    Cristina Bueno Rodríguez
    Grupo 211 Magisterio de Ed. Infantil
    Universidad Autónoma de Madrid

    ResponderEliminar
  120. Alba Gutiérrez Cortés6 de octubre de 2013, 10:09

    En este artículo llamado “Los niños y la lectura” se nos muestra la lectura como acto placentero, que ayuda a estructurar el conocimiento y la personalidad de cada lector. Sin duda, para mí una de las cosas más importantes descritas en este genial artículo es la relación que se debe crear entre el juego y la lectura. Los niños aprenden cuando están motivados y desde bien pequeños la base de esta motivación es el juego, que, por otro lado, está estructurado con una serie de normas y reglas que hacen de él un creador de orden. Teniendo en cuenta la etapa de la que hablamos y la importancia del juego en esta, es muy recomendable que la lectura tenga un carácter lúdico y placentero para los niños; que sea una vía de liberación porque a través de la lectura pueden poner nombres a su realidad y que aprendan a delimitar la lectura en un tiempo y espacio determinado y adecuado, que les ayudará a encontrar en este acto un momento de tranquilidad y relajación.

    Por otro lado, otra cosa que me gustaría destacar es la importancia del proceso manipulativo de los elementos de lectura (libros, revistas, diarios, cuentos, etc.) en las primeras etapas de vida. Es una realidad que sólo podemos desear aquello que conocemos y si pretendemos despertar en los más pequeños el amor por la lectura debemos dejar que entren en contacto con todo lo que se le relaciona lo antes posible; dejar que toquen, jueguen y experimenten con los libros. En definitiva, que conozcan los libros para así despertar la curiosidad por saber qué les puede ofrecer la lectura. Consecuentemente, el hecho de que en casa haya hábito de leer ayudará (en la mayoría de casos) a que el niño/a aprenda el placer por la lectura a través de distintos procesos de imitación y repetición.


    Alba Gutiérrez Cortés
    Grupo 211
    Ed. Infantil, UAM.

    ResponderEliminar
  121. No hay nada más útil que aprender a leer. Pero es fundamental que a la vez que enseñamos su sentido práctico incluyamos su valor lúdico. Para ello, como bien has citado en el artículo, existe un gran trabajo y esfuerzo detrás de cada lector por parte de su familia y profesores. Pero sobre todo en la etapa preescolar es fundamental que los niños busquen el placer de la lectura a través de padres o hermanos en la citada "lectura regazo", y una vez van creciendo que se vea guiado hacia la lectura por imitación o para satisfacer el deseo de su curiosidad.
    Y estoy completamente de acuerdo en que una vez vamos avanzando en nuestra vida escolar, ese primer carácter lúdico de la lectura pasa a ser ocupado por una tarea obligatoria que rara vez conlleva placer. Así es imposible pretender que llegados a la adolescencia busquemos libros por placer. En mi opinión, no deberíamos dejar a un lado los intereses de los jóvenes al igual que no lo hacemos a la hora de escoger los cuentos infantiles, y no sólo mandarles tareas de libros que no les interesan y además de ello andar examinándoles.
    La lectura se nos debe presentar en todo momento como un método más de entretenimiento y disfrute que acompañe durante toda nuestra vida.

    Laura Conde Sevillano
    Grupo 111
    2 Educación Infantil
    UAM

    ResponderEliminar
  122. Thais Rodriguez Fueyo7 de octubre de 2013, 13:12

    Introducir la lectura a los niños desde bien pequeños es primordial, aunque los niños no sepan leer es importante que se familiaricen con los libros, los manipulen, los miren...que conozcan como es un libro es importante.
    Estoy muy de acuerdo en que s eles debe motivar, que no solo se les debe obligar a leer sino que se les incite a hacerlo, teniendo un entorno de lectura y haciendo de estos momentos algo divertido, tanto que lo hagan por sí solos, por que lo encuentre placentero.
    Es muy importante que cada niño sea libre de elegir el libro y sobre todo que no se les obligue, tiene mucha razón cuando se dice que los niños a partir d elos 13 años acabn odiando la lectura porque se les obliga a leer algo que nadie les ha preguntado si les gusta.
    Leer no sólo te enseña a desconectar, y te abre la mente a mundos nuevos, sino que con la lectura también se aprende a escribir, a narrar, se aprenden palabras nuevas, etc.
    La lectura es algo que no debe perderse y para eso todos debemos colaborar.

    aula 211

    ResponderEliminar
  123. Este artículo me ha gustado bastante y estoy muy de acuerdo con todo lo que dice. Hay que potenciar la lectura desde pequeños y hacerlo de manera divertida sin que suponga una obligación, de esta manera serán ellos quién tomen la iniciativa de coger un libro por sí sólo, el simple hecho de la curiosidad ya les incita a ello.
    Como bien dice en el artículo, ya no sólo que te obliguen a leer sino que además te lo califiquen hace que pierdas el interés, me ha gustado mucho la idea de proponer a los alumnos que lean un libro con un fin diferente, un fin lúdico, entretenido e interesante para ellos como puede ser un debate, lo que me parece muy interesante a la vez que productivo porque consigues que lean y que reflexionen entre ellos de la lectura.
    Hay que inculcar desde niños ese espacio del que habla de tranquilidad, bien estar y autonomía que proporciona la lectura y así ellos mismos lo disfruten.
    Leer un libro o un cuento potencia, además de vocabulario, expresiones y sentimientos, la imaginación y creatividad del niño.
    Se debe de potenciar la lectura y disfrutar de ella porque proporciona mucho más de lo que creemos.

    Beatriz López
    Ed. Infantil. Grupo 211 (UAM)

    ResponderEliminar
  124. Alicia de la Vega Campos9 de octubre de 2013, 4:58

    Este blog refleja una gran parte de la realidad infantil. La lectura forma parte de nuestra vida crece y se trasforma con nosotros, pasando por nuestras distintas etapas, momentos y sobre todo gustos, géneros y temas sobre la misma.
    En el nivel de la educación infantil las profesoras procuramos que los niños aprendan a hacer uso del lenguaje y se inicien en el aprendizaje de la lectura y la escritura. Para ello nos apoyamos en darles las herramientas necesarias para la lectura y sobre todo fomentar el interés por la misma.
    Sin embargo muchas veces vemos estos intentos frustrados al ver que no hemos conseguido trasmitirles correctamente este interés o motivación. Creo que la respuesta la tenemos claramente ante nosotros.
    Como bien aparece en el blog fomentar la lectura a los niños trata de conseguir que lean por placer y no por obligación, debemos entonces, darles ejemplo y mostrar nosotros en un primer lugar el interés y la importancia que este tema merece, habilitando momentos de lectura en casa, y comentando después en la cena rasgos que me están gustando del libro. En el aula existen rincones para la lectura, que nosotras como tutoras debemos cultivar y actualizar todos los meses con libros de diferentes temáticas y dificultades, consiguiendo así que los niños elijan de forma autónoma qué libros les gustan más y cuándo pueden subir de dificultad.

    Creo que es importante recordar que no existe una edad concreta para empezar a leer, hay niños que muestran inquietudes desde el primer año de edad por conocer la lengua escrita y no debemos retrasar los adultos el comienzo por miedo a que no estén preparados, debemos darles la oportunidad experimentar con los libros desde la más tierna edad, observar los colores, texturas y dejar que disfruten de ellos en compañía de su familia o compañeros de clase. El ejemplo de Matilda ha sido muy apropiado como ejemplo de esto, no importa cuándo si el niño está motivado.

    Me apunto los títulos que aparecen en esta entrada del blog y recomiendo un libro que me gusta especialmente por las ideas que aporta sobre iniciación a la lectura: “Cómo enseñar a leer a su bebé” de Glenn Doman; para todos los padres atrevidos que quieren estimular a hijos en la lectura desde bien pequeños.

    Alicia de la Vega Campos
    4º Ed. Infantil - Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  125. Hola,Ana.
    Me interesa mucho lo que has apuntado.Estoy de acuerdo contigo.En mi opinión,los libros son un mejor amigo de nosotros para siempre. A través de leer,aprendemos a pensar, a reflexionar, a saber muchas cosas diferentes.Me parece que leer es un proceso constante.Algunas personas poseen la opinión de que los niños pequeños no hacen falta que lean porque no sepan leer.Por eso,muchas familias no proporcionan un buen ambiente de lectura para sus hijos.Desde mi punto de vista,los niños deben leer desde que eran bebés.Aunque no entienden,los sonidos les estimulan.Me acuerdo que un día leí un cuento a una niña de 3 años que todavía no sabia leer las letras.Se me olvidó a leer una página,me dijo:¨Nonononono, no es así.Primero,la hada le dio la llave,por eso pudo abrir la puerta.¨Como ante su mamá ya se lo ha leído mucha veces este cuento,la niña tiene una memoria de cómo pasará el cuento,aunque todavía no sabe leer.Con esto quiero decir que no hace falta que nos preocupemos de que los entiendan o no,es importante que los niños tengan una costumbre de escuchar los cuentos.A través de escuchar,los niños piensan y imaginan,enriqueciendo los conocimiento,aprender de una forma natural.Poco a poco ,los niños tienen el interés de leer,ya querían leer independiente.Una buena costumbre de leer influye toda la vida de una persona.Les ayudamos a establecer un buen ambiente de leer desde muy pequeños a los niños.
    Qun Zhang
    Grupo 211
    Educación Infantil de UAM

    ResponderEliminar
  126. Como persona, como educadora infantil y futura maestra y por supuesto, como leectora, recomiendo encarecidamente fomentar la lectura desde la infancia.
    Es maravilloso leer este articulo y recordarme en brazos de mi madre cuando era pequeña y me leia, o al regresar del colegio, y despues de merendar, coger el libro que habia traido de la biblioteca y leer en voz alta junto a mi madre.
    Me he criado en un ambiente rodeada de libros, pues mi padre, es un amante de la lectura. Tal vez mi aficion a la lectura venga de ahi, o tal vez no. Pues con mi hermano pequeño, pasa todo lo contrario.
    Considero que la lectura tiene que ser un acto voluntario en los niños, y no hay que obligarles, pues tampoco es ético intentar que amen algo que no les gusta. Pero si lo hacemos de tal forma que despertemos en ellos la curiosidad, mostrandoles libros atractivos, dedicandoles tiempo, espacios y ambientes propicios, quizá comiencen a interesarse por la lectura.
    Sobre todo cuando son pequeños, les podemos ofrecer los adultos distintos libros, pues gozamos, hoy en dia, de una gran variedad de generos, relatos, autores, etc. De esta forma, son los propios niños los que crean sus preferencias y sus gustos, pues no a todos nos gustan los mismos libros.
    Para mi la lectura es placentera, es liberadora, desarrolla muchisimo la imaginación, y es una fuente de conocimientos.

    Elena Carmena Robles
    Ed Infantil, grupo 211 Universidad Autonoma de Madrid

    ResponderEliminar
  127. Buenas tardes Ana.
    En mi opinión estoy totalmente de acuerdo con la entrada y me ha parecido bastante interesante.
    Yo también pienso que es imprescindible iniciar a los niños desde edades tempranas a la lectura, aunque no sepan leer, a través de cuentos con imágenes..etc.
    Como futura educadora pienso que el momento de la lectura, debe ser un momento cómodo y placentero donde los niños se diviertan y se sientan participes. Para ello los libros que les ofrecemos tienen que ser llamativos, creativos y que capten su atención, ademas de ofrecerles un espacio adecuado donde el niño se sienta a gusto.
    Nunca debemos obligar a los niños a que lean, pero si motivarles a que leer es divertido y no aburrido.
    Con el paso de los años cuando los niños son adolescentes van leyendo cada vez menos, pero por la simple razón de que leen libros que no les gustan.
    Los niños deberían leer libros que les gustan, potenciando una lectura libre y significativa.
    Nosotros como educadores debemos tener en cuenta lo que desean nuestros alumnos y de una forma lúdica hacerles participes de la lectura e inculcarles que la lectura es un momento que provoca muchos sentimientos y emociones, y que potencia nuestra imaginación y creatividad.
    Como dijo Emily Dickinson «Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro»,

    ResponderEliminar
  128. Buenas tarde Ana
    Me ha parecido un artículo muy interesante y que ha despertado en mí varias reflexiones. Lo primero es que mi caso ha sido crecer en una casa donde he visto desde pequeño a mis padres y hermanos leer, no es que estuvieran leyendo a todas horas, pero se solía leer y se comentaba sobre los libros que leían.
    A mí, no es que me impusieran la lectura, pero si se me animaba a leer puesto que es muy recomendable que el niño vaya leyendo desde pequeño. Incluso yo solía leer el periódico y me informaba de las noticias deportivas que era lo que más me interesaba.
    En el colegio, en Primaria siempre incidieron mucho en que había que leer mucho, pero incidian más en los que tenían más problemas y menos soltura a la hora de leer. Más tarde en ESO y Bachillerato se ponía más como una obligación y yo creo que ese es el principal problema, "cuando leer se convierte en una tortura y una obligación en vez de en un entretenimiento".
    También decir que yo lo que le diré a mis alumnos es que si empiezan a leer un libro y no les gusta lo que leen, es decir, si llevan un par de capítulos y la historia no les llama la atención y no les está enganchando es mejor que dejen ese libro y cojan otro, porque leer tiene que servir para disfrutar y para leer historias que al niño le gusten y le hagan viajar a un mundo en el que le gustaría estar y así potenciar su imaginación. Sim embargo, si leen algo que no les gusta se convertirá en algo desagradable y cada vez tendrá menos ganas de leer.
    En definitiva, que creo que hay que potenciar la lectura porque es algo maravilloso que nos hace imaginarnos lugares y aventuras que no se pueden alcanzar de ninguna otra manera, y por esto mismo, hay que potenciarlo como algo maravilloso y no como algo tedioso y que hay que hacer por obligación.
    Raúl López Trejo
    3º Ed. Primaria

    ResponderEliminar
  129. Como aficionada tardía a la lectura, me resultan interesantes algunos de los puntos que se señalan en la entrada del blog.
    El hecho de que la lectura colabore con el desarrollo del espíritu crítico y la personalidad es extremadamente cierto. Además de emociones y experiencia, la lectura nutre, a aquellos que se dejan embaucar, de una variedad enorme de vocabulario así como de una capacidad de orden exagerada que más tarde podrán usar en beneficio propio a la hora de expresar ideas o sentimientos, además de explicarse con mayor claridad y de una forma más sencilla.

    Relacionar la lectura con el juego es siempre una idea genial para adentrar a los niños en este mundo pero le encuentro alguna pega. Tiene que existir un momento en el que la lectura deje de ser un juego y pase a ser una voluntad que nazca por voluntad propia. Además, la idea de usar el juego para todo me resulta un recurso muy recurrente.

    Por otra lado, estoy totalmente de acuerdo con el aprendizaje por imitación y con el espacio destinado para la lectura. Creo que el entorno en el que uno se desarrolla influye enormemente en los hábitos de cada persona. De esta manera, si crecemos rodeados de gente lectora, de familiares que nos trasladan su pasión por la lectura y que saben inculcarnos los beneficios de ésta, nos convertiremos, sin duda alguna, en devoradores de libros. Por otros lado el crear unas rutinas puede ser ventajoso para el niño o niña o puede convertirse en una obligación. Es cierto que tiene que haber un sitio para disfrutar de la lectura pero no siempre tiene porque ser en el mismo horario. Como ya ha dicho Ana María en más de una ocasión: "Hay momentos para unos libros y momentos para otros". Hay veces en las que se está más por la labor de leer y otras en las que menos. Si tenemos un horario prefijado, los días que queramos leer más vamos a encontrarnos con un problema que es la ansiedad y los días que, por el contrario, queramos leer menos, tendremos otros problema que es el tiempo, lo despacio que pasa.

    Por eso me gustaría concluir diciendo, que si un niño quiere leer, déjenle, ya hará lo demás después; y si un niño no quiere leer, denle tiempo y creen curiosidad en él.


    María ONGIL
    3º Ed. Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  130. Este articulo me ha parecido muy productivo porque me suenan muchas cosas vistas en clase de literatura y vistas en los años en los que estudié en el Técnico Superior.
    Creo que es muy importante que los profesores tengan en cuenta antes de leer un cuento que es lo que están leyendo, que mensaje transmite para los niños y que queremos conseguir. En nuestro ámbito, Educación Infantil, tenemos que tener muy en cuenta que todo lo que damos en clase es una influencia para nuestros alumnos y como muchas veces nos han repetido: No podemos leer algo que no hayamos leído con anterioridad en un aula.
    Aquí veo una realidad de nuestro ámbito. La lectura, en mi caso, forma parte de mi día a día desde una edad muy temprana. Depende mucho de las personas el sentimiento que se tenga frente a a lectura, pero creo que si uno ama algo es capaz de transmitirlo con la misma fuerza.
    Hay a muchas personas a las que no les gusta la lectura porque en los años de Secundaria, Bachillerato o en sus años de Universidad, cómo les ha pasado a muchas compañeras, les han obligado a leer diversos libros y les han truncado lo qu son las ganas de leer.
    Es importante la lectura para todos y hay que tenerla presente día a día.
    Sara Calvo Fernández-Huerga
    Universidad Pontificia Comillas-4º Grado Ed.Infantil

    ResponderEliminar
  131. En mi opión este artículo tiene un punto de vista bastante acertado. Es muy importante que la lectura se haga por placer y no por obligación.
    El introducir a los niños en la lectura debe de ser un proceso continuo que puede empezar en sus casas y en las escuelas infantiles con los rincones de lectura y los cuentos que les narran los adultos. Deben de acercarles este mundo, creándoles curiosidad, desarrollando su imaginación, su capacidad de abstracción y numerosas aptitudes que les servirán en el desarrollo de su vida adulta.
    Cuándo comienzan a aprender a leer por ellos mismos sienten algo especial, esa sensación es la que hay que utilizar para que la curiosidad por la lectura no acabe con lo meramente académico.
    Todas sus experiencias con la lectura aportarán algo a su aprendizaje, ya sea a corto, medio o largo plazo, siempre que las lecturas se hagan de manera consciente, es decir se sinteticen y se entiendan las ideas que se extraen. Es el caso de las fábulas, por ejemplo, que suelen acabar con una moraleja sobre la que se reflexiona y se aprende.
    Todo los valores sobre la lectura no solo se aprenden como un ejemplo de lo que ven en la familia sino que influyen otros factores como el social, escolar...
    Cada uno debe de encontrar aquella lectura que le guste, pasando por las diferentes etapas mencionadas, de este modo el leer será un placer.

    DANIEL ANTE QUIÑONES
    UAM 2º G.EDUCACIÓN INFANTIL
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  132. La lectura, sin ninguna duda, es una actividad fundamental en la vida del ser humano. Leer significa enriquecerse, disfrutar, conocer otros mundos y aprender. Por ello, es importante su iniciación desde la infancia, tal y como apunta este artículo.
    Los niños deben crecer en un ambiente en el que la lectura sea algo positivo, donde ellos mismo se den cuenta de la importancia que tiene leer y de que lo vean como algo primordial en sus vidas. Hay que dejarles libertad a la hora de elegir los libros que deseen, ya que sean cuales sean, sacarán provecho de ellos. A medida que van creciendo, los gustos se reducen y esto les lleva a leer lecturas que traten sobre un mismo tema.
    Sin embargo, el gusto por leer se ha visto reducido debido a la obligación que los adolescentes tienen en algunos de sus cursos. La lectura forma parte de nuestra vida cotidiana, y las personas no necesitan que se les obligue a leer, porque recurrirán a ello de una forma u otra, con total libertad siempre.

    Leer mejora el vocabulario, incrementa la imaginación y fomenta la creatividad. Los niños crecen rodeados de libros, y serán ellos quienes acaben incitándonos a nosotros a leer más.


    ANA COLLADO MARTÍ
    Educación Infantil, grupo 211, UAM

    ResponderEliminar
  133. “Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros”, decía Fran Kafka. Y no carecía de razón. La lectura, te cautiva si te llega, si te apasiona, y no si te la imponen. La experiencia ya nos demuestra que forzar las cosas no da buen resultado. Como futuros maestros somos también responsables de evitar ciertas tendencias como obligar a leer libros y evaluar con exámenes dichas lecturas, que no hacen más que generar rechazo por los libros.

    Atrevámonos a leer y sintámonos afortunados de la maravillosa literatura que nos rodea que nos hace libres, críticos, creativos… curiosos…

    “Quien busca en la ficción lo que no tiene dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto fundamento de la condición humana”. Mario Vargas Llosa

    Laura Peiró
    3º Educación Primaria. UPComillas

    ResponderEliminar
  134. cristina serrano castillo16 de octubre de 2013, 14:35

    Me parece muy interesante todo lo que se habla en este articulo, y a su vez estoy de acuerdo con todo.
    Es cierto que debemos hacer que los niños vean la lectura, como algo entretenido, disfruten de ella, y no la vean como una obligación.
    Es muy importante inculcar a los niños desde pequeños, motivarles en la lectura y hacerlo de una forma que el niño se sienta cómodo, tranquilo para que disfrute de ella.
    Debemos acercarles a la lectura, aunque no sepan leer, mediante las ilustraciones, manipulación, puesto que un niño mediantes las imágenes desarrolla diferentes capacidades, además de relacionar el lenguaje visual y el oral.
    A través de la lectura se aprenden diversas cosas, no es solo una simple lectura y una historia;, desarrollar la memoria, despierta sentimientos, ampliación de vocabulario, nos hace reflexionar, nos obliga a estar atentos, a concentrarnos en lo que estamos leyendo y no perder el “hilo” de la lectura, es decir, seguir una historia.
    Todos hemos pasado por lo mismo, y es cierto que todo lo que se hace por obligación sin ninguna motivación, se hace a disgusto y se pierde el interés.

    Cristina Serrano Castillo
    2º Educación infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  135. Creo que la lectura puede ser una vía a través de la cual los maestros pueden enseñar múltiples conocimientos a sus alumnos.
    La lectura de cuentos en Infantil no solo ayuda en el área del lenguaje, nos ayuda a las profesoras y profesionales en la educación a explicar muchos temas basados en valores, abstractos o contenidos que queremos repasar y reforzar. Además nos abre puertas para la globalización, es decir, a través de ellos podemos enseñar, matemáticas, arte, conocimiento del medio…
    El uso de los cuentos en infantil para trabajar puede ser una herramienta muy útil para tener un medio comunicativo que favorece la relación entre alumno y educador y a su vez, nos permite utilizar la fantasía para introducir a los niños en un mundo desconocido para ellos.
    En definitiva los cuentos forman una parte muy importante en la infancia de los niños, por que como maestras podemos aprovechar este recurso para enseñar un montón de cosas.

    Cristina Llantada
    4º magisterio de educación infantil
    universidad de comillas

    ResponderEliminar
  136. Inculcar a nuestros alumnos el amor por la lectura quizá sea uno de los mejores regalos que podemos hacerle. La lectura como bien se dice líenas más arriba, forma parte de la vida. Los niños se evaden en ella, sueñan con ella, descubren nuevas experiencias, crean nuevos pensamientos. Es evasión y llena muchos espacios de ocio.

    Pero no solo esto , sino que también favorece un mejor desarrollo afectivo y psicológico en los niños, les da la oportunidad de experimentar sensaciones y sentimientos con los que disfrutan, maduran y aprenden. Esto significa contribuir a un mejor desarrollo de la personalidad.

    Con los libros ríen, sueñan y viajan a otros mundos; comparten momentos gratos tanto en la escuela como con la familia. Pero también se aburren o sienten pereza ante ellos. Muchas veces aprenden a odiar la lectura en la escuela, y es que vaya paradoja, no? El problema reside en hacer leer algo que ni les interesa ni les gusta. Mucho menos evaluarles sobre dicha lectura, pues se pierde así el disfrute e interés de la misma. Se trata de proponer, no imponer.

    Está demostrado en numerosos estudios que la lectura mejora la capacidad y el progreso lingüístico de los niños. De hecho, cuanto antes se expone a un niño a la lectura, mejor es su capacidad lingüística y sus habilidades. Aprenden las palabras con mayor rapidez y mejoran en comprensión .

    Cada autor con su obra nos aporta una visión del mundo. Por eso, como maestras debemos de seleccionar bien aquellos libros que queramos que lean nuestros alumnos y , para ello, habrá que leerlos previamente y analizar cuales son las necesidades alumnos.

    Añado una cita : “La lectura nos regala mucha compañía, libertad para ser de otra manera y ser más”. Pedro Laín Entralgo.

    Marta Oujo Fernández
    3º de Educación Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  137. La lectura es fundamental para el desarrollo y crecimiento personal de una persona.

    Bajo mi punto de vista esto debe partir siempre de los alumnos. Los factores familiares, escolares y sociales son los que influyen directamente en el hábito lector, por eso, como futuras maestras, debemos ofrecer las oportunidades y espacios en el aula para crear ese gusto y disfrute de la lectura.

    Me ha gustado mucho la frase "si se logra que el niño experimente en primera persona que leer es divertido, ya se habrá dado un primer paso en la aproximación a la afición por la lectura".
    Nuestra difícil labor surge a partir de esa primera experiencia, donde debemos proporcionar los recursos necesarios.

    Los niños deben leer siempre por placer, y no por obligación. La experiencia prueba que esto no es solo un ideal sino una realidad.
    Creo que es fundamental que los libros también se aproximen a los intereses de los niños y, en nuestro aula de infantil, debemos contar con una extensa tipología de lectura, así como libros de fantasía, valores, aventuras o artísticos.

    Marta Nuño Utande
    4. Educación Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  138. Gracias a los libros podemos viajar a la otra punta del mundo e incluso a otros mundos, pero para ellos debemos sumergirnos en un momento personal.
    Que los niños desarrollen esa pasión por la lectura en parte nos compete como profesoras o personas cercanas al niño. Pues somos uno de los factores claves para que el niño se acerque y conozca el mundo lector.

    “Se trata que conseguir que un niño lea por placer, no por obligación”, ¿De verdad es esto lo que estamos consiguiendo en nuestros colegios?; no, en los colegios durante muchos años se han impuesto ciertas horas de lectura y libros obligatorios que lejos de acercar este arte a los niños lo ha expulsado para siempre de sus vidas.

    Nosotras como futuras profesoras estaremos presentes en el proceso de leer de nuestros alumnos y tenemos la responsabilidad de acompañarles y enseñarles en ese amor por leer. En nuestra etapa algo fundamental son los libros, tenemos que contarles cuentos. Pero no vale contarles cualquier cuento, debemos de seleccionarlos con cuidado y pulcritud, pues no todos los cuentos son apropiados para todas las edades, todos los niños o todos los entornos. Por ejemplo a seleccionarlos nos pueden ayudar editoriales o blogs como este.

    De los libros juveniles nombrados en esta entrada he de decir que son unos libros de fantasía excelentes ya que personalmente me los he leído todos y varias veces. El truco para que un libro enganche es la historia y estos escritores saben cómo captarte incluso durante una saga.

    Esta entrada te ayuda a darte cuenta de lo importante que es acercar la lectura a los niños para que aprendan a apreciarla y desarrollen el gusto por ella.

    RAQUEL ÁLVAREZ GARCÍA
    4º EDUACION INFANTIL
    UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

    ResponderEliminar
  139. La lectura es uno de los principales recursos para aprender. Desgraciadamente, hay mucha gente que por dificultades o cosas varias, le cogen manía a la lectura, ese hasta hace no muchos años era mi caso.
    El gusto por la lectura se debe inculcar como bien menciona el artículo desde pequeños en la escuela de una manera motivadora y casi lúdica, debe iniciarse casi como un juego más para los niños. Este sería el planteamiento ideal a demás de ir ajustando las lecturas de clase “obligatorias” al gusto de los alumnos.
    Sin embargo, este no es el caso de la mayoría de colegios. En muchos, se fuerza al niño al que le cuesta leer a hacer sin pensar en motivarle o buscarle lecturas más afines a sus gustos o capacidades. Es, en este momento, cuando se comienza a crear la dejadez de mucha gente ante la lectura.

    Por otra parte, no debemos tirar nunca la toalla, como maestros o futura maestra en mi caso. Debemos intentar cambiar esos puntos de vista, ajustar la lectura y proponer actividades en clase que no sean el conocido y temido resumen para nota. Contamos con una gran variedad de libros para toda clase de lectores y con alumnos con una gran imaginación, seguramente aún por desarrollar a la cual podemos sacar más partido del que seguramente sepamos.
    Todo lector, ya sea bueno o regular, necesita un libro que le enganche, por lo que no debemos desanimarnos en la búsqueda de libros que consigan convertir nuestro tiempo de ocio y el de nuestros alumnos, en tiempo de lectura.


    CRISTINA ARANGO DE JUAN
    3º EDUCACIÓN PRIMARIA
    uNIVERSIDAD PONTIFICIA DE COMILLAS

    ResponderEliminar
  140. Me parece un comentario muy completo sobre la lectura y lo que conlleva su proceso e iniciación. Como bien dice Ana María, la lectura tiene que realizarse por gusto no por obligación. Este es un tema que perturba a los niños que son obligados a leer, que luego no pueden disfrutar de un libro que realmente les guste porque piensan que será aburrido. La función de los maestros es precisamente esa, un fomento de animación a la lectura, buscar la motivación adecuada a cada edad y cada alumno para iniciar el proceso.
    No es única función de los maestros, sino también de las familias, como en la famosa historia nombrada de Matilda. La lectura para un niño es un proceso que tiene que llegar, por motivación, por investigación, descubrimiento, que sea por iniciativa propia, pero para ello necesita de la ayuda del adulto. En muchos niños pequeños de menos de 3 años comienza el interés por la lectura a raíz de la imitación de sus familias, cogen un cuento, una revista y se sientan a leerlo como sus padres, o la típica imagen de un niño contándole un cuento a sus muñecos como sus padres se lo cuentan a él.
    Es nuestro deber fomentar el ánimo a la lectura de manera natural y no forzada adecuándola y adaptándola a las necesidades e intereses de cada alumno.

    CARLOTA JUAN Y SEVA MANSILLA
    4º EDUCACIÓN INFANTIL
    UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE COMILLAS

    ResponderEliminar
  141. La lectura favorece un mejor desarrollo afectivo y psicológico en los niños, les da la oportunidad de experimentar sensaciones y sentimientos con los que disfrutan, maduran y aprenden; con los libros ríen, sueñan y viajan a otros mundos; comparten momentos gratos en familia reforzando así el vínculo con los padres... En definitiva, con la lectura los niños crecen en todos los sentidos.

    Poco a poco la televisión se está convirtiendo en algo muy importante, y los videojuegos se ganan la atención de muchas personas, tanto niños como adultos. Con esto, no es difícil entender por qué los libro están siendo cada vez más olvidados y apartados de la rutina diaria.

    El hábito de la lectura comienza en casa y, por supuesto, debe ser reforzado en el colegio. Debe inculcarse el interés por las letras, no como una algo aburrido y obligado, sino como un momento de distracción y entretenimiento.


    Como futuros maestros, es imprescindible que enseñemos a nuestros alumnos el gusto por la lectura y transmitirles nuestro entusiasmo por ello. Pero es muy importante que sepamos elegir libros adecuados para nuestros alumnos y su correspondiente actividad sin recurrir a los famosos resúmenes de cada capítulo. Un ejemplo de actividad podría ser la siguiente:
    Consiste en una cartulina pequeña y doblada por la mitad en la que los niños anotan los títulos de los libros leídos. Al lado de cada título pintan un círculo de color verde si el libro les ha gustado mucho, un círculo de color amarillo si el libro que han leído les ha gustado un poco, y un círculo de color rojo si el libro no les ha gustado. Por otro lado pueden aparecer las siguientes actividades en la ficha:
    - Inventa y escribe otro final para el cuento leído.
    • Dibuja lo que quieras del cuento que has leído. Recórtalo y pégalo en tu ficha. Explica tu dibujo.
    • Si tú estuvieras dentro del libro leído, ¿qué harías? Escríbelo.

    Por último decir que desde pequeña me gustó mucho leer cuentos e inventarme historias, era muy creativa. Pero en el momento en que en secundaria y bachillerato comenzaron a mandarme libros y a hacerme exámenes sobre ellos, comencé a coger un poco de manía a la lectura. No me daban a elegir entre varios ejemplares y además lo utilizaban únicamente como herramienta para evaluar.

    Teresa Aleu Banegas
    3º Ed.Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  142. Al leer este artículo he recordado mis prácticas del año pasado. En ese colegio leen cuentos a todas horas y uno tras otros, lo más curioso no era que los leyeran porque la profesora lo decía, sino porque los niños lo pedían.
    Es maravillo ver como todavía hay niños que leen por placer, porque les gusta, no por obligación o porque se les imponga.

    Conseguir que sucedan cosas así no es fácil. En mi opinión y de las tareas más difícil de una maestra, enseñar a amar la lectura, pero no debemos olvidar que los padres también tienen un papel importante. Los niños aprenden por imitación y repetición, que mejor manera de que sientan placer por la lectura que viéndonos a nosotros.

    Isabel Nieto Díaz
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  143. Todos somos conscientes de que la lectura favorece en los niños el desarrollo de muchas capacidades como pueden ser la creatividad, la inteligencia, la imaginación, la concentración… y de la misma forma que los juguetes están presentes en la vida de los niños, también deberían estar los libros.

    Estoy muy de acuerdo con intentar despertar en el niño el placer por la lectura de la forma más lúdica posible para conseguir que lea por placer y no por obligación, pero esta no es una tarea sencilla.

    Este año estoy haciendo mis prácticas en primero de primaria, y me he dado cuenta de que los alumnos ven “el rincón de lectura” como un premio en su día a día. Ellos mismos son los primeros que cuando acaban una actividad preguntan si pueden coger un libro, y la tutora utiliza la lectura como una recompensa en el aula. Así, si los alumnos han trabajado bien, tienen derecho a leer durante un tiempo en el lugar que ellos elijan. Disponen incluso de unas alfombrillas para poder salir a un patio con el que se comunica la clase y, al observarles, he podido darme cuenta de que realmente disfrutan leyendo. Incluso disfrutan aquellos niños que todavía tienen dificultades con la lectura, porque también aprenden y se sumergen en las historias observando las ilustraciones e incluso imaginando su propia aventura.

    Por eso, pienso que nuestra misión como maestros de hacer que los niños se interesen por los libros no es tan complicada en el primer ciclo de primaria, y que ésta se va haciendo más difícil según van pasando de curso. Como se comenta en el artículo, está claro que son varios los factores que intervienen en que un niño se haga o no se haga lector, y nosotros vamos a ser responsables del ámbito escolar. Es cierto que no vamos a contar con una varita mágica para conseguir que nuestros alumnos se hagan lectores, pero tenemos un gran poder como maestros y no podemos desperdiciarlo. Así, deberemos conocer una amplia variedad de libros infantiles y juveniles con los que poder contar como herramienta, y también aprender a seleccionar qué queremos que nuestros alumnos lean y por qué. De la misma manera, podremos aprovechar la oportunidad que nos ofrecen los libros para introducir un determinado contenido o sacar a relucir un tema que nos preocupe, como hemos visto en clase con algunos cuentos.

    Para terminar, estoy completamente de acuerdo en que la lectura no tiene por qué convertirse en un instrumento evaluador, y que es verdad que la adolescencia se convierte en una etapa crítica para los alumnos en el ámbito de la lectura porque muchos profesores la utilizan con fines meramente evaluativos.

    “Mucho más importante que recomendar libros es fomentar el amor a la lectura” (Burrhus Frederic Skinner)

    Rocío Sánchez Marbán
    3º Educación Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  144. Buenas Tardes Ana María:

    Me ha gustado mucho esta entrada al blog, estoy totalmente de acuerdo en muchas cosas, admito que durante mi etapa escolar me leía los libros de mala gana ya que eran bastante aburridos.

    Al igual que pone en esta entrada del blog debemos de dejar a los niños que lean cosas que les guste, que les motive,que lean por que disfruten de el libro y no por obligación, si no de la otra manera podemos hacer como han hecho con muchos de nosotros que repudien la lectura y dejen de leer.

    Por ejemplo en mi centro de prácticas en mi clase de quinto de primaria el otro día la tutora preguntó que a quienes no le gustaba leer mucho, los niños se sinceraron y la mayoría levantaron la mano y coincidían en lo mismo " Los libros son un rollo" en ese momento a mi tutora se e encendió la alarma y pidió a los que les gustaba leer que recomendaran libros interesantes a los que no y la verdad que no fue del todo mal.

    Por eso lo maestros debemos de motivar a la lectura a nuestros niños ya que la lectura es muy importante durante su etapa de aprendizaje porque no solo les enseña a pensar por si mismos si no también fomentan su creatividad , su comprensión lectora y sus habilidades lingúisticas.

    Mª José Canseco Cabrea
    Universidad Pontificia Comillas
    3º Educación Primaria

    ResponderEliminar
  145. Buenos días Ana María;
    Me parece muy interesante esta entrada en el blog y se la recomiendo a todas las personas que estén preocupadas o interesadas por el proceso de la lectura en los más pequeños, en el comienzo de lo que podíamos llamar la vida lectora de una persona.
    Es interesante para mí como futura maestra, tener siempre muy presente las etapas por las que pasan los niños, como bien hemos estudiado en los años anteriores de la carrera, unas etapas que pueden variar en función del niño, y también, como podemos leer en esta entrada del blog, depende también del entorno familiar, ya que no es lo mismo una familia que lea mucho, tenga muchos libros en casa y anime a los más pequeños a leer e interactuar con los libros que una familia que no se interesa por este tema, y que como en el caso de Matilda, hasta se lo ponen difícil cuando la niña se interesa por tener un libro.
    En la sociedad actual, si cabe, es más importante todavía formar parte de una familia y un entorno con este ánimo lector, ya que el ritmo de vida y las características de las familias modernas, no favorecen ni facilitan en nada, desde mi punto de vista, estos aspectos.
    Como maestras, debemos ser conscientes de cómo es nuestra sociedad, y presentarles a los niños de la manera más lúdica posible todo el tema de la lectura, para que desde pequeños lo vean como algo divertido y bueno para ellos, de lo que puedan disfrutar; creando de esta manera un interés casi innato en los niños por todo lo relacionado con el mundo de las letras.
    Paloma Madrazo Clemente
    4º Educación infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  146. “La lectura suele ser a corto, medio y largo plazo enriquecedor para sí mismo y para los demás”. Es una de las frases que me han hecho meditar y creo que no le falta razón ya que es una de las primeras formas de mantener una base de conocimiento. La lectura es algo que se nos presenta desde que somos muy pequeños, mantenemos los primeros contactos con éste de forma sensorial, visual… La lectura si la trabajamos desde las primeras edades ayudaremos al niño a que forje sus propios conocimientos y gustos sobre los tipos de lecturas y la temática que más le agrade leer. Además, son interesantes porque les ayuda a realizar un proceso de reflexión después de cada lectura y a mover el pensamiento, ejercitarlo.

    “Un lector se hace mediante el colegio, la sociedad y la familia” otra de las frases que creo conveniente recalcar ya que si en el entorno del niño no hay una lectura por parte de la gente que le rodea el niño no le dará importancia, no habrá una motivación que le anime a iniciarlo. La lectura se puede trabajar como forma de juego para iniciarles a conocer este ámbito y poco a poco ir trabajando la imaginación del niño con sus propias lecturas.

    Lo que más importante considero es que la lectura siempre sea un placer para el niño, que lo pueda trabajar en una zona relajada y sin interrupciones como se dice en este comentario. Gracias a la lectura los niños aprenden a conversar con otras personas y a organizar sus ideas y mejorar su forma de expresión.

    Rocío Martínez López
    2º Educación Infantil. Grupo 211
    Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

    ResponderEliminar
  147. Es cierto que muchas veces leemos libros que no son de nuestro interés pero debemos hacerlo. Los niños deben observar, manipular… cada uno de los cuentos que hay en el aula o incluso en su casa y no necesariamente estos deben ser cuentos, sino también revistas, periódicos…

    Estos y otros recursos serán buenos mecanismos de introducción a la lectura ya que desde la propia libertad e iniciativa del individuo es donde verdaderamente se conseguirán unos buenos hábitos lectores.

    Observo que uno de los principales detonantes por los que un niño elije un cuento y no otro se debe al tipo de imágenes y colores que muestra.

    Desde la escuela debemos fomentar el gusto hacia la lectura, pero las familias también son una pieza destacable de este largo proceso. Será importante inculcarles la importancia de la lectura no como un método de rápida abstracción, sino como un mecanismo de diversión, relajación, entretenimiento... de ahí que sean ellos mismos los principales protagonistas y detonantes de los cuentos que quieren o les gustaría leer.

    Blanca Morante Castillo
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  148. Hola Ana María,

    Soy Domènec Peret, estudiante del Grado de Educación Primaria, y quería felicitarte por este gran blog que estas compartiendo.

    Me interesa especialmente la parte didáctica que compartes, para lograr entender cómo tenemos que enfocar la lectura en los niños.

    Nos has explicado de una forma muy clara algunas estrategias de lectura que podemos utilizar tanto profesores como padres. Pues la enseñanza de la lectura, el gusto por leer es un proceso complejo y a la vez emocionante, pero que requiere de una intervención e intención educativa.

    En mi opinión, lo interesante de captar la atención y las ganas por leer, es dar oportunidades de lectura en estado puro, no para competir sino para disfrutar mientras se lee un texto escrito, así considero que se puede alcanzar esa motivación hacia el mundo de las letras. Y recordar, tal y como has detallado en tu artículo “Los niños y la lectura”, la gran importancia de motivar con nuestro ejemplo, en la escuela o en casa, para que los niños puedan detectar indicios de que, a través de la lectura, pueden conseguir divertirse e incluso ser más felices.

    Tienes toda la razón, “leyendo se aprende a pensar”, que gran frase. Y un aprender de la lectura, es en definitiva uno de los objetivos de la educación y aunque sea un proceso lento y progresivo, se debe centrar más el aprendizaje en la comprensión de lo que se lee, que en el resultado de la lectura.
    Como futuro profesor, pienso que la comprensión lectora tiene que tener un papel relevante en el aprendizaje de los niños, pues de esta forma se les posibilitará de un desarrollo más efectivo en la sociedad que les ha tocado vivir, capaces de poder reflexionar lo que leen y también de poder fomentar su espíritu crítico, ofreciendo al niño un valioso instrumento que le permitirá construir su propio conocimiento.

    Domènec Peret Maroto
    Esudiante 4curso Grado Magisterio de Primaria
    UNIR

    ResponderEliminar
  149. Cuántas son las cosas que aunque nos gustan, nos parecen atractivas al convertirse en algo de deber, algo concreto y obligado que de repente ya no nos atraen tanto; incluso, cuántas cosas al convertirse en un deber las rechazamos automáticamente. Pues ese deber anula cualquier posibilidad de disfrute, ya que inevitablemente prima el hacerlo que el disfrutar mientras se hace como si no hubiera una fecha de entrega, o un tema concreto sobre el que reflexionar aunque quizás, por nuestra situación personal, nos llama más otro.
    Es fundamental, teniendo muy presente la etapa en la que vamos a trabajar, el ser permisivos, comprensivos y en definitiva “escuchar” al niño, no sólo en palabra sino en actitudes, comportamientos, etc. para así poder llegar a él con la importancia que requiere cada aspecto que le compone. Es ahí cuando por ejemplo al hablar de la lectura, qué esperamos teniendo un rincón de lectura en un aula de tres años o en cualquier clase del primer ciclo, ¿buscamos que lean a caso? ¿leerles los libros y exponerlos como en un museo? Si los libros de estas edades están repletos de ilustraciones que despiertan su curiosidad y captan su interés, ¿por qué privarles de ese disfrute? Entiendo como parte del proceso natural que el niño manipule el libro y si eso supone en deterioro del mismo, permitirlo. Con ello no quiero decir que si lo tira como una pelota no se diga nada al respecto, pero que si su motricidad carece de movimientos limpios para pasar las paginas y por ello, estas se arrugan, pues que así dejemos que ocurra. Entiendo mucho más valioso el acercamiento del niño hacia el cuento que el hecho de que esa hoja ya no esté lisa como recién salida de imprenta. Es más, un libro con aspecto de viejo y usado muestra por todas las manos y pensamientos por los que ha pasado, así lo enriquece, lo llena de valor y resulta más atrayente al haber captado el interés de muchos.

    Leyre Frías Arroyo
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  150. Es muy fácil estar disfrutando con un libro, ya sea manipulándolo, observando sus imágenes o leyéndolo y no querer desprenderse de él. Tan fácil como que te deje de gustar hacerlo porque te obliguen a ello.

    A mi me pasó algo parecido, me gustaba ver los libros y leerlos o no, dependiendo de cual fuera, hasta que llegó el momento de leerme un cuento cada día y contar de lo que trataba, en ese momento dejé de ver atractivos los cuentos y en consecuencia la lectura en general. Para mí la hora de la lectura era una cosa aburrida que deseaba que pasara rápido para poder jugar.

    Envidio mucho la gente que le gusta leer porque es un enriquecimiento tanto léxico como psicológico que algún día espero poder llegar a tener y volver a amar la lectura.

    Como futura profesora intentaré que esto no le suceda a ningún niño y hacer que la lectura sea un momento dinámico y divertido y lo recuerden como algo agradable.

    Zara Real Perales
    4º Grado Infantil
    Universidad Comillas

    ResponderEliminar
  151. Personalmente, pienso que leer es un gran placer. Los libros nos regalan la oportunidad de adentrarnos en la historia, leyendo creamos un mundo interior único utilizando nuestra imaginación, y esto es algo que no nos ofrece ningún otro recurso de entretenimiento.
    La lectura en Infantil es muy importante, debemos ayudar a los niños a que se abran en este magnifico mundo lector. Leer les ayuda a formarse como personas, les proporciona autonomía y ayuda a consolidar la personalidad de cada uno, para ellos debemos conseguir como maestras que la lectura sea divertida para el niño, que sea un momento de placer y que no se sienta en ningún momento obligado a leer. Es decir, tenemos que lograr que salga del niño la iniciativa propia de acercarse a los libros, para ello debemos dejar que desarrollen su curiosidad, que se acerquen a los libros, que los manipulen, los abran, los huelan...Como hemos visto en esta entrada del blog, el proceso manipulativo de los libros es esencial para despertar la afición por la lectura.
    El hecho de empezar a leer no es tarea fácil, la transformación del código lingüístico al código simbólico es un proceso lento y muy personal, como maestras debemos respetar el tiempo de aprendizaje de cada uno y los distintos ritmos.
    Lo que queda muy claro es que leer son todo ventajas y debemos fomentar este hábito desde pequeños para que puedan empezar a disfrutar cuanto antes de esta maravillosa actividad.

    Nerea Flórez Ruiz
    4º Educación Infantil.
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  152. Es verdad que muchas veces ocurre que desde pequeños vemos la lectura como una tarea escolar, y por tanto como una obligación, convirtiendo se así en algo aburrido. Por tanto, estoy de acuerdo en que hay que dar a conocer la lectura como una actividad lúdica y divertida en la que los niños van a aprender mucho y mejor, puesto que, no se les impone como una obligación.
    Hay que poner los medios necesarios para que los niños tengan acceso a los libros desde edades muy tempranas, despertando así, su curiosidad por los libros y por consiguiente, por leerlos.
    Tener un espacio de tranquilidad para leer es fundamental para que surja el placer por la lectura. al igual considero importante que leer el libro adecuado, en el momento adecuado, son unos factores muy importantes para que se de ese interés por la lectura.
    Tener en cuenta los distintos períodos de la lectura, es fundamental pues los niños han de escuchar a sus padres leerles un cuento, luego empezar a escoger ellos mismo el cuento y ya en una etapa más avanzada identificarse a sí mismos con los libros que escojan. Es la mejor manera para desarrollar ese interés lector.
    debemos poner los medios y desarrollar el habito de leer para que los más pequeños tengan un buen ejemplo para seguir y desarrollar su interés por la lectura, ya que es algo que nos puede aportar muchísimo en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Janina Zidarescu , 2ª Magisterio Educación Infantil , Grupo 211, UAM14 de noviembre de 2013, 13:47

      Autora comentario anterior

      Eliminar
  153. Buenas tardes Ana María,
    Aquí dejo mi aportación:
    La lectura esta íntimamente relacionada con el rendimiento escolar, es decir, que si un niño tiene el hábito de la lectura obtiene mejores resultados académicos. Y como futura maestra de primaria, este es un aspecto que debo tener muy en cuenta.
    El fomento de la lectura es fundamental en el centro escolar pero se debe ser consecuente también con las actuaciones como maestro. Por ejemplo, en algunos centros escolares (vivido en algún centro de mis prácticas) los niños son castigados en la biblioteca. Cuando hacen algo mal van a la biblioteca. ¿Qué conseguimos con esto? Que el alumno en vez de sentir ese lugar como un sitio tranquilo, en el que se encuentre a gusto, en el que poder evadirse, lo sentirá como un lugar al que va cuando hace algo mal y además a realizar castigos.
    Con actuaciones como estas, el alumno no se sentirá atraído por lo que hay en las estanterías de la biblioteca de su colegio y por el contrario no deseará volver de forma voluntaria a coger un libro y evadirse de su realidad.
    Y como consecuencia, no podrá ponerse en contacto con lugares, gentes, costumbres lejanas, que le impedirá recrear, se perderá la fantasía, entender el mundo que le rodea, en definitiva, ampliar su mundo.

    Por último, decir que cada niño es diferente y único, como comentamos en clase, cada niño lee lo que en cada momento siente que le apetece. Las etapas lectoras pueden servir como guía pero en ningún caso, como maestros, debemos frenar a ningún niño que lea lo que le apetece en cada momento independiente de la edad recomendada.

    Muchas gracias por descubrirnos tu blog, tan útil ahora y en el futuro.
    Susana Alonso UPC 3ºE.Primaria

    ResponderEliminar
  154. Hola Ana María,

    después de leer este artículo, creo que es muy interesante ya que nos puede ayudar como futuras maestras a conocer cómo acercar y crear gusto y motivación por la lectura en los niños.

    Actualmente considero que se está perdiendo el gusto por la lectura ya que en el sistema escolar, esta forma parte de trabajos obligatorios que conllevan al alumno a realizar actividades sin motivación, lo que deriva en el poco gusto por la lectura. Además, a esto debemos añadirle que no se contempla la lectura como entretenimiento en los niños ya que estos disponen de otros recursos electrónicos o redes sociales para el entretenimiento. Es por ello que está en detrimento, porque ese entorno escolar y la familia deben ser los que fomenten el gusto por la lectura, ya que son referentes para los niños. Es importante por ello que tanto en casa como en el colegio se conozcan las estrategias convenientes para ello.

    Es por todo ello que es importantísimo hacer del tiempo de lectura un momento lúdico. De la misma manera, la lectura debe ser un momento en el que se desarrolle en el lector la imaginación, la creatividad y se haga de ese momento un tiempo especial, donde se evada y entretenga con ello. Para esto los niños deben leer libros que llamen su atención, que gusten y quieran continuar con su lectura. No hacer de ello algo obligatorio y garantizar un espacio especial para el momento de leer, y conseguir así un mayor interés por parte del niño.

    Ana Pérez Rodríguez
    4º Educación INFANTIL. / Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  155. Me gusta mucho esta entrada porque creo que efectivamente la lectura forma parte de la vida y que el primer paso es hacer que el niño experimente en primera persona que leer es divertido.
    Creo que los profesores de Educación Infantil somos fundamentales en este proceso ya que tenemos la posibilidad de presentar a los niños la lectura como algo apasionante y útil en esa etapa de aprendizaje tan importante como son los primeros años de vida. O aunque sea, como bien dice la entrada, acercar a los niños a los libros para que los manipulen y poco a poco se vayan acercando a la afición por la lectura.
    Pero sobre todo de esta entrada me quedo con la idea de que “leyendo se aprende a pensar” ya que es algo que me repetía mucho mi madre y que según van pasando los años me voy dando más de lo cierto que es.

    Belén Mollá Silvela
    4º Magisterio Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  156. Hola Ana María.

    Me ha gustado la entrada, nos recuerda la importancia de poner en contacto al niño con la lectura desde edades tempranas, con el fin de que este hecho nazca de él por sí solo, por placer, hasta formarse como lector.

    La lectura, además de aportar entretenimiento y diversión, contribuye a desarrollar el pensamiento crítico y es una gran vía de conocimiento. Ayuda a comprender las circunstancias que nos rodean e incluso nuestros propios pensamientos y sentimientos, y a expresarlos.

    Como se indica en el texto, un niño que no está expuesto a ella desde muy pequeño, probablemente no sentirá curiosidad por este hecho y, como consecuencia, no se formará adecuadamente como lector.

    En mi opinión, es esencial que los padres fomenten este hecho ya desde casa, acercándoles de diversas maneras al mundo de la lectura, sin esperar a que sea él quien demande un libro o cuento.

    Creo que en la etapa de Educación Infantil, los cuentos son recursos clave para motivar este aspecto. Ayudan al niño a comprender el mundo que les rodea, enfrentar sus miedos y, en gran medida, a desarrollar su imaginación. Los cuentos son atractivos para el niño, despiertan en él el interés por conocer la historia que hay en ellos, asociándola a las imágenes que observan. Creo que es esencial que en un aula de Educación Infantil exista un rincón dedicado a la literatura, en el que además de escuchar cuentos guiados por la maestra, puedan manipular libros por sí solos, elegir los que más les llamen la atención y, en definitiva, comiencen a acercarse a la actividad de la lectura.

    Un saludo,

    Alba Paredes Velasco
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  157. Me ha parecido bastante interesante esta entrada de tu blog. Estoy totalemente de acuerdo que todo depende de la manera en la que le plantees a un niño la lectura, o que le hagas atrayente un libro. Desde bien pequeños es necesario que en las escuelas infantiles, comenzando con los bebés, empiecen a tener trato directo con los cuentos, con las historias, y que se recree un momento de disfrute y de aprendizaje. No solo esto, para hacer más atrayente la literatura a los más pequeños, se les puede hacer representaciones de algunas historias, para motivar así a los niños, o a leer los libros, o a buscar las ilustraciones de esa escena que tanto le gustó. Es necesario no, imponer una lectura sí o sí de manera autoritaria, puesto que lo que esto consigue es, que por ejemplo en mi caso, le tuviese rechazo a leer algún libro. Como bien dices, hay que buscarle otras manera de atraccón a la lectura, con las distintas actividades que después se pueden realizar.

    Tania García Segura, estudiante de Magisterio infantil UAM curso 211

    ResponderEliminar
  158. Hola Ana María
    Es la primera vez que me ha emocionado por un blog,es un blog magnífico y suficiente.Me guía paso a paso por leer y conocer la literatura infantil.Sé que leer es muy importante en nuestra vida,si no hay leer ,no sabe cómo es la vida.
    Me gusta mucho este artículo,"el deseo de leer es la consecuencia de la curiosidad,del deseo de aprender y conocer el mundo''.esta frase es muy bonita para m'i,estoy acuerdo contigo.
    Desde pequeña ,tenía una costumbre que leí un cuento antes de dormir.luego podía mimir bien.
    Como futura maestra o madre,creo que necesitamos dar buena ambiente y creamos un entorno mágico para los niños.
    Muchisimas gracias por su blog.

    Un Saludo
    YI NI ZHANG
    estudiante de magisterio infantil UAM
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  159. "Toda nuestra vida es un gran relato en un libro en el que somos los autores."

    Buenos días,

    Para comenzar me gustaría poder decir que una persona que no lee, no reflexiona sobre lo que ha leído es una persona vacía. la lectura te aporta conocimiento, vocabulario, rica expresión oral y escrita. Alguien que no ha abierto más de un libro no puede formar parte de una discusión, porque no tiene cultura. Ya no hablo de libros, también de artículos, periódicos ...

    En España la literatura infantil ha crecido mucho, pero yo que me he educado en un sistema británico puedo de decir, Harry Potter es una obra magnifica, Ronald Dahl, Jacqueline Wilson, La saga de Horrible Histories... hay infinitas variedades de cuentos, y muchos de ellos unos clasicos. Tienen muchisimas historias geniales, y les gusta. La educación, los recursos, los materiales son mil veces mejores que aqui. Y se nota, porque a la hora de leer tienes el triple de variedad que aqui.

    Jugar cuando lees es el punto clave a la hora de introducir los hábitos lectores. Lees es viajar por el mundo de la fantasía, y si lo juntas con jugar tienes la receta mágica para el exito de los alumnos y su lectura. Pero llega un punto en el que tienes que saber diferenciar, cuando hay que dejar de jugar y leer solamente.

    Como futura maestra quiero que mis alumnos aprendan de manera lúdica, se diviertan leyendo, pero sobre todo fomentarles a que escriban. ¿Quién sabe si esta la siguiente JK Rowling en mi aula?

    ANA SANZ CENDÁN
    3º EDUCACIÓN PRIMARIA
    UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

    ResponderEliminar
  160. “La lectura nos abre las puertas del mundo que te atrevas a imaginar”

    He elegido esta frase para introducir mi comentario ya que creo que es un resumen de lo que voy a decir.

    Somos uno de esos tres pilares fundamentales que introducen la lectura a los niños desde su infancia y por ello, está en nosotros esa responsabilidad de hacerlo bien. El objetivo principal es que el niño lea porque le gusta, por placer y no porque te lo manden en el cole o te obligue tu madre. Tenemos que conseguir que nuestros alumnos amen leer y que, cada vez que se lean un libro, sepan sumergirse en la historia llena de fantasía y juego. Por esto, no debemos obligarles desde el principio a leer un libro en concreto, tenemos que dejar que cada uno lea lo que le interesa y le hace sentir esas sensaciones tan maravillosas. Después, una vez sean unos grandes lectores y adoren leer, se interesarán por otro tipo de libros. Debemos hacer que el ambiente en el que se lea, nuestro rincón de lectura, sea un lugar adecuado, con el material necesario y, sobre todo, que se respire tranquilidad, ya que en ese cuartito, muchas mentes van a dejar de estar en el colegio/habitación… y van a pasar a sumergirse dentro de los mágicos lugares que existen en sus cuentos con montones de personajes extraordinarios.

    “…cuando guste un libro, una escena, un párrafo, se podrá hacer una relectura; éste es uno de los placeres que debe aprender a sentir un lector.” Me ha encantado esta frase y confío en que pueda hacer que mis alumnos puedan experimentar este placer.
    Me ha encantado leer sobre las etapas lectoras y aprender que cuando le estás leyendo a tu bebé un cuento en brazos, ya le estás proporcionando un momento mágico y muy bueno para él. Respecto a las edades, nosotros que vamos a dedicarnos a la etapa de Educación Primaria, debemos aprovechar esa curiosidad y deseo de investigar por parte de los alumnos para que lean y lean y lean…

    Por último, me gustaría dar las gracias a Ana por nombrar a la pequeña Matilda, ejemplo de niña que aun teniendo una familia que prácticamente no sabía que era la lectura, se interesó y luchó por saciar esa curiosidad que vivía en ella. Es una película en la que podemos ver ese desarrollo de la lectura a pasos agigantados. También gracias por hacernos reflexionar sobre este tema y prepararnos para esa labor tan difícil que tenemos que lograr.

    BLANCA LOSADA GARCÍA - SAMANIEGO
    3º EDUCACIÓN PRIMARIA
    UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

    ResponderEliminar
  161. El leer nos aporta conocimiento, disfrute, cultura, sabiduría… un sinfín de cosas que hacen que leer valga la pena. Los niños tienen que aprender desde pequeños que es algo bueno, algo que les hará crecer como persona. Para que la lectura sea atrayente, hay que saber elegir muy bien qué tipo de libros necesitan los niños en cada edad. Hay muchos libros que pueden parecerles aburridos y por ello, ya generalizar en que la lectura no es divertida. Si sabemos escoger lo apropiado descubrirán que no es así. Hay que introducirles a la lectura desde la diversión, la animación. Siendo profesores, debemos predicar con el ejemplo, nosotros tenemos que ser los primeros que disfrutemos con la lectura para así transmitírselo a nuestros alumnos. Si no creemos en ello, nunca lo conseguiremos.
    Aunque no solo los profesores tienen este deber, en casa con la familia también se debe apoyar. Hay que relacionar al niño con los libros desde que son muy pequeños, tenemos que leerles libros. Tienen que jugar con ellos, mirarlos, tocarlos, hay que manipular los libros.
    Me ha parecido también interesante el tema de la paz que aporta la lectura. De manera que nos aleja de la estresante vida y estímulos que tenemos a nuestro alrededor.

    También darte la enhorabuena por tu blog. Me parece una herramienta muy útil para nuestro futuro.

    Cristina Villacampa Cantos.
    3º Educación primaria. Universidad Pontificia Comillas.

    ResponderEliminar
  162. La lectura permite el desarrollo integro de la persona, favoreciendo la creatividad y la imaginación, sumergiendo a los lectores en un mundo imaginario en el cual todo es posible.

    Los profesores leen cuentos a los niños y utilizan este recurso como vinculo a la enseñanza de la lectura.

    Por ello, las maestras debemos saber transmitir a los alumnos la importancia que tiene la lectura tenemos que enseñar a los niños que la lectura es algo divertido y que se tiene que leer por placer y no por obligación. Actualmente, encontramos que en la mayoría de los colegios la lectura en vez de ser algo divertido se convierte en una obligación tanto a la hora de aprender a leer con las famosas “cartillas” como después de este aprendizaje.

    Mónica del Corro Cervera
    4º Educación Infantil.
    Univesidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  163. Me gustaría poder volver al pasado y decirles a todos los profesores que han formado parte de mi aprendizaje y mi desarrollo como persona que leyeran esta entrada. Durante mi infancia y primeros años de vida no pude contar con la presencia de una persona que me introdujera en el apasionante mundo de la lectura, sino todo lo contrario. A lo largo de mi vida y mi recorrido como estudiante mis profesores me han impuesto la lectura como una obligación y no como una actividad de placer, disfrute, aprendizaje...

    Por todo esto, por haberlo experimentado en mi propia persona, tengo muy claro que nunca haré con mis alumnos lo que han hecho conmigo. Me ha costado mucho apreciar la belleza de los libros y aprender a disfrutar de ellos, puesto que sentía rechazo hacía la lectura. Más adelante he podido darme cuenta de la importancia que esta tiene en el aprendizaje y en la vida de las personas. Leyendo aprendemos a ser, desarrollamos todas nuestras capacidades y además lo hacemos disfrutando.

    Como futura profesora se que juego un papel muy importante en la vida de mis alumnos, y por ello trabajaré para que en mi aula siempre haya un rincón lector. Fomentaré el gusto por la lectura, utilizaré siempre cuentos para desarrollar las diferentes capacidades de mis alumnos, y ante todo nunca impondré la lectura, sino todo lo contrario. Es fundamental despertar en los niños esa curiosidad por leer y crear situaciones en las que ellos disfruten con la lectura, que sea como un juego,que en sus ratos libres cojan un libro como un juguete, con la misma ilusión y las mismas ganas.

    Como se puede apreciar en este blog, podemos trabajar todos los ambitos y desarrollar todas las capacidades a través de los libros. Simplemente hay que saber como hacerlo, crear el espacio adecuado, el momento, el ambiente...
    Como profesoras debemos tener esto muy en cuenta, y recomendaría a todo el mundo leer este blog y esta entrada en concreto, tanto a profesores como a padres. El inicio de la lectura no tiene edad, desde que un niño nace debe estar en contacto con los libros y tener buenas experiencias.

    Un buen aprendizaje no puede estar completo sin la presencia de los libros.

    Ana Suárez Barceló
    4º Grado en Educación Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  164. Hola Ana María:

    He elegido dos frases para comenzar con mi comentario:

    "Se trata de conseguir que un niño lea por placer, no por obligación."

    El niño debe de leer porque quiere. Nuestra misión como educadores es darles esa motivación para conseguir que lean. Leer estimula nuestros sentidos y nos hace entrar en un mundo de fantasía que ningún otro medio puede conseguir. ¿cómo podemos hacer esto? Creando espacios para que el niño lea en el aula o en su propia casa. Debe ser un espacio que muestre tranquilidad y en el que el niño esté a gusto.

    "El deseo de leer es la consecuencia de la curiosidad, del deseo de aprender y de conocer el mundo.."

    Como he dicho antes, la lectura es el medio por el cual cualquier persona se sumerge en un mundo de fantasía. Debemos de dar a los niños aquellos libros relacionados con los temas que a ellos les interesa. Para ello, tenemos que saber cuáles son sus gustos o preferencias y así podremos inculcarles el hábito lector desde edades tempranas. Es muy importante llevar una selección exhaustiva de los libros que vamos a seleccionar. Leerlos antes de que el niño lo lea para saber si se lo podemos recomendar, cuidar que el vocabulario esté en su nivel,etcétera.

    Diego Martínez Casado
    3º Grado Educación Primaria
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  165. Hola Ana María soy Beatriz Pérez Carretero alumna tuya de 2º Educación infantil clase 211.
    Me ha gustado mucho éste artículo porque tanto profesores como padres tenemos que comprender que leer es muy importate y por eso tenemos que inculcarselo a nuestros hijos o alumnos desde edades tempranas. Como bien refleja el artículo el momento de la lectura tiene que ser un momento agradable,placentero pero en ningún momento debemos obligar al niño a que lea, pero sí poner todo de nuestra parte para llamar su atención con libros llamativos, de colores que despieren su interés.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  166. Hola Ana María, me ha gustado mucho tu entrada. Me ha ayudado a resolver muchas dudas sobre cómo promover a los niños la importancia de leer y el gusto por la lectura. Considero que es muy importante estimularles, motivales, crearles intrigas, etc. Sabemos, que la literatura infantil es de gran importancia y por ello en el aula deberíamos crear un clima de acogida y tranquilidad para el mismo. Para que así tomen además, contacto de sus propias experiencias.
    Para lograr todo ello, creo que es muy importante que los niños elijan los libros que quieren, ya que sirve de mucha motivación. Soy una de esas alumnas que ha tenido que leer libros por obligación y me da pena reconocer, que perdí ese gusanillo por la lectura, hasta que encontré libros en mi tiempo libre que me apetecía leer, y fue entonces cuando retomé mi gusto por la lectura.
    Un saludo.
    Cristina Rossi Valverde
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  167. En este artículo se defiende que la lectura debería comenzar desde un primer momento mediante la manipulación de los libros e incentivada por los padres, colegios… En mi opinión, esto es correcto ya que a los niños no se les puede obligar a leer o intentar convencer para ello ya que tienen que interesarse ellos mismos, lo que hará posiblemente que a lo largo de su vida continúen leyendo cosas que les gusten y les motiven. Por esto en las escuelas infantiles deberían existir libros destinados únicamente para que los niños más pequeños que no sepan leer puedan jugar con ellos viendo los dibujos. Aun así si un niño no pone mucha atención en los libros pienso que se le deberá dejar hasta que crezca un poco, o buscar libros que realmente le interese.
    Se habla del caso de Matilda para enseñar que no siempre el niño seguirá los pasos de sus padres en cuanto a la lectura ya que un niño con padres interesados en la lectura puede salir sin un gusto por esta o viceversa. Por esto yo creo que los padres siempre (aunque no les interese la lectura) deberán animar a sus hijos para que lean porque es algo muy importante de la cual se puede aprender vocabulario, historia, evitar faltas de ortografía… Por esto los padres desde un primer momento deberán leer cuentos a sus hijos para que estos estén motivados, interesados y sientan curiosidad por muchos temas lo cual los llevará a la lectura. Estoy de acuerdo en que esto siempre deberán hacerlo en un lugar adecuado en el que haya silencio, lo cual es muy importante para que el niño coja buenos hábitos y cuando lea autónomamente se entere bien de la lectura que esté realizando.
    Pienso que puede haber dos tipos de niños desde que son muy pequeños: interesados en la lectura (que se interesarán desde un primer momento por ella, y leerá a lo largo de los años) o no interesados en la lectura (no le llamará la atención la lectura en un primer momento, por lo que nos debemos centrar más en ellos para que de alguna forma lúdica se vaya interesando poco a poco en ella). A pesar de esto cuando se llega a una edad en la que te mandan libros de lectura, todos los niños o adolescentes podrán desinteresarse por la lectura debido a que los profesores les obliguen a leer algo que no es de su interés, lo cual creo que nos ha pasado a todos. Por esto yo personalmente, pienso que en el momento en el que se manden lecturas obligatorias debería ser el alumno el que elija el libro que se quiere leer y analizarlo, lo que hará que siga leyendo y cada vez con más ganas.


    Sonia Cano Cortázar.
    2º Educación Infantil.
    Universidad Autónoma de Madrid

    ResponderEliminar
  168. Quería empezar diciendo que estoy totalmente de acuerdo con este artículo por varias razones.
    La primera y fundamental es fomentar la lectura desde que los niños son pequeños, ya que les va a servir tanto para enriquecerse intelectualmente, como emocionalmente. Van adquiriendo también lenguaje y van aumentando su campo a la hora de expresarse y de imaginar. Estoy de acuerdo en que se haga por placer y no por obligación, y que se haga como un momento de relajación para el niño o bien como un momento de juego. Debe hacerse así porque si se hace como una obligación o sin ningún tipo de motivación, los niños pierden todo interés y lo que queremos fomentar es la lectura, y no la pérdida de ésta.
    Otro punto que quiero señalar es el de la literatura juvenil, el de como a los jóvenes les interesa más, por lo general, la lectura de historias imaginarias que las reales. Esto es cierto, ya que en mi opinión, lo diferente atrae, al igual que lo imposible o poco real, ya que lo real es poco atractivo, es algo que se vive día a día y no tiene mucho misterio.

    Mª Isabel Bravo Rosillo.
    2º Educación Infantil.
    Grupo 211. UAM

    ResponderEliminar
  169. Como ya dije en un trabajo sobre un “Rincón de Lectura” en un aula de Educación infantil y al unísono con esta entrada en el blog, leer tiene como finalidad pensar, aunque haciéndolo el lector logre cosas muy diferentes según la ocasión o el contenido: entretenerse, adquirir conocimientos nuevos, evadirse de la realidad que le rodea… Por eso la lectura ha de estar presente en la vida de las personas y para que se ejercite de un modo gustoso debe promoverse desde los edades tempranas, aunque los más pequeños aún no sepan leer.
    Pero es cierto que es complicado acercar a los niños a la lectura porque debe hacerse de una manera lúdica, como casi todos los aprendizajes en la etapa de infantil, y por supuesto nunca obligada, ya que puede provocar que leer en edades posteriores sea una tarea tediosa como ocurre en el ejemplo que escribe en esta entrada sobre los problemas que se generan con la lectura en la pre-adolescencia a causa de la obligatoriedad de la tarea en los centros escolares.
    En este sentido, como futuros profesionales de la educación, es nuestro deber proponer la lectura para actividades del interés de los alumnos, pero especialmente en infantil hay que dejarles manipular los libros porque es uno de los medios que tienen los niños de sentirse atraídos por las cosas y de aprender.

    La literatura en esta etapa es siempre algo intencional y en absoluto inocente, por eso es realmente importante que los adultos (maestros, padres…) escojan bien los libros que van a acompañarles en su tiempo libre o en su propuesta y su práctica pedagógica; al mismo tiempo que han de crear un ambiente mágico, silencioso y acogedor para llevar a cabo actividades de lectura tanto en casa como en el aula, eligiendo un momento especial para hacerlo. Como bien dice Ana María, hay que tener siempre en consideración los intereses de los niños porque esto facilitará su motivación y su atención en la actividad de leer.

    Mª Teresa Rodríguez Ciruelos
    2º Magisterio de Educación Infantil
    Grupo 211
    Universidad Autónoma de Madrid

    ResponderEliminar
  170. Hola Ana María,
    El artículo que has publicado ha sido muy claro y me ha confirmado la idea, acerca de la importancia que tiene la lectura en la infancia y sobre todo en sus primeras etapas, yo personalmente he de decir que no soy una aficionada a la lectura, pero sí que me interesa, además creo en su importancia y necesidad.
    Esta falta de interés por los libros sobre todo los de grandes extensiones, poco motivadoras y claras, usualmente viene provocado, por lo que se ha mencionado acerca de los profesores que muchas veces recurren a maneras muy poco entretenidas y demasiado estrictas en donde la lectura obligatoria es una de sus actividades favoritas, creyendo que por más libros que manden a leer, van a aprender más o van a sentir esa pasión que deberían sentir al coger y leer un libro, pero no es así, todo lo contrario.
    Creo que un aspecto importante a trabajar en la infancia son las “rutinas”, por lo que el momento de la lectura también pasaría a ser una actividad rutinaria del niño/a, por lo menos es lo que se debería fomentar en casa, de la misma manera que se hace en la escuela. Enseñándoles a respetar los libros, a cuidarlos y manejarlos de manera adecuada. Esta rutina debe tener su tiempo, espacio y materiales asignados, como cualquier otra rutina.
    Lo importante es saber elegir los libros, que sean acordes a su edad, avivar el deseo lector, aprovechar esa curiosidad que tienen por las cosas, el deseo de aprender y conocer el mundo, esto es muy cierto los niños por más pequeños que sean siempre están queriendo aprender más y cuando verdaderamente algo les gusta, prestan mayor atención e interés, sobre todo si recurres a materiales de apoyo que avivan este momento.
    Para introducir a los más pequeños (1etapa) en la lectura se utiliza unos recursos de apoyo que aumentan la magia de la historia, para llamar su atención y promover un ambiente lúdico, divertido y cálido en donde compartir momentos tanto en grupo como en solitario, de esta manera el educador propicia una actividad lectora más activa y crea una afición por los libros.
    Es verdad que las lecturas juveniles, actualmente están más centradas en la literatura fantástica, aunque creo que eso viene de hace tiempo, siempre nos ha llamado más ese mundo fantástico en donde lo imposible puede ser posible, en el que puedes “escapar” de tu realidad e introducirte en otra más accesible, a tan solo una palabras y a una historia por conocer.
    Mª Fernanda Cárdenas
    2º Grado de Infantil/Grupos 211
    UAM.

    ResponderEliminar
  171. Buenas tardes Ana María;

    Me parece muy acertada esta publicación ya que nos muestra la importancia de incentivar la lectura a los niños desde edades muy tempranas.

    Cuando iniciamos a los niños desde pequeños en el gran mundo de la lectura es muy importante realizarlo de una manera lúdica y participativa, permitiendo que éstos elijan los tipos de libros que quieran leer. Esto incentivará a que los niños vean la lectura como una actividad divertida y entretenida que a su vez provocará el desarrollo de la creatividad y de la imaginación. Estos métodos tan llamativos propiciarán, de manera voluntaria, con el paso de los años en un mayor interés por la lectura.

    El objetivo de los maestros debe ser que sus alumnos hagan de la lectura algo cotidiano con el paso del tiempo tras haberles adentrado mediante diferentes métodos en este fabuloso mundo, como por ejemplo creando un espacio único y exclusivo destinado a la lectura, de tal forma que los niños puedan estar relajados y cómodos, dedicando todos los días un determinado periodo de tiempo, siempre modificable según el aguante de los alumnos, consiguiendo así que no lo tomen como algo obligatorio, largo, pesado o aburrido.


    Andrea Blanco Serrano
    2ª Ed. Infantil UAM
    G.211

    ResponderEliminar
  172. JAIME MORENO MORALES4 de diciembre de 2013, 3:59

    Este artículo nos da a conocer como la lectura es muy importante en los primeros años de la etapa infantil y en su desarrollo.
    Lo primero de todo, decir, que estoy muy de acuerdo en que debemos conseguir que los niños y niñas tengan placer por la lectura y que no lo vean como una obligación. Creo que como maestros de educación infantil, es nuestra obligación estimular y apasionar al alumno por el amor a leer, a coger un libro, a tocarlo, a olerlo, y sobre todo adentrarnos en la historia leída.
    La lectura nos hace pensar, nos hace imaginar, nos enriquece por dentro, nos hace disfrutar aprendemos con ella, etc… por ello, es la forma ideal para desarrollar nuestra personalidad.
    Lo segundo, el ambiente familiar es muy importante, ya que si el niño o niña vive en un entorno donde sus padres leen, el niño como buen imitador, hará lo mismo que sus padres. Crecer rodeado en un ambiente de gente lectora nos influye en nuestra pasión por la lectura. Es muy importante que en el entorno familiar trasladar estos hábitos ayuda al niño a ser un gran amante a la lectura, y como maestro de educación infantil, debemos fomentar a las familias que creen este ambiente donde las palabras nos trasladan a un mundo apasionante.
    Y en tercer lugar, las etapas lectoras, nos da a conocer como debemos empezar y sensibilizar al niño para la lectura. Creo que la etapa de 0 a 3 y 3 a 6 años es muy importante y es donde los padres y profesores deberán leer cuentos que hagan y fomenten la curiosidad por leer.


    JAIME MORENO MORALES
    2º MAGISTERIO INFANTIL UAM
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  173. Hola Ana María:
    Considero que este artículo que has publicado es muy interesante, y sobre todo importante. Porque muestra las ventajas y los beneficios que aporta la lectura al ser humano desde que nace.
    Uno de los aspectos que destacaría es fomentar la lectura pero no en una línea de obligación como se ha hecho siempre, porque lo único que se consigue con eso, es que ese niño vaya perdiendo interés por la leer, y lo descarte "como aburrido". Una buena idea para evitar que suceda esto, no es no imponiéndoselo solamente, sino como bien expresa el artículo, ir acercando al niño a la lectura desde edades tempranas. Despertar su curiosidad.
    Y otro aspecto que considero que hay que destacar de este artículo, es que es importante transmitirles a los niños no sólo que la lectura puede ser como un juego, sino que también necesita un espacio, un lugar, donde realizarse y que además esto nos enseña a que hay momentos para jugar y otros momentos para estar más tranquilos, hay momentos en los que estamos acompañados y en cambio otros estaremos solos. Y esto no sólo nos va a pasar con la lectura, sino con muchos momentos más de nuestra vida, por eso es importante que ya lo vayan interiorizando.

    ISABEL PÉREZ DELGADO
    2º MAGISTERIO INFANTIL UAM
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  174. La lectura es un mecanismo de aprendizaje esencial para el desarrollo total de la persona, ya que a través de ella aprendemos, y a su vez nos ayuda a establecer una comunicación entre iguales, por lo que nos sirve como medio para vivir y pertenecer a una sociedad.
    Por otro lado también está considerada con un método de evasión. En muchas ocasiones las personas utilizan la lectura como relajación y desconexión del día a día, ya que sus obras nos ayudan a viajar a otros mundos y escenarios diferentes a la realidad.

    Por todo lo mencionado en los anteriores párrafos, es por lo que considero que la lectura es esencial en infantil, ya que potencia muchos aspectos de la mente humana, cosa que en infantil es algo imprescindible.
    A los niños/as la lectura les ayuda a desarrollar su imaginación, ya que son ellos los que a través de las descripciones se van creando su propia idea de lo que va sucediendo en la historia.
    También aumenta su vocabulario, su capacidad memorística, mejora la comprensión y la construcción de frases y sobre todo aumenta su capacidad de concentración algo muy importante para el día a día de los más pequeños, todo ello se complementa con un sinfín más de ventajas muy significativas para los niños/as.

    No siempre ocurre que a los niños/as que les gusta la lectura, es porque sus padres, sus profesores, etc. son grandes lectores, de hecho existen situaciones totalmente opuestas, pero si es cierto que seas o no un gran lector siempre hay que fomentar la lectura y sobre todo haciendo hincapié en los más pequeños, pero siempre sin forzar este hábito, ya que por desgracia existen ocasiones en los que la imposición por parte de padres o educadores de alguna lectura ha hecho que los niños/as aborrezcan la lectura, y eso es algo que no podemos tolerar.

    Me ha parecido un gran artículo, ya que presenta de manera muy clara la importancia de la lectura a lo largo de la vida.

    Almudena Bonales Pérez
    2º Ed. Infantil G.221
    UAM

    ResponderEliminar
  175. “Lo sentimos, las varitas mágicas que convierten a su hijo en un excelente lector no existen”. Algo así ronda mi mente cuando los padres me preguntan, preocupados, qué pueden hacer para que su hijo se interese más por la lectura, para que le pida a los reyes un buen libro en lugar de un buen videojuego.

    El principal problema es que no vemos nuestra parte de responsabilidad. Mis padres, por ejemplo, no han disfrutado nunca leyendo. Sin embargo, cada noche mi padre hacía un esfuerzo por sonreír y leerme el libro que se me antojara escuchar. Gracias a este gesto, tan breve como placentero, pude crecer disfrutando aquello que ellos mismos no eran capaces de apreciar. Yo también pedí juguetes por reyes, pero os puedo asegurar que cada año apuntaba también en la carta algún libro. Es una historia similar a la de Matilda, en la que la diferencia fundamental no la marqué yo, sino mi padre con un pequeño gesto cada noche.

    Sin lugar a dudas, “sólo se desea y se ama aquello que se conoce”. Cuando he leído esta frase no he podido evitar recordar una parte del ensayo que entregué en clase, en el que hablaba de la historia de Beatrix Potter, es una de las más apasionantes e inspiradoras que he podido conocer en este curso. Ella era una artista que nació en el momento y en el lugar menos indicado, pero que aun así logró marcar la diferencia en el mundo de la literatura infantil. Gracias a “El cuento de Perico”, los libros comenzaron a adaptarse a las manos de los más pequeños, tanto en forma como en tamaño, permitiéndoles disfrutar de ellos en su día a día. El niño debe experimentar los libros, vivir la lectura.

    Me han llamado mucho la atención las diferentes etapas lectoras que se siguen a lo largo del desarrollo infantil. La lectura de regazo para los más pequeños es, desde mi punto de vista, la gran olvidada. Del mismo modo, y como futura maestra, me pregunto cómo aumentar la curiosidad de los niños por la lectura, sin imponerles actividades que puedan convertirla en una tarea pesada. La lectura, como bien dice Ana Mª en este post, debe ser “libre y liberadora”.

    Quién sabe, quizás leyendo sea capaz de ver con mayor claridad ese equilibrio entre las reglas de la lectura y su libertad. Hasta entonces, seguiré jugando entre las páginas.

    Marina Labrador Bados
    UAM Grado en Educación Infantil
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  176. Siempre me he sentido un poco "Matilda", una niña que no se cansaba de aprender, deseosa siempre de ampliar su mente. Desde muy pequeña adoraba los cuentos y para mí no existía mejor entretenimiento que leer. La lectura siempre significó para mí mucho más que un entretenimiento, abrir un libro era viajar a lugares maravillosos, conocer personajes fantásticos, vivir experiencias mágicas, en definitiva significaba soñar despierta. Creo que existen pocas cosas en la vida que nos aporten este sentimiento.

    He de reconocer que mi madre siempre fue una gran lectora y desde muy pequeña, siempre he recibido cuentos como regalo en las fechas señaladas. Este interés de mi familia lógicamente ayudó a fomentar mi gusto por la lectura.

    Todo lo contrario pasaba con los profesores que parecía que se empeñaban en todo lo contrario, en conseguir que detestase la lectura. Nunca he entendido el por qué de las lecturas obligadas para todos igual, ni tampoco he entendido por qué es necesario tener que hacer siempre un resumen de cada libro que nos mandaban leer con su respectivo control de lectura. Ahora que me estoy formando para ser maestra no entiendo para nada este tipo de estrategias porque claramente no dan ningún resultado. Lo único que conseguían era que desde el momento en que abrías la primera página, fuera interesante o no, leer ya se convertía en un castigo.

    La lectura siempre debe ser una actividad libre y el niño tiene que leer lo que realmente le guste para que pueda disfrutar con la historia. Creo que es importante que el niño se sienta identificado con el protagonista por ejemplo para que la actividad lectora pueda convertirse en ese momento "liberador" que le permita salir por un momento de su rutina y adentrarse en un mundo lleno de fantásticas aventuras.

    Como futura maestra, he aprendido la importancia de animar a la lectura a los más pequeños. El rincón de lectura se convierte en un espacio indispensable en el aula de infantil, vamos a dejar que los manipulen y los miren cuando necesiten. Siempre vamos dedicar cada día un tiempo a la lectura de cuentos, eso sí sin preguntas de comprensión. Sólo vamos a imaginar, a reír y a soñar.

    Creo que no existen personas que no les guste leer, sino personas que han tenido malas experiencias con la lectura en sus primeros años. De ahí la importancia de crear un adecuado hábito lector desde los primeros años. Desconocía la importancia de la Lectura regazo, y me parece muy interesante la idea de crear un momento tan especial con el niño que proporciona un estímulo afectivo fundamental.

    Lo único que espero como futura maestra es no convertirme en ese tipo de profesora que consigue convertir el maravilloso mundo de la lectura en algo tedioso. Existen infinitas formas de animación a la lectura e intentaré ponerlas en práctica para que cada uno de mis alumnos pueda llegar a sentirse, al igual que yo, un poco "Matilda"

    ALBA MARINA VARELA LLONGARRIU
    2º GRADO EDUC. INFANTIL. UAM.
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  177. Hola Ana María.
    Esta entrada me ha encantado sobretodo cuando he visto que incluías a Laura Gallego como un libro para leer. Y es verdad, es apasionante y trasmite unos buenos valores y ademas la autora tiene un gran estilo narrativo y sus historias están muy escritas.
    Ciñéndome a la entrada, pienso que la lectura es algo importante para el desarrollo y que se esta perdiendo. Los padres ya no leen a sus hijos, la tradicion de leer cuentos se pierden y los adultos ya casi ni nos preocupamos porque nuestros pequeños lean por lo que la idea de "si un niño se aficiona a la lectura es un logro" lo comparto porque hoy en día este habito se esta perdiendo.
    Cuando sea maestra, uno de mis retos serán que los niños lean ya que crea muchos vínculos afectivos y hará de ellos unas grandes personas, libres en pensamientos y de ideas claras. Leer igual a hacer hombres libres.

    María King Chi Sin Molero

    Educación Infantil

    grupo 211

    ResponderEliminar
  178. Hola Ana Maria, por una partde decir que estoy de acuerdo en todo lo reflexionado y comentado sobre la literatura infantil en este artículo.
    Podemos decir que la literutura tanto infantil como juvenil tiene un papel muy importante en estas edades tan tempranas de las personas, pues todos sus conocimiento y aprendizajes que realizen en estas etapas, se van a ver reflejados en su posterior desarrollo como personas.
    Por otra parte quería hacer una mención especial a la literatura en los primeros años de vida de los niños, como bien has comentado en la etapa 0-2 años creo que es necesario e imprescindible leer libros y cuentos a los niños de temprana edad, no solo porque le proporciona interés por la lectura sino porque también les proporciona estimulos afectivo y relaciones afectivas con quién le esta leyendo el cuento.

    Como futura maestra creo que la lectura les proporciona a los niños experiencias y conocimientos nuevos a la hora de enfrentarse a la realidad de la vida, por eso tanto las maestras como los propios padres tenemos un papel muy importante que tenemos que desempeñar, que se trata de hacer ver a los niños que los libros son necesarios e imprescindibles para su posterior desarrollo y desarrollar y fomentar en ellos el placer por la lectura.

    Sonia Escobar Diaz. Educación Infantil.Grupo 211 Universidad Autónoma de Madrid

    ResponderEliminar
  179. Para comenzar esta reflexión debo decir que la lectura es un mecanismo de aprendizaje esencial para el desarrollo total de la persona, ya que a través de ella aprendemos, y a su vez nos ayuda a establecer una comunicación entre iguales, por lo que nos sirve como medio para vivir y pertenecer a una sociedad.

    En este texto queda claro el hecho de que nosotros como docentes debemos llevar a los niños el gusto para la lectura, pero también tenemos que enseñarles los lugares donde deben leer, es decir enseñarles cuales son las mejores condiciones, para que así lean cómodamente en un lugar donde el alumno este cómodo y sea fácil su concentración debido al silencio. También es importante en este aspecto que adquieran los alumnos unos hábitos no obligados de lectura, ya que la lectura es conocimiento, por lo que es importante que el hecho de leer lo obtengan como algo que les gusta.

    Para acabar también es importante la selección de los libros de lectura, ya que deben estar adecuados al nivel del alumno, pero en algunos casos, donde el alumno que está acostumbrado a leer tiene nivel de lectura que puede ser alto y por ello podrá leer libros de más adultos, pero generalmente debemos buscar los adecuados para los alumnos y que generen gusto por la lectura. Realizando todo esto conseguiremos niños que les gusta leer, independientes y con mucho conocimiento, todo debido a la lectura.

    Enrique Hierro Mambrilla
    2º Educación Primaria
    GR: 222

    ResponderEliminar
  180. Debemos interpretar la lectura como un mecanismo gracias al cual podemos definir nuestra propia identidad. Para ello será necesario que los niños desarrollen el gusto por la lectura, y lo que yo considero más importante, identifiquen qué quieren leer y por qué. En este punto aparece nuestra figura, la del maestro, la que será crucial en el
    devenir de la afición a la lectura del alumno.

    Quisiera destacar la parte en la que hablas de las maneras de evaluar la lectura de un libro por parte de un profesor. No creo que sea lo mismo leer una obra pensando "¿Qué me preguntará el profesor?" que disfrutando de ella como una actividad libre, de desconexión y descanso personal. Yo me siento identificado cuando se habla de esos alumnos que no han desarrollado un gusto excesivo por la lectura, y considero que uno de los motivos fuerza ha sido la manera en que los profesores han impuesto las lecturas. Jamás olvidaré cuando en 1º de Bachillerato y después de leerme Don Quijote de la Mancha, suspendí el examen por no saber responder a la pregunta "¿Qué ocurre en el capítulo 5?". No ha sido hasta hace menos de un año cuando he descubierto qué tipo de libros son los que me gustan, y en la actualidad intento leerme dos libros al mes.

    Para que a un alumno le guste la lectura, será necesario que a su maestro también le guste. Y el maestro un día fue alumno con las mismas pretenseiones.

    Ricardo Álvarez Masa
    Grupo 222
    Grado de Magisterio en Educación Primaria

    ResponderEliminar
  181. Como futura maestra considero indispensable iniciar en la lectura a los niños, además de enseñarles lo que es el gusto por esta.

    Desde mi experiencia personal y relacionado con lo que has comentado creo que la frase de "si tu lees, ellos leen" es un gran error.Toda mi familia es una gran lectora y a mi nunca me ha gustado. Nunca he tenido ese interés por la lectura. En el colegio simplemente he leído por obligación, libros por los que no tenía ningún interés en leer y menos por los cuales me hacían un examen en el que me jugaba aprobar o suspender la asignatura por no leer esas magnificas obras clásicas como "La Celestina" o "Don Quijote de la Mancha".Yo descubrí la gran aventura y los sentimientos que pueden despertar en una persona un libro con 18 años más o menos, cuando encontré qué tipo de lectura me gustaba. Y es ahí a donde quiero llegar. Creo que es muy importante descubrir que tipo de lectura es la que interesa y apasiona a cada persona, pero ¿cómo se va a conseguir esto obligando a leer lecturas que no son apropiadas ni a su edad?
    Es muy importante iniciar a la lectura y enseñar a los niños el placer de leer, pero para ello tiene que experimentar con libros apropiados a su edad incluso libros que ellos mismos hayan elegido. Con esto descubrirán la lectura y muchos de ellos el gusto por esta.

    Silvia Guevara Agudo
    Grupo 222
    Grado de Magisterio en Educación Primaria

    ResponderEliminar
  182. Estoy totalmente de acuerdo con que es muy importante estimular el gusto por la lectura desde una edad temprana. Los niños siempre están buscando divertirse jugando y el acto de leer lo suelen ver como algo obligado, aburrido y que no les va a aportar nada. Cómo podemos hacer que cambien sus horas de tecnologías por un espacio de lectura, es una de las preguntas que posiblemente, más nos hayamos preguntado cuando hemos oído la respuesta de “no me gusta leer”. Pero no les gusta leer lo que les mandan obligado, está claro que si sólo les motivamos a leer por pasar un examen, las ganas van decreciendo hasta el punto de no apreciar el mundo de la lectura, contando con que mucho van a tener que leer hasta que consigan descartar esos estilos que consideran “aburridos” hasta definir por completo sus gustos. Es desde esa base desde donde considero que habría que comenzar a trabajar. Haciéndoles ver que leyendo puedes divertirte, que es otra manera de tener “otra vida”, de identificarte y entender qué te pasa, de cambiar de un estado de angustia a uno de felicidad con sólo pasar la página. Quizá si nos centráramos más en enseñarles a divertirse con un libro en vez de en el simple hecho de hacerle coger un libro, sentarse en un sofá y esperar que le guste, avanzaríamos mucho más en este tema.

    Es muy importante estimularles desde casa, pero quiénes mejor que nosotros, los maestros y en muchas ocasiones sus modelos a seguir, para transmitirles esas ganas de leer.

    ¿Cómo conseguir que un niño elija un libro en vez de un juego en el que le atraen los colores, las metas, las “recompensas” por pasar de nivel…? Es complicado porque aparentemente un juego es, a priori, mucho más atractivo. Habrá que lograr que el objetivo de la lectura tenga una recompensa que les atrape y, para ello, habrá que buscar libros adaptados a su estilo y que estén en su nivel de lectura, porque si ponemos un nivel superior y es un niño al que le resulta difícil leer o entender una lectura, le va a costar coger el libro.

    Iria Díaz Sen
    Grupo 222
    Grado de Magisterio en Educación Primaria

    ResponderEliminar
  183. Laura Gil Rodríguez25 de febrero de 2014, 10:51

    Estoy de acuerdo en que los factores que hacen que un niño sienta curiosidad por un libro es viéndolo en casa, en la escuela y el la sociedad, pero a estos factores también añadiría la importancia de saber el tipo de lectura que a los niños les motiva leer. El "problema" que encontramos es que para saber lo que les gusta y lo que no, primero tienen que leer libros, probablemente los primeros que elija no le gusten, por eso los adultos tenemos que acompañarles en este proceso, para que no se desmotiven y encuentre un libro en el cual se identifiquen con el personaje y sean capaces de sentir lo que el personaje siente en cada momento.

    También considero importante el hecho de que el niño sea capaz de encontrar un momento para la lectura. Los niños de corta edad no son conscientes del tiempo, y por lo tanto no saben gestionarlo, ahí es donde tenemos que entrar nosotros para ayudarles. Creo que en muchas ocasiones es difícil de encontrar el momento para la lectura no porque no les guste leer, sino porque prefieren hacer otras cosas antes que leer, leer no está dentro de sus preferencias, lo tienen como una cosa más que pueden hacer pero se anteponen otras actividades a ello.

    En cuanto a aquellas personas que se llevan las manos a la cabeza porque los niños leen Harry Potter, considero que es una forma de iniciación a la lectura, es un primer paso. No importa cual sea el inicio en ella de cada uno, lo importante es que sean capaces de encontrar el gusto por la lectura.

    Laura Gil Rodríguez
    Magisterio Ed. Primaria
    Grupo:222

    ResponderEliminar
  184. Ana Clemente de Frías25 de febrero de 2014, 13:57

    Para comenzar la reflexión, debo destacar que la lectura es muy importante para que las personas se desarrollen y tengan una actitud crítica, para que se configure el individuo de manera individual y social.
    El artículo me ha hecho reflexionar y esa reflexión me ha parecido interesante ya que también se habla de las etapas y el proceso de leer.
    Actualmente me pongo en la situación de docente, reflexionando y con mi experiencia, creo que se debería tener más en cuenta los gustos de los niños y niñas, y no deberíamos obligarles a leer algo que no les gusta. Deberíamos hacer todo lo contrario, de esta manera el niño o niña estaría motivado y tendría mucho más placer por la lectura.
    Me parece interesante la situación de Matilda ya que hay gente que tiene gran pasión por la lectura y que si a esa niña la reforzases sus padres comprándola un libro, la niña estaría mucho más ilusionada que con la televisión. En este caso observamos que no a todo el mundo le gusta leer y ha podido ser por diferentes motivos, pero en este caso aparece una actitud muy positiva hacia la lectura.
    Por otra parte me ha parecido también interesante el proceso de leer y las etapas de lectura. Creo que si se trabaja desde los primeros años de vida es muy positivo ya que el niño o niña va creando esa actitud crítica y ese desarrollo que es necesario para toda persona.
    También en el artículo aparece el juego de leer, la lectura se puede trabajar de muchas maneras y está claro que si se trabaja bien y captamos la atención de los niños, fomentaremos la lectura. Esto deberíamos trabajarlo todos los docentes correctamente día a día.

    Ana Clemente de Frías
    Magisterio Ed. Primaria
    Grupo 222

    ResponderEliminar
  185. A mi parecer la lectura es algo imprescindible para el desarrollo de una persona. Los niños necesitan esos momentos de imaginación, de transportarse a otro mundo y eso no es lo complicado, lo más complicado es que lleguen a su adolescencia y sigan sintiendo esa pasión por la lectura. Pues cuando los niños pasan del colegio al instituto pierden mucho interés hacia la lectura, a veces creo que es normal, incluso yo perdí mucho entusiasmo a la hora de leerme un libro en esta época, en el instituto siempre obligan leer libros que a muy pocos estudiantes interesan y después realizar un examen el cual puedes suspender aunque te hayas leído hasta el índice... pero, en mi opinión, creo que se puede diferenciar un libro obligado de uno por placer. Todos los estudiantes deberían establecerse un horario de deberes y de diversión cada tarde y, en el tiempo de deberes, deberían leer aquel libro aburrido que tanto padres y maestros le obligan, posteriormente, en su tiempo libre o incluso antes de leer deberían coger un libro que guste, que llame la atención, que se de agrado del estudiante, sin prisas, sin agobios. Creo que sería una manera bastante efectiva siempre que desde el colegio hayan establecido una pasión hacia la lectura.
    Y ahora bien, ¿cómo fomentar la lectura en primaria? En mi opinión es mucho más fácil, pues los libros de primaria son mucho más llamativos, mucho más interesantes y también con acabados e ilustraciones mucho más bonitas, lo único que hay que hacer es mostrarle al niño y a la niña estos libros tan especiales, tanto si eres maestro como si eres padre, llevar al niño a una biblioteca, que el investigue y mire todo lo que le llame la atención (siempre opino que a esta edad es mejor la biblioteca, pues, a menos que sea el libro preferido, releer un libro se les hace muy aburrido), leerle un cuento o dejar que el niño te lo lea a ti, como el quiera, con interpretaciones, con seriedad, como a él se le antoje; y, ante todo, no establecer una media hora de lectura obligatoria, si quiere que lea un día durante una tarde entera y otro día no lea nada, es decir, no hacer de la lectura una obligación, si no algo divertido.


    Un saludo.

    Karolina Stopa
    Magisterio en Educación Primaria. 2º curso. Grupo 222

    ResponderEliminar
  186. Sara Arija Rodríguez1 de marzo de 2014, 4:05

    En primer lugar, decir que estoy totalmente de acuerdo con la entrada y que muchas personas deberían de leerla porque se exponen cosas importantes para la educación y el desarrollo de los niños. Yo pude comprobar personalmente, y lo sigo comprobando, que no se lleva al niño al camino de que la lectura es algo libre, algo que les tiene que motivar, enseñar y apasionar.

    Creo que el acto de leer es algo muy positivo para cualquier persona y más para los niños que son como esponjas, que hacen y dicen aquellas cosas que ven a su alrededor. La lectura lleva al niño a desarrollar la imaginación, a introducirse en una historia y evadirse por un tiempo de lo que le rodea, les ayuda a comprender, comunicarse, entender y valorar las cosas. Para esto, el niño tiene que sentir la necesidad de leer y no de aborrecer la lectura, que es lo que pasa cuando en el colegio imponen las lecturas que hay que leerse y no dejan la libertad de escoger el libro que cada niño quiera. El niño tiene que tener la posibilidad de leer cuando le apetezca, lo que le apetezca y en el lugar que le apetezca, y de esta manera, se conseguirá una atracción por leer.

    Pienso que nos deberíamos de parar unos minutos a pensar todo esto, porque hoy por hoy, no se deja la suficiente libertad a los niños para leer lo que ellos quieran y la mayoría ven la lectura como una obligación mas que una devoción.

    Sara Arija Rodríguez
    Magisterio en Educación Primaria (2º Curso. UAM). Grupo 222

    ResponderEliminar
  187. Hola a todos.

    Lo primero, decir que estoy de acuerdo en todo lo que Ana pone en el artículo, ya que hay en él verdades como puños, de las que somos conscientes y las damos de la lado, las vamos dejando y dejando, ya que bien no nos apetece ponernos a buscar una posible solución a esos problemas, o bien, porque tenemos una venda en los ojos que nos impide verlos.

    Centrándome quizá, en los puntos más importantes, desde mi punto de vista, destacaría, el gran papel que debe hacer tanto la familia, como el colegio, como los maestros, para proporcionarle al niño una buena educación, en todos los ámbitos que esta palabra abarca. Todos estos grupos, deberían ser conscientes, si no lo son, del aporte beneficioso por parte de la lectura a sus niños, no solo les ayudará y servirá en la materia de lengua castellana y literatura, sino que les va a servir para todas las demás, para poder comprender lo que dicen los textos, para ampliar su vocabulario, para dejar volar su imaginación y creatividad, y para un sinfín de cosas más.

    Es muy importante tanto en la etapa infantil como en la etapa de primaria, en las que los niños, ven a sus padres y a sus maestros, como referentes y modelos a seguir, que seamos un buen ejemplo para ellos, porque si les decimos que lean que lean, pero nosotros no leemos, los niños no lo van a hacer, ellos tienen que ver en nosotros su reflejo. Esta tarea, debe llevarse a cabo tanto en las aulas, como en casa, conjuntamente, ya que si solo se trabaja este ámbito en uno de estos lugares, esto al niño le desorienta y se encontrará perdido, sin saber qué hacer, en quién fijarse. Por ello es muy importante la compenetración y el trabajo conjunto de familia y maestro.

    Por último, destacar el enfoque lúdico que se le da a la lectura, me parece una propuesta muy interesante a llevar a la práctica. Los niños ya no verán la lectura como algo aburrido, cansado, y sobre todo en muchas ocasiones obligado, tiene que salir de ellos mismos ponerse a leer un libro, que haga los deberes o las tareas rápido, para seguir leyendo, esto es lo que debemos conseguir, aunque con las nuevas tecnologías, los elementos distractores para los niños, sean abundantes, habrá que buscar una manera, de ponerlos a nuestro favor y poder trabajar así con ellos.

    Concluyo con una frase que nunca debemos olvidar, los maestros no solo nos encargamos de difundir conocimientos a nuestros alumnos, sino de formarles como personas, para cuando salgan a la calle, sepan afrontar la diversidad de situaciones que se les presentarán.

    Sonia Muñoz Andrés
    Magisterio de Educación Primaria Grupo 222 UAM

    ResponderEliminar
  188. María Cabrera Valor1 de marzo de 2014, 12:01

    Los niños y la lectura:

    La lectura es un aspecto de gran importancia en nuestra sociedad y cultura de hoy en día, y como maestros debe ser un hecho que invada nuestra mente, y el que nuestros alumnos tengan interés y les guste leer debe ser un objetivo prioritario dentro de nuestras programaciones de aula.

    Yo he sido “víctima” de tener que leer la adaptación del Quijote, la Celestina, el Cantar del Mío Cid… a una edad poco apropiada y con el único fin de: hacer un examen.
    Si nosotros llevamos esta práctica nuestras aulas de primaria conseguiremos que los niños empiecen a no sentir ningún tipo de afición ni gusto por la lectura, y que lean o busquen las respuestas para aprobar el examen.

    En mi período de prácticas he podido comprobar cómo el polo opuesto a lo mencionado anteriormente es muy provechoso para lograr este hecho. Los niños tenían diez minutos de lectura al iniciar cada sesión (de las áreas de castellano ya que era un colegio bilingüe). Cada niño leía el libro que quería, y al terminarlo debían rellenar una pequeña ficha de lectura con un pequeño resumen, la descripción de los personajes principales y un dibujo. De esta forma, no sólo leen sino que además practican la expresión escrita. Al terminar los diez minutos, cuando la profesora decía “se ha acabado el tiempo, sacamos os libros”, siempre se escuchaba a los niños a coro: “Jo, un poquito más”. ¿Es esto lo que queremos?

    Creo que la respuesta es clara. Nuestro objetivo tiene que ser transmitir a los niños lo maravilloso que es y que puede llegar a ser el mundo de los libros, y esta pasión no tiene por qué ser a través de libros clásicos y antiguos únicamente. No quita que debamos leerlos, pero en el momento adecuado.


    María Cabrera Valor
    Grupo 222 Curso 2013-2014
    Grado de Magisterio en Educación Primaria

    ResponderEliminar
  189. Sergio de Pablos de la Morena1 de marzo de 2014, 12:22

    Aprender a leer es uno de los pasos más importantes que el niño experimenta a lo largo de su desarrollo y crecimiento. Durante este aprendizaje, en el que padres y maestros estamos presentes, debemos lograr que el niño quiera leer, y no que lea “porque toca”. Tenemos que fomentar el gusto por la lectura desde edades tempranas.

    Es importante que los niños no se vean presionados ni obligados a leer una obra, muchas veces no apropiada, por el simple hecho de evaluarles. Sería beneficioso darles una cierta autonomía en su lectura pero siempre supervisarles, aconsejarles y guiarles. Lo importante no es lo que lean, sino que lean.

    Otro aspecto a destacar de este artículo es la edad para empezar a leer. La edad media y habitual es entre los 5 y 6 años. Mucha gente piensa que enseñar a leer a un niño antes de esa edad puede ser muy beneficioso, pero en cambio, hay estudios que demuestran que una gran parte de los casos de dislexia se deben a enseñar a leer en edades prematuras.

    Como bien se menciona en el artículo, los niños son nuestro mejor espejo, imitan y copian la figura del adulto, no solo de sus padres, también de sus profesores. Que los niños tengan un ambiente de lectura en casa y en el colegio es algo muy beneficioso, y podemos conseguir que adquieran este hábito como algo natural, y acaben por amar estar inmersos en el mundo de los libros. La lectura fomenta la creatividad, la evasión, la imaginación…

    Puede ser un juego, a la vez enriquecedor y divertido, y está en nuestra mano conseguirlo.


    Sergio de Pablos de la Morena
    Grupo 222 / Curso 2013-2014
    Grado de Magisterio en Educación Primaria

    ResponderEliminar
  190. Esther Fernández Serrano2 de marzo de 2014, 4:59

    Hoy en día, la lectura ha pasado a un segundo plano. Los niños prefieren pasar las horas frente a la televisión, los teléfonos móviles, las consolas y el ordenador. Y nosotros los adultos, tampoco hacemos por cambiar esto.

    Vivimos en una generación que ha sido absorbida por las nuevas tecnologías, y donde aquellas personas que sienten realmente afición hacia la lectura, son consideradas las extrañas. Los niños siguen los pasos de sus padres, de sus maestros, de las personas a las que admiran. Como bien sabemos, los niños imitan; los más pequeños de la casa quieren tener su propia cocinita de juguete con la que imitar a sus padres mientras preparan la cena para toda la familia; los más pequeños juegan a ser profesores usando a sus peluches como si fueran sus alumnos. Los niños son los seres más frágiles de la sociedad, y tienden a repetir aquello que ven. Si en su casa ven cómo su familia lee, ellos harán lo mismo. Cogerán cualquier libro que esté al alcance de su mano y lo leerán.

    Está claro, que como Roald Dahl nos mostró con Matilda, las excepciones también existen, pero eso no implica que, nosotros como profesores, no intentemos que los niños lean. Debemos mostrarles que la lectura no es una obligación, sino un placer, un entretenimiento que es capaz de llevarnos a mundos que jamás podríamos imaginar.

    La lectura es capaz de llevarnos a la Edad Media o a épocas futuristas, pero también es capaz de mostrarnos puntos de vista de nuestra propia época que jamás podríamos llegar a conocer. En mi opinión, uno de los métodos para enseñarles a los niños que los libros son un entretenimiento, es con los libros en los que ellos mismos son los protagonistas, donde cada página te muestra distintas opciones a las que llegar y eres tú quien controla los actos del protagonista. De esta manera, los niños pueden ver cómo es ser el protagonista de la historia. Por otro lado, debemos dejar que sea el niño quien elija lo que quiere leer. Estamos acostumbrados a llegar al colegio y tener una lista de libros bien definidos que leer a lo largo del año. Esto hace que la lectura se vuelva una obligación y no una devoción. Debemos facilitar a los niños una serie de títulos acordes a su edad para que lean, pero ¿Por qué no dejarles que lean lo que ellos crean conveniente? En cuanto se aburran, dejarán el libro, pero serán ellos quien decidan dejarlo, y no nosotros.

    Seguidamente, creo que como maestros, es necesario saber las etapas lectoras del alumno. Pero en mi opinión, esto es algo muy relativo, porque cada niño tiene su propio ritmo en cualquier aspecto y sus propios gustos. Debemos guiar a los niños, pero nunca condicionar sus decisiones a la hora de leer. Es obvio que es necesario enseñarles a leer, realizar alguna que otra lectura común en voz alta para reforzar este hábito y que, posteriormente, comenten en voz alta lo que han leído para ver si lo entendieron. Pero mantengo que debemos dar libertad al alumno a la hora de elegir lo que quiere leer. Cada niño es diferente, y cada niño leerá lo que más llame su atención. ¿Por qué no dejar que sea el niño el que decida lo que leer y lo que no leer?

    Esther Fernández Serrano.
    Grado de magisterio en Ed. Primaria.
    Grupo 222.

    ResponderEliminar
  191. Comparto gran parte de las ideas que están en este artículo, pero quisiera destacar que uno de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de fomentar la lectura es el ruido. Me parece esencial como maestros y como lectores. Estamos en un mundo lleno de ruido, y no hablo sólo son de los distintos sonidos que escuchamos, me refiero también a la cantidad de imágenes que nos llegan, de los miles de estímulos diferentes que recibe un niño a lo largo del día y a los cuales son altamente sensibles y que, a priori, se presentan mucho más asequibles o fáciles de seguir. Tampoco me refiero solo al ruido que hay en el entorno del niño o de cualquiera de nosotros, también del ruido interior, ese que nos incita a buscar, a mirar, a escuchar o a no centrarnos en una sola cosa, ese ruido que no nos deja estar en la soledad, en esa intimidad que en cierta manera es necesaria para leer. Desde la experiencia propia, creo que leer tiene que ver con la paz interior, con el momento que estés viviendo y sobre todo, con haber aprendido desde pequeña que conocer es crecer, que pasar el tiempo sola “parada” con un buen libro no es una pérdida de tiempo, no es estar sola en tu sofá o donde sea, sino es viajar, conocer mil lugares y personajes. Y cuando digo “un buen libro”, quiero decir, un buen libro para ti, y no necesariamente para el resto, en el sentido que si un libro se convierte en un infierno hay que posponerlo o dejarlo directamente. Por ello, como maestros tenemos que tener claro qué tipo de libros desearán terminar nuestros alumnos para que su lectura signifique disfrutar de leer y no una obligación impuesta, y es que, solo lo que se quiere desde dentro es lo que realmente se aprende.
    Además, quisiera destacar en el “después”, lo que el maestro plantea después de la lectura, que si bien puede ser un resumen o una puesta en común, desde la experiencia en las prácticas y en diferentes talleres que he realizado, te das cuenta de que los niños y niñas que leen disfrutan enormemente al contar lo que han experimentado con la lectura, les encanta compartirlo con sus compañeros, dibujándolo, teatralizándolo o de cualquier otra forma. Realmente creo que aunque se lea por placer, sí que desde el aula es necesario fomentar un objetivo, una finalidad que los niños tengan claro que hay que alcanzar. Casi más para contagiar a los compañeros que no leen que por aquellos que encuentran en la lectura una finalidad en sí misma. En muchas ocasiones los mismos compañeros son el mejor ejemplo para ellos, y si la mayoría de sus amigos leen, empiezan a verlo de forma diferente, un interés compartido, una oportunidad para decir lo que siento o pienso.

    Irene Gutiérrez Fernández
    Grado de Magisterio Ed Primaria
    Grupo 222

    ResponderEliminar
  192. Puesto que se supone que debo hacer un breve comentario y el texto es muy extenso, me limitaré a expresar ciertos pensamientos que me han surgido al leer algunos párrafos de los distintos apartados en los que se divide esta entrada.

    De la primera parte me quedo con el último párrafo, que habla sobre la manipulación de los libros. ¿Cómo será eso ahora que los libros electrónicos comienzan a “invadir” nuestra sociedad? Parece que los niños de hoy en día nacen con el chip de la tecnología incorporado a su cerebro, puesto que trabajan con ella con la misma naturalidad con la que respiramos. ¿Puede verse, tocar, manosear y estropear de igual modo un libro que un libro electrónico? ¿Es acaso alguna de las dos opciones mejor que la otra? ¿Podremos adaptarnos a estos y otros cambios, o seguiremos intentando imponer lo que aprendimos de pequeños? ¿Cambia en algo la lectura el libro electrónico?

    Pese a todos los prejuicios, y analizando el proceso de lectura, ¿no favorecerá al mismo el uso del libro electrónico? Tomando como referencia el artículo, el libro electrónico nos permite disponer de más libros de nuestro agrado por menos dinero; nos aporta más movilidad, puesto que nunca fue cómodo leer un libro pesado por bueno que sea; nos da la oportunidad de marcar esos párrafos que tanto nos gustan para guardarlos; es más flexible en cuanto a características de tipografía (tamaño de letra, por ejemplo).

    Por supuesto no soy una experta, y más teniendo en cuenta que el tema es tan subjetivo como la definición de los colores, pero creo que a veces no se medita suficiente sobre el porqué de aferrarnos a “lo de siempre”.

    Por ejemplo, la existencia de las distintas etapas lectoras ya exige una continua adaptación a las necesidades de cada una de ellas. Desde los más pequeños hasta los mayores, el formato, la temática, la compañía o la guía demandadas son muy diferentes conforme pasan los años. ¿Podremos adaptarnos?

    Irene Gregorio Crespo
    Grado de Magisterio Ed. Primaria
    Grupo 222

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene Gregorio Crespo
      2º curso. Grado Magisterio Ed. Primaria
      Grupo 222
      Universidad Autónoma de Madrid

      Eliminar